¿Cuáles son las causas del insomnio?

Insomnio secundario

El insomnio secundario es un síntoma o efecto secundario de otro problema. A menudo este tipo de insomnio es un síntoma de un trastorno emocional o neurológico, o de otro trastorno médico o trastorno del sueño.

Entre los trastornos emocionales que pueden causar insomnio están la depresión, la ansiedad y el trastorno por estrés postraumático. Las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson son ejemplos de trastornos neurológicos comunes que pueden causar insomnio.

Muchos otros trastornos o factores también pueden causar insomnio, entre ellos:

  • Los que causan dolor crónico (constante), como la artritis y los trastornos que se manifiestan con dolores de cabeza
  • Los que producen dificultad para respirar, como el asma y la insuficiencia cardíaca
  • Una tiroides demasiado activa
  • Los trastornos gastrointestinales, como la acidez estomacal
  • Los accidentes cerebrovasculares
  • Los trastornos del sueño, como el síndrome de las piernas inquietas, y los problemas respiratorios que tienen relación con el sueño
  • La menopausia y los sofocos

El insomnio secundario también puede ser un efecto secundario de algunas medicinas. Por ejemplo, ciertas medicinas para el asma, como la teofilina, y algunas medicinas para las alergias y el resfriado pueden causar insomnio. Los betabloqueantes también pueden causar insomnio. Estas medicinas se usan para el tratamiento de problemas del corazón.

Algunas sustancias de uso común también pueden causar insomnio, por ejemplo, la cafeína y otros estimulantes, el tabaco y otros productos que contienen nicotina, y el alcohol y otros sedantes.

Insomnio primario

El insomnio primario no es un síntoma ni un efecto secundario de otro problema médico. Es un trastorno independiente y su causa no se conoce bien. El insomnio primario generalmente dura por lo menos un mes.

Muchas situaciones de la vida pueden provocar insomnio primario. El insomnio puede deberse a un estrés importante o prolongado, o a alteraciones del estado emocional. Los viajes o algunos otros factores, como los horarios de trabajo que alteran las costumbres de sueño, también pueden provocar insomnio primario.

Aunque estos asuntos se resuelvan, es posible que el insomnio no desaparezca. Los problemas de sueño pueden persistir a causa de los hábitos que se hayan adquirido para lidiar con la falta de sueño. Estos hábitos pueden ser, entre otros, tomar siestas, preocuparse por el sueño y acostarse temprano.

Los investigadores siguen tratando de investigar si algunas personas nacen con un riesgo mayor de sufrir insomnio primario que otras.