Tratamiento - Várices - Tratamiento

Los tratamientos para las várices en las piernas incluyen cambios en el estilo de vida, procedimientos médicos para eliminarlas o cerrarlas, terapia de compresión y medicinas. Dependiendo de sus síntomas, su médico puede recomendar una combinación de tratamientos o ninguno. Existe la posibilidad de que se formen nuevas várices incluso después del tratamiento o es posible que se deba tratar más de una vez.

Si está embarazada, su médico puede recomendar terapia de compresión y analgésicos para aliviar los síntomas de las várices, como dolor o pesadez en las piernas.

Cambios en el estilo de vida

Su médico puede recomendar la adopción de cambios en su estilo de vida para ayudar a aliviar los síntomas o evitar que las várices empeoren. Estos pueden incluir:

  • Mantener un peso saludable un peso saludable. Esto mejorará el flujo sanguíneo y aliviará la presión en las venas.
  • Evitar estar de pie o sentado durante períodos largos. Cuando esté sentado, eleve los pies de manera que sus piernas queden elevadas por encima del nivel del corazón.
  • Estar físicamente activo para ayudar a que la sangre se mueva a través de sus venas. Realizar ejercicio intenso o vigoroso puede empeorar las várices. Antes de comenzar un programa de ejercicios, pregúntele a su médico sobre qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.

Procedimientos

Su médico puede recomendar un procedimiento basado en los resultados del ultrasonido u otros exámenes que muestren cuáles de sus venas se ven afectadas y qué tan bien están funcionando. La mayoría de los procedimientos para las várices no requieren una recuperación.

Las opciones para procedimientos médicos incluyen:

  • ablación endovenosa para cerrar várices. El procedimiento utiliza láser o energía de radiofrecuencia para calentar el interior de la vena y cerrarla.
  • Se suele realizar en el consultorio del médico con un ultrasonido para guiar el tratamiento. Su médico adormece el área alrededor de la vena para que no sienta dolor durante el procedimiento. Después de la ablación endovenosa, es común que tenga moretones, dolor y cambios en el color de la piel. Las complicaciones más graves, como entumecimiento, tromboembolismo venoso y quemaduras en la piel son poco frecuentes.
  • Escleroterapia para cerrar várices. Su médico inyecta productos químicos líquidos o espumosos en la vena para sellarla. La escleroterapia se realiza en el consultorio de su médico con guía por ultrasonido. La escleroterapia líquida se usa a menudo para las arañas vasculares. Las complicaciones de la escleroterapia con espuma pueden incluir cambios en el color de la piel y, rara vez, tromboembolismo venoso, daño en el nervio, reacción alérgica grave o derrame cerebral. Algunas personas pueden tener problemas de visión temporales, dolores de cabeza o estados mentales confusos.
  • Cirugía para eliminar várices severas. Su médico puede hacer pequeños cortes para eliminar las varices más pequeñas cerca de la superficie de la piel. Para las venas más grandes y profundas, su médico puede usar herramientas para ligarlas y eliminarlas en un procedimiento llamado ligadura o extirpación de venas. A menudo, la cirugía se puede realizar de forma ambulatoria, pero es posible que necesite medicinas para ayudarlo a dormir durante el procedimiento. Debido a que la cirugía puede implicar más dolor y un tiempo de recuperación mayor, esta opción es generalmente solo para personas que no son candidatas para la ablación endovenosa o escleroterapia. Las complicaciones de la cirugía pueden incluir infecciones, daño en el nervio, moretones, dolor y cambios en el color de la piel. Las complicaciones severas son poco frecuentes.

Terapia de compresión

Su médico puede recomendar la terapia de compresión como un tratamiento por sí solo o después de un procedimiento para eliminar o cerrar las várices. La terapia de compresión implica medias elásticas especiales o vendajes de compresión que ejercen una presión suave sobre las piernas para ayudar a prevenir la hinchazón.

Para algunas personas, especialmente aquellas que tienen que estar sentadas o paradas durante períodos largos, la compresión puede ayudar a aliviar el dolor, la hinchazón y otros síntomas, como la sensación de pesadez en las piernas. Si está embarazada, su médico puede recomendarle medias de compresión.

La terapia de compresión solo alivia los síntomas. La mayoría de los médicos ahora recomienda procedimientos para corregir el problema del reflujo que está causando las várices.

Después de su procedimiento para eliminar o cerrar sus várices, su médico probablemente le recomendará medias de compresión durante al menos una semana. Las medias de compresión también pueden ayudar a curar úlceras o llagas en las piernas, que son una complicación de las várices. Debido a que los problemas de las venas son crónicos, su médico puede sugerirle que continúe usando medias de compresión.

Algunas personas consideran que las medias de compresión causan incomodidad, picazón, irritación de la piel o hinchazón.

Medicinas

Su médico puede recomendarle medicinas para ayudar a aliviar el dolor de las várices. Diosmiplex es la única medicina disponible aprobada para las várices. Esta medicina de origen vegetal puede ayudar con algunos síntomas y complicaciones de las várices como hinchazón, úlceras y cambios en la piel y tejidos de las piernas.

Pueden pasar varias semanas antes de que note alguna mejora. Los efectos secundarios pueden incluir problemas gastrointestinales y erupciones, pero suelen ser leves.