Controlar el estrés

Las investigaciones indican que una situación emocionalmente perturbadora, particularmente una de enfado o enojo, puede servir como un factor “desencadenante" para un ataque al corazón o dolor en el pecho (angina) en algunas personas.

El estrés puede contribuir a la presión arterial alta y a otros riesgos cardiovasculares. Algunas de las maneras de lidiar con el estrés —como consumir bebidas alcohólicas, consumir drogas, fumar o comer en exceso— no son saludables.

Aprender a controlar el estrés y hacer frente a los problemas puede mejorar su salud emocional y física. Considere hacer algunas actividades saludables que le ayuden a reducir el estrés, como:

  • Visitar a un proveedor de atención mental capacitado
  • Participar en un programa para el control del estrés
  • Meditar
  • Hacer actividad física
  • Probar la terapia de relajación
  • Hablar con amigos y familiares y buscar grupos comunitarios o religiosos de apoyo

Pregúntele a su médico qué maneras de controlar el estrés, si las hay, puede realizar sin peligro.