Tratamientos para las enfermedades pulmonares
0
Tratamientos para las enfermedades pulmonares

Tratamientos para las enfermedades pulmonares Tratamientos para las enfermedades pulmonares

Share

Doctor and patient looking at scan of lungs Aprenda sobre diferentes tratamientos para las enfermedades y afecciones pulmonares.

Oxigenoterapia

La oxigenoterapia es un tratamiento que suministra oxígeno para respirar. Puede recibir oxigenoterapia por medio de tubos colocados en la nariz, una máscara facial o un tubo colocado en la tráquea. Puede necesitar oxigenoterapia si tiene una afección que disminuya demasiado las concentraciones de oxígeno en sangre.

La oxigenoterapia se puede administrar durante un período corto o largo en el hospital, en otro entorno médico o en el hogar. El oxígeno implica el riesgo de incendio, por lo que no debe fumar ni usar material inflamable cuando use el oxígeno. Quizás presente efectos secundarios por este tratamiento, como sequedad o sangrado nasal, cansancio y cefaleas matutinas. Por lo general, la oxigenoterapia es segura.

Rehabilitación pulmonar

La rehabilitación pulmonar es un programa supervisado que incluye entrenamiento físico, educación médica y técnicas de respiración para personas que tienen determinadas afecciones pulmonares, que tienen problemas pulmonares debido a otras afecciones, o que han recibido un trasplante pulmonar. Su médico posiblemente hable con usted sobre la rehabilitación pulmonar como ayuda para que respire más fácilmente y mejore su calidad de vida.

Más sobre la rehabilitación pulmonar

Toracocentesis

La toracocentesis es un procedimiento para extraer el exceso de líquido del espacio pleural (un espacio entre los pulmones y la pared torácica) para ayudarlo a respirar más fácilmente.

El procedimiento se realiza en el consultorio de un médico u hospital y habitualmente demora entre 10 y 15 minutos, a menos que tenga mucho líquido en el espacio pleural. Para el procedimiento, la mayoría de los pacientes se sientan tranquilamente en el borde la silla o cama con la cabeza y los brazos descansando en una mesa. Después de limpiar la piel alrededor del área donde se insertará la aguja, el médico le inyectará un medicamento entumecedor. Luego se inserta una aguja entre las costillas, en el espacio pleural. A medida que el médico extraiga el líquido en exceso de alrededor de los pulmones, podrá sentir algo de tos o tendrá dolor de pecho. Se retirará la aguja y se colocará una pequeña venda en el lugar.

Después del procedimiento, el líquido que se extrajo del tórax se enviará para análisis de laboratorio a fin de determinar por qué tiene exceso de líquido en el espacio pleural, lo que se denomina derrame pleural (en inglés), y para ayudar a planificar su tratamiento. El médico posiblemente le solicite una radiografía de tórax para evaluar si hay problemas pulmonares. Las posibles complicaciones de la toracocentesis incluyen un neumotórax (colapso del pulmón), dolor, sangrado, hematoma o infección.

Se usa para:

Traqueostomía

La traqueostomía es un orificio realizado quirúrgicamente a través de la cara anterior del cuello, en la tráquea. A continuación, se coloca un tubo respiratorio por el orificio, para ayudarlo a respirar. Se podrá usar una traqueostomía para ayudar a las personas que necesitan ser conectadas a un ventilador durante más de unas semanas o que tienen afecciones que obstruyen las vías respiratorias superiores.

Durante el procedimiento, el cirujano u otros profesionales de atención médica harán un corte por la parte anterior baja del cuello y luego un corte en la tráquea. Después de que se inserte el tubo de traqueostomía y se lo coloque en la tráquea, se utilizan puntos de sutura, cinta quirúrgica o una banda de Velcro para sujetar el tubo en su lugar.

Después de que se realice la traqueostomía, puede tener dificultades para hablar Un fonoaudiólogo puede ayudarle a recuperar la capacidad de deglución normal y a usar su voz para hablar claramente. El tubo respiratorio se extraerá cuando ya no sea necesario. El orificio habitualmente cierra por sí mismo, pero si fuera necesario, se puede cerrar por medios quirúrgicos.

Algunas personas tienen complicaciones rápidamente después del procedimiento, por ejemplo:

  • aire atrapado debajo de la piel
  • sangrado
  • infección
  • neumotórax (colapso de un pulmón)

Con el tiempo, las complicaciones pueden incluir fibrosis de la tráquea o fístula, una conexión inadecuada entre la tráquea y el esófago, el tubo que conduce los alimentos y líquidos desde la boca hasta el estómago, lo que provoca que los alimentos y la saliva ingresen en los pulmones. Además, el tubo puede deslizarse o salir de su lugar. El cuidado y manejo adecuados de la traqueostomía, los tubos y otros suministros relacionados pueden ayudar a reducir los riesgos de complicaciones.

Trasplante pulmonar

Un trasplante pulmonar es una cirugía para extraer un pulmón enfermo y reemplazarlo por un pulmón sano. Los trasplantes pulmonares se utilizan para mejorar la calidad de vida y prolongar la expectativa de vida de las personas con afecciones pulmonares crónicas graves o avanzadas que no responden a otros tratamientos.

Durante un trasplante pulmonar, recibirá anestesia general y no estará despierto durante la cirugía. Un cirujano le abrirá el tórax, cortará la vía respiratoria y vasos sanguíneos principales y extraerá el pulmón enfermo. El cirujano conectará el pulmón sano de donante, reconectará los vasos sanguíneos y cerrará el tórax. Después de la cirugía, se recuperará en el hospital durante 1 a 3 semanas. Después de retirarse del hospital, deberá visitar al médico con frecuencia para asegurar que se está recuperando bien.

Para ayudar a prevenir que el organismo rechace el pulmón nuevo, deberá usar alimentos durante el resto de su vida para suprimir el sistema inmune. Es muy importante que mantenga una buena higiene, reciba las vacunas anuales y adopte elecciones saludables del estilo de vida como una alimentación cardiosaludable y que no fume. 

Last updated on