Broncoscopía

La broncoscopía es un procedimiento por el que se observa el interior de las vías respiratorias de los pulmones y que se utiliza para descubrir la causa de un problema pulmonar.
Resumen general

La broncoscopía es un procedimiento que observa el interior de las vías respiratorias de los pulmones. Consiste en insertar un tubo de broncoscopia, con una luz y una cámara pequeña, a través de su nariz o boca, bajar por su garganta y entrar en su tráquea y en los bronquios y bronquiolos de sus pulmones. Este procedimiento se utiliza para encontrar la causa de algún problema pulmonar. Puede detectar tumores, signos de infección, exceso de mucosidad en las vías respiratorias, sangrado, u obstrucciones en los pulmones. También, puede permitirle a su doctor tomar muestras de mucosidad o tejido para pruebas de laboratorio, así como insertar stents o tubos pequeños en las vías respiratorias para mantenerlas abiertas y tratar problemas pulmonares.

El procedimiento se realiza con el uso de un broncoscopio flexible o rígido. El broncoscopio flexible es más común que el rígido, además, no suele requerir anestesia general. Antes del procedimiento, se le administrará un medicamento para ayudarlo a relajarse. También, se le administrará un medicamento líquido para entumecer su nariz y su garganta. Si tiene niveles bajos de oxígeno en sangre durante el procedimiento, se le tratará con oxigenoterapia. Si hay mucha sangre en sus pulmones o tiene un objeto grande atascado en sus vías respiratorias, es posible que necesite una broncoscopía rígida en el quirófano de un hospital bajo anestesia general.

Después del procedimiento, se le monitoreará para asegurarse de que no existan complicaciones. Es posible que experimente dolor de garganta, tos o ronquera que desaparecerán con el tiempo. Si se realizó el procedimiento siendo un paciente ambulatorio, lo más probable es que se vaya a casa después de algunas horas, pero necesitara que lo lleven debido a los medicamentos o la anestesia que se le administró. Usted tendrá que consultar con su médico después del procedimiento para obtener sus resultados.

La broncoscopía suele ser segura, pero existe un pequeño riesgo de fiebre, sangrado leve o neumonía. El neumotórax o colapso pulmonar es un efecto secundario raro, pero grave que se puede tratar. Luego del procedimiento, es posible que su médico solicite rayos X para observar si existe algún problema pulmonar.

Visite Broncoscopía para más información sobre este tema.

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

El Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) guía o patrocina muchos estudios destinados a prevenir, diagnosticar, y tratar trastornos del corazón, los pulmones, la sangre, y el sueño.

Más información

Recursos del NHLBI

Recursos que no pertenecen al NHLBI