Pruebas de la función pulmonar

También conocida como pruebas del funcionamiento pulmonar
Las pruebas de la función pulmonar o PFP miden qué tan bien funcionan sus pulmones.
Resumen general

Incluyen pruebas que miden el tamaño del pulmón y el flujo de aire, como la espirometría y las pruebas de volumen pulmonar. Otras pruebas miden qué tan bien ingresan y salen de su sangre los gases como el oxígeno. Estas pruebas incluyen la oximetría de pulso y las pruebas de gases en sangre arterial. Otra prueba de la función pulmonar, llamada fracción de óxido nítrico espirado (FeNO), mide el óxido nítrico, que es un marcador de inflamación pulmonar. Es posible que le realicen una o más de estas pruebas para diagnosticar enfermedades pulmonares y de las vías respiratorias, para comparar su función pulmonar con los niveles de funcionamiento esperados, para supervisar si su enfermedad está estable o empeorando y para ver si su tratamiento está funcionando.

El propósito, el procedimiento, la incomodidad y los riesgos de cada prueba variarán.

  • La espirometría mide el flujo de aire y estima el tamaño del pulmón. Para esta prueba, usted respirará varias veces con un esfuerzo regular y máximo a través de un tubo conectado a una computadora. Algunas personas se sienten mareadas o cansadas debido al esfuerzo respiratorio requerido.
  • Las pruebas de volumen pulmonar son la manera más precisa de medir la cantidad de aire que pueden contener sus pulmones. El procedimiento es similar a la espirometría, excepto que usted estará en una habitación pequeña con paredes transparentes. Algunas personas se sienten mareadas o cansadas debido al esfuerzo respiratorio requerido.
  • La capacidad de difusión pulmonar evalúa qué tan bien llega a su sangre el oxígeno del aire que usted respira. Para esta prueba, usted inhalará y exhalará a través de un tubo durante varios minutos sin la necesidad de respirar intensamente. También, es posible que le tengan que extraer sangre para medir su nivel de hemoglobina.
  • La oximetría de pulso estima los niveles de oxígeno en su sangre. Para esta prueba, se le colocará un dispositivo en el dedo u otra superficie de la piel, como la oreja. No causa dolor y tiene pocos riegos o ninguno.
  • Las pruebas de gases en sangre arterial miden directamente los niveles de los gases en su sangre, como el oxígeno y el dióxido de carbono. Las pruebas de gases en sangre arterial, generalmente, se realizan en un hospital, pero también se pueden llevar a cabo en el consultorio de un médico. Para esta prueba, se tomará sangre de una arteria, generalmente en la muñeca donde se le mide el pulso. Puede sentir un dolor breve cuando se inserta la aguja o cuando el tubo conectado a la aguja se llena de sangre. Es posible tener sangrado o una infección donde se insertó la aguja.
  • Las pruebas de fracción de óxido nítrico espirado miden la cantidad de óxido nítrico en el aire que exhala. Para esta prueba, usted respirará en un tubo conectado al dispositivo portátil. Requiere respiración constante pero no intensa. Tiene pocos riesgos o ninguno.

Es posible que se necesiten otras pruebas para evaluar la función pulmonar en bebés, niños o pacientes que no pueden realizar la espirometría y las pruebas de volumen pulmonar. Antes de sus pruebas, se le puede pedir que no coma ciertos alimentos o que no tome ciertos medicamentos que pueden afectar algunos resultados de las pruebas de la función pulmonar.

Visite Pruebas de la función pulmonar y Gasometría arterial para obtener más información acerca de este tema.

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

El Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) guía o patrocina muchos estudios destinados a prevenir, diagnosticar, y tratar trastornos del corazón, los pulmones, la sangre, y el sueño.

Más información

Recursos del NHLBI

Recursos que no pertenecen al NHLBI