Várices

Las várices son venas hinchadas y torcidas que se encuentran justo debajo de la piel y generalmente se producen en las piernas.
Resumen general

Las várices son una afección frecuente causada por paredes de venas y válvulas débiles o dañadas. Las várices se pueden formar cuando la presión sanguínea aumenta dentro de sus venas. Puede ocurrir debido al embarazo, estreñimiento, un tumor, o sobrepeso y obesidad.

Este tema de salud se centra principalmente en las várices en las piernas, pero a veces las várices se forman en otras partes del cuerpo. Las hemorroides (en inglés) son un tipo de várices que se desarrollan en el recto. Los varioceles se producen en los testículos y pueden estar relacionados con la infertilidad en los hombres. Las várices también se pueden desarrollar en el esófago, estómago o hígado. Otros problemas de las venas que afectan los vasos sanguíneos más pequeños son la telangiectasia y las arañas vasculares.

Las venas tienen válvulas unidireccionales dentro de ellas que se abren y cierran para mantener la circulación de la sangre hacia el corazón. Sin embargo, las válvulas o paredes debilitadas o dañadas en las venas pueden hacer que la sangre se acumule e incluso fluya en sentido contrario. Esto se llama reflujo. Las venas pueden crecer y distorsionarse, dando lugar a las várices. Visite Cómo funciona el corazón (en inglés) para obtener más información sobre el flujo sanguíneo hacia y desde el corazón.

Puede tener un mayor riesgo de desarrollar várices si usted es mayor, está sentado o permanece de pie durante períodos largos, tiene un estilo de vida sedentario, tiene sobrepeso u obesidad, o tiene antecedentes familiares de várices o trombosis venosa profunda, un tipo de tromboembolismo venoso. El embarazo y el parto también aumentan el riesgo en la mujer, especialmente los partos múltiples.

Los signos y síntomas de las várices incluyen abultamiento, venas azuladas; hinchazón; dolor punzante; sensación de pesadez en las piernas y los pies; picazón; cambios en el color de la piel; y calambres en las piernas por las noches. A veces, las várices pueden limitar sus actividades. Sus síntomas pueden empeorar cuando esté sentado o de pie durante períodos largos, y pueden mejorar cuando se acuesta o levanta los pies.

Para diagnosticar las várices, su médico le hará un examen físico y le preguntará acerca de sus síntomas, antecedentes familiares, niveles de actividad y estilo de vida. Su médico puede evaluar la salud de las venas de sus piernas con un ultrasonido otras pruebas de imágenes, como rayos X o una tomografía computarizada  (CT).

Dependiendo de sus síntomas, su médico puede recomendar cambios en el estilo de vida, un procedimiento para eliminar o cerrar las várices, terapia de compresión o medicinas. Los objetivos del tratamiento son aliviar los síntomas, mejorar la apariencia y prevenir complicaciones como úlceras cutáneas graves o llagas, trombosis venosa profunda, cambios en el color de la piel y sangrado. El sangrado de las várices es una emergencia médica. Busque ayuda inmediata si esto sucede.

Tratamiento - Várices

Los tratamientos para las várices en las piernas incluyen cambios en el estilo de vida, procedimientos médicos para eliminarlas o cerrarlas, terapia de compresión y medicinas. Dependiendo de sus síntomas, su médico puede recomendar una combinación de tratamientos o ninguno. Existe la posibilidad de que se formen nuevas várices incluso después del tratamiento o es posible que se deba tratar más de una vez.

Si está embarazada, su médico puede recomendar terapia de compresión y analgésicos para aliviar los síntomas de las várices, como dolor o pesadez en las piernas.

Cambios en el estilo de vida

Su médico puede recomendar la adopción de cambios en su estilo de vida para ayudar a aliviar los síntomas o evitar que las várices empeoren. Estos pueden incluir:

  • Mantener un peso saludable un peso saludable. Esto mejorará el flujo sanguíneo y aliviará la presión en las venas.
  • Evitar estar de pie o sentado durante períodos largos. Cuando esté sentado, eleve los pies de manera que sus piernas queden elevadas por encima del nivel del corazón.
  • Estar físicamente activo para ayudar a que la sangre se mueva a través de sus venas. Realizar ejercicio intenso o vigoroso puede empeorar las várices. Antes de comenzar un programa de ejercicios, pregúntele a su médico sobre qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.

Procedimientos

Su médico puede recomendar un procedimiento basado en los resultados del ultrasonido u otros exámenes que muestren cuáles de sus venas se ven afectadas y qué tan bien están funcionando. La mayoría de los procedimientos para las várices no requieren una recuperación.

Las opciones para procedimientos médicos incluyen:

  • ablación endovenosa para cerrar várices. El procedimiento utiliza láser o energía de radiofrecuencia para calentar el interior de la vena y cerrarla.
  • Se suele realizar en el consultorio del médico con un ultrasonido para guiar el tratamiento. Su médico adormece el área alrededor de la vena para que no sienta dolor durante el procedimiento. Después de la ablación endovenosa, es común que tenga moretones, dolor y cambios en el color de la piel. Las complicaciones más graves, como entumecimiento, tromboembolismo venoso y quemaduras en la piel son poco frecuentes.
  • Escleroterapia para cerrar várices. Su médico inyecta productos químicos líquidos o espumosos en la vena para sellarla. La escleroterapia se realiza en el consultorio de su médico con guía por ultrasonido. La escleroterapia líquida se usa a menudo para las arañas vasculares. Las complicaciones de la escleroterapia con espuma pueden incluir cambios en el color de la piel y, rara vez, tromboembolismo venoso, daño en el nervio, reacción alérgica grave o derrame cerebral. Algunas personas pueden tener problemas de visión temporales, dolores de cabeza o estados mentales confusos.
  • Cirugía para eliminar várices severas. Su médico puede hacer pequeños cortes para eliminar las varices más pequeñas cerca de la superficie de la piel. Para las venas más grandes y profundas, su médico puede usar herramientas para ligarlas y eliminarlas en un procedimiento llamado ligadura o extirpación de venas. A menudo, la cirugía se puede realizar de forma ambulatoria, pero es posible que necesite medicinas para ayudarlo a dormir durante el procedimiento. Debido a que la cirugía puede implicar más dolor y un tiempo de recuperación mayor, esta opción es generalmente solo para personas que no son candidatas para la ablación endovenosa o escleroterapia. Las complicaciones de la cirugía pueden incluir infecciones, daño en el nervio, moretones, dolor y cambios en el color de la piel. Las complicaciones severas son poco frecuentes.

Terapia de compresión

Su médico puede recomendar la terapia de compresión como un tratamiento por sí solo o después de un procedimiento para eliminar o cerrar las várices. La terapia de compresión implica medias elásticas especiales o vendajes de compresión que ejercen una presión suave sobre las piernas para ayudar a prevenir la hinchazón.

Para algunas personas, especialmente aquellas que tienen que estar sentadas o paradas durante períodos largos, la compresión puede ayudar a aliviar el dolor, la hinchazón y otros síntomas, como la sensación de pesadez en las piernas. Si está embarazada, su médico puede recomendarle medias de compresión.

La terapia de compresión solo alivia los síntomas. La mayoría de los médicos ahora recomienda procedimientos para corregir el problema del reflujo que está causando las várices.

Después de su procedimiento para eliminar o cerrar sus várices, su médico probablemente le recomendará medias de compresión durante al menos una semana. Las medias de compresión también pueden ayudar a curar úlceras o llagas en las piernas, que son una complicación de las várices. Debido a que los problemas de las venas son crónicos, su médico puede sugerirle que continúe usando medias de compresión.

Algunas personas consideran que las medias de compresión causan incomodidad, picazón, irritación de la piel o hinchazón.

Medicinas

Su médico puede recomendarle medicinas para ayudar a aliviar el dolor de las várices. Diosmiplex es la única medicina disponible aprobada para las várices. Esta medicina de origen vegetal puede ayudar con algunos síntomas y complicaciones de las várices como hinchazón, úlceras y cambios en la piel y tejidos de las piernas.

Pueden pasar varias semanas antes de que note alguna mejora. Los efectos secundarios pueden incluir problemas gastrointestinales y erupciones, pero suelen ser leves.

Research for Your Health

El NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre) es parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., la agencia de investigación biomédica de la Nación que realiza importantes descubrimientos científicos para mejorar la salud y salvar vidas. Estamos comprometidos con el avance de la ciencia y la aplicación de descubrimientos en la práctica clínica para promover la prevención y el tratamiento de los trastornos cardíacos, pulmonares, sanguíneos y del sueño, incluidas las várices. Aprenda sobre los esfuerzos actuales y futuros del NHLBI para mejorar la salud a través de la investigación y el descubrimiento científico.

Mejorar la salud con la investigación actual
- Várices

Conozca las formas en que el NHLBI implementa la investigación actual para mejorar la salud de personas que tienen várices y afecciones relacionadas. La investigación en este tema es parte del compromiso más amplio del NHLBI para el avance en el descubrimiento científico de las enfermedades vasculares y del corazón (en inglés).

  • Establecimiento de centros vasculares en los Estados Unidos. En 1991, anunciamos el primer programa para ayudar a establecer programas educativos, clínicos y de investigación en las escuelas de medicina para centrarse en las enfermedades vasculares. En 1998, 15 escuelas de medicina recibieron subsidios del NHLBI para establecer centros vasculares. Los centros han promovido la investigación para desarrollar nuevos tratamientos, proporcionaron educación en medicina vascular y ayudaron a personas de todo el país a acceder a la atención que necesitan para afecciones que afectan los vasos sanguíneos.
  • Aprender sobre signos, síntomas y factores de riesgo en personas que tienen várices. Un estudio financiado por el NHLBI descubrió que existen dos categorías principales de várices: las que se encuentran cerca de la superficie de la piel sin obstrucciones ni problemas de las válvulas, o en venas profundas junto con problemas de las válvulas o bloqueos. Más mujeres que hombres informaron síntomas. El síntoma principal de las várices fue el dolor, reportado por el 18 % de los participantes. Los científicos también confirmaron la presencia de factores de riesgo de las várices en función de la edad, sexo, altura, peso, niveles de actividad, tabaquismo, número de partos y otros factores.
  • Comparación de la recurrencia de várices después de diferentes procedimientos. La investigación financiada por NHLBI demostró que las várices reaparecieron en aproximadamente una de cada cinco piernas tratadas, ya sea que los médicos realizaran una ablación endovenosa o una cirugía. Las causas de la recurrencia difirieron con los dos métodos, un hallazgo que tiene implicaciones importantes para el tratamiento.
  • Descubrir genes y factores de riesgo para las várices. Utilizando datos de casi medio millón de personas, los investigadores respaldados por el NHLBI realizaron el estudio más amplio jamás realizado de posibles factores genéticos y clínicos relacionados con las várices. Los investigadores identificaron 30 genes asociados con las várices. Los genes están principalmente relacionados con la presión arterial y el desarrollo de los vasos sanguíneos. Además, los investigadores identificaron nuevos factores de riesgo para las várices, incluida una alta estatura.
  • Desarrollo de nuevos enfoques para tratar problemas con los vasos sanguíneos. Nuestro Programa de Intervenciones Vasculares/Innovaciones y Avances Terapéuticos (en inglés, VITA, por sus siglas en inglés) es un programa de investigación traslacional que apoya y acelera el desarrollo de diagnósticos y tratamientos prometedores en etapas tempranas para afecciones de los vasos sanguíneos. Un proyecto VITA apoyó el desarrollo de vasos cultivados en el laboratorio que se derivaron de células humanas y podrían reemplazar los vasos sanguíneos lesionados. Visite Los vasos sanguíneos diseñados mediante bioingeniería que imitan los vasos reales están un paso más cerca del uso clínico (en inglés) para obtener más información.

Obtenga información sobre las contribuciones pioneras a la investigación que hemos realizado a lo largo de los años y que han mejorado la atención clínica.

Avances en la investigación para mejorar la salud
- Várices

En apoyo de nuestra misión (en inglés), nuestro compromiso es avanzar en la investigación de trastornos vasculares en parte a través de las siguientes maneras:

  • Realizamos investigaciones. La División de Investigación Intramural (en inglés, DIR, por sus siglas en inglés) del NHLBI, que incluye investigadores de la Rama Cardiovascular (en inglés), realiza investigaciones sobre enfermedades que afectan los vasos sanguíneos.
  • Financiamos las investigaciones. La investigación que financiamos hoy ayudará a mejorar nuestra salud futura. Nuestra División de Ciencias Cardiovasculares y su División de Hipertensión y Biología Vascular (en inglés) supervisan gran parte de la investigación que financiamos sobre los trastornos vasculares, lo que nos ayuda a comprender y tratar las várices. Busque el NIH RePORTer (en inglés) para obtener información sobre las investigaciones que el NHLBI financia sobre los trastornos vasculares.

Estimulamos la investigación de alto impacto. La visión estratégica del NHLBI (en inglés) destaca las formas en las que podemos apoyar la investigación durante la próxima década.

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

Dirigimos o patrocinamos muchos estudios sobre las várices. Vea si usted o alguien que conoce es elegible para participar en nuestros ensayos clínicos.

Más información

Después de leer nuestro Tema de salud Várices, es posible que le interese obtener información adicional en los siguientes recursos.

Recursos que no pertenecen al NHLBI
- Várices