Cardiopatía coronaria
0
Cardiopatía coronaria

Cardiopatía coronaria Tratamiento

El tratamiento de la cardiopatía coronaria depende de la gravedad de sus síntomas y de otros problemas de salud que tenga. Por ejemplo, si tiene un ataque cardíaco, podría necesitar tratamiento de emergencia. Si su proveedor le diagnostica cardiopatía coronaria, el tratamiento puede incluir cambios saludables para el corazón en su estilo de vida, en combinación con medicamentos para prevenir un ataque al corazón u otros problemas de salud. Su proveedor considerará su cálculo de riesgo de 10 años y trabajará con usted para determinar la mejor forma de tratar su cardiopatía coronaria.

Cambios más saludables para el corazón en el estilo de vida

Su proveedor puede recomendarle que adopte cambios más saludables para el corazón en su estilo de vida permanentes, como los siguientes:

  • Elija alimentos saludables para el corazón. Un plan de alimentación saludable para el corazón incluye frutas, verduras y cereales integrales y limita las grasas saturadas, el sodio (sal), los azúcares añadidos y el alcohol. Es posible que su proveedor recomiende seguir el plan de alimentación DASH (Enfoques dietéticos para detener la hipertensión) o el Programa de cambios terapéuticos en el estilo de vida (TLC) (en inglés). 
  • Se mantenga . La actividad física de rutina puede ayudar a controlar los factores de riesgo de cardiopatía coronaria, como el colesterol alto en sangre, la presión arterial alta y el sobrepeso y la obesidad. Antes de comenzar un programa de ejercicio, pregunte a su proveedor qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.
  • Deje de fumar. Fumar puede dañar y estrechar los vasos sanguíneos. Obtenga más información sobre cómo el cigarrillo afecta el corazón (en inglés) y consejos para dejar de fumar (en inglés). Para obtener ayuda y apoyo de manera gratuita para dejar de fumar, puede llamar a la Línea para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer al 1-877-44U-QUIT (1-877-448-7848). Hable con su proveedor si utiliza cigarrillos electrónicos. Existe evidencia científica de que la nicotina y los saborizantes que se encuentran en los productos utilizados en los cigarrillos electrónicos pueden dañar el corazón y los pulmones.
  • Duerma suficientes horas de sueño de buena calidad. Durante el sueño, el cuerpo puede trabajar para reparar el corazón y los vasos sanguíneos. No dormir suficientes horas o no dormir bien puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y otros problemas de salud. La cantidad recomendada para adultos es de 7 a 9 horas de sueño al día.
  • Trate de mantener un peso saludable. Alcanzar y mantener un peso corporal saludable puede ayudar a controlar algunos factores de riesgo de cardiopatía coronaria, como el colesterol alto en sangre, la diabetes y la presión arterial alta. Puede colaborar con su proveedor para elaborar un plan de adelgazamiento adecuado para usted.
  • Controle la presión arterial y el colesterol. Su proveedor puede ayudarle a mantener niveles saludables de presión arterial y colesterol en sangre.
  • Controle su azúcar en sangre. Los niveles altos de glucosa (azúcar en la sangre) pueden dañar los vasos sanguíneos. Puede trabajar con su proveedor para limitar la cantidad de calorías diarias procedentes de azúcares añadidos y reducir así el riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Controle el estrés. Aprender a lidiar con el estrés, relajarse y enfrentar los problemas puede mejorar su salud física y emocional.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden reducir o prevenir el dolor de pecho y controlar otras afecciones médicas que pueden contribuir a su cardiopatía coronaria. Informe a su proveedor de todos los medicamentos que toma y de cualquier estrategia de salud complementaria que utilice, como suplementos dietéticos para reducir el colesterol o meditación para controlar la presión arterial alta. Juntos, usted y su proveedor pueden elaborar un plan de tratamiento adecuado para usted.

Como parte de su plan de tratamiento, su proveedor puede recetarle medicamentos que ensanchan los vasos sanguíneos y ayudan a que el corazón lata con menos fuerza:

  • Los inhibidores de la ECA y los betabloqueadores ayudan a bajar la presión arterial y disminuir la intensidad con la que trabaja el corazón.
  • Los bloqueadores de los canales de calcio reducen la presión arterial y permiten que los vasos sanguíneos se relajen.
  • Los nitratos, como la nitroglicerina, dilatan las arterias coronarias y alivian o previenen la angina (dolor de pecho).
  • La ranolazina trata la cardiopatía coronaria microvascular y el dolor de pecho que esta puede causar.

Su proveedor también puede recetarle medicamentos para ayudar a controlar los niveles de colesterol en sangre: 

  • Las estatinas, como la atorvastatina y la rosuvastatina, pueden ayudar a controlar el colesterol alto en sangre y ralentizar la acumulación de placa. Es posible que necesite terapia con estatinas si tiene un riesgo alto de cardiopatía coronaria o de accidente cerebrovascular o si padece diabetes y tiene entre 40 y 75 años. Su proveedor puede interrumpir el tratamiento si está embarazada o planea un embarazo. Obtenga información sobre cómo tomar estatinas de forma segura.
  • Las no estatinas son medicamentos que pueden ayudar a reducir sus niveles de colesterol si no puede tomar estatinas o si necesita una reducción adicional de colesterol. Su proveedor también puede recetárselas en combinación con una estatina si estas no bastan por sí solas para controlar su colesterol. La ezetimiba y los secuestrantes de ácidos biliares pueden reducir la cantidad de colesterol y grasa que absorbe de los alimentos. Los inhibidores de la PCSK9, como alirocumab y evolocumab, son no estatinas que se inyectan bajo la piel cada dos o cuatro semanas para ayudar a eliminar el colesterol de la sangre.
  • Los medicamentos que reducen los triglicéridos también pueden ayudar a controlar el colesterol junto con una dieta saludable para el corazón. Su proveedor puede recetarle fibratos (como gemfibrozilo o fenofibrato), ácidos grasos omega-3 o niacina para ayudar a reducir sus niveles de triglicéridos. Sin embargo, este tipo de no estatinas son menos eficaces para reducir el riesgo de cardiopatía coronaria. 

Algunos medicamentos pueden ayudar a controlar otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca, como la hiperglucemia, el sobrepeso y la obesidad o la diabetes: 

  • Medicamentos para controlar el azúcar en sangre, como empagliflozina, canagliflozina, metformina y liraglutida, pueden ayudar a reducir el riesgo de complicaciones para las personas con cardiopatía coronaria y diabetes.
  • Medicamentos para el control del peso, como orlistat, semaglutida y liraglutida, pueden ayudar a reducir el riesgo de cardiopatía coronaria en personas con sobrepeso u obesidad. Para que sean eficaces, estos medicamentos deben combinarse con una dieta sana y actividad física regular.

Procedimientos

Es posible que necesite una intervención o una cirugía cardíaca para tratar una cardiopatía coronaria más grave:

  • La intervención coronaria percutánea (ICP) abre arterias coronarias que están estrechadas u obstruidas por la acumulación de placa. Durante la intervención, el proveedor puede utilizar ondas de choque para romper la placa endurecida e implantar en la arteria un pequeño tubo de malla, llamado endoprótesis o stent, para impedir que vuelva a estrecharse. Esto puede ayudar a aliviar la angina, o dolor de pecho, que se produce cuando el corazón no puede recibir suficiente sangre rica en oxígeno. Sin embargo, este procedimiento no lo protege de las complicaciones graves de la cardiopatía coronaria, como la insuficiencia cardíaca o el paro cardíaco. 
  • La cirugía de revascularización miocárdica (CRM) mejora el flujo de sangre al corazón mediante el uso de arterias saludables de la pared torácica y venas de las piernas para evitar las arterias obstruidas. Los cirujanos generalmente usan la CRC para tratar a personas que tienen enfermedad de las arterias coronarias grave en múltiples arterias. Es posible que su proveedor le recomiende esta intervención para reducir el riesgo de tener un ataque al corazón y otras complicaciones.
  • La revascularización transmiocárdica con láser o endarterectomía coronaria trata la angina grave vinculada con la cardiopatía coronaria cuando otros tratamientos son demasiado riesgosos o no funcionan.
  • La cirugía bariátrica puede ayudar a reducir el riesgo de cardiopatía coronaria y otros problemas que afectan los vasos sanguíneos de las personas con obesidad, especialmente en el caso de las personas que también tienen diabetes. Antes de optar por esta intervención, es importante que hable con su proveedor sobre las ventajas y los riesgos de este método. 
Last updated on