Enfermedad coronaria

También conocida como enfermedad coronaria microvascular, enfermedad de la arteria coronaria, síndrome coronario X, enfermedad isquémica del corazón, enfermedad coronaria no obstructiva, enfermedad obstructiva de la arteria coronaria
Resumen general

"Enfermedad cardíaca" es una denominación general para una variedad de afecciones que afectan la estructura y función del corazón. La enfermedad coronaria es un tipo de enfermedad cardíaca que se desarrolla cuando las arterias del corazón no pueden suministrar suficiente sangre rica en oxígeno al corazón. Es una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos.

La enfermedad coronaria es causada a menudo por la acumulación de placa, una sustancia cerosa, dentro del revestimiento de las arterias coronarias más grandes. Esta acumulación puede bloquear parcial o totalmente el flujo sanguíneo en las arterias grandes del corazón. Algunos tipos de esta condición pueden ser causados por una enfermedad o lesión que afecta el funcionamiento de las arterias en el corazón. La enfermedad microvascular coronaria es otro tipo de enfermedad coronaria. Ocurre cuando los pequeños vasos sanguíneos del corazón no funcionan normalmente.

Los síntomas de la enfermedad coronaria pueden ser diferentes de persona a persona, incluso aunque tengan el mismo tipo de enfermedad coronaria. Sin embargo, debido a que muchas personas no tienen síntomas, no saben que tienen una enfermedad coronaria hasta que tienen dolor en el pecho, un ataque cardiaco o un paro cardiaco repentino.

Si tiene una enfermedad coronaria, su médico le recomendará cambios de estilo de vida para tener un corazón saludable, medicamentos, cirugía o una combinación de estas recomendaciones para tratar su afección y prevenir complicaciones.

Explore este Tema de salud para obtener más información sobre la enfermedad coronaria, nuestro papel en la investigación y los ensayos clínicos para mejorar la salud, y dónde encontrar más información.

Causas - Enfermedad coronaria

Existen tres tipos principales de enfermedad coronaria: enfermedad arterial coronaria obstructiva, enfermedad coronaria no obstructiva y enfermedad coronaria microvascular. La enfermedad de la arteria coronaria afecta a las arterias grandes en la superficie del corazón. Muchas personas tienen ambos tipos de enfermedad; la obstructiva y la no obstructiva. La enfermedad coronaria microvascular afecta a las pequeñas arterias del músculo cardiaco.

La causa depende del tipo de enfermedad coronaria. La afección también puede tener más de una causa, incluyendo la acumulación de placa o problemas que afectan el funcionamiento de los vasos sanguíneos del corazón. Visite Cómo funciona el corazón (en inglés) para obtener más información.

Acumulación de placa

La acumulación de placa  en las arterias se llama aterosclerosis. Cuando esta acumulación ocurre en las arterias del corazón durante muchos años, las arterias se vuelven más estrechas y se endurecen, esto reduce el flujo sanguíneo rico en oxígeno-al corazón. El resultado de esto es la enfermedad de la arteria coronaria.

Arteria normal versus arteria bloqueada
Arteria normal versus arteria bloqueada. La imagen muestra una arteria coronaria normal con flujo sanguíneo normal y una arteria coronaria bloqueada obstruida por la placa. La acumulación de placa limita el flujo de sangre rica en oxígeno a través de la arteria. Medical Illustration Copyright © 2020 Nucleus Medical Media, All rights reserved.

La enfermedad coronaria obstructiva implica que las arterias del corazón están bloqueadas en más del 50%. El flujo sanguíneo puede eventualmente bloquearse por completo en una o más de las tres arterias coronarias grandes. En la enfermedad coronaria no obstructiva, las placas pueden estrechar las arterias grandes, pero no en la magnitud en la que lo hace la enfermedad obstructiva.

También pueden desarrollarse pequeñas placas en los pequeños vasos sanguíneos del corazón, causando enfermedad coronaria microvascular.

Problemas que afectan a los vasos sanguíneos

Los problemas con el funcionamiento de los vasos sanguíneos del corazón pueden causar la enfermedad coronaria. Por ejemplo, los vasos sanguíneos pueden no responder a las señales que indican que el corazón necesita más sangre rica en oxígeno. Normalmente, los vasos sanguíneos se ensanchan para permitir un mayor flujo de sangre cuando una persona está físicamente activa o bajo estrés. Pero si tiene una enfermedad coronaria, es posible que el tamaño de estos vasos sanguíneos no cambie o que los vasos sanguíneos incluso se estrechen.

La causa de estos problemas no está completamente clara, pero puede involucrar:

  • Daño o lesión en las paredes de las arterias o en pequeños vasos sanguíneos por inflamación crónica, presión arterial alta o diabetes.
  • Cambios moleculares que son parte del proceso normal de envejecimiento. Los cambios moleculares afectan la forma en que los gene y las proteínas se controlan dentro de las células.

En el caso de la enfermedad coronaria no obstructiva, el daño a las paredes internas de las arterias coronarias puede causar espasmos (tensión repentina). Esto se llama vasoespasmo. El espasmo hace que las arterias se estrechen temporalmente y bloquea el flujo de sangre al corazón.

El espasmo y la acumulación de placa pueden hacer que sus arterias se estrechen.
El espasmo y la acumulación de placa pueden hacer que sus arterias se estrechen. Arriba a la izquierda: imagen de un corazón que muestra las arterias coronarias. Parte superior derecha: Esta arteria no tiene acumulación de placa pero tiene un vasoespasmo, que hace que la arteria se estreche. Este es un tipo de enfermedad coronaria no obstructiva. Abajo a la izquierda: Esta arteria también se clasifica como no obstructiva porque está bloqueada por la placa en menos del 50%. Sin embargo, el vasoespasmo causa estrechamiento severo. Abajo a la derecha: Esta arteria también tiene un espasmo, pero se considera enfermedad coronaria obstructiva, ya que está bloqueada en un 80%. Medical Illustration Copyright © 2020 Nucleus Medical Media, All rights reserved.

Estos problemas también pueden ocurrir en los pequeños vasos sanguíneos del corazón, lo que causa una enfermedad coronaria microvascular (a veces llamads síndrome X) . La enfermedad coronaria microvascular puede ocurrir aunque se padezca o no la enfermedad coronaria obstructiva o no obstructiva.

Enfermedad coronaria microvascular en arterias pequeñas y enfermedad coronaria obstructiva en arterias grandes
Enfermedad coronaria microvascular en arterias pequeñas y enfermedad coronaria obstructiva en arterias grandes. La Figura A muestra la pequeña red de arterias coronarias, que incluye una arteria normal y una arteria con enfermedad coronaria microvascular. La Figura B muestra una arteria coronaria grande con acumulación de placa.

Obtenga más información sobre el importante papel que juega la inflamación, que es la reacción del cuerpo a una lesión, en el desarrollo de la enfermedad coronaria.

Factores de riesgo - Enfermedad coronaria

Hay muchos factores de riesgo para la enfermedad coronaria. Su riesgo de padecer la enfermedad coronaria aumenta con la cantidad de factores de riesgo que usted tiene y con la gravedad de estos. Algunos factores de riesgo, como la presión arterial alta y el colesterol alto en la sangre, se pueden cambiar a través de cambios en el estilo de vida para un corazón saludable. Otros factores de riesgo, como la edad avanzada, el historial familiar y genético, la raza, la etnia y el sexo, no pueden cambiarse.

Edad

Los factores genéticos o de estilo de vida hacen que se acumule placa en las arterias a medida que usted envejece. En los hombres, el riesgo de enfermedad coronaria comienza a aumentar alrededor de los 45 años. Antes de los 55 años, las mujeres tienen un menor riesgo de enfermedad coronaria que los hombres. Después de los 55 años aproximadamente, el riesgo de las mujeres aumenta. Esto podría deberse a que las mujeres producen menos estrógeno (una hormona femenina) después de la menopausia. Además, los cambios en los pequeños vasos sanguíneos del corazón a medida que envejece aumentan el riesgo de enfermedad coronaria microvascular.

Medioambiente y profesión

La contaminación del aire en el medioambiente puede aumentar el riesgo de padecer la enfermedad coronaria. El aumento del riesgo se puede incrementar en adultos mayores, mujeres y personas con diabetes u obesidad. La contaminación del aire puede causar o empeorar otras afecciones, como la aterosclerosis y la presión arterial alta, que se sabe que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad coronaria.

Su vida laboral también puede aumentar el riesgo si ocurre lo siguiente:

  • Está en contacto con toxinas, radiación u otros peligros.
  • Tiene mucho estrés en el trabajo.
  • Está sentado por periodos prolongados.
  • Trabaja más de 55 horas a la semana, o trabaja turnos largos, irregulares o nocturnos que afectan tu sueño.

Historial familiar y genético

Un historial familiar de enfermedad coronaria temprana es un factor de riesgo de enfermedad coronaria. Esto es especialmente cierto si su padre o hermano fueron diagnosticados antes de los 55 años, o si su madre o hermana fueron diagnosticadas antes de los 65 años. La investigación muestra que algunos genes están relacionados con un mayor riesgo padecer de enfermedad coronaria.

Hábitos de estilo de vida

Con el tiempo, los hábitos de vida poco saludables aumentan el riesgo de enfermedad coronaria porque pueden conducir a la acumulación de placa en los vasos sanguíneos del corazón. Los hábitos de vida poco saludables que son factores de riesgo pueden ser los siguientes:

  • Estar físicamente inactivo puede empeorar otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como el colesterol alto en sangre y el nivel de triglicéridos, presión arterial alta, diabetes y prediabetes, y sobrepeso y obesidad.
  • No tener suficientes horas de sueño y descanso de calidad, lo que incluye despertarse a menudo durante la noche, puede aumentar el riesgo de padecer una enfermedad coronaria. Mientras duerme, su presión arterial y frecuencia cardíaca disminuyen. Su corazón no trabaja tan duro como cuando está despierto. Cuando comienza a despertarse, su presión arterial y frecuencia cardíaca aumentan a los niveles habituales de cuando está despierto y relajado. Despertarse de forma repentina puede ocasionar un fuerte incremento en la presión arterial y en la frecuencia cardiaca, lo que esta relacionado con angina y ataques al corazón. Obtenga más información en nuestro artículo Cómo funciona el sueño.  
  • El consumo de tabaco o la exposición prolongada al humo de segunda mano puede dañar los vasos sanguíneos.
  • El estrés puede provocar el endurecimiento de sus arterias, lo que aumenta su riesgo de padecer una enfermedad coronaria, especialmente la enfermedad coronaria microvascular. El estrés también puede aumentar indirectamente su riesgo de enfermedad coronaria si ocasiona un aumento en las probabilidades de fumar o comer en exceso alimentos ricos en grasas y azúcares añadidos.
  • Patrones alimenticios poco saludables, como consumir grandes cantidades de grasas saturadas o grasas trans y carbohidratos refinados (pan blanco, pasta y arroz blanco). Esto puede provocar sobrepeso y obesidad, colesterol alto en la sangre, aterosclerosis y acumulación de placa en las arterias del corazón.

Conozca los pasos que puede seguir para mejorar la salud de su corazón en nuestro artículo Vida saludable para el corazón.

Otras afecciones

Otras afecciones médicas que pueden aumentar su riesgo de desarrollar enfermedad coronaria incluyen las siguientes:

Raza u origen étnico

La enfermedad coronaria es la principal causa de muerte para las personas de la mayoría de los grupos raciales y étnicos en los Estados Unidos, incluidos los afroamericanos, los hispanos y los blancos.

Para las personas asiático-americanas o de las islas del Pacífico y los indios americanos o nativos de Alaska, la enfermedad cardíaca es la segunda después del cáncer. Las personas de ascendencia del sur de Asia tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad coronaria y complicaciones graves que otros asiático-estadounidenses.

Sexo

La enfermedad coronaria afecta a hombres y mujeres. La enfermedad coronaria obstructiva es más común en hombres. Sin embargo, la enfermedad coronaria no obstructiva es más común en las mujeres. Dado que el tipo no obstructivo es más difícil de diagnosticar, las mujeres pueden no llegar a ser diagnosticadas y tratadas tan rápido como los hombres.

Si usted es una mujer que tiene molestias en el pecho o dificultad para respirar durante la actividad física, pregúntele a su médico acerca de las pruebas para detectar una enfermedad coronaria no obstructiva o una enfermedad coronaria microvascular.

Las mujeres pueden tener un riesgo más alto de lo normal de desarrollar la enfermedad coronaria si tienen una de las siguientes condiciones:

  • Endometriosis, que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en mujeres más jóvenes.
  • Diabetes gestacional, que puede aumentar el riesgo de diabetes y síndrome metabólico incluso después del embarazo y el riesgo de desarrollar la enfermedad coronaria
  • Menopausia precoz (antes de los 40 años)
  • Preeclampsia, una afección que puede ocurrir durante el embarazo y está relacionada con un mayor riesgo de enfermedad coronaria durante toda la vida.
  • Síndrome de ovario poliquístico

Detección y prevención - Enfermedad coronaria

Debe comenzar a hacerse pruebas de detección y evaluaciones de riesgo de enfermedad coronaria a partir de los 20 años si no tiene ningún factor de riesgo de enfermedad coronaria. Los niños pueden necesitar pruebas de detección si tienen factores de riesgo, como obesidad, bajos niveles de actividad física o antecedentes familiares de problemas cardiacos.

Luego, su médico puede recomendar tratamientos preventivos como cambios en el estilo de vida para tener un corazón saludable para ayudarle a reducir su riesgo de padecer la enfermedad coronaria.

Pruebas de detección y sus resultados

Para detectar enfermedades coronarias, su médico hara lo siguiente:

  • Analizar los factores de riesgo para ayudar a evaluar su riesgo de desarrollar enfermedad coronaria.
  • Verificar las lecturas de presión arterial para ver si sufre de presión arterial alta.
  • Calcular su índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura para ver si tiene un peso no saludable.
  • Solicitar análisis de sangre (en inglés) para ver si tiene colesterol alto en la sangre, triglicéridos altos o diabetes.

La detección generalmente ocurre en el consultorio de un médico, pero a veces las evaluaciones se realizan en campañas de salud, farmacias u otros lugares. Se puede extraer muestras de sangre en el consultorio de su médico, un hospital o un laboratorio.

Pregunte a su médico o enfermera si necesita ayunar (no comer ni beber nada además de agua) antes de los análisis de sangre.

Calculadoras de riesgo

Su médico puede usar una calculadora de riesgos para estimar su riesgo de sufrir un ataque al corazón, un derrame o de morir de una enfermedad cardíaca o vascular en los próximos 10 años o durante toda su vida.

Por ejemplo, el Estimador de la Enfermedad Cardiovascular Aterosclerótica (Atherosclerotic Cardiovascular Disease, ASCVD) (en inglés) considera sus niveles de colesterol , edad, sexo, raza y presión arterial. También determina si fuma o consume medicamentos para controlar la presión arterial alta o el colesterol.

Pregunte sobre su nivel de riesgo durante su chequeo anual. Conocer su nivel de riesgo les ayudará tanto a usted como a su médico a decidir sobre cambios saludables en el estilo de vida y posiblemente medicamentos para reducir su riesgo.

Las evaluaciones de riesgos deben repetirse cada 4 a 6 años en adultos de 20 a 79 años de edad que no tienen enfermedad cardíaca o vascular.

Ninguna calculadora de riesgo por si sola es apropiada para todas las personas. Las calculadoras pueden darles a usted y a al médico una buena idea sobre su nivel de riesgo, pero su médico podría tener que considerar otros factores para estimar su riesgo con mayor precisión.

Signos, síntomas y complicaciones - Enfermedad coronaria

Algunas personas presentan síntoma graves de enfermedad coronaria. Otros no presentan síntomas en absoluto. Si tiene una enfermedad coronaria "silenciosa", es posible que no tenga ningún síntoma hasta que tenga un ataque cardiaco u otra complicación.

Signos y síntomas

Un evento coronario agudo, como un ataque cardiaco, puede presentar los siguientes síntomas:

  • Angina, que puede sentirse como presión, ardor u opresión durante la actividad física. Por lo general, el dolor o las molestias comienzan detrás del esternón, pero también pueden ocurrir en los brazos, los hombros, la mandíbula, la garganta o la espalda. El dolor puede sentirse como indigestión.
  • Aturdimiento. 
  • Debilidad.
  • Dolor de cuello.
  • Falta de aliento, especialmente con la actividad física.
  • Mareos.
  • Náuseas o sensación de indigestión.
  • Sudores fríos.
  • Trastornos del sueño.

Las mujeres son algo menos propensas que los hombres a experimentar dolor en el pecho. En cambio, es más probable que experimenten lo siguiente:

  • Dolor de estómago.
  • Fatiga.
  • Mareos.
  • Náuseas.
  • Presión u opresión en el pecho.

Las mujeres también son más propensas que los hombres a no tener síntomas de enfermedad coronaria.

La enfermedad coronaria crónica (a largo plazo) puede causar síntomas como los siguientes:

  • Angina.
  • Falta de aliento tras realizar actividad física.
  • Fatiga.
  • Dolor de cuello.

Los síntomas pueden empeorar a medida que la acumulación de placa continúa estrechando las arterias coronarias. El dolor o las molestias en el pecho que no desaparecen o que ocurren con más frecuencia o mientras está descansando pueden ser un signo de un ataque al corazón. Si no sabe si su dolor de pecho es angina o un ataque al corazón, llame al 9-1-1 de inmediato. Cualquier dolor en el pecho debe ser revisado por un médico.

Complicaciones

La enfermedad coronaria puede causar complicaciones graves, como las siguientes:

Las complicaciones de la enfermedad coronaria pueden poner en peligro la vida y provocar discapacidad.

Diagnóstico - Enfermedad coronaria

Su médico diagnosticará la enfermedad coronaria según sus síntomas, su historia médica y familiar, sus factores de riesgo y los resultados de las pruebas y los procedimientos.

Debido a que las mujeres y sus médicos pueden no reconocer los síntomas de la enfermedad coronaria, que son diferentes a los de los hombres. Las mujeres pueden no ser diagnosticadas y tratadas tan rápido como los hombres. Es importante buscar atención médica de inmediato si tiene síntomas de enfermedad coronaria.

Historia médica

Su médico le preguntará acerca de sus hábitos alimenticios y de actividad física, su historia médica, su historia familiar y los factores de riesgo de la enfermedad coronaria. Es probable que su médico le pregunte si tiene otros signos o síntomas. Esta información ayudará a su médico a determinar si tiene complicaciones u otras afecciones que puedan causarle una enfermedad coronaria.

Pruebas de diagnóstico y procedimientos

Para diagnosticar la enfermedad coronaria, su médico puede ordenar algunas de las siguientes pruebas.

  • Análisis de sangre para verificar los niveles de colesterol, triglicéridos, azúcar, lipoproteínas, o proteínas, como la proteína C reactiva, que son un signo de inflamación.
  • Electrocardiograma (EKG o ECG) (en inglés) para determinar si el ritmo cardiaco es constante o irregular. Un electrocardiograma también registra la fuerza y el tiempo de las señales eléctricas a medida que pasan por el corazón.
  • Exploración de calcio coronario (Ecocardiografía) (en inglés) para medir la cantidad de calcio en las paredes de las arterias coronarias. La acumulación de calcio puede ser un signo de aterosclerosis, enfermedad arterial coronaria o enfermedad coronaria microvascular. Esta prueba es un tipo de tomografía computarizada cardíaca (en inglés). Las exploraciones de calcio coronario también pueden ayudar a evaluar el riesgo de enfermedad coronaria para las personas que fuman o para las personas que no presentan síntomas cardiacos.
  • Pruebas de esfuerzo para verificar cómo funciona su corazón durante el esfuerzo físico. Durante las pruebas de esfuerzo, camina o corre en una cinta de correr o pedalea en una bicicleta estacionaria para que su corazón trabaje duro y palpite rápidamente. Si tiene un problema médico que le impide hacer ejercicio, su médico puede darle medicamentos para que su corazón trabaje arduamente, como lo haría durante el ejercicio. Para detectar un flujo sanguíneo reducido a su músculo cardiaco, mientras hace ejercicio, será monitoreado por un ECG y posiblemente un ecocardiograma (en inglés) o una tomografía computarizada.
  • IRM cardíaca (en inglés) (Imagen de resonancia magnética) para detectar daños en los tejidos o problemas con el flujo sanguíneo en el corazón o las arterias coronarias. Puede ayudar a su médico a diagnosticar enfermedad coronaria microvascular o enfermedad coronaria no obstructiva u obstructiva. La resonancia magnética cardíaca puede ayudar a explicar los resultados de otras pruebas de imagen, como radiografías de tórax y tomografías computarizadas.
  • Tomografia de emisión de positrones cardiacos (TEP) para evaluar el flujo sanguíneo a través de los pequeños vasos sanguíneos coronarios y hacia los tejidos del corazón. Este es un tipo de gamagrafía nuclear del corazón (en inglés) que puede diagnosticar enfermedad coronaria microvascular.
  • Angiografía coronaria (en inglés) para mostrar el interior de sus arterias coronarias. Para introducir el tinte en las arterias coronarias, su médico usará un procedimiento llamado cateterismo cardiaco (en inglés). Este procedimiento se usa a menudo si otras pruebas muestran que es probable que tenga una enfermedad de las arterias coronarias. Para diagnosticar la enfermedad coronaria microvascular, su médico usará una angiografía coronaria con tecnología de guía. Se coloca un alambre guía con sensores en las arterias del corazón. Los sensores miden con qué facilidad fluye la sangre a través de los pequeños vasos. Por lo general, las mediciones se realizan antes y después de administrarle medicamentos para mejorar el flujo sanguíneo en su corazón.
  • Angiografía coronaria por tomografía computarizada para mostrar el interior de las arterias coronarias en lugar de un cateterismo cardiaco invasivo. Es una prueba de imagen no invasiva con una tomografía computarizada.

Si tiene factores de riesgo de enfermedad coronaria, su médico puede recomendarle pruebas de diagnóstico incluso si no presenta síntomas.

La enfermedad coronaria no obstructiva y la enfermedad coronaria microvascular pueden pasarse por alto porque los pacientes o los médicos pueden no reconocer las señales de advertencia. El diagnóstico de estos tipos a menudo requiere pruebas más invasivas o pruebas especializadas, como la PET cardíaca, que no están ampliamente disponibles.

Tratamiento - Enfermedad coronaria

Su plan de tratamiento depende de la gravedad de su enfermedad, la gravedad de sus síntomas y cualquier otra afección de salud que pueda presentar. Los posibles tratamientos para la enfermedad coronaria incluyen cambios en el estilo de vida para un corazón saludable, medicamentos o procedimientos como cirugía de revascularización coronaria (en inglés) intervención coronaria percutánea (en inglés).

Su médico considerará su cálculo de riesgo de 10 años antes de decidir la mejor forma de tratar su enfermedad coronaria.

Cambios en el estilo de vida para tener un corazón saludable

Su médico puede recomendarle que adopte cambios de estilo de vida saludables para el corazón de por vida, que incluyen los siguientes:

  • Mantener un peso saludable. Perder solo del 3% al 5% de su peso actual puede ayudarle a controlar algunos factores de riesgo de enfermedad coronaria, como el colesterol alto en la sangre y diabetes. Pérdidas de peso mayores también pueden mejorar las lecturas de la presión arterial.
  • Estar físicamente activo. La actividad física de rutina puede ayudar a controlar los factores de riesgo de enfermedad coronaria, como el colesterol alto en la sangre, la presión arterial alta o el sobrepeso y la obesidad. Antes de comenzar un programa de ejercicios, pregúntele a su médico qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.
  • Alimentarse de forma saludable para el corazón, como el un Plan de alimentación de enfoque dietético para detener la hipertensión (en inglés, [Dietary Approaches to Stop Hypertension, DASH por sus siglas en inglees]). Un plan de alimentación saludable para el corazón incluye frutas, verduras y granos integrales; además, limita el consumo de grasas saturadas, grasas transsodio (sal), azúcares añadidos y alcohol.
  • Manejar el estrés. Aprender a manejar el estrés, relajarse y enfrentar los problemas puede mejorar su salud física y emocional.
  • Dejar de fumar. Visite Fumar y su corazón (en inglés) y la Guía para un corazón saludable (en inglés) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. Si bien estos recursos se enfocan en salud del corazón, presentan información básica sobre cómo dejar de fumar. Para obtener ayuda y apoyo de manera gratuita para dejar de fumar, puede llamar a la Línea para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer al 1-877-44U-QUIT (1-877-448-7848). Hable con su médico si utiliza cigarrillo electrónico. Existe evidencia científica de que la nicotina y los saborizantes que se encuentran en los productos relacionados a los cigarrillos electrónicos pueden dañar el corazón y los pulmones.
  • Dormir lo suficiente. La cantidad recomendada para adultos es de 7 a 9 horas de sueño al día.

Aprenda más sobre una vida saludable para el corazón.

Medicamentos

Su médico puede recomendarle medicamentos para controlar sus factores de riesgo o tratar las causas subyacentes de la enfermedad coronaria. Algunos medicamentos pueden reducir o prevenir el dolor en el pecho y controlar otras afecciones médicas que pueden estar contribuyendo a su enfermedad coronaria.

  • Inhibidores de la ECA y betabloqueantes para ayudar a bajar la presión arterial y disminuir la carga de trabajo del corazón.
  • Bloqueadores de los canales de calcio para bajar la presión arterial permitiendo que los vasos sanguíneos se relajen.
  • Medicamentos para controlar el azúcar en la sangre, como empagliflozina, canagliflozina y liraglutida, para ayudar a reducir el riesgo de complicaciones si tiene enfermedad coronaria y diabetes.
  • Metformina para controlar la acumulación de placa si tiene diabetes.
  • Nitratos, como la nitroglicerina, para dilatar las arterias coronarias y aliviar o prevenir el dolor de pecho por angina.
  • Ranolazina para tratar la enfermedad coronaria microvascular y el dolor en el pecho que puede causar.
  • Terapias con o sin estatinas para controlar el nivel alto de colesterol en la sangre. Su médico puede recomendar la terapia con estatinas si tiene un mayor riesgo de enfermedad coronaria o un accidente cerebrovascular o en caso de que padezca de diabetes y tenga entre 40 y 75 años. Pueden usarse terapias sin estatinas para reducir el colesterol cuando las estatinas no reducen el colesterol lo suficiente o generan efectos secundarios. Su médico puede recetarle medicamentos que no sean estatinas, como ezetimiba, ácido biliar secuestrantes, alirocumab o evolocumab, para reducir el colesterol o los ácidos grasos omega-3, gemfibrozilo o fenofibrato para reducir los triglicéridos.

Procedimientos

Es posible que necesite un procedimiento o cirugía de corazón (en inglés) para tratar una enfermedad coronaria más avanzada.

  • Intervención coronaria percutánea (ICP) (en inglés) para abrir arterias coronarias que se estrechan o bloquean por la acumulación de placa aterosclerótica. Después de la ICP, usualmente se implanta un pequeño tubo de malla, llamado stent, (en inglés) para evitar que la arteria se vuelva a estrechar.
  • Cirugía de revascularización coronaria (CRC) (en inglés) para mejorar el flujo sanguíneo al corazón mediante el uso de arterias normales de la pared torácica y venas de las piernas para evitar las arterias bloqueadas. Los cirujanos generalmente usan CRC para tratar a personas que tienen una enfermedad coronaria obstructiva severa en múltiples arterias coronarias.
  • Revascularización Transmiocárdica con láser o endarterectomía coronaria para tratar la angina grave asociada con la enfermedad coronaria cuando otros tratamientos son demasiado riesgosos o no funcionaron.

La vida con esta afección - Enfermedad coronaria

Si le han diagnosticado una enfermedad coronaria es importante que continúe con su plan de tratamiento. Realice un seguimiento periódico para controlar su condición y prevenir complicaciones.

Recibir un seguimiento periódico

Es importante tener atención médica periódica y tomar todos los medicamentos regularmente, como lo prescribe su médico. No altere las cantidades de su medicamento ni omita una dosis a menos que su médico se lo indique. Consulte a su médico sobre la frecuencia con la que debe programar visitas al consultorio y pruebas de sangre.

Entre visitas, llame a su médico si tiene algún síntoma nuevo, si sus síntomas empeoran o si tiene problemas con su presión arterial o con el azúcar en la sangre.

Regrese a Tratamiento para revisar posibles opciones de tratamiento para su enfermedad coronaria.

Rehabilitación cardíaca

Es posible que lo deriven a rehabilitación cardíaca basada en ejercicios, para controlar los síntomas y reducir las posibilidades de futuros problemas como un ataque al corazón. Los estudios han demostrado que la rehabilitación cardíaca reduce el riesgo de hospitalización y muerte. También puede mejorar su calidad de vida.

Prevenir complicaciones a lo largo de su vida

Su médico trabajará con usted para controlar sus afecciones médicas que pueden incrementar su riesgo de problemas cardiacos y complicaciones.

Es probable que su médico sugiera cambios en el estilo de vida para un corazón saludable, como comer alimentos saludables para el corazón, estar físicamente activo y dejar de fumar. Su médico puede enviarlo a otros profesionales, como un nutricionista registrado o un fisiólogo del ejercicio. Su equipo de atención médica puede ayudarle a establecer un plan personal para alcanzar sus objetivos de salud.

Dejar de fumar es beneficioso, sin importar por cuánto tiempo o cuánto haya fumado. El riesgo de enfermedad coronaria asociado con fumar comienza a disminuir poco después de dejar de fumar, y generalmente continúa disminuyendo con el tiempo. Además:

  • Es probable que le den una estatina para bajar su Colesterol LDL, especialmente después de un ataque al corazón.
  • Puede que su médico le recomiende aspirina para prevenir un ataque cardiaco o derrame cerebral. Las dosis bajas de aspirina pueden ayudar a prevenir los coágulos sanguíneos y reducir el riesgo de ataques cardiacos y otras complicaciones de la enfermedad coronaria para algunas personas; particularmente aquellas con diabetes o con una enfermedad microvascular. Consulte con su médico antes de tomar aspirina, ya que aumenta el riesgo de sangrado grave.
  • Si tiene diabetes, deberá controlar su nivel de azúcar en la sangre regularmente y seguir tomando los medicamentos recetados.
  • Si su enfermedad coronaria se vuelve inestable o ha provocado un ataque al corazón o un paro cardiaco repentino, su médico puede recomendar un marcapasos (en inglés) o un desfibrilador (en inglés) para detectar y tratar ciertos tipos de arritmias graves.

Cuide de su salud mental

Vivir con una enfermedad cardíaca puede causar miedo, ansiedad, depresión y estrés. Es posible que le preocupe tener problemas cardiacos o hacer cambios en el estilo de vida que son necesarios para su salud. Hable con su equipo médico sobre cómo se siente. Su médico puede hablarle sobre lo siguiente:

  • Hablar con un asesor profesional. Si tiene depresión o ansiedad, su médico también puede recomendarle medicamentos u otros tratamientos que puedan mejorar su calidad de vida.
  • Unirse a un grupo de apoyo para pacientes. Esto puede ayudarle a adaptarse a vivir con una enfermedad cardiaca. Puede averiguar cómo otras personas manejan síntomas similares. Su médico puede recomendar grupos de apoyo locales, o puede consultar con un centro médico del área.
  • Buscar apoyo de familiares y amigos. Deje que sus seres queridos sepan cómo se siente y hágales saber cómo pueden ayudarle a aliviar el estrés y la ansiedad.

Conocer los signos de advertencia de complicaciones graves y tener un plan

La enfermedad coronaria puede provocar un ataque al corazón o un derrame cerebral. Si considera que usted u otra persona tiene los siguientes síntomas, llame al 911 de inmediato. Cada minuto cuenta.

Ataque al corazón

Los signos y síntomas de un ataque al corazón incluyen los siguientes:

  • Dolor o molestias en el pecho prolongados o severos que no se alivian con ni reposo ni con nitroglicerina. Esto implica una presión incómoda, temblores, sensación de llenura, o dolor en el centro o el lado izquierdo del pecho que puede ser leve o intenso. Este dolor o molestia a menudo dura unos minutos o desaparece y regresa.
  • Náuseas, vómitos, aturdimiento o desmayo, o sudor frío. Estos síntomas de ataque al corazón son más comunes en las mujeres.
  • Dificultad para respirar. Esto puede estar acompañado de molestias en el pecho o suceder antes del malestar.
  • Molestias en la parte superior del cuerpo. Esto se puede sentir en uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o la parte superior del estómago.

Mujeres y enfermedades del corazón - Enfermedad coronaria

La enfermedad coronaria es la principal causa de muerte en las mujeres. Alrededor del 80% de las mujeres de 40 a 60 años tienen uno o más factores de riesgo de enfermedad coronaria. Para la mujer tener múltiples factores de riesgo aumenta significativamente las posibilidades de desarrollar enfermedad coronaria.

Obtenga más información sobre cómo las causas, los factores de riesgo, los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad coronaria en la mujer pueden ser diferentes que en los hombres. Lea Avances en la salud cardiaca de la mujer (en inglés) para obtener más información.

¿Por qué la enfermedad coronaria afecta a las mujeres de manera diferente?

La enfermedad coronaria es diferente en las mujeres que debido a las diferencias hormonales y anatómicas.

  • Los cambios hormonales afectan el riesgo de una mujer de padecer una enfermedad coronaria. Antes de la menopausia, la hormona estrógeno brinda a las mujeres cierta protección contra la enfermedad de las arterias coronarias. El estrógeno aumenta los niveles de colesterol HDL (a veces llamado colesterol "bueno") y ayuda a mantener las arterias flexibles para que puedan ensancharse para entregar más oxígeno a los tejidos del corazón en respuesta a señales químicas y eléctricas. Después de la menopausia, los niveles de estrógeno disminuyen, lo que aumenta el riesgo de una mujer de sufrir una enfermedad coronaria.
  • El tamaño y la estructura del corazón son diferentes para mujeres y hombres. El corazón y los vasos sanguíneos de una mujer son más pequeños y las paredes musculares del corazón de las mujeres son más delgadas.
  • Las mujeres tienen más probabilidades de tener una enfermedad coronaria no obstructiva o una enfermedad coronaria microvascular. Estos tipos son más difíciles de diagnosticar que la enfermedad obstructiva de la arteria coronaria. Esto puede ocasionar retrasos en el diagnóstico y en el tratamiento.

¿Qué factores afectan de manera diferente el riesgo en las mujeres?

Las mujeres son más propensas que los hombres a tener afecciones médicas o problemas de vida que aumentan su riesgo de padecer una enfermedad coronaria.

  • Anemia, especialmente durante el embarazo.
  • Antecedentes de problemas durante el embarazo, que incluyen diabetes gestacional, preeclampsiaeclampsia (presión arterial alta durante el embarazo), y dar a luz a un bebé prematuro o más pequeño que el promedio. 
  • Endometriosis
  • Enfermedades inflamatorias y autoinmunes.
  • Falta de actividad física.
  • Menopausia precoz (antes de los 40 años).
  • Métodos anticonceptivos hormonales.
  • Presión arterial alta después de los 65 años.
  • Problemas de salud mental, tales como estrés, problemas matrimoniales, ansiedad, depresión o poco apoyo social.
  • Síndrome metabólico, un grupo de factores de riesgo que aumenta el riesgo de padecer una enfermedad cardiaca y otros problemas de salud.
  • Sobrepeso y obesidad.

Algunos factores aumentan el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria en las mujeres más que en los hombres.

  • Bajos niveles de colesterol HDL.
  • Diabetes.
  • Fumar.
  • Hipertensión arterial de leve a moderada.

Visite The Heart Truth® (en inglés) para obtener más información sobre los factores de riesgo de enfermedad coronaria para las mujeres y sobre cómo reducirlos.

¿Pueden ser diferentes los síntomas para las mujeres?

Aunque los hombres y las mujeres pueden experimentar los mismos síntomas de enfermedad coronaria, las mujeres a menudo no experimentan síntomas o tienen síntomas diferentes que los que presentan los hombres.

  • Actividad que provoca dolor en el pecho. En los hombres, la angina tiende a empeorar con la actividad física y desaparece con el descanso. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener angina mientras descansan. En las mujeres que tienen enfermedad coronaria microvascular, la angina a menudo ocurre durante las actividades diarias de rutina, como ir de compras o cocinar, en lugar de ocurrir durante el ejercicio. Los eventos de angina microvascular pueden durar más y ser más dolorosos que otros tipos de angina.
  • Ubicación y tipo de dolor. Los síntomas de dolor son diferentes para cada persona. Las mujeres que tienen angina o un ataque al corazón a menudo describen su dolor en el pecho como aplastante o dicen que se siente como presión, apretón, o tensión. Las mujeres pueden tener dolor en el pecho o en el cuello y la garganta.
  • Estrés mental. Es probable que el estrés mental provoque dolor de angina en mujeres más que en hombres.
  • Otros síntomas. Los signos y síntomas comunes para las mujeres incluyen náuseas, vómitos, dificultad para respirar, dolor abdominal, problemas para dormir, fatiga y falta de energía.

¿Qué necesitan saber las mujeres sobre el diagnóstico y el tratamiento?

Las pruebas y procedimientos para diagnosticar las enfermedades coronarias son muy similares tanto para mujeres como para hombres. Pero las mujeres pueden experimentar retrasos en el diagnóstico o en el tratamiento. Aprenda sobre pruebas de diagnóstico importantes y opciones de tratamiento.

  • Pregunte sobre pruebas de diagnóstico importantes. Es menos probable que los médicos envien a las mujeres para pruebas de diagnóstico de enfermedad coronaria. Cuando las mujeres van al hospital por síntomas cardiacos, son más propensas que los hombres a experimentar retrasos al recibir un electrocardiograma inicial. Además son menos propensas a recibir atención de un especialista cardiaco durante la hospitalización y son menos propensas a recibir ciertos tipos de terapia y medicamentos. Las mujeres más jóvenes tienen más probabilidades que los hombres de ser diagnosticadas erróneamente y enviadas a casa desde el departamento de emergencias después de eventos cardiacos que ocurren por una enfermedad cardiovascular no diagnosticada y no tratada.
  • Pregunte sobre las opciones de tratamiento que son efectivas para hombres y mujeres. Las mujeres reciben aspirina, estatinas y betabloqueantes para tratar su enfermedad cardiaca con menos frecuencia que los hombres. Aunque las mujeres pueden tener tanto beneficio como los hombres del uso de un marcapasos o un desfibrilador, es menos probable que las mujeres reciban estos tratamientos para las complicaciones de la enfermedad coronaria. A menudo, las mujeres reciben menos intervención coronaria percutánea o una cirugía de revascularización coronaria en comparación a los hombres, a pesar de que la investigación demuestra que tanto hombres como mujeres pueden beneficiarse de estos procedimientos.
  • Conozca y comparta sus factores de riesgo. Los médicos pueden no reconocer el riesgo de las mujeres de padecer enfermedad coronaria. Los sistemas de valoración de riesgo comúnmente utilizados pueden no predecir con precisión el riesgo en las mujeres. Además, en una encuesta, menos de una de cada cuatro mujeres informaron que sus médicos habían discutido alguna vez su riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Conozca los síntomas y busque atención médica de inmediato. Estar familiarizado con los síntomas de la enfermedad coronaria y la forma en que pueden diferir en las mujeres puede ayudarle a reconocer cuándo hablar con su médico o cuándo buscar atención médica. La atención inmediata puede ayudar a prevenir complicaciones como un ataque cardiaco o ataque al corazón repentino.

Research for Your Health

El Instituto Nacional del Corazón, la Sangre y los Pulmones (National Heart, Lung and Blood Institute, NHLBI) es parte de los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health, NIH) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., la agencia de investigación biomédica de la nación que realiza importantes descubrimientos científicos para mejorar la salud y salvar vidas. Estamos comprometidos con el avance de la ciencia y la aplicación de descubrimientos en la práctica clínica para promover la prevención y el tratamiento de los trastornos cardiacos, pulmonares, sanguíneos y del sueño, incluidas la enfermedad coronaria. Aprenda sobre los esfuerzos actuales y futuros del NHLBI para mejorar la salud a través de la investigación y el descubrimiento científico.

Mejorar la salud con la investigación actual
- Enfermedad coronaria

Conozca las formas en que el NHLBI implementa la investigación actual para mejorar la salud de personas con enfermedad cardíaca. La investigación en este tema es parte del compromiso más amplio del NHLBI para el avance en el descubrimiento científico de las enfermedades vasculares y del corazón (en inglés), los estudios de población y epidemiología (en inglés), la salud de la mujer (en inglés).

  • Liderazgo de larga duración en enfermedades cardiovasculares. Durante más de 70 años, el NHLBI ha estado a la vanguardia de la mejora de la salud de la nación y la reducción de la carga de enfermedades cardíacas. Aunque la enfermedad coronaria sigue siendo la principal causa de muerte en los Estados Unidos, la tasa de mortalidad por enfermedad cardíaca ha disminuido en un 70 % en los últimos 50 años, gracias, en parte, a la investigación financiada por el NHLBI. Visite enfermedades vasculares y del corazón (en inglés) para obtener más información.
  • Guías para la salud cardiovascular y la reducción de riesgos en niños y adolescentes del NHLBI. Apoyamos el desarrollo de guías basadas en la investigación hasta la fecha para evaluar y manejar el riesgo de enfermedades coronarias en niños y adolescentes. Visite el Panel de expertos en pautas integradas para la salud cardiovascular y la reducción de riesgos en niños y adolescentes (en inglés) para obtener más información.
  • Seguimiento de la enfermedad coronaria en generaciones de familias. El emblemático Estudio sobre el corazón de Framingham, (en inglés [Framingham Heart Study, FHS, por sus siglas en inglés]), lanzado en 1948, ha contribuido con descubrimientos transformadores relacionados con los factores de riesgo y el tratamiento de enfermedades del corazón. Gracias al FHS, los científicos aprendieron que se pueden cambiar muchos de esos riesgos. Tales hallazgos están facilitado el camino de nuevas intervenciones para anticipar, prevenir o tratar estas afecciones de manera más efectiva. Los descubrimientos del FHS han cambiado la forma en que los estadounidenses ven y reciben tratamientos para las enfermedades cardíacas. Para obtener más información, visite "Nuestro regalo para el mundo": Tres generaciones del estudio sobre el corazón de Framingham ayudan a combatir la enfermedad cardíaca (en inglés) y vea el video Revelación de los misterios de la enfermedad cardiovascular: Lecciones del estudio sobre el corazón de Framingham (en inglés).
  • Avances en la investigación sobre las enfermedades vasculares y del corazón relacionadas con el VIH/SIDA. El NHLBI es el administrador principal del nuevo  Estudio de cohortes combinado (Combined Cohort Study, CCS) de Estudio de cohortes multicéntrico de SIDA (Multicenter AIDS Cohort Study, MACS)/Estudio Interagencias de VIH en Mujeres (Women’s Interagency HIV Study, WIHS) (en inglés). Este esfuerzo de investigación colaborativa trans-NIH tiene como objetivo comprender y reducir el impacto de las afecciones de salud crónicas que afectan a las personas que viven con el VIH. El MACS/WIHS-CCS se basará en décadas de investigación en miles de hombres y mujeres para ampliar nuestra comprensión de los trastornos crónicos del corazón, los pulmones, la sangre, el sueño y otros asociados con el VIH. El ensayo aleatorio para prevenir eventos vasculares en el VIH (en inglés, [Randomized Trial to Prevent Vascular Events, REPRIEVE, por sus siglas en inglés]) evalúa la efectividad de las estatinas para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y vasculares en adultos que viven con el VIH. 
  • Liderazgo global en salud cardiovascular. Nos enorgullece ser un líder global y responder a las llamadas legislativas para aumentar las iniciativas de salud global de EE. UU. La Subdivisión de Desigualdades en la Salud y Salud Global (en inglés) busca estimular la investigación, educación y capacitación en salud global para muchas afecciones, incluidas las enfermedades coronarias.
  • Recomendación contra la terapia de reemplazo hormonal en mujeres posmenopáusicas. La Iniciativa de Salud de la Mujer (en inglés), financiada por el NHLBI, uno de los ensayos clínicos de mujeres más grandes que se ha realizado en el país, reclutó a más de 161,000 mujeres posmenopáusicas para permitir que los investigadores estudien estrategias para prevenir la enfermedad coronaria, entre otras afecciones. La iniciativa proporcionó evidencia de que la terapia de reemplazo hormonal no protege a las mujeres posmenopáusicas mayores de la enfermedad coronaria y sus complicaciones. Como resultado, los médicos ya no recetan de manera rutinaria la terapia hormonal a largo plazo para mujeres posmenopáusicas.
  • Programa nacional de educación para crear conciencia sobre las enfermedades cardíacas. The Heart Truth® (en inglés) es una iniciativa del NHLBI para esparcir el mensaje sobre los peligros de las enfermedades cardíacas. Al trabajar con organizaciones nacionales y comunitarias, proporcionamos materiales educativos para el público y los profesionales de la salud, capacitamos a líderes para educar a mujeres y hombres en su comunidad, apoyamos el National Wear Red Day® y más.
  • Estudio WISE del NHLBI. El estudio de Evaluación del Síndrome Isquémico de las Mujeres  (en inglés, [Women's Ischemia Syndrome Evaluation, WISE, por sus siglas en inglés]), que comenzó en 1996, está avanzando en la comprensión de la enfermedad cardíaca en las mujeres, lo que lleva a un mejor diagnóstico y tratamiento. La mayor parte de lo que se sabe sobre la enfermedad coronaria microvascular proviene del estudio. El estudio WISE reveló que el 8% de las mujeres que tenían dolor en el pecho, pero sin signos de enfermedad coronaria obstructiva, en realidad tenían cicatrices en el músculo cardiaco.Esto indica que habían tenido un ataque cardiaco no detectado en algún momento, lo que podría aumentar su riesgo de sufrir complicaciones cardíacas graves. En la actualidad, los investigadores de WISE estudian a mujeres que padecen la enfermedad coronaria microvascular o la enfermedad coronaria no obstructiva para encontrar formas de prevenir la insuficiencia cardíaca.
  • Ser originario del sur de Asia como factor de riesgo clave para la enfermedad coronaria. Apoyamos el estudio de Mediadores de la aterosclerosis en los asiáticos del sur que viven en América (en inglés, [Mediators of Atherosclerosis in South Asians Living in America, MASALA, por sus siglas en inglés)], el primer estudio a largo plazo que analiza los factores que conducen a la enfermedad coronaria en los individuos originarios del sur de Asia en Estados Unidos y guía la prevención y el tratamiento. Es importante destacar que los investigadores del estudio MASALA descubrieron que en los nativos del sur de Asia, la grasa corporal tiende a almacenarse alrededor de los órganos. Esto aumenta el riesgo de diabetes y enfermedad coronaria, incluso en personas con bajo peso corporal. La American Heart Association utilizó datos de MASALA en sus pautas de colesterol, que recomiendan que los nativos del sur de Asia se deben considerar un grupo de alto riesgo y, por lo tanto, se deben cuidadosamente considerar para tratamiento con estatinas.
  • Estudio de innovaciones para mejorar los resultados de las enfermedades vasculares y del corazón. La Red de Ensayos Quirúrgicos Cardiotorácicos (Cardiothoracic Surgical Trials Network, CTSN, por sus siglas en inglés) es una red internacional que estudia las enfermedades de las válvulas cardíacas, las arritmias, la insuficiencia cardíaca, la enfermedad coronaria y las complicaciones de la cirugía. Los investigadores de la CTSN han estudiado el éxito de los tratamientos para las personas que tienen fibrilación auricular y necesitan cirugía de válvulas cardíacas. Por ejemplo, compararon el control de la frecuencia y el control del ritmo como un primer tratamiento después de la cirugía. Las estrategias fueron igualmente efectivas para tratar la fibrilación auricular y prevenir complicaciones.

Obtenga información sobre las pioneras contribuciones a la investigación que hemos realizado a lo largo de los años y que han mejorado la atención clínica.

    Avances en la investigación para mejorar la salud
    - Enfermedad coronaria

    Como apoyo a nuestra misión (en inglés), nos comprometemos a avanzar en la investigación sobre la enfermedad coronaria en parte a través de las siguientes maneras.

    • Realizamos investigaciones. Nuestra División de Investigación Intramural (en inglés), que incluye investigadores de la Rama Cardiovascular (en inglés) y la Rama de las Ciencias de la Población (en inglés), se dedica a la investigación de enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos, incluida la enfermedad coronaria.
    • Financiamos las investigaciones. La investigación que financiamos actualmente ayudará a mejorar nuestra salud futura. Nuestra División de Ciencias Cardiovasculares (en inglés) supervisa gran parte de la investigación sobre la enfermedad coronaria que financiamos, lo que nos ayuda a comprender, prevenir y controlar la enfermedad coronaria y otras afecciones cardiovasculares. A través del Centro para la Traducción de Información y Ciencia de Implementación (en inglés) planificamos, fomentamos y apoyamos la investigación para identificar las mejores estrategias para asegurar la integración exitosa de intervenciones basadas en evidencia dentro de entornos de salud pública y clínica, como centros de salud, lugares de trabajo, comunidades, y escuelas en Estados Unidos y en el extranjero. Busque el NIH Reporter (en inglés) para obtener información sobre las investigaciones que estamos financiando sobre la enfermedad coronaria.
    • Estimulamos la investigación de alto impacto. Nuestro Programa Trans-Omicas para Medicina de Precisión (Trans-Omics for Precision Medicine, TOPMed) (en inglés) incluye participantes con enfermedad coronaria y puede ayudarnos a comprender cómo los genes contribuyen a las diferencias en la gravedad de la enfermedad y la forma en que los pacientes responden al tratamiento. La visión estratégica del NHLBI (en inglés) destaca las formas en que podemos apoyar la investigación durante la próxima década.

    Aprenda sobre las interesantes áreas de investigación que el NHLBI está explorando sobre la enfermedad coronaria.

    Participe en ensayos clínicos de NHLBI

    Dirigimos o patrocinamos muchos estudios sobre la enfermedad coronaria. Compruebe si usted o alguien que conoce son elegibles para participar en nuestros ensayos clínicos y estudios clínicos.

    Ensayos en el Centro Clínico de los NIH

    El uso de estatinas para disminuir la acumulación de placa de colesterol

    Este estudio está tratando de determinar si las medicinas llamadas estatinas, las cuales son formuladas para bajar los niveles de colesterol, pueden reducir la placa en las arterias del corazón. Los participantes, quienes están tomando estatinas para reducir el riesgo de enfermedad del corazón y los vasos sanguíneos, tendrán exámenes de sangre e imágenes para medir cambios en las placas de sus arterias. Para participar en este estudio, los hombres deben tener entre 45 y 75 años, y las mujeres deben tener entre 50 y 75 años. Este estudio está radicado en Bethesda, Maryland.

    Desarrollo de nuevas técnicas de imagen por resonancia magnética cardiovascular.

    Este estudio compara la capacidad de dos tipos de escáneres de resonancia magnética (IRM) para detectar enfermedades coronarias, insuficiencia cardiaca, cardiopatía congénita y valvulopatía. El nuevo tipo de escáner de IRM en este estudio utiliza menos energía que un escáner tradicional y puede ser adecuado para las personas que tienen dispositivos metálicos en sus cuerpos. Para participar en este estudio, debe estar sano o tener una enfermedad coronaria estable y tener al menos 18 años de edad. Este estudio está radicado en Bethesda, Maryland.

    Uso de la resonancia magnética para comprender mejor la función cardiovascular y cerebral

    Este estudio tiene como objetivo identificar mejores métodos de resonancia magnética y nuevas formas de imágenes de enfermedades cardiovasculares para comprender la función cardiovascular y cerebral. Los investigadores también están interesados en ver si el gadolinio, el agente de contraste de IRM comúnmente utilizado, permanece en el cuerpo mucho después de que se realiza una IRM. Para participar en este estudio, usted o su hijo deben estar sanos o tener una enfermedad cardiovascular y tener al menos 7 años de edad.

    Evaluación de afecciones del corazón

    Este estudio tiene como objetivo ayudar a capacitar al personal en una variedad de enfermedades del corazón mediante la evaluación de pacientes de todas las edades que tienen enfermedades del corazón, o corren el riesgo de sufrir dichas enfermedades, en el Centro Clínico de los NIH. Los participantes en el estudio deben tener síntomas de enfermedades cardiovasculares o estar en riesgo de tener una. Algunos ejemplos de enfermedades cardiovasculares incluyen enfermedad coronaria, enfermedad valvular, cardiomiopatías, enfermedad arterial periférica, enfermedades congénitas del corazón y enfermedad vascular de los riñones. Este estudio se realiza en Bethesda (Maryland).

    Recolección de muestras para estudios de enfermedades de los vasos sanguíneos

    Este estudio está recolectando muestras de sangre para estudiar el papel de la inflamación en las enfermedades de los vasos sanguíneos, incluidas la enfermedad coronaria y la anemia falciforme. Para participar, usted o su hijo deben tener al menos 2 años de edad y estar sanos o tener una enfermedad que afecte los vasos sanguíneos.

    ¿Es un adulto que tiene psoriasis?

    Este estudio está explorando posibles vínculos entre varias enfermedades asociadas con la inflamación crónica. Se supervisará a los participantes con una enfermedad inflamatoria llamada psoriasis para obtener más información sobre si esta afección afecta su riesgo de desarrollar colesterol alto en la sangre, aterosclerosis y enfermedad cardiovascular, incluida la enfermedad coronaria. Para participar en este estudio, debe ser mayor de 18 años y tener psoriasis. Este estudio está radicado en Bethesda, Maryland.

    Para obtener más información acerca de los ensayos clínicos en el Centro Clínico de los NIH o para hablar con alguien acerca de un estudio que se adapte a sus necesidades, llame a la Oficina de Inscripción de Pacientes al 800-411-1222.

    ¿Qué dicen sus genes acerca del riesgo de la enfermedad isquémica del corazón?

    Este estudio examina los genes para ver cuáles podrían contribuir al riesgo de la enfermedad isquémica del corazón. Para participar en este estudio, debe tener entre 45 y 65 años, y no ser fumador. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

    ¿Desea ayudar a evitar que sus hijos desarrollen una enfermedad isquémica del corazón y otros problemas de salud?

    Este estudio examinará si proporcionar información a los padres les permite enseñarles a sus hijos en casa sobre los riesgos de la enfermedad isquémica del corazón y los comportamientos saludables para evitarla. Los resultados del estudio se utilizarán para desarrollar herramientas y materiales a fin de ayudar a las familias a reducir el riesgo de enfermedad isquémica del corazón, cáncer y diabetes. Para participar en este estudio, debe ser mayor de 18 años y tener al menos un niño viviendo en el hogar. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

    ¿Ha tenido una resonancia magnética cardíaca para diagnosticar la enfermedad isquémica del corazón?

    Para desarrollar pruebas de diagnóstico más precisas para la enfermedad isquémica del corazón, los investigadores están comparando una imagen de resonancia magnética del flujo sanguíneo en el corazón con imágenes convencionales. Para participar en este estudio, debe ser mayor de 18 años, y estar sano o tener un diagnóstico de enfermedad arterial coronaria o enfermedad coronaria microvascular. Este estudio se realiza en Los Ángeles, California.

    ¿Quiere ayudar a mejorar las técnicas de imagen del corazón?

    Este estudio tiene como objetivo mejorar los métodos de resonancia magnética (IRM) para detectar la enfermedad coronaria. Las personas sanas y las personas con enfermedad coronaria se harán una IRM mientras descansan, y después de tomar un medicamento que temporalmente hace que su corazón trabaje más. Para participar en este estudio, debe tener al menos 18 años y estar sano o diagnosticado con enfermedad coronaria. El estudio se lleva a cabo en Los Ángeles, California.

    ¿Está interesado en recibir mensajes de texto para recordarle que debe tomar sus medicamentos para la salud del corazón o la diabetes?

    Este estudio evalúa si los mensajes de texto pueden ayudar a las personas a recordar que deben tomar estatinas para el colesterol alto en la sangre, medicamentos para la presión arterial o para la fibrilación auricular o la diabetes. Para participar en este estudio, debe tomar uno de estos tipos de medicamentos, tener un teléfono fijo o celular, hablar inglés o español, tener entre 18 y 89 años, y no estar embarazada. Este estudio está radicado en Aurora y Denver, Colorado.

    ¿Tiene la enfermedad coronaria o malformación arteriovenosa?

    Este estudio tiene como objetivo aprender sobre los genes que pueden conducir a la enfermedad de arteria coronaria, un tipo de enfermedad coronaria o malformaciones arteriovenosas, que son conexiones anormales entre arterias y venas. Para participar en este estudio, debe tener al menos 45 años de edad y tener antecedentes de enfermedad coronaria o malformación arteriovenosa, y debe tener un hermano o hermana con la misma afección cardiaca. Este estudio está radicado en Cleveland, Ohio.

    ¿Usted es un adulto afrodescendiente que siente curiosidad por el riesgo de enfermedad del corazón?

    Este estudio examina cómo influyen el género y el tamaño corporal en la posibilidad de que los afrodescendientes desarrollen una enfermedad isquémica del corazón. Para participar en este estudio, debe ser un afrodescendiente sano entre 18 y 50 años, y no debe tener diabetes. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

    ¿Usted es un adulto sano sin antecedentes de problemas de corazón?

    Este estudio evalúa si el aceite de pescado enriquecido con ácidos grasos omega-11 puede contribuir a un perfil lipídico saludable y disminuir el riesgo de enfermedad isquémica del corazón. Para participar en este estudio, debe tener más 18 años. Las mujeres no deben estar lactando o usando anticonceptivos orales. El estudio se lleva a cabo en Bethesda, Maryland.

    ¿Tuvo un ataque cardiaco en los últimos ocho meses?

    Este estudio analiza el vínculo entre el estrés mental y las enfermedades cardiacas en hombres y mujeres. Participar en este estudio implica una visita clínica, una semana de supervisión en el hogar y llamadas telefónicas de seguimiento cada seis meses durante tres años. Para participar en este estudio, debe tener al menos 60 años y tener una historia clínica que incluya un ataque cardiaco en los últimos ocho meses. Este estudio está radicado en Atlanta, Georgia.

    ¿Es usted un adulto afrodescendiente que vive en el área metropolitana de Washington, D.C.?

    Este estudio evalúa la relación entre el ADN, los comportamientos de salud, factores sociales y ambientales, y factores de riesgo de enfermedades del corazón, tales como, hipertensión en afrodescendientes. Para participar, usted debe ser un afrodescendiente de entre 21 y 65 años de edad, que viva en Washington, D.C. o en los condados de Montgomery o Prince Georges en Maryland. Tenga en cuenta que este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

    ¿Necesita un examen de imágenes para un problema de corazón o de vasos sanguíneos?

    Este estudio explora si los nuevos métodos de radiación baja de la angiografía por tomografía computarizada (TC) son tan efectivos como los métodos de TC estándar para detectar la acumulación de placa en las arterias coronarias. Para participar en este estudio, debe tener al menos 18 años y necesitar una TC para ayudar a diagnosticar problemas en la estructura del corazón o con los vasos sanguíneos del corazón. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

    ¿Vive con VIH y colesterol alto o presión arterial alta?

    Este estudio evalúa un sistema de recordatorio dirigido por enfermeras para ayudar a las personas que tienen VIH a mantenerse al día con sus medicamentos para el corazón. Los participantes tendrán cuatro visitas con una enfermera, y la enfermera los ayudará a administrar su horario de medicamentos con recordatorios telefónicos. Para participar en este estudio, debe tener al menos 18 años de edad, tener VIH, colesterol alto o presión arterial alta o estar tomando medicamentos para controlar estas afecciones; y tener acceso a un teléfono. Este estudio está radicado en Cleveland, Ohio, y Durham, Carolina del Norte.

    ¿Usted es un adulto que quiere ayudar a mejorar las imágenes por resonancia magnética (IRM) para evaluar los vasos sanguíneos del corazón?

    Este estudio está buscando formas de mejorar un tipo especial de exploración por imágenes de resonancia magnética (IRM) para evaluar la enfermedad arterial coronaria obstructiva y no obstructiva. Para participar en este estudio, debe estar sano o tener una enfermedad del corazón y ser mayor de 18 años. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

    ¿Vive con VIH y una enfermedad isquémica del corazón?

    Este estudio utiliza un fármaco antiinflamatorio y las imágenes de resonancia magnética (IRM) para explorar el papel de la inflamación como factor de riesgo para la aterosclerosis y para la enfermedad isquémica del corazón en las personas que tienen VIH. Para participar en este estudio, debe ser mayor de 21 años, tener un diagnóstico de enfermedad isquémica del corazón y estar tomando medicinas para tratar el VIH. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

    ¿Tiene síntomas de depresión y le han diagnosticado una enfermedad coronaria?

    Este estudio tiene como objetivo averiguar si una herramienta en línea puede ayudar a mejorar los síntomas de depresión en personas con enfermedad coronaria y alentarlos a comenzar el tratamiento para la depresión. Para participar en este estudio, debe tener al menos 21 años y tener síntomas de depresión y antecedentes de enfermedad coronaria. Este estudio está radicado en Nueva York.

    Más información

    Después de leer nuestro Tema de salud “Enfermedad isquémica del corazón”, es posible que le interese obtener información adicional sobre los siguientes recursos.

    Recursos no pertenecientes a NHLBI
    - Enfermedad coronaria

    Last updated