Cómo funcionan los pulmones

También conocida como el sistema respiratorio
Sus pulmones son un par de órganos en forma de pirámide dentro de su pecho que permiten que su cuerpo tome oxígeno del aire. Tienen una textura esponjosa y son de color gris rosado. Los pulmones hacen ingresar el oxígeno al cuerpo cuando se inhala y sacan el dióxido de carbono del cuerpo cuando se exhala. El dióxido de carbono es un gas residual producido por las células del cuerpo.

El proceso en que se absorbe aire se llama inhalación. El proceso en que se expulsa el aire se llama exhalación. La respiración es una función fundamental de la vida. Los pulmones hacen ingresar el oxígeno a la sangre y eliminan el dióxido de carbono en un proceso llamado intercambio de gases.

Además de los pulmones, su sistema respiratorio incluye vías respiratorias, músculos, vasos sanguíneos y tejidos que ayudan a hacer posible la respiración. Su cerebro controla su respiración en función de la necesidad de oxígeno de su cuerpo.

Un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir lesiones y enfermedades pulmonares.

Explore este Tema de salud para obtener más información sobre cómo funcionan los pulmones, nuestro papel en la investigación y los ensayos clínicos para mejorar la salud, y dónde encontrar más información.

El sistema respiratorio - Cómo funcionan los pulmones

El sistema respiratorio lo ayuda a respirar. Las partes principales del sistema respiratorio son los pulmones, las vías respiratorias y los músculos que permiten la respiración. El sistema circulatorio, que está conformado por el corazón, las venas, las arterias y los capilares, transporta la sangre desde y hacia los pulmones y entrega nutrientes y oxígeno a los tejidos del cuerpo mientras que elimina el dióxido de carbono y los productos residuales. Otros sistemas corporales que trabajan con el sistema respiratorio incluyen el sistema nervioso, el sistema linfático y el sistema inmunológico.

El sistema respiratorio. La imagen muestra una vista ampliada de las vías respiratorias y los pulmones, así como de la tráquea, los tubos bronquiales o bronquios, y los bronquiolos. La imagen también muestra una vista de primer plano del intercambio de gases en los alvéolos. Las flechas azules muestran el oxígeno del aire que inhala cuando pasa al torrente sanguíneo, y las flechas verdes muestran el dióxido de carbono de su cuerpo que sale del torrente sanguíneo. Medical Illustration Copyright © 2020 Nucleus Medical Media Inc. All rights reserved.
El sistema respiratorio. La imagen muestra una vista ampliada de las vías respiratorias y los pulmones, así como de la tráquea, los tubos bronquiales o bronquios, y los bronquiolos. La imagen también muestra una vista de primer plano del intercambio de gases en los alvéolos. Las flechas azules muestran el oxígeno del aire que inhala cuando pasa al torrente sanguíneo, y las flechas verdes muestran el dióxido de carbono de su cuerpo que sale del torrente sanguíneo. Medical Illustration Copyright © 2020 Nucleus Medical Media Inc. All rights reserved.

Los pulmones

Sus pulmones. Sus pulmones son dos órganos esponjosos en su pecho. El pulmón izquierdo se divide en dos lóbulos y el pulmón derecho se divide en tres lóbulos. Medical Animation Copyright © 2020 Nucleus Medical Media Inc. All rights reserved.

Sus pulmones se sitúan a cada lado del esternón y llenan el interior de su cavidad torácica. El pulmón derecho se divide en tres secciones principales llamadas lóbulos, y el pulmón izquierdo tiene dos lóbulos porque deja espacio para el corazón. Su pulmón izquierdo es ligeramente más pequeño que su pulmón derecho.

Las vías respiratorias

La respiración en los pulmones. Cuando inhala, el aire entra por la nariz o la boca y pasa a la tráquea. En la parte inferior, la tráquea se divide en dos bronquios o tubos bronquiales. Luego, se ramifica en bronquiolos más pequeños. Los bronquiolos terminan en diminutos sacos de aire, llamados alvéolos. Aquí el oxígeno que inhala ingresa al torrente sanguíneo y el dióxido de carbono de su cuerpo sale del torrente sanguíneo. El dióxido de carbono se expulsa de su cuerpo cuando exhala. Medical Animation Copyright © 2020 Nucleus Medical Media Inc. All rights reserved.

Las vías respiratorias son tubos que transportan aire rico en oxígeno a los pulmones. También transportan el dióxido de carbono, un gas residual, fuera de los pulmones. Las vías respiratorias incluyen su:

  • Boca
  • Nariz y vías respiratorias vinculadas llamadas cavidad nasal y senos paranasales
  • Laringe o caja de voz
  • Tráquea
  • Tubos llamados tubos bronquiales, o bronquios, y sus ramas.
  • Tubos pequeños llamados bronquiolos que se ramifican de los bronquios.

El aire primero ingresa a su cuerpo a través de la nariz o la boca, lo que moja y calienta al aire. El aire frío y seco puede irritar sus pulmones. El aire luego pasa por su caja de voz y baja por la tráquea. La tráquea se divide en dos tubos bronquiales que ingresan a los pulmones. Un tejido resistente llamado cartílago ayuda a que los tubos bronquiales permanezcan abiertos.

Dentro de los pulmones, sus tubos bronquiales se ramifican en miles de tubos más pequeños y delgados llamados bronquiolos. Las paredes musculares de los bronquiolos son diferentes de los bronquios. Los bronquiolos no tienen cartílagos que los ayuden a permanecer abiertos, por lo que las paredes pueden ensancharse o estrecharse para permitir que fluya más o menos aire a través de los tubos.

Los miles de bronquiolos terminan en grupos de diminutos sacos de aire redondos llamados alvéolos. Sus pulmones tienen alrededor de 150 millones de alvéolos. Normalmente, sus alvéolos son elásticos, lo que significa que sus tamaños y formas pueden cambiar con facilidad. El surfactante cubre el interior de los sacos o alvéolos y ayuda a que los sacos de aire permanezcan abiertos.

Cada uno de estos alvéolos está cubierto por una malla de diminutos vasos sanguíneos llamados capilares. El espacio donde los alvéolos entran en contacto con los capilares se llama intersticio pulmonar. Los capilares se conectan a una red de arterias y venas que transportan la sangre a través de su cuerpo.

La arteria pulmonar y sus ramas suministran sangre rica en dióxido de carbono y carente de oxígeno a los capilares que rodean los sacos de aire. El dióxido de carbono se transporta desde la sangre hacia el aire dentro de los alvéolos. Al mismo tiempo, el oxígeno se transporta desde el aire hacia la sangre en los capilares.

¿Cómo protege mi cuerpo las vías respiratorias de los alimentos o las bacterias?  

Cómo controla la respiración su cuerpo - Cómo funcionan los pulmones

Los músculos del cuerpo y el sistema nervioso ayudan a controlar su respiración.

La pleura y el diafragma. Sus pulmones están recubiertos de pleura, una membrana delgada que los protege y ayuda a deslizarse hacia adelante y hacia atrás a medida que inhala y exhala. Debajo de sus pulmones se sitúa el diafragma, un músculo delgado y liso que ayuda a que sus pulmones se expandan y contraigan mientras respira. Medical Animation Copyright © 2020 Nucleus Medical Media Inc. All rights reserved.

La pleura y los músculos que se utilizan para respirar

Los pulmones están encerrados por la pleura, una membrana que tiene dos capas. El espacio entre estas dos capas se llama cavidad pleural. Las células de la membrana crean el líquido pleural, que actúa como un lubricante para reducir la fricción durante la respiración.

Los pulmones son como esponjas; no pueden actuar solos. Los músculos en su pecho y abdomen se contraen, o se tensan, para crear un espacio en sus pulmones donde el aire puede fluir. Luego, los músculos se relajan, de modo que el espacio en el pecho se reduce y exprime el aire hacia afuera.

Estos músculos incluyen:

  • El diafragma, que es un músculo en forma de cúpula ubicado debajo de los pulmones. Separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal. El diafragma es el músculo principal que se utiliza para respirar.
  • Los músculos intercostales, que se sitúan entre las costillas. También juegan un papel importante para ayudarlo a respirar.
  • Los músculos abdominales. Le ayudan a exhalar cuando respira rápido, como durante la actividad física.
  • Los músculos de la cara, boca y faringe. La faringe es la parte de la garganta que está justo detrás de la boca. Estos músculos controlan los labios, la lengua, el paladar blando y otras estructuras para ayudar con la respiración. Los problemas con estos músculos pueden causar la apnea del sueño.
  • Los músculos en el área del cuello y la clavícula. Estos músculos lo ayudan a inhalar cuando otros músculos involucrados en la respiración no funcionan bien o cuando la enfermedad pulmonar afecta su respiración.

El daño de los nervios en la médula espinal superior puede interferir con el movimiento de su diafragma y otros músculos en su pecho, cuello y abdomen. Esto puede suceder debido a una lesión en la médula espinal, un derrame cerebral o una enfermedad degenerativa como la distrofia muscular. El daño puede causar una falla respiratoria (en inglés). Puede necesitarse apoyo con ventilador (en inglés) u oxigenoterapia para mantener los niveles de oxígeno en el cuerpo y proteger los órganos del daño.

El papel del sistema nervioso

Por lo general, su respiración no requiere ningún pensamiento, ya que está controlada por el sistema nervioso autónomo, también llamado sistema nervioso involuntario. El sistema nervioso autónomo tiene diferentes efectos en su respiración.

  • El sistema nervioso parasimpático le dice al diafragma y a los músculos intercostales que se tensen y relajen de manera más rápida o lenta para ajustar su frecuencia respiratoria en respuesta a los niveles de dióxido de carbono y oxígeno en el cerebro. Este sistema también causa que los bronquios se estrechen y los vasos sanguíneos pulmonares se ensanchen.
  • El sistema nervioso simpático aumenta su frecuencia respiratoria a través de lo que se conoce como respuesta de defensa o huida. Cuando este sistema se activa, libera una señal química llamada noradrenalina que ensancha los bronquios y estrecha los vasos sanguíneos pulmonares.

Su respiración cambia según su nivel de actividad y la condición del aire que lo rodea. Por ejemplo, necesita respirar con más frecuencia cuando realiza actividades físicas. En contraste, su cuerpo necesita restringir la cantidad de aire que respira si el aire contiene irritantes o toxinas. A veces, puede controlar su patrón de respiración, como cuando aguanta la respiración o canta.

Para ayudar a ajustar su respiración a necesidades cambiantes, su cuerpo tiene sensores que ayudan a su sistema respiratorio a proporcionar suficiente oxígeno al cuerpo mientras elimina el dióxido de carbono. Los sensores transmiten señales a los centros del cerebro involucrados en la respiración. Estos sensores incluyen:

  • Sensores en las vías respiratorias que detectan irritantes pulmonares. Los sensores pueden provocar estornudos o la tos. En las personas que tienen asma, los sensores pueden provocar que los músculos alrededor de las vías respiratorias en los pulmones se contraigan. Esto hace que las vías respiratorias sean más pequeñas.
  • Sensores en el cerebro y en dos vasos sanguíneos, la aorta y la arteria carótida en el cuello, que detectan los niveles de dióxido de carbono u oxígeno en la sangre y cambian su frecuencia respiratoria según sea necesario.
  • Sensores en sus articulaciones y músculos que detectan el movimiento de sus brazos o piernas. Estos sensores pueden desempeñar un papel en el aumento de su frecuencia respiratoria cuando está físicamente activo.

Algunas condiciones de salud pueden interferir con las señales del cerebro a las vías respiratorias y los músculos del pecho y causar apnea del sueño. En la apnea central del sueño, los centros respiratorios del cerebro no responden adecuadamente al aumento de los niveles de dióxido de carbono y no controlan de forma adecuada el diafragma ni los músculos intercostales. Como resultado, la respiración se detiene por un corto período. La apnea central del sueño puede provocar un derrame cerebral (en inglés) y otras afecciones médicas.

Busque

Qué hace la respiración a favor del cuerpo - Cómo funcionan los pulmones

La respiración implica dos fases: inhalar y exhalar. Sus pulmones liberan el oxígeno y eliminan el dióxido de carbono de su sangre en un proceso llamado intercambio de gases. El intercambio de gases ocurre en los capilares que rodean los alvéolos, donde el oxígeno que se respira ingresa al sistema circulatorio y el dióxido de carbono de la sangre se libera a los pulmones, y luego e exhala. Si tiene problemas para respirar, el intercambio de gases puede verse afectado, lo que aumenta el riesgo de problemas de salud graves.

La inhalación

Cuando respira o inhala, su diafragma se contrae y se mueve hacia abajo. Esto aumenta el espacio en la cavidad torácica y los pulmones se expanden dentro de ella. Los músculos que se sitúan entre las costillas también ayudan a agrandar la cavidad torácica. Se contraen para tirar de la caja torácica hacia arriba y hacia afuera cuando inhala.

A medida que sus pulmones se expanden, se inhala aire por la nariz o la boca. El aire baja por la tráquea y llega a los pulmones. Después de pasar a través de los bronquios, el aire viaja a los alvéolos o sacos de aire.

El intercambio de gases

El intercambio de gases en sus pulmones. Cuando inhala, el aire entra por la nariz o la boca y pasa a la tráquea. En la parte inferior, la tráquea se divide en dos bronquios. Luego, se ramifica en bronquiolos más pequeños. Los bronquiolos terminan en diminutos sacos de aire, llamados alvéolos. Aquí el oxígeno que inhaló ingresa al torrente sanguíneo y el dióxido de carbono de su cuerpo sale del torrente sanguíneo. El dióxido de carbono es expulsado de su cuerpo cuando exhala. Medical Animation Copyright © 2020 Nucleus Medical Media Inc. All rights reserved.

A través de las paredes muy delgadas de los alvéolos, el oxígeno del aire pasa a la sangre en los capilares circundantes. Al mismo tiempo, el dióxido de carbono se transporta desde los capilares hacia los sacos de aire. Este proceso de intercambio de oxígeno por dióxido de carbono se llama intercambio de gases. El oxígeno en su sangre se almacena dentro de sus glóbulos rojos por una proteína llamada hemoglobina.

La sangre rica en oxígeno que ingresa desde los pulmones se transporta al lado izquierdo del corazón a través de las venas pulmonares. El lado izquierdo del corazón bombea la sangre al resto del cuerpo. Allí, el oxígeno en los glóbulos rojos se transporta desde los vasos sanguíneos hacia los tejidos circundantes.

A medida que el dióxido de carbono se libera de las células del cuerpo, viaja en el torrente sanguíneo hacia el corazón. Luego, la sangre rica en dióxido de carbono se bombea desde el lado derecho del corazón a través de la arteria pulmonar hacia los pulmones, donde se produce el intercambio de gases.

Para obtener más información sobre el flujo sanguíneo, visite nuestro Tema de salud Cómo funciona el corazón (en inglés).

La exhalación

Cuando bota el aire o exhala, el diafragma y los músculos de las costillas se relajan, lo que reduce el espacio en la cavidad torácica. A medida que la cavidad torácica se hace más pequeña, sus pulmones se desinflan, de manera similar a la liberación de aire de un globo. Al mismo tiempo, el aire rico en dióxido de carbono sale de sus pulmones a través de la tráquea y luego sale por la nariz o la boca.

La exhalación no requiere ningún esfuerzo de su cuerpo, salvo que tenga una enfermedad pulmonar o esté haciendo actividad física. Cuando es físicamente activo, sus músculos abdominales se contraen y empujan su diafragma contra sus pulmones aún más de lo normal. Esto empuja rápidamente el aire fuera de los pulmones.

Las condiciones que afectan el sistema respiratorio

El daño, la infección o la inflamación de los pulmones o las vías respiratorias, o ambos, puede provocar las siguientes condiciones.

La exposición al humo de cigarrillos, contaminantes del aire u otras sustancias puede dañar las vías respiratorias, y causar enfermedades de las vías respiratorias o hacer que la enfermedad sea más grave.

Mantener sus pulmones saludables - Cómo funcionan los pulmones

Puede tomar medidas para ayudar a proteger sus pulmones de lesiones o enfermedades, que incluye:

  • Dejar de fumar o no comenzar a hacerlo si no fuma. Visite Fumar y su corazón (en inglés) y Guía para un corazón saludable (en inglés) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. Si bien estos recursos se enfocan en salud del corazón, presentan información básica sobre cómo dejar de fumar. Para obtener ayuda y apoyo de manera gratuita para dejar de fumar, puede llamar a la Línea para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer al 1-877-44U-QUIT (1-877-448-7848).
  • Evitar el humo de tabaco de segunda mano al mantenerse alejado de los lugares donde se permite fumar. Pida a sus amigos y familiares que fuman que no lo hagan en la casa o el automóvil.
  • Mantenga un peso saludable. Los patrones de alimentación poco saludables y la falta de actividad física pueden conducir al sobrepeso y la obesidad, lo que puede provocar apnea del sueño. Las investigaciones han demostrado que perder peso puede reducir la apnea del sueño en personas que también han sido diagnosticadas con obesidad.
  • Estar físicamente activo. Al estar físicamente activo, puede ayudar a fortalecer su corazón y sus pulmones para que funcionen de manera más eficiente. La actividad física también puede reducir su riesgo de sufrir lesiones o enfermedades pulmonares. Nuestra hoja informativa Moverse más (en inglés) incluye información básica sobre recomendaciones para la actividad física. Antes de comenzar un programa de ejercicios, pregúntele a su médico qué nivel de actividad física es el adecuado para usted.
  • Limitar la exposición a la contaminación del aire exterior al verificar el Índice de calidad del aire (en inglés) antes de participar en actividades al aire libre y evitar el tráfico pesado cuando sea posible.
  • Reducir la contaminación del aire interior al asegurar que los lugares donde vive y trabaja estén bien ventilados y limpios con regularidad para evitar la acumulación de alérgenos, polvo y moho. También puede eliminar productos que crean humos, como productos de limpieza fuertes y aerosoles. Evite quemar combustibles sólidos como la madera para calentar y cocinar.
  • Tomar precauciones contra la gripe estacional y la neumonía. Vacúnese contra la gripe todos los años. También puede preguntar a su médico o proveedor de atención médica sobre la vacuna contra la neumonía.
  • Prueba de gas radón en su hogar. El radón es un gas incoloro, insípido e inodoro que se forma naturalmente. Puede ingresar a los edificios a través de grietas en la pared y puede causar cáncer de pulmón. Existen equipos de prueba económicos en muchas ferreterías. Si los niveles de radón son peligrosos, tome las medidas recomendadas para reducir los niveles de radón en su hogar o avise a los propietarios para que puedan reparar el edificio.
  • Usar un equipo de protección si trabaja en una industria que implica exponerse al polvo, sílice, alérgenos, humos químicos u otra contaminación del aire interior o exterior.

¿Cómo cambian sus pulmones a medida que envejece?

Research for Your Health

El NHLBI es parte de Institutos Nacionales de la Salud (NIH) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., la agencia de investigación biomédica de la Nación que realiza importantes descubrimientos científicos para mejorar la salud y salvar vidas. Estamos comprometidos con el avance de la ciencia y la aplicación de descubrimientos en la práctica clínica para promover la prevención y el tratamiento de los trastornos al corazón, pulmonares, sanguíneos y del sueño. Aprenda sobre los esfuerzos actuales y futuros del NHLBI para mejorar la salud a través de la investigación y el descubrimiento científico.

Mejorar la salud con la investigación actual
- Cómo funcionan los pulmones

Conozca las formas en que el NHLBI implementa la investigación actual para prevenir y tratar los problemas pulmonares. La investigación en este tema es parte del compromiso más amplio del NHLBI para el avance en el descubrimiento científico de las enfermedades pulmonares (en inglés).

  • Investigación creciente y sostenida para reducir la carga de la EPOC. El NHLBI, con aportes de socios federales y no federales, desarrolló un Plan de acción nacional para la EPOC (en inglés) a fin de guiar a las partes interesadas de todo el país en sus esfuerzos por reducir la carga de la EPOC. Además, el programa Aprenda más, respire mejor® (en inglés) del NHLBI busca incrementar el conocimiento acerca de las enfermedades y condiciones pulmonares, incluida la EPOC y la comprensión sobre cómo manejarlas y tratarlas.
  • Colaboración para mejorar la concientización sobre el asma. El Programa nacional de educación y prevención del asma (en inglés, NAEPP, por sus siglas en inglés) crea conciencia sobre el asma como un importante problema de salud pública. Al trabajar con asociaciones médicas, organizaciones voluntarias de salud y programas comunitarios, el NAEPP ayuda a educar a pacientes, profesionales de la salud y al público sobre el asma. El programa Aprenda más, respire mejor® (en inglés) también tiene como objetivo crear conciencia sobre el asma, así como educar a las personas sobre cómo tratarlo.

Obtenga información sobre las pioneras contribuciones a la investigación que hemos realizado a lo largo de los años y que han mejorado la atención clínica.

Avances en la investigación para mejorar la salud
- Cómo funcionan los pulmones

En apoyo de nuestra misión (en inglés), nos comprometemos a avanzar en parte en la investigación sobre el pulmón de las siguientes maneras:

  • Realizamos investigaciones. Nuestra División de Investigación intramural (en inglés) y su Rama pulmonar (en inglés) estudian enfermedades que afectan los pulmones. Los proyectos específicos tienen el objetivo de responder preguntas clínicamente relevantes mediante métodos que van desde estudios a nivel molecular hasta estudios clínicos de diagnósticos, terapias e intervenciones.
  • Financiamos las investigaciones. La investigación que financiamos hoy ayudará a mejorar nuestra salud futura. Nuestra División de Enfermedades pulmonares (en inglés) supervisa gran parte de la investigación sobre los pulmones y otras partes del sistema respiratorio, de modo que ayuda a comprender, prevenir y controlar las condiciones de salud que afectan estos órganos y tejidos. La División de Biología y enfermedades de las vías respiratorias (en inglés) apoya la investigación y la capacitación en investigación en enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, asma, fibrosis quística, bronquiolitis, imágenes pulmonares y la función de las vías respiratorias en la salud y la enfermedad. La Rama de Biología y enfermedades pulmonares (en inglés) apoya la investigación y la capacitación en investigación sobre la biología vascular pulmonar e hipertensión pulmonar, el desarrollo y la reparación pulmonar, la lesión pulmonar aguda y los cuidados críticos, la fibrosis pulmonar y otras enfermedades pulmonares intersticiales, las enfermedades pulmonares raras, el trasplante pulmonar y las respuestas pulmonares al VIH/SIDA y a otras infecciones. Busque el NIH RePORTer (en inglés) para obtener información sobre las investigaciones que el NHLBI financia sobre los pulmones.
  • Estimulamos la investigación de alto impacto. Nuestro Programa Trans-Omicas para la Medicina de Precisión (en inglés, TOPMed por sus siglas en inglés) incluye participantes con condiciones pulmonares, lo que puede ayudarnos a comprender cómo los genes contribuyen a las diferencias en la gravedad de la enfermedad y la forma en que los pacientes responden al tratamiento. La visión estratégica del NHLBI (en inglés) destaca las formas en las que podemos apoyar la investigación durante la próxima década

Aprenda sobre las interesantes áreas de investigación que el NHLBI está explorando sobre los pulmones.

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

Lideramos o patrocinamos estudios sobre los pulmones. Compruebe si usted o alguien que conoce es elegible para participar en un ensayo clínico.

Ensayos en el Centro Clínico de los NIH

Genes involucrados en el desarrollo de las enfermedades pulmonares

Este estudio investigará los genes implicados en la respiración y en el desarrollo de las enfermedades pulmonares como el asma o la sarcoidosis para mejorar la comprensión del papel que desempeñan. Para participar en este estudio, usted o su hijo deben tener entre 2 y 90 años y haber sido diagnosticados y vivir con una enfermedad pulmonar. Este estudio se encuentra en Bethesda (Maryland) en el Centro Clínico de los NIH.

Causas y progresión de la enfermedad pulmonar crónica

Este estudio tiene como objetivo desarrollar una mejor comprensión de los trastornos pulmonares. Este estudio también identifica a pacientes que son elegibles para participar en otros estudios de investigación. Para participar en este estudio, debe tener entre 7 y 90 años y tener síntomas de la enfermedad pulmonar. Este estudio se encuentra en Bethesda (Maryland) en el Centro Clínico de los NIH.

Para obtener más información acerca de los ensayos clínicos en el Centro Clínico de los NIH o para hablar con alguien acerca de un estudio que se adapte a sus necesidades, llame a la Oficina de Inscripción de Pacientes al 800-411-1222.

¿Es un adulto sano o tiene una enfermedad pulmonar?

Este estudio tiene como objetivo recolectar muestras de sangre, orina y vías respiratorias de voluntarios sanos y de personas que tienen enfermedades pulmonares. Los investigadores usarán las muestras para estudiar genes y proteínas que pueden estar involucrados en la enfermedad pulmonar. Para participar en este estudio, debe ser mayor de 18 años. Este estudio se encuentra en Nueva York (Nueva York).

Más información

Después de leer nuestro Tema de salud Cómo funcionan los pulmones, es posible que le interese obtener información adicional sobre los siguientes recursos.

Recursos no pertenecientes a NHLBI
- Cómo funcionan los pulmones

RELATED NEWS

RELATED EVENT