Insomnio

Resumen general

Mujer despierta en la cama tratando de dormir.El insomnio es un trastorno común del sueño. Si tiene insomnio, puede tener problemas para conciliar el sueño, permanecer dormido, o tener una buena calidad de sueño. Esto sucede a pesar de que tenga el tiempo y el entorno adecuado para dormir bien. El insomnio interfiere con sus actividades diarias y peude hacer que se sienta sin descanso o somnoliento durante el día. 

El insomnio a corto plazo puede ser causado por el estrés o cambios de horario o de entorno. Puede durar unos días o semanas. El insomnio crónico (a largo plazo) ocurre tres o más noches a la semana, dura más de tres meses, y no se debe completamente a otros problemas de salud o medicamentos.

Para diagnosticar el insomnio, su médico puede preguntarle acerca de sus hábitos de sueño y pedirle que lleve un diario de sueño. El médico puede recomendarle hábitos de vida saludables, como un horario regular de sueño, terapia cognitiva conductual para el insomnio y medicamentos para ayudarlo a controlar el insomnio.

El insomnio puede afectar la memoria y la concentración. El insomnio crónico aumenta el riesgo de hipertensión arterial, enfermedad coronaria, diabetes y cáncer.

Explore este Tema de salud para obtener más información acerca del insomnio, nuestro papel en la investigación y los ensayos clínicos, y dónde encontrar más información.

¿Qué es el insomnio? - Insomnio

El insomnio es un trastorno común del sueño. Las personas que sufren de insomnio tienen dificultades para quedarse dormidas, para continuar durmiendo o para hacer ambas cosas. A consecuencia de esto, duermen muy poco o muy mal. Es posible que al despertar no se sientan descansadas.

Revisión general

El insomnio puede ser agudo (de corta duración) o crónico (constante). El insomnio agudo es común y a menudo se debe a situaciones como estrés en el trabajo, presiones en la familia o situaciones traumáticas. Dura días o semanas.

El insomnio crónico dura un mes o más. La mayoría de los casos de insomnio crónico son secundarios. Eso significa que el insomnio es un síntoma o efecto secundario de algún otro problema. Ciertos problemas de salud, algunas medicinas, los trastornos del sueño y otras sustancias pueden causar insomnio secundario.

En cambio, el insomnio primario no se debe a problemas médicos, medicinas u otras sustancias, sino que es un trastorno independiente y su causa no se conoce bien. Varias circunstancias de la vida pueden provocar insomnio primario, entre ellas el estrés prolongado y las alteraciones del estado emocional.

El insomnio puede causar sueño excesivo y falta de energía durante el día. También puede hacer que la persona se sienta angustiada, deprimida o irritable. Puede ser difícil concentrarse en las tareas, prestar atención, aprender y acordarse de cosas. Estos problemas pueden impedirle el desempeño óptimo en el trabajo o los estudios.

El insomnio también puede causar otros problemas graves. Por ejemplo, una persona que sufre de insomnio puede sentir somnolencia al conducir y esto puede causar un accidente.

Perspectivas

El tratamiento de la causa de fondo del insomnio secundario puede resolver o mejorar el problema de sueño, especialmente si este se corrige al poco tiempo de haber comenzado. Por ejemplo, si la cafeína le causa insomnio, es posible que al suspender o limitar el consumo de cafeína desaparezca el insomnio.

Los cambios en el estilo de vida, entre ellos mejores hábitos de sueño, a menudo contribuyen a aliviar el insomnio agudo. Si sufre insomnio crónico, su médico puede recetarle medicinas o recomendarle un tipo de consejería llamado terapia cognitiva conductual.

¿Cuáles son las causas del insomnio? - Insomnio

Insomnio secundario

El insomnio secundario es un síntoma o efecto secundario de otro problema. A menudo este tipo de insomnio es un síntoma de un trastorno emocional o neurológico, o de otro trastorno médico o trastorno del sueño.

Entre los trastornos emocionales que pueden causar insomnio están la depresión, la ansiedad y el trastorno por estrés postraumático. Las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson son ejemplos de trastornos neurológicos comunes que pueden causar insomnio.

Muchos otros trastornos o factores también pueden causar insomnio, entre ellos:

  • Los que causan dolor crónico (constante), como la artritis y los trastornos que se manifiestan con dolores de cabeza
  • Los que producen dificultad para respirar, como el asma y la insuficiencia cardíaca
  • Una tiroides demasiado activa
  • Los trastornos gastrointestinales, como la acidez estomacal
  • Los accidentes cerebrovasculares
  • Los trastornos del sueño, como el síndrome de las piernas inquietas, y los problemas respiratorios que tienen relación con el sueño
  • La menopausia y los sofocos

El insomnio secundario también puede ser un efecto secundario de algunas medicinas. Por ejemplo, ciertas medicinas para el asma, como la teofilina, y algunas medicinas para las alergias y el resfriado pueden causar insomnio. Los betabloqueantes también pueden causar insomnio. Estas medicinas se usan para el tratamiento de problemas del corazón.

Algunas sustancias de uso común también pueden causar insomnio, por ejemplo, la cafeína y otros estimulantes, el tabaco y otros productos que contienen nicotina, y el alcohol y otros sedantes.

Insomnio primario

El insomnio primario no es un síntoma ni un efecto secundario de otro problema médico. Es un trastorno independiente y su causa no se conoce bien. El insomnio primario generalmente dura por lo menos un mes.

Muchas situaciones de la vida pueden provocar insomnio primario. El insomnio puede deberse a un estrés importante o prolongado, o a alteraciones del estado emocional. Los viajes o algunos otros factores, como los horarios de trabajo que alteran las costumbres de sueño, también pueden provocar insomnio primario.

Aunque estos asuntos se resuelvan, es posible que el insomnio no desaparezca. Los problemas de sueño pueden persistir a causa de los hábitos que se hayan adquirido para lidiar con la falta de sueño. Estos hábitos pueden ser, entre otros, tomar siestas, preocuparse por el sueño y acostarse temprano.

Los investigadores siguen tratando de investigar si algunas personas nacen con un riesgo mayor de sufrir insomnio primario que otras.

Factores de riesgo - Insomnio

Es posible que tenga un mayor riesgo de insomnio debido a su edad, sexo, antecedentes familiares y genética, entorno u ocupación (trabajo), estilo de vida, estrés o preocupación por el sueño.

Edad

El insomnio puede ocurrir a cualquier edad, pero sus posibilidades de tenerlo aumentan a medida que envejece.

Historia familiar y genética

Los genes pueden aumentar el riesgo de insomnio, pues el insomnio a veces ocurre en las familias. Los genes también pueden determinar si tiene el sueño profundo o ligero.

Medioambiente o profesión

Las siguientes opciones pueden alterar su ciclo de sueño-vigilia: (en inglés)

  • Turno o trabajo nocturno
  • Ruido o luz durante la noche
  • Temperaturas incómodamente altas o bajas
  • Viajar frecuentemente a diferentes zonas horarias

Estilo de vida

Los hábitos de su estilo de vida pueden aumentar el riesgo de tener problemas para dormir.

  • Seguir un horario de sueño irregular o cambiar su rutina normal con frecuencia.
  • Experimentar interrupciones en su sueño, como despertarse a menudo para cuidar a un bebé.
  • Tomar siestas largas con frecuencia durante el día.
  • Hacer muy poca actividad física durante el día.
  • Consumo de cafeína, nicotina, alcohol o drogas ilegales.
  • Mirar televisión o usar dispositivos electrónicos cerca de la hora de acostarse.

Estrés

El estrés o la preocupación por la escuela o el trabajo, las relaciones, el dinero o la muerte de un ser querido aumentan el riesgo de insomnio.

Preocuparse por si dormirá lo suficiente y monitorear el reloj también puede aumentar su riesgo de insomnio o empeorarlo.

Sexo

El insomnio es más común en mujeres que en hombres. Sentirse incómoda y experimentar cambios hormone durante el embarazo y la menopausia pueden causar problemas para dormir. 

Signos, síntomas y complicaciones - Insomnio

El síntoma principal del insomnio es tener problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido, incluso si tiene suficiente tiempo y las condiciones adecuadas para dormir bien. Con el tiempo, el insomnio no tratado puede aumentar el riesgo de tener ciertos problemas de salud o accidentes laborales o de carretera. 

Signos y síntomas

Si tiene insomnio, es posible que usted:

  • Permanezca despierto durante mucho tiempo después de acostarse, antes de que pueda quedarse dormido. Esto es más común en adultos jóvenes.
  • Duerma solo por períodos cortos. Puede despertarse con frecuencia durante la noche, o estar despierto la mayor parte de la noche. Este es el síntoma más común y afecta principalmente a los adultos mayores.
  • Despierte muy temprano en la mañana y no pueda volver a dormir.
  • Tenga sueño de mala calidad. Es posible que se despierte sin sentirse descansado y puede sentir sueño durante el día. También puede tener problemas para concentrarse en ciertas tareas. El insomnio puede hacer que se sienta ansiso, deprimido o irritable. 

Complicaciones

Dormir es importante para la salud física y mental. Para comprender cómo el sueño es importante para tener una buena salud, lea nuestros Temas de salud Cómo funciona el sueño y Privación y deficiencia del sueño (en inglés).

A corto plazo, el insomnio puede dificultar la concentración, o el pensar con claridad. Puede sentirse irritable, triste y sin descanso o tener dolores de cabeza. El insonmnio aumenta el riesgo de caerse, tener un accidente de tránsito o faltar al tabajo. 

Además, el insomnio crónico puede afectar qué tan bien le funcionan el cerebro, el corazón y otras partes del cuerpo. Puede aumentar el riesgo de ciertos problemas de salud o empeorar los problemas existentes. Estas afecciones incluyen las siguientes:

  • Problemas respiratorios como el asma
  • Problemas cardíacos como la arritmia, insuficiencia cardíaca (en inglés), enfermedad coronaria y presión arterial alta.
  • Enfermedades de salud mental, como la ansiedad, depresión y pensamientos suicidas. El insomnio también puede dificultarle continuar con el tratamiento de un trastorno por uso de sustancias.
  • Dolor Las personas que tienen dolor crónico e insomnio pueden volverse más conscientes y angustiarse más por su dolor.
  • Complicaciones del embarazo, como tener más dolor durante el trabajo de parto, dar a luz prematuramente, necesitar una cesárea y tener un bebé con bajo peso al nacer.
  • Problemas con el sistema inmunitario, la defensa natural del cuerpo contra los gérmenes y las enfermedades. Estos problemas pueden provocar inflamación en el cuerpo o dificultar la lucha contra las infecciones.
  • Problemas con el metabolismo. No dormir lo suficiente puede cambiar los niveles de hormonas que controlan el hambre y cómo se descomponen los alimentos. Esto puede aumentar el riesgo de sobrepeso y obesidad, síndrome metabólico (en inglés) y diabetes.

Diagnóstico - Insomnio

Si la falta de sueño está afectando sus actividades diarias, hable con el médico. Es posible que le diagnostiquen insomnio si tiene dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido durante al menos tres noches a la semana. El insomnio a corto plazo dura menos de tres meses. El insomnio crónico dura tres meses o más. El médico puede hacer algunas pruebas para ver tiene otras afecciones médicas que pueden afectar el sueño o si el insomnio le ha causado alguna complicación.

Puede ser útil llevar un diario de sueño durante una o dos semanas antes de ver al médico. Un diario de sueño puede ayudar al médico a comprender su problema de sueño y si ciertas actividades están afectando el sueño. Anote todos los días la hora en la que se va a dormir, en la que despierta y si toma siestas. También escriba qué tan somnoliento se siente durante el día, si bebe cafeína o alcohol, y cuando hace ejercicio.

Puede imprimir y usar el diario de sueño del NHLBI (en inglés).

Historia médica y examen físico

El médico querrá conocer sus signos y síntomas, factores de riesgo, historia de salud e historia de salud familiar. Para comprender mejor su problema de sueño, el médico puede perdirle que complete un cuestionario o perdirle detalles como estos acerca de sus hábitos de sueño:

  • Con qué frecuencia tiene problemas para dormir y durante cuánto tiempo ha tenido el problema.
  • A qué hora duerme y se levanta en los días laborables y los días libres.
  • Cuánto tiempo le toma quedarse dormido, con qué frecuencia se levanta por la noche y cuánto tiempo le lleva volver a dormirse.
  • Qué tan fresco se siente cuando se despierta y qué tan inquieto se siente durante el día.
  • ¿Usa dispositivos electrónicos con luz artificial o mira televisión antes de acostarse?
  • ¿Ronca fuerte y con frecuencia o se despierta jadeando o sin aliento?

Para encontrar la causa de sus problemas de sueño, el médico puede preguntarle si usted:

  • Tiene algún problema de salud nuevo o continuo.
  • Toma medicamentos.
  • Está embarazada o está pasando por la menopausia.
  • Consume cafeína, nicotina, alcohol o drogas ilegales.

El médico le realizará un examen físico para descartar otros problemas médicos que puedan afectar su sueño. Escucharán su corazón y pulmones, y buscarán factores de riesgo para la apnea del sueño, como amígdalas grandes o una circunferencia de cuello grande.

Pruebas de diagnóstico

Además de averiguar su historia médica, el médico puede pedirle que se haga las siguientes pruebas. 

Tratamiento - Insomnio

Los cambios en el estilo de vida a menudo pueden ayudar a mejorar el insomnio a corto plazo. Un tipo de asesoramiento llamado terapia cognitivo-conductual para el insomnio suele ser el primer tratamiento recomendado para el insomnio crónico. Varios medicamentos también pueden ayudar a controlar el insomnio y ayudarlo a tener un horario de sueño regular. Es posible que deba visitar a un médico especializado en el tratamiento de problemas de sueño. 

Hábitos de sueño saludables

Además de seguir un estilo de vida saludable para el corazón, trate de adoptar los siguientes hábitos a la hora de irse a dormir. Estos hábitos pueden facilitar que se duerma y permanezca dormido. 

  • Haga que su habitación sea agradable para dormir. Duerma en un lugar oscuro y tranquilo. Evite la luz artificial del televisor o los dispositivos electrónicos, ya que esto puede interrumpir su ciclo de sueño-vigilia.
  • Duerma y despierte a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Si puede, evite los turnos nocturnos, horarios irregulares u otras cosas que puedan interrumpir su horario de sueño.
  • Evite la cafeina, la nicotina y el alcohol cerca de la hora de dormir. Aunque el alcohol puede hacer que sea más fácil conciliar el sueño, desencadena un sueño que tiende a ser más ligero de lo normal. Esto hace que sea más probable que se despierte durante la noche.
  • Haga actividad física regularmente durante el día (al menos cinco a seis horas antes de acostarse). Hacer ejercicio cerca de la hora de dormir puede hacer que sea más difícil conciliar el sueño.
  • Evite las siestas durante el día, especialmente en la tarde. Esto puede ayudarlo a dormir más por la noche.
  • Tenga sus comidas en un horario regular y evite cenar tarde. Esto ayuda a mantener un ciclo regular de sueño-vigilia.
  • Limite la cantidad de líquido que bebe cerca de la hora de acostarse. Esto puede ayudarlo a dormir más sin tener que usar el baño.
  • Aprenda nuevas formas de manejar el estrés. Siga una rutina que lo ayude a despejarse y relajarse antes de acostarse. Por ejemplo, lea un libro, escuche música relajante o tome un baño caliente. Su médico también puede recomendar terapia de masaje, meditación (en inglés) o yoga para ayudarlo a relajarse. La acupuntura (en inglés) también puede ayudar a mejorar el insomnio, especialmente en adultos mayores.
  • Evite ciertos medicamentos de venta libre y recetados que pueden interrumpir el sueño (por ejemplo, algunos medicamentos para el resfriado y la alergia). Hable con el médico acerca de qué medicamentos no interrumpirán su sueño.

Terapia cognitivo-conductual para el insomnio (TCC-I)

La TCC-I es un plan de tratamiento detallado de seis a ocho semanas para ayudarlo a aprender cómo conciliar el sueño más rápido y permanecer dormido por más tiempo. Generalmente se recomienda como la primera opción de tratamiento para el insomnio a largo plazo y puede ser muy efectiva si se realiza correctamente. La TCC-I puede administrase personalmente por un médico, una enfermera o una terapeuta; o también puede administrarse por teléfono o en línea. Involucra las siguientes partes:

  • Terapia cognitiva para sentirse menos nervioso por el sueño y tener un pensamiento más positivo.
  • Terapia de relajación o meditación para enseñarle cómo relajarse y conciliar el sueño más rápido.
  • Educación sobre el sueño para ayudarlo a aprender buenos hábitos de sueño.
  • Terapia de restricción del sueño, que le brinda una cantidad específica de tiempo para pasar en la cama, ya sea que pueda o no dormir durante este tiempo. Con el tiempo, esto lo ayuda a dormir mejor al acostarse. Su tiempo de sueño puede aumentar cuando comienza a dormir mejor.
  • Terapia de control de estímulos para ayudarlo a tener un ciclo regular de sueño-vigilia y vincular estar en la cama con estar dormido. Esto implica irse a la cama solo cuando tiene sueño, levantarse de la cama si no puede dormir y usar la cama solo para dormir y realizar actividades sexuales.

Medicinas

Medicamentos recetados

Muchos medicamentos recetados se usan para tratar el insomnio. Algunos están destinados para un uso a corto plazo, mientras que otros están destinados para un uso a largo plazo. Algunos medicamentos para el insomnio pueden crear hábitos y todos estos medicamentos pueden causar mareos, somnolencia o empeoramiento de la depresión o pensamientos suicidas. Todos los medicamentos enumerados a continuación pueden causar insomnio. Hable con su médico acerca de los beneficios y los efectos secundarios de los medicamentos para el insomnio.

  • Las benzodiazepinas, que pueden crear un hábito y deben tomarse solo durante unas pocas semanas.
  • Los agonistas de los receptores de benzodiazepinas, como el zolpidem, el zaleplon, y la eszopiclona. Los efectos secundarios adicionales pueden incluir ansiedad. Los efectos secundarios raros pueden incluir una reacción alérgica grave o realizar actividades involuntarias mientras duerme, como caminar, comer o conducir.
  • Los agonistas del receptor de melatonina, como el ramelteón. Los efectos secundarios raros pueden incluir realizar actividades mientras está dormido, como caminar, comer o conducir, o provocar una reacción alérgica grave. 
  • Los antagonistas de los receptores de orexina, como el suvorexant. Este medicamento no se recomienda para personas que tienen narcolepsia (en inglés). Los efectos secundarios raros pueden incluir realizar actividades mientras duerme, como caminar, comer o conducir, o no poder moverse o hablar durante varios minutos mientras se duerme o se despierta.

Medicamentos con diferente indicación médica

En algunos casos especiales, los proveedores de atención médica pueden recetar medicamentos que se usan comúnmente para otras afecciones de salud pero que aún no están aprobados por la FDA para tratar el insomnio. Algunos de estos medicamentos pueden incluir antidepresivos, antipsicóticos y anticonvulsivos.

Medicamentos y suplementos de venta libre

Algunos productos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) que contienen antihistamínicos se venden como ayudas para dormir. Aunque estos productos pueden producirle sueño, hable con su médico antes de tomarlos. Los antihistamínicos pueden no ser seguros para algunas personas. Además, es posible que estos productos no sean el mejor tratamiento para el insomnio. El médico puede aconsejarle si estos productos lo ayudarán.

Los suplementos de melatonina (en inglés) son versiones de laboratorio de la melatonina, la hormona del sueño. Muchas personas toman suplementos de melatonina para mejorar el sueño. Sin embargo, la investigación no ha demostrado que la melatonina sea un tratamiento efectivo contra el insomnio. Hable con el doctor antes de utilizar estos suplementos. Los suplementos dietéticos pueden ser beneficiosos para su salud, pero también pueden tener riesgos para la salud.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) regula los suplementos dietéticos bajo un conjunto diferente de regulaciones que las que cubren los alimentos y medicamentos "convencionales". No tiene la autoridad para revisar la seguridad y eficacia de los suplementos dietéticos antes de comercializarlos.

Los efectos secundarios de la melatonina pueden incluir somnolencia diurna, dolores de cabeza, malestar estomacal y empeoramiento de la depresión. También puede afectar el control de la presión arterial alta o baja (en inglés).

Otros medicamentos

El médico también puede recetarle medicamentos para tratar otras enfermedades que pueda tener además del insomnio.

Otros tratamientos

El médico puede recomendarle que use terapia de luz para establecer y mantener su ciclo de sueño-vigilia. Con este tratamiento, usted planifica tiempo para sentarse todos los días frente a una caja de luz que produce una luz brillante similar a la luz solar.

Research for Your Health

El NHLBI es parte de Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., la agencia de investigación biomédica de la nación que realiza importantes descubrimientos científicos para mejorar la salud y salvar vidas. Estamos comprometidos con el avance de la ciencia y la aplicación de descubrimientos en la práctica clínica para promover la prevención y el tratamiento de los trastornos cardíacos, pulmonares, sanguíneos y del sueño, incluido el insomnio. Aprenda sobre los esfuerzos actuales y futuros del NHLBI para mejorar la salud a través de la investigación y el descubrimiento científico.

Mejorar la salud con la investigación actual
- Insomnio

Conozca las formas en que el NHLBI implementa la investigación actual para mejorar la salud de personas con insomnio. La investigación en este tema es parte del compromiso más amplio del NHLBI para el avance en el descubrimiento científico de La ciencia del sueño y los trastornos del sueño (en inglés).

  • Centro Nacional de Investigacion de Trastornos del Sueño (NCSDR, por sus siglas en inglés) del NHLBI. Durante 25 años, el NCSDR (en inglés) ha liderado una investigación fundamental sobre el sueño y la biología circadiana en los NIH y ha trabajado con organizaciones federales y privadas para difundir información sobre la salud del sueño. Los administradores del NCSDR administran proyectos de investigación circadianos y del sueño, ofertas de programas de capacitación y concientización educativa, y son un punto de contacto de los NIH para agencias federales y organizaciones de interés público. El NCSDR también participa en la aplicación de investigaciones y difusión de los avances científicos sobre el sueño y los ritmos circadianos entre los profesionales de la salud, los funcionarios de salud pública y el público en general.
  • Junta asesora de investigación sobre los trastornos del sueño (SDRAB, por sus siglas en inglés). El NHLBI ha administrado esta junta asesora para el programa especializado desde 1993. Los miembros de la junta, incluidos los profesionales médicos, los socios federales y el público en general, se reúnen regularmente para mantener informados a los NIH acerca de las necesidades de investigación relacionadas con el sueño y analizar los pasos a seguir en la investigación del sueño. Los temas discutidos en reuniones previas de SDRAB incluyen cómo coordinar la atención para el insomnio y otros trastornos del sueño para las personas en el ejército. Visite la Junta asesora de investigación sobre trastornos del sueño (en inglés) para obtener más información.
  • Recurso nacional sobre investigaciónes del sueño (NSRR, por sus siglas en inglés). Este recurso fue establecido por el NHLBI para proporcionar a los investigadores biomédicos una gran recopilación de datos bien caracterizados sobre los estudios de investigación del sueño financiados pos los NIH. 
  •  El NSRR mantiene datos sobre qué tan común y grave es el insomnio en diferentes grupos de edad, géneros y etnias. La base de datos también tiene cuestionarios utilizados para la investigación sobre el insomnio y otros trastornos del sueño.
  • Mejora de la calidad de educación sobre los trastornos del sueño en las facultades de medicina. Como parte de sus esfuerzos para garantizar que los avances en la investigación sean utilizados por los proveedores de atención médica, el NCSDR ha impulsado el desarrollo de planes de estudio en la facultad de medicina y materiales educativos duraderos acerca de los desórdenes de sueño. Esto incluye las recomendaciones para capacitar a los proveedores de atención médica para diagnosticar y tratar el insomnio, reconocer las posibles complicaciones del insomnio e identificar por qué las personas que tienen insomnio podrían no cumplir con sus planes de tratamiento. Visite el Taller del NHLBI para investigar programas de capacitación de investigación a corto plazo en trastornos cardíacos, pulmonares, sanguíneos y del sueño para médicos y PhDs (en inglés) para obtener más información.
  • Exploración de los vínculos entre el insomnio y otras afecciones de salud. Hemos financiado varios estudios de investigación para comprender los vínculos entre el insomnio y las afecciones de salud graves, como la depresión, la apnea del sueño, el asma y las enfermedades cardíacas. También apoyamos estudios que demostraron que el insomnio tiene efectos a largo plazo en la calidad de vida y la esperanza de vida. Estos estudios han demostrado que muchos genes asociados con el insomnio también están vinculados con otras afecciones de salud graves. Visite El asma y el insomnio son compañeros de cama comunes (en inglés) y El estudio genético del insomnio muestra un vínculo con la depresión y las enfermedades cardíacas (en inglés) para obtener más información.
  • La Iniciativa HEALSM (Ayudando a terminar la adicción a largo plazoSM) de los NIH. Apoyamos la Inciativa HEAL de los NIH,un programa integral para acelerar el descubrimiento de soluciones científicas para detener la adicción a los opioides y ayudar a las personas a controlar el dolor crónico de manera más efectiva. Como parte de la Iniciativa HEAL, el NCSDR ha comenzado a analizar la conexión entre el sueño y el uso adecuado e indebido de opioides. En colaboración con el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, estamos financiando proyectos para comprender mejor el papel que desempeñan el sueño y los trastornos del sueño en el trastorno por consumo de opioides y las terapias asistidas con medicamentos. Visite la Iniciativa HEAL de los NIH (en inglés) Iniciativa HEAL de los NIH: ciencia sobre el dolor, uso indebido de opioides y falta de sueño (en inglés) para obtener más información.
  • Conferencia de investigación sobre el sueño y la salud de la mujer. Esta conferencia de 2018 se centró en la inportancia del sueño para la salud de las mujeres. El evento mostró una década de avances de investigación financiados por el gobierno federal para comprendeer los riesgos de salud, la carga social y las opciones de tratamiento asociados con la deficiencia del sueño y los trastornos del sueño en las mujeres. Los presentadores en la conferencia discutieron acerca de los factores de riesgo del insomnio en las mujeres, incluida la pubertad, tener un hijo y la ansiedad y la depresión. Obtenga más información acerca de la Conferencia de investigación sobre el sueño y la salud de las mujeres (en inglés).

Obtenga información sobre las contribuciones pioneras a la investigación que hemos realizado a lo largo de los años y que han mejorado la atención clínica.

  • Abordar las disparidades del sueño y la salud. Nos comprometemos a abordar las disparidades de salud en el sueño y los trastornos del sueño. En 2005, apoyamos una reunión para conversar sobre el diagnóstico y el tratamiento para el insomnio, incluida la evidencia que vincula la menopausia con los síntomas de los trastornos del sueño. En 2011, el NHLBI convocó a expertos en los campos de las disparidades del sueño y la salud para ayudar a establecer una agenda para futuras investigaciones que finalmente ayudarían a reducir las disparidades relacionadas con la salud del sueño. Financiamos la investigación acerca del vínculo entre tener problemas para conciliar el sueño y la presión arterial alta y la inflamación en las mujeres. También financiamos estudios acerca de la conexión entre el insomnio y la enfermedad de Alzheimer en poblaciones hispanas. Visite Trastornos del sueño y disparidades de salud (en inglés), Insomnio, períodos de sueño más largos relacionados con la enfermedad de Alzheimer en hispanos (en inglés) y Un informe del taller sobre las causas y consecuencias de las disparidades de la salud del sueño (en inglés) para obtener más información acerca de nuestros esfuerzos por eliminar las disparidades de salud.
  • Tratamiento del insomnio en niños y adultos. Los síntomas, la complicaciones y la opiciones de tratamiento del insomnio pueden variar según la edad. La investigación financiada por el NHLBI ha demostrado que la TCC-I debe considerarse como la primera opción de tratamiento para el insomnio en adultos jóvenes y de mediana edad. También apoyamos la investigación que evaluó el diagnóstico efectivo y el uso de medicamentos para tratar el insomnio en los niños.
  • Entender cómo los problemas de sueño afectan el riesgo de enfermedades del corazón. El Estudio de salud cardiovascular (en inglés), realizado entre 1989 y 1999, descubrió que las personas mayores que tenían más problemas para dormir eran más propensas a tener problemas de salud, depresión y angina, además de tener más probabilidades de sufrir problemas con las actividades de la vida diaria. Otro estudio respaldado por el NHLBI encontró que la falta de sueño estaba relacionada con una frecuencia cardíaca más alta y podría aumentar la presión arterial. Visite Estudio financiado por el NHLBI vincula el sueño insuficiente con la enfermedad de corazón (en inglés) para obtener más información.
  • Descubrimiento de cómo nuestros genes afectan el sueño. Un estudio dirigido por científicos del NHLBI mostró que nuestros genes pueden controlar si naturalmente dormimos durante períodos prolongados o cortos, lo que afecta nuestro riesgo de insomnio. Visite Análisis de la asociación del genoma de la somnolencia diurna autoinformada identifica 42 locis que indican subtipos biológicos (en inglés) para obtener más información.

Otro estudio respaldado por el NHLBI, que utilizó moscas de la fruta, mostró que los genes pueden explicar las variaciones del sueño y pueden ayudar a identificar las formas de tratar el insomnio. Visite Dormir o no dormir: Los investigadores exploran la compleja red genética detrás de la duración del sueño (en inglés) para obtener más información.

Avances en la investigación para mejorar la salud
- Insomnio

En apoyo a nuestra misión (en inglés), nos comprometemos a avanzar en la investigación sobre el insomnio en parte a través de las siguientes maneras:

  • Realizamos investigaciones. Nuestra División de investigación intramural (en inglés), que incluye investigadores del Centro de biología de sistemas (en inglés) y su Laboratorio de Genética de Sistemas (en inglés), realiza investigaciones sobre el sueño y los trastornos del sueño.
  • Financiamos las investigaciones. La investigación que financiamos actualmente ayudará a mejorar nuestra salud futura. Nuestra División de Enfermedades Pulmonares (en inglés) y su Centro Nacional de Investigación de los Trastornos del Sueño (en inglés) supervisa gran parte de la investigación sobre el sueño que financiamos y nos ayuda a descubrir mejores formas de promover y explicar la salud del sueño. Busque el NIH RePORTer (en inglés) para obtener información sobre las investigaciones que el NHLBI financia en relación con el insomnio.
  • Estimulamos la investigación de alto impacto. Nuestra Programa Trans-Omica para Medicina de Precisión  (en inglés, TOPMed, por sus siglas en inglés) incluye investigaciones para ayudarnos a comprender cómo nuestros genes controlan el sueño y contribuyen a los diferentes trastornos del sueño. La visión estratégica del NHLBI (en inglés) destaca las formas en las que podemos apoyar la investigación durante la próxima década. Estamos financiando nuevos esfuerzos para comprender cómo el insomnio afecta las funciones normales del cuerpo. Esta investigación ayudará a mejorar nuestra comprensión de cómo los trastornos del sueño, como el insomnio, pueden causar diversas afecciones de salud.

Aprenda sobre las interesantes áreas de investigación que el NHLBI está explorando sobre el insomnio.

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

Dirigimos o patrocinamos muchos estudios relevantes para el insomnio. Vea si usted o alguien que conoce es elegible para participar en nuestros ensayo clínico.

¿Tiene VIH e insomnio?

Este estudio analiza si el insomnio aumenta el dolor y la inflamación en las personas con VIH. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 85 años y estar sano o diagnosticado con enfermedad por VIH, con o sin insomnio. Este estudio se realiza en Birmingham, Alabama.

¿Tiene asma e insomnio?

Este estudio analiza si dos tratamientos diferentes basados en la educación pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con asma e insomnio graves. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 75 años y tener insomnio y asma moderada o grave. Este estudio se realiza en Pittsburgh (Pensilvania).

¿Tiene dolor relacionado a la anemia de células falciformes y problemas para dormir?

Este estudio analizará si mejorar el sueño puede reducir el dolor en personas con anemia de células falciformes y dolor crónico. Para participar en este estudio, debe tener al menos 18 años, tener diagnóstico de anemia de células falciformes y experimentar insomnio y dolor crónico. Este estudio se realiza en Baltimore (Maryland).

Más información

Recursos no pertenecientes al NHLBI
- Insomnio

RELATED NEWS

RELATED EVENT

Illustration of woman sleeping in bedroom with a big window in the background.
June 8 - 12, 2019
San Antonio, Texas.
Henry B. González Convention Center

The National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) of the National Institutes of Health is participating in SLEE...