Trasplante de pulmón

También conocida como
El trasplante de pulmón es una cirugía para remover un pulmón enfermo y reemplazarlo por uno sano.
Resumen general

Los trasplantes de pulmón se utilizan para mejorar la calidad de vida y extender la expectativa de vida de las personas con enfermedades pulmonares crónicas graves o avanzadas. En raras ocasiones, un trasplante de pulmón se puede realizar al mismo tiempo que un trasplante de corazón en pacientes que tienen enfermedades cardíacas y pulmonares graves.

Usted puede ser elegible para una cirugía de trasplante de pulmón si tiene una enfermedad pulmonar grave que no responde a otros tratamientos. Si usted está lo suficientemente sano como para la cirugía, se le incluirá en la lista de espera de la Red Nacional de Adquisición y Trasplante de Órganos. Esta red se encarga del proceso de distribución nacional de órganos. Si se encuentra a alguien compatible, deberá realizarse la cirugía de trasplante de pulmón de inmediato.

Esta cirugía se realizará en un hospital. Tendrá anestesia general y no estará despierto durante la cirugía. Unos tubos lo ayudarán a respirar, le administrarán medicamentos y lo ayudarán con otras funciones corporales. Un cirujano abrirá su tórax, cortará la vía respiratoria principal y los vasos sanguíneos y removerá su pulmón enfermo. El cirujano conectará el pulmón sano del donante, volverá a conectar los vasos sanguíneos y cerrará su tórax.

Después de la cirugía, usted se recuperará en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital antes de trasladarse a una habitación del hospital por una a tres semanas. Su médico puede recomendar la rehabilitación pulmonar después de su cirugía de trasplante de pulmón para ayudarle a recuperar y mejorar su respiración. La rehabilitación pulmonar puede incluir entrenamiento físico, educación y asesoramiento. Las pruebas de la función pulmonar ayudarán a los médicos a monitorear su respiración y recuperación. Después de dejar el hospital, usted visitará a su médico con frecuencia para verificar si hay una infección o un rechazo de su nuevo pulmón, evaluar su función pulmonar y asegurarse de que se está recuperando bien.

El primer año después de la cirugía de trasplante de pulmón es cuando corre el mayor riesgo de complicaciones potencialmente mortales como el rechazo y la infección. Para ayudar a prevenir el rechazo, deberá tomar medicamentos durante el resto de su vida que inhiban su sistema inmunológico y ayuden a evitar que su cuerpo rechace sus nuevos pulmones. Estos importantes medicamentos debilitan su sistema inmunológico y aumentan sus probabilidades de infecciones, y con el tiempo pueden aumentar su riesgo de cáncer, diabetes, osteoporosis y daño renal. Es muy importante practicar una buena higiene, obtener vacunas de rutina y adoptar estilos de vida saludables, como la alimentación saludable para el corazón y no fumar. Obtener apoyo emocional y seguir los consejos de su médico lo ayudarán a recuperarse y mantenerse lo más saludable posible.

Visite Trasplante de pulmón para obtener más información sobre este tema.

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

El Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) guía o patrocina muchos estudios destinados a prevenir, diagnosticar, y tratar trastornos del corazón, los pulmones, la sangre, y el sueño.

Más información

Recursos del NHLBI

Recursos que no pertenecen al NHLBI