Vida saludable para el corazón

Resumen general

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en Estados Unidos, tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, puede hacer mucho para proteger su corazón y mantenerse saludable.

Una vida saludable para el corazón implica comprender su riesgo, y tomar decisiones y medidas para reducir sus probabilidades de contraer enfermedades del corazón, incluida la enfermedad coronaria, que es la más común. La enfermedad coronaria y otros tipos de enfermedades del corazón causan ataques al corazón, pero si toma medidas preventivas, puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón así como mejorar su salud y bienestar general.

Obtenga más información sobre cómo llevar un estilo de vida saludable para el corazón, nuestro papel en la investigación y los ensayos clínicos para mejorar la salud, y dónde encontrar más información.

Ver también
Información para profesionales de la salud (en inglés)

Consumir una alimentación saludable para el corazón - Vida saludable para el corazón

Una alimentación saludable para el corazón incluye vegetales, frutas, granos enteros, productos lácteos sin grasa o bajos en grasa, pescado, carnes magras (con poca grasa), pollo y otras aves, huevos, nueces, semillas, productos de soya, legumbres y aceites vegetales (excepto los aceites de coco y de palma). Además, limita el sodio, las grasas saturadas y grasas trans, los azúcares agregados y el alcohol.

Su médico puede recomendarle que siga el plan de alimentación DASH (disponible solo en inglés). DASH son las siglas en inglés de Dietary Approaches to Stop Hypertension (es decir, enfoques dietéticos para detener la hipertensión o presión arterial alta). Se ha comprobado que este plan disminuye la presión arterial alta y el colesterol LDL (“colesterol malo”) en la sangre.

Alimentos que se recomienda comer

Los siguientes alimentos son la base de una dieta saludable para el corazón:

  • Vegetales, como las verduras (espinaca, berza o col verde, col rizada), brócoli, repollo y zanahorias
  • Frutas, como manzanas, bananos, naranjas, peras, uvas y ciruelas pasas
  • Granos integrales, como la avena simple, el arroz integral, y el pan integral o las tortillas de granos integrales
  • Productos lácteos sin grasa o bajos en grasa, como leche, queso o yogur
  • Alimentos ricos en proteínas:
    • Pescado rico en ácidos grasos omega-3, como salmón, atún y trucha, unas 8 onzas por semana
    • Carnes magras, como la carne molida 95 por ciento magra o lomo de cerdo
    • Aves, como pollo o pavo sin el pellejo
    • Huevos
    • Nueces, semillas y productos de soya
    • Legumbres, como frijoles, lentejas, garbanzos, judías o guisantes, y habas

 

  • Aceites y alimentos que contienen altos niveles de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol en la sangre y el riesgo de enfermedades del corazón. Algunas fuentes de estos aceites son:
    • Aceites de canola, maíz, oliva, cártamo, sésamo o ajonjolí, girasol y soya
    • Nueces como las almendras y los piñones
    • Mantequillas de nueces y semillas
    • Salmón y trucha
    • Semillas como las de sésamo o ajonjolí, girasol, calabaza o linaza
    • Aguacates
    • Tofu

¿Cuánto se debe comer?

Debe comer la cantidad correcta de calorías para su cuerpo, y esto varía de acuerdo a su sexo, edad y nivel de actividad física. Averigüe cuáles son sus necesidades o metas de calorías diarias con el planificador de peso corporal (disponible solo en inglés). También puede ver el resumen ejecutivo de las Pautas Alimentarias para Estadounidenses 2015-2020 del Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para más información sobre la alimentación saludable y para leer sus recomendaciones para los siguientes patrones de alimentación saludable (estás páginas solo están en inglés):

Nutrientes que se deben limitar

Una dieta saludable para el corazón limita el consumo de sodio, grasas saturadas y trans, azúcares agregados y alcohol.

Sodio

Los adultos y los niños mayores de 14 años deben consumir menos de 2,300 mg de sodio al día. Los niños menores de 14 años pueden necesitar aún menos sodio por día dependiendo de su sexo y edad. Si usted tiene presión arterial alta, es posible que deba limitar su consumo de sodio aún más. Pregúntele a su médico o a un proveedor de atención médica qué cantidad de sodio es adecuada para usted o su hijo.

Intente seguir estos consejos al hacer las compras y al cocinar. Le ayudarán a elegir y preparar alimentos con bajo contenido en sodio:

  • Lea las etiquetas de los alimentos y escoja los productos que tienen menos sodio por porción.
  • Elija productos que indiquen que tienen un bajo contenido de sodio (“low-sodium”), sodio reducido (“reduced sodium”) o sin sal agregada (“no-salt added”).
  • Elija alimentos frescos, congelados o sin sal agregada, en lugar de carnes, aves y vegetales pre-sazonados, procesados, o marinados en salsas o en salmuera.
  • Coma en casa más a menudo para que pueda preparar comidas caseras (sin usar alimentos precocinados o enlatados), lo que le permitirá controlar la cantidad de sodio en sus comidas.
  • Al cocinar, limite el uso de salsas y mezclas que se compran ya preparadas o productos "instantáneos", tales como arroces, fideos y pasta ya preparada.
  • Sazone la comida con hierbas y especias en lugar de sal.

Para ver otras maneras de controlar su consumo de sodio, lea nuestra información sobre el plan de alimentación DASH (disponible solo en inglés).

Grasas saturadas y grasas trans

Al seguir un plan de alimentación que sea saludable para el corazón, usted debe:

  • Comer menos del 10 por ciento de sus calorías diarias de grasas saturadas que se encuentran naturalmente en alimentos de origen animal y de algunas plantas.
  • Limitar lo más posible su consumo de grasas trans, reduciendo los alimentos que tengan altas cantidades de estas grasas.

Estos son ejemplos de alimentos con un alto contenido de grasas saturadas o grasas trans:  

  • Las grasas saturadas se encuentran en gran cantidad en los cortes de carne con alto contenido de grasa, y en aves con pellejo, los productos lácteos de leche entera, la mantequilla, manteca y los aceites de coco y de palma.
  • Las grasas trans se encuentran en altas cantidades en los alimentos elaborados con aceites parcialmente hidrogenados, como algunos postres, palomitas de maíz para el microondas, pizzas congeladas, margarina sólida y cremas para el café.

Para tratar de limitar su consumo de grasas saturadas y grasas trans:

  • Lea las etiquetas de nutrición de los alimentos y reemplace los alimentos con un alto contenido de grasas saturadas por productos animales con menos grasa o aceites vegetales, como los de oliva o canola en lugar de mantequilla. Los alimentos que son más altos en grasas saturadas, como las carnes y los productos lácteos altos en grasa, tienden a ser más altos en colesterol dietético, cuyo consumo también debe ser limitado.
  • Lea las etiquetas de nutrición y escoja alimentos que no contengan grasas trans. Algunas grasas trans se producen de forma natural en cantidades muy pequeñas en los productos lácteos y carnes. No es necesario eliminar de su dieta los alimentos que contienen niveles muy bajos de grasas trans naturales porque tienen otros nutrientes importantes.

Azúcares agregados

Al seguir un plan de alimentación saludable para el corazón, debe limitar la cantidad de calorías que consume cada día que provengan de azúcares agregados. Debido a que los azúcares agregados no proveen nutrientes esenciales y son calorías adicionales, limitar su consumo puede ayudarle a elegir alimentos ricos en nutrientes y a mantenerse dentro de su límite diario de calorías.

Algunos alimentos, como las frutas, contienen azúcares naturales. Los azúcares agregados no se producen de forma natural en los alimentos, sino que se usan para endulzar los alimentos y las bebidas. Algunos ejemplos de los azúcares agregados incluyen azúcar morena, jarabe de maíz, dextrosa, fructosa, glucosa, jarabe de maíz de alto contenido de fructosa, azúcar en bruto y sacarosa.

En los Estados Unidos, las bebidas dulces, los refrigerios (“snacks”) y dulces o caramelos son las principales fuentes de azúcares agregados. Las bebidas endulzadas representan alrededor de la mitad de todos los azúcares agregados que se consumen. Los siguientes son ejemplos de alimentos y bebidas con azúcares agregados.

  • Las bebidas endulzadas, que incluyen sodas o gaseosas, bebidas con sabor a frutas, café y té endulzado, bebidas energéticas, bebidas alcohólicas y aguas de sabores.
  • Los refrigerios y los dulces o caramelos, que incluyen postres a base de cereales como los productos de pastelería, entre ellos, las tortas o pasteles, tartas, galletas, brownies, y donas o rosquillas; productos lácteos como helados, postres congelados y pudines; caramelos o dulces; azúcares, mermeladas, jarabes y aderezos dulces.

Para reducir la cantidad de azúcares agregados en su dieta:

  • Elija frutas enteras o alimentos sin azúcar como refrigerios o postres.
  • Escoja bebidas sin azúcar agregado, como agua, leche baja en grasa o descremada, o jugo de frutas o vegetales con ingredientes 100% naturales.
  • Limite el consumo de bebidas azucaradas, refrigerios y postres comiéndolos con menos frecuencia y en cantidades más pequeñas.

Alcohol

Si bebe alcohol, debe limitar su consumo. Los hombres no deben tomar más de dos bebidas alcohólicas al día. Las mujeres no deben tomar más de una bebida alcohólica por día. Una bebida equivale a:

  • 12 onzas de cerveza regular (5% de alcohol)
  • 5 onzas de vino (12% de alcohol)
  • 1 ½ onzas de licor con graduación alcohólica de 80 grados (40% de alcohol)

Dígale a su médico cuánto alcohol bebe. Su médico puede recomendarle que reduzca la cantidad de alcohol que bebe o que deje de tomar alcohol. El exceso de alcohol puede:

  • Aumentar su presión arterial y niveles de triglicéridos, un tipo de grasa que se encuentra en la sangre.
  • Añadir calorías adicionales a su dieta diaria, lo que podría hacerle aumentar de peso.
  • Empeorar la insuficiencia cardíaca en algunos pacientes.
  • Contribuir a la insuficiencia cardíaca en algunas personas con cardiomiopatía (enfermedad del músculo cardíaco).

Si usted no bebe, no empiece a hacerlo. Las personas que están embarazadas, son menores de 21 años, toman ciertos medicamentos, o tienen ciertos problemas médicos, entre ellos, la insuficiencia cardíaca, no deben beber. Es importante que las personas con insuficiencia cardíaca tomen las cantidades y el tipo correcto de líquidos porque el exceso de líquido puede empeorar la insuficiencia cardíaca.

Recuerde que las bebidas alcohólicas contienen calorías y contribuyen a su límite diario de calorías. La cantidad de calorías varía dependiendo del tipo de bebida alcohólica. Vea las Pautas Alimentarias para Estadounidenses 2015-2020 para aprender acerca de lo que se considera una bebida alcohólica y cómo puede variar la cantidad de calorías según la bebida (disponible solo en inglés).

Mantener un peso saludable - Vida saludable para el corazón

Por lo general, se considera que un adulto tiene un peso saludable cuando su índice de masa corporal (IMC) está entre 18.5 y 24.9. Para calcular su índice de masa corporal, utilice la calculadora del IMC del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI por sus siglas en inglés) y compare su IMC con la siguiente tabla. También puede descargar la aplicación para calcular el IMC para iPhone y Android (disponible solo en inglés).

BMI Estilo de vida saludables para el corazon

Siempre pregúntele a su médico o proveedor de atención médica cuál es el IMC correcto para usted. Si tiene hijos en etapa de crecimiento, consulte con su médico para determinar si tienen un peso saludable, ya que su índice de masa corporal debe ser comparado con las tablas de crecimiento específicas para su edad y sexo. Seguir un plan de alimentación saludable para el corazón y hacer actividad física son algunas de las cosas que le ayudarán a lograr y mantener un peso saludable. Para más información, vea nuestra página sobre cómo lograr y mantener un peso saludable (disponible solo en inglés).

Aprenda sobre los riesgos para la salud que tienen el sobrepeso y la obesidad y sobre los beneficios de mantener un peso saludable.

Riesgos para la salud del sobrepeso o la obesidad

Cuanto más grasa corporal y más peso tenga, más probabilidad tiene de presentar enfermedad coronaria, presión arterial alta, diabetes tipo 2, problemas respiratorios y ciertos tipos de cáncer. Visite nuestro Tema de salud Sobrepeso y obesidad para más información.

Medición de la circunferencia de la cintura

Si usted tiene sobrepeso o es obeso, el médico puede medirle la circunferencia de la cintura para ayudar a determinar su riesgo de llegar a tener otros problemas de salud. Para medir correctamente la circunferencia de la cintura, póngase de pie y coloque una cinta métrica alrededor de la cintura, justo por encima de los huesos de la cadera. Mídase la cintura justo después de exhalar o expulsar el aire.

Si la mayor parte de la grasa que tiene se encuentra alrededor de la cintura en lugar de la cadera, corre un mayor riesgo de tener enfermedades del corazón y diabetes tipo 2. Este riesgo puede ser alto si la circunferencia de la cintura es más de 35 pulgadas para las mujeres o más de 40 pulgadas para los hombres.

Beneficios de mantener un peso saludable

Si usted tiene sobrepeso o es obeso, trate de perder peso. Con una pérdida de tan solo 3 a 5 por ciento de su peso actual, puede reducir sus niveles de triglicéridos y de glucosa en la sangre, así como el riesgo de diabetes tipo 2. Una pérdida de peso de 3 a 5 por ciento también puede mejorar su presión arterial, reducir los niveles de colesterol LDL (“colesterol malo”) y aumentar sus niveles de colesterol HDL (“colesterol bueno”).

 

 

Controlar el estrés - Vida saludable para el corazón

Las investigaciones indican que una situación emocionalmente perturbadora, particularmente una de enfado o enojo, puede servir como un factor “desencadenante" para un ataque al corazón o dolor en el pecho (angina) en algunas personas.

El estrés puede contribuir a la presión arterial alta y a otros riesgos cardiovasculares. Algunas de las maneras de lidiar con el estrés —como consumir bebidas alcohólicas, consumir drogas, fumar o comer en exceso— no son saludables.

Aprender a controlar el estrés y hacer frente a los problemas puede mejorar su salud emocional y física. Considere hacer algunas actividades saludables que le ayuden a reducir el estrés, como:

  • Visitar a un proveedor de atención mental capacitado
  • Participar en un programa para el control del estrés
  • Meditar
  • Hacer actividad física
  • Probar la terapia de relajación
  • Hablar con amigos y familiares y buscar grupos comunitarios o religiosos de apoyo

Pregúntele a su médico qué maneras de controlar el estrés, si las hay, puede realizar sin peligro. 

Hacer actividad física - Vida saludable para el corazón

Practicar actividad física con regularidad y disminuir el estilo de vida sedentario pueden mejorar el estado físico y reducir muchos factores de riesgo de las enfermedades del corazón, entre ellos, reducir los niveles de colesterol LDL (“colesterol malo”), aumentar los niveles de colesterol HDL (“colesterol bueno”) en la sangre, controlar la presión arterial alta y ayudar a perder el exceso de peso. La actividad física también puede disminuir el riesgo de la diabetes tipo 2.

Todas las personas deben tratar de hacer ejercicio aeróbico de intensidad moderada al menos 2 horas y 30 minutos por semana, o ejercicio aeróbico vigoroso durante 1 hora y 15 minutos por semana. El ejercicio aeróbico, como caminar a paso ligero, se refiere a cualquier ejercicio en el que el corazón late más rápido y usa más oxígeno de lo normal. Cuanto más activo sea, más se beneficiará. Haga por lo menos 10 minutos a la vez de ejercicio aeróbico varias veces a la semana.

Hable con su médico antes de comenzar cualquier programa nuevo de ejercicio. Pregúntele cuánto tiempo y qué tipo de actividad física puede hacer sin peligro.

Otra manera en que puede comenzar a aumentar su nivel de actividad es reduciendo el tiempo que pasa sentado en un momento dado. Se sabe que las personas que pasan largos períodos de tiempo sentadas tienen mayores tasas de enfermedades del corazón, diabetes y muerte. Reducir el comportamiento sedentario dividiendo el tiempo en que pasa sentado beneficiará su salud en general.

Aprenda más sobre la actividad física en:

Dejar de fumar - Vida saludable para el corazón

Si usted fuma, ¡deje de hacerlo! Fumar puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria y de tener un ataque cardíaco. Además, puede empeorar otros factores de riesgo para la enfermedad coronaria. Hable con su médico sobre programas y productos que puedan ayudarle a dejar de fumar. También trate de evitar exponerse al humo de otros fumadores (humo secundario o pasivo).

Si tiene problemas para dejar de fumar por su cuenta, considere unirse a un grupo de apoyo. Muchos hospitales, lugares de trabajo y grupos comunitarios ofrecen clases para ayudar a dejar de fumar.

Lea más acerca de cómo dejar de fumar (disponible solo en inglés). 

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

Conducimos o patrocinamos muchos estudios relevantes para una vida saludable para el corazón y para reducir los factores de riesgo de enfermedades del corazón. Compruebe si usted o alguien que conoce son elegibles para participar en ensayos clínicos o estudios observacionales.

Ensayos en el Centro Clínico de los NIH

Aumento de la actividad física en mujeres afroamericanas con riesgo de diabetes

Este estudio está probando si el uso de tecnología de salud móvil, como las aplicaciones de teléfonos inteligentes y los monitores de actividad, puede ayudar a aumentar la actividad física en mujeres afroamericanas que están en riesgo de padecer diabetes. Para participar en este estudio, debe ser una mujer afroamericana de entre 25 y 75 años de edad, tener evidencia de resistencia a la insulina y vivir en el condado de Prince George, Maryland, o Ward 5, 7 u 8 en Washington (DC). Este estudio se realiza en Bethesda (Maryland).

Exploración de pruebas de diagnóstico para trastornos de los lípidos

Este estudio explora cómo las diferentes pruebas de diagnóstico pueden ayudarnos a entender la forma en que los trastornos de los lípidos, incluido el nivel alto de colesterol y los triglicéridos altos en la sangre, afectan el cuerpo. La información de este estudio puede ayudar a mejorar la forma en que los trastornos de los lípidos se diagnosticarán o tratarán en el futuro. Los participantes deben tener al menos 2 años de edad. Este estudio se realiza en Bethesda (Maryland).

Evaluación de afecciones del corazón

Este estudio tiene como objetivo ayudar a capacitar al personal en una variedad de enfermedades del corazón mediante la evaluación de pacientes de todas las edades que tienen enfermedades del corazón, o corren el riesgo de sufrir dichas enfermedades, en el Centro Clínico de los NIH. Los participantes en el estudio deben tener síntomas de enfermedades cardiovasculares o estar en riesgo de tener una. Algunos ejemplos de enfermedades cardiovasculares incluyen enfermedad coronaria, enfermedad valvular, cardiomiopatías, enfermedad arterial periférica, enfermedades congénitas del corazón y enfermedad vascular de los riñones. Este estudio se realiza en Bethesda (Maryland).

Comprender las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos

Este estudio tiene como objetivo recopilar datos y muestras de personas que tienen una enfermedad del corazón o vascular, sus familiares y personas sanas. Los participantes deben tener al menos 2 años de edad. Este estudio se realiza en Bethesda (Maryland).

Para obtener más información acerca de los ensayos clínicos en el Centro Clínico de los NIH o para hablar con alguien acerca de un estudio que se adapte a sus necesidades, llame a la Oficina de Inscripción de Pacientes al 800-411-1222.

¿Es un adulto sano sin antecedentes de problemas de salud que estaría dispuesto a practicar ejercicios de respiración?

Este estudio tiene como objetivo evaluar si los músculos respiratorios afectan la presión arterial durante la actividad física midiendo los niveles de oxígeno y la presión arterial durante el ejercicio en una bicicleta reclinada. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 80 años y no tener antecedentes de enfermedades del corazón, los pulmonares, cerebrales, óseas, musculares o nerviosas. Este estudio se realiza en Rochester (Minnesota).

¿Tiene entre 40 y 70 años de edad y tiene síndrome metabólico?

Este estudio tiene como objetivo evaluar si la medicina metformina, utilizada para tratar la diabetes, puede mejorar el flujo sanguíneo y la capacidad de realizar actividad física cuando se combina con ejercicios en personas con síndrome metabólico. Para participar en este estudio, debe tener entre 40 y 70 años y tener síndrome metabólico. Este estudio se realiza en Charlottesville (Virginia).

¿Es un adulto que quiere ayudar a entender cómo comer muchos azúcares agregados afecta su salud?

Este estudio examinará cómo comer grandes cantidades de azúcares agregados afecta los factores de riesgo de enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos o diabetes en participantes que están ingiriendo una dieta balanceada en energía para prevenir el aumento de peso, o una dieta con desequilibrio energético que puede causar el aumento de peso. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 40 años y tener un índice de masa corporal entre 22 y 28 que no haya cambiado en los últimos seis meses.

¿Es un adulto menor de 40 años que recientemente ha tenido una lesión en la médula espinal?

Este estudio tiene como objetivo evaluar si un programa de entrenamiento físico llamado Entrenamiento en fila (RT, por sus siglas en inglés) de estimulación eléctrica funcional (FES, por sus siglas en inglés) puede mejorar la capacidad de ejercicio y, en última instancia, la salud del corazón, en aquellos que tienen lesiones de la médula espinal, en comparación con los ejercicios estándar de remo solo con los brazos. El FES-RT implica ejercicios de brazo combinados con pequeñas cargas eléctricas hacia los músculos debilitados de las piernas. Para participar en este estudio, debe tener entre 20 y 40 años y haber sufrido una lesión en la médula espinal en los últimos 12 meses. Este estudio se realiza en Cambridge (Massachusetts).

¿Es un adulto sano que duerme regularmente 6.5 horas o menos?

Este estudio examina si dormir lo suficiente puede reducir el riesgo de presión arterial alta. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 65 años, dormir con regularidad durante 6.5 horas o menos, y poder ajustar su horario de sueño para el estudio. Este estudio se realiza en Rochester (Minnesota).

¿Tiene sobrepeso?

Los trastornos del ritmo circadiano pueden causar sobrepeso y obesidad. Este estudio examina cómo no dormir lo suficiente causa estas complicaciones. Para participar en este estudio, debe tener entre 20 y 40 años y tener sobrepeso, pero no obesidad. Este estudio se realiza en Nueva York (Nueva York).

¿Tiene presión arterial alta y recibe atención en una clínica comunitaria en el sur?

Este estudio explorará un enfoque de manejo intensivo de la presión arterial alta en las clínicas comunitarias participantes. El enfoque tiene como objetivo reducir la presión arterial sistólica de los participantes a 120 mmHg. Para participar en este estudio, debe tener al menos 40 años, entender inglés y no estar embarazada. El estudio se realiza en Luisiana, Alabama y Misisipi.

¿Tiene al menos 35 años y tiene presión arterial alta resistente?

Este estudio tiene como objetivo evaluar la efectividad del uso de cambios en el estilo de vida, como una alimentación saludable y actividad física, además de medicinas para tratar la presión arterial alta. Para participar en este estudio, debe tener al menos 35 años de edad, tener sobrepeso y tener presión arterial alta que no haya sido tratada con éxito con medicinas. Este estudio se realiza en Durham (Carolina del Norte).

¿Tiene al menos 21 años y tiene insuficiencia del corazón?

Este estudio tiene como objetivo utilizar imágenes de resonancia magnética (IRM) para comprender cómo ciertas moléculas que se forman en el cuerpo de las personas con insuficiencia del corazón afectan su capacidad para ser físicamente activos. Para participar en este estudio, debe tener al menos 21 años, tener diagnóstico de insuficiencia del corazón y ser médicamente estable. Este estudio se realiza en Baltimore (Maryland).

¿Su hijo es negro y tiene entre 8 y 11 años?

Este estudio prueba una forma de mejorar el sueño en niños con el objetivo de prevenir la obesidad. Para participar en este estudio, su hijo debe tener entre 8 y 11 años y debe ser negro o afroamericano. Este estudio se encuentra en Filadelfia (Pensilvania).

¿Es un adulto que tiene hipertensión pulmonar y le gustaría ver si los cambios saludables en el estilo de vida pueden ayudarlo?

Este estudio analiza una afección de presión arterial alta llamada hipertensión arterial pulmonar (HAP). Examinará si un mejor control del azúcar en la sangre en el cuerpo mejora esta afección. Los investigadores probarán esto haciendo que los participantes que tienen HAP sigan un plan de alimentación saludable y realicen más actividad física. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 75 años y debe habérsele diagnosticado hipertensión arterial pulmonar. Este estudio se realiza en Cleveland (Ohio).

¿Es un adulto interesado en comparar los efectos de diferentes entrenamientos físicos sobre la presión arterial?

Este estudio tiene como objetivo comparar cómo los diferentes tipos de ejercicio pueden afectar la presión arterial en los afroamericanos. Los participantes realizarán actividades aeróbicas, centrándose en aumentar su ritmo cardíaco, o actividades de resistencia para fortalecer los músculos, centrándose en pesas, durante 24 a 26 semanas. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 50 años, tener un estilo de vida sedentario y presión arterial elevada, haber nacido en los Estados Unidos y tener dos padres afroamericanos o dos caucásicos no hispanos. Este estudio se realiza en Chicago (Illinois).

¿Es un adulto que tiene presión arterial alta no controlada?

Este estudio examinará si un sistema de notificación temprana para profesionales de la salud puede ayudar a controlar la presión arterial alta de los pacientes, en especial entre aquellos que han tenido un derrame cerebral o tienen un mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 85 años y tener presión arterial alta que no esté controlada con medicinas ni cambios en el estilo de vida. Este estudio está registrando hablantes nativos de inglés, español o hmong. El estudio se realiza en Minneapolis (Minnesota).

¿Tiene al menos 18 años y está interesado en probar un programa de pérdida de peso basado en un teléfono inteligente?

Este estudio tiene como objetivo probar un programa basado en teléfono inteligente para ayudar a las personas a controlar sus esfuerzos para comer sano y alcanzar un peso saludable. El estudio analizará que tan efectivos son los mensajes de retroalimentación basados en teléfono inteligente para involucrar a los pacientes y promover la pérdida de peso. Para participar en este estudio, debe ser mayor de 18 años, poseer y usar un teléfono inteligente con regularidad, y poder realizar actividades físicas de intensidad moderada. Este estudio se realiza en Pittsburgh (Pensilvania).

¿Es usted un adulto que quiere saber cómo el sodio afecta su presión arterial?

Este estudio evalúa si la limitación del sodio puede afectar a personas con una predisposición genética específica a la presión arterial alta. Para participar debe tener 18 años de edad o más y no sufrir de presión arterial alta. Tenga en cuenta que este estudio se realiza en Charlottesville (Virginia).
Obtenga más información sobre respuesta de la presión arterial al sodio en la dieta

¿Recientemente se convirtió en madre, y es afroamericana que tiene sobrepeso u obesidad y vive en Filadelfia?

Este estudio comparará el tratamiento habitual y el específico de la comunidad para ver cuál es más efectivo para ayudar a las afroamericanas que recientemente se convirtieron en madres a perder peso después del parto. Para participar, debe tener sobrepeso u obesidad, ser participante del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC, por sus siglas en inglés) en Filadelfia y haber tenido un parto en los últimos seis meses. Este estudio se realiza en Filadelfia (Pensilvania).

Más información

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en Estados Unidos, tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, puede hacer mucho para proteger su corazón y mantenerse saludable.

Una vida saludable para el corazón implica comprender su riesgo, y tomar decisiones y medidas para reducir sus probabilidades de contraer enfermedades del corazón, incluida la enfermedad coronaria, que es la más común. La enfermedad coronaria y otros tipos de enfermedades del corazón causan ataques al corazón, pero si toma medidas preventivas, puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón así como mejorar su salud y bienestar general.

Obtenga más información sobre cómo llevar un estilo de vida saludable para el corazón, nuestro papel en la investigación y los ensayos clínicos para mejorar la salud, y dónde encontrar más información.

Ver también

Información para profesionales de la salud (en inglés)

Otros recursos
- Vida saludable para el corazón

RELATED NEWS

T. Morgan Dixon (left) and Vanessa Garrison, founder of GirlTrek.
|
Research Feature
Vanessa Garrison and T. Morgan Dixon know a ton about fitness. Between the two, they’ve hiked, walked, biked, and run more miles than they can ever begin to count. But nine years ago, when the two college buddies founded GirlTrek, now the largest public health nonprofit for African American women and girls in the United States, their first thought...

RELATED EVENT