Asma

Resumen general

El asma es una afección crónica (a largo plazo) que afecta las vías respiratorias en los pulmones. Las vías respiratorias son tubos que transportan aire hacia adentro y hacia afuera de los pulmones. Si tiene asma, a veces las vías respiratorias pueden inflamarse y estrecharse.

El asma afecta a personas de todas las edades y a menudo comienza durante la infancia. Puede tener sibilancias (sonido tipo silbido cuando respira), toser o sentir opresión en el pecho. Estos síntomas pueden variar de leves a graves y pueden aparecer todos los días o solo de vez en cuando. Ciertas cosas pueden desencadenar o empeorar los síntomas del asma, como el aire frío. Estas cosas se denominan desencadenantes del asma. Cuando los síntomas empeoran, se denomina un ataque de asma.

Un plan de acción ante el asma puede ayudarlo a controlar el asma. El plan puede incluir monitorear la enfermedad, evitar los desencadenantes y usar medicinas.

Explore este Tema de salud para obtener más información sobre el asma y vivir con la enfermedad, nuestro papel en la investigación y los ensayos clínicos.

Encuentre guías para el manejo del asma, folletos con recomendaciones  y otros recursos del programa Asma: aprenda más y respire mejor (en inglés) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés).

Ver también

Información para profesionales de la salud (en inglés)

Causas - Asma

Se desconoce la causa exacta del asma, y las causas pueden variar de una persona a otra. Sin embargo, el asma a menudo es el resultado de una fuerte respuesta del sistema inmunitario a una sustancia en los pulmones. Para comprender el asma, es importante comprender Cómo funcionan los pulmones.

Normalmente, el sistema inmunitario del cuerpo ayuda a combatir las infecciones. A veces, el sistema inmunitario de una persona responde a una sustancia en el medio ambiente llamada alérgeno. Cuando alguien inhala un alérgeno, como la ambrosía, el sistema inmunitario en las vías respiratorias puede reaccionar con fuerza. Otras personas expuestas a la misma sustancia pueden no reaccionar en absoluto.

El sistema inmunitario reacciona a un alérgeno generando inflamación. La inflamación hace que sus vías respiratorias se hinchen y se estrechen, y posiblemente produzcan más mucosidad. Esto puede hacer que sea más difícil respirar. Los músculos alrededor de las vías respiratorias también pueden tensarse, lo que se llama broncoespasmo. Esto puede dificultar aún más la respiración.

Con el tiempo, las paredes de las vías respiratorias pueden volverse más gruesas. La imagen a continuación muestra cómo se estrechan las vías respiratorias durante el asma.

La vía respiratoria se estrecha en un ataque de asma
La vía respiratoria se estrecha en un ataque de asma. La imagen de la izquierda muestra la ubicación de los pulmones en el cuerpo. La imagen del medio es un primer plano de una vía respiratoria normal, y la imagen de la derecha muestra una vía respiratoria estrecha e inflamada típica de un ataque de asma. Medical Illustration Copyright © 2020 Nucleus Medical Media, All rights reserved.

Su asma puede haber sido causada en parte por una infección viral o alérgenos en el aire cuando era un bebé o un niño pequeño. Durante esta etapa de la vida, su sistema inmunitario aún se está desarrollando.

No está claro por qué una persona reacciona a una exposición mientras que otras no. Los genes parecen jugar un papel en hacer que algunas personas sean más susceptibles al asma.

Factores de riesgo - Asma

El entorno o la ocupación, los antecedentes familiares o los genes, otras afecciones médicas, la raza u origen étnico o el sexo pueden aumentar el riesgo de desarrollar asma.

El asma afecta a personas de todas las edades, pero a menudo comienza durante la infancia. Algunas veces el asma se desarrolla en adultos, particularmente en mujeres. Este tipo de asma se llama asma de inicio en el adulto o de inicio tardío.

Medioambiente o profesión

Las cosas en el medioambiente, incluso en el trabajo o en el hogar, pueden aumentar el riesgo de desarrollar asma o empeorar los síntomas del asma.

  • La exposición al humo del cigarrillo en el útero o en los primeros años de vida de un niño aumenta el riesgo de desarrollar síntomas de asma en los primeros años. Esta exposición también puede afectar el crecimiento y el desarrollo pulmonar.
  • La exposición a diferentes microbios en el medio ambiente, especialmente en los primeros años de vida, puede afectar la forma en que se desarrolla el sistema inmunitario. Estos efectos sobre el sistema inmunitario pueden aumentar o proteger contra el riesgo de desarrollar asma.
  • Las exposiciones que ocurren en el lugar de trabajo, como los irritantes químicos o polvos industriales, también pueden aumentar el riesgo de desarrollar asma en personas susceptibles. Este tipo de tratamiento se llama asma ocupacional. Puede desarrollarse durante un período de años y, a menudo persiste incluso después de que ya no esté expuesto.
  • El aire de mala calidad por la contaminación o los alérgenos puede empeorar el asma. Los contaminantes pueden incluir la contaminación del aire relacionada con el tráfico. Los alérgenos del aire pueden incluir polen, polvo u otras partículas.

Historial familiar y genético

Los genes pueden tener un papel en el desarrollo del asma porque afectan la manera en que se desarrolla el sistema inmunitario. Es probable que más de un gen esté involucrado. Los genes se heredan de los padres. Tener padres con asma, especialmente si la madre tiene asma, aumenta el riesgo de que el niño también la desarrolle.

Otras afecciones

El asma con frecuencia está relacionada con otras afecciones médicas tales como:

  • Alergias. El asma suele ser un tipo de reacción alérgica. Las personas que tienen asma a menudo tienen otros tipos de alergias. Pueden tener alergias a los alimentos o secreción nasal o congestión nasal por el polen. Puede tener un mayor riesgo de desarrollar asma si tuvo reacciones alérgicas en la primera infancia a sustancias en el aire, como el polen, la caspa, el moho o el polvo. Cuantas más cosas le provoquen alergia, mayor será el riesgo de asma.
  • La obesidad puede aumentar las posibilidades de desarrollar asma o empeorar los síntomas del asma. Esto puede deberse a que las personas que tienen obesidad pueden tener inflamación o cambios en el sistema inmunitario.
  • Infecciones respiratorias y sibilancias. Los niños pequeños que a menudo tienen infecciones respiratorias causadas por virus tienen un alto riesgo de desarrollar síntomas de asma en los primeros años de vida.

Raza u origen étnico

Los afroamericanos y los puertorriqueños tienen un mayor riesgo de asma que las personas de otras razas o etnias. Los niños afroamericanos e hispanos tienen más probabilidades de morir por causas relacionadas con el asma que los estadounidenses blancos no hispanos.

Sexo

Entre los niños, más niños que niñas tienen asma. Entre los adolescentes y los adultos, el asma es más común entre las mujeres que entre los hombres.

Detección y prevención - Asma

No hay exámenes de rutina para el asma y no hay forma de prevenirla. El médico puede recomendarle evitar ciertos factores de riesgo para ayudar a prevenir que el asma empeore o cause ataques de asma.

Conozca las pruebas que su médico puede usar para diagnosticar el asma.

Signos, síntomas y complicaciones - Asma

La frecuencia con la que aparecen los signos y síntomas del asma puede depender de lo grave o intensa que sea el asma y de que este expuesto a alérgenos. Algunas personas tienen síntomas todos los días, mientras que otras tienen síntomas solo unos pocos días al año. Para algunas personas, el asma puede causar molestias, pero no interfiere con las actividades diarias. Sin embargo, si tiene asma más grave, esta puede limitar las cosas que puede hacer.

Cuando el asma está bien controlada, una persona muestra pocos síntomas. Cuando los síntomas empeoran, una persona puede tener lo que se llama un ataque de asma o una exacerbación. Con el tiempo, el asma no controlada puede dañar las vías respiratorias en los pulmones.

Signos y síntomas

Los signos y los síntomas del asma incluyen:

  • Opresión en el pecho
  • Tos, especialmente de noche o temprano en la mañana
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancias, que producen un silbido al exhalar

Si bien otras afecciones pueden causar los mismos síntomas que el asma, el patrón de síntomas en las personas que tienen asma generalmente tiene algunas de las siguientes características.

  • Vienen y van con el tiempo o en el mismo día.
  • Comienzan o empeoran con infecciones virales, como un resfriado.
  • Se desencadenan por el ejercicio, las alergias, el aire frío o la hiperventilación al reír o llorar.
  • Son peores por la noche o por la mañana.

Los ataques de asma o exacerbaciones son episodios que ocurren cuando los síntomas empeoran y requieren un cambio en el tratamiento típico. Estos pueden aparecer de forma gradual o repentina y pueden poner en peligro la vida. Las personas que tienen asma grave suelen sufrir ataques de asma con más frecuencia.

Diagnóstico - Asma

El asma se diagnostica en función de su historia médica, un examen físico y los resultados de un estudio de pruebas de diagnóstico. Es posible que necesite ver a un equipo de proveedores de atención médica, incluido su médico, un especialista en asma (llamado neumonólogo) o un especialista en alergias (llamado alergólogo).

Historia médica y examen físico

Su médico le preguntará acerca de sus factores de riesgo para el asma y sus síntomas. También puede preguntar sobre cualquier alergia conocida. Esto incluye con qué frecuencia aparecen los síntomas, qué parece desencadenar los síntomas, cuándo o dónde aparecen, y si sus síntomas lo despiertan por la noche.

Durante el examen físico, el médico puede:

  • escuchar su respiración y buscar síntomas de asma,
  • buscar afecciones alérgicas de la piel, como el eccema.

Pruebas de diagnóstico

El médico puede pedirle que realice las siguientes pruebas para determinar si sus síntomas son causados por el asma.

  • Pruebas de la función pulmonar, como la espirometría, que consiste en inhalar y exhalar a través de un tubo conectado a una computadora. Esto mide cuánto y qué tan rápido se mueve el aire cuando inhala y exhala con el máximo esfuerzo. Mire este video para obtener más información sobre cómo realizar una prueba de espirometría (en inglés).
  • Espirometría con pruebas broncodilatadoras para medir cuánto y qué tan rápido entra y sale el aire antes y después de tomar una medicina inhalada para relajar los músculos de las vías respiratorias.
  • Pruebas de broncoprovocación para medir cómo reaccionan las vías respiratorias a exposiciones específicas. Durante esta prueba, inhala diferentes concentraciones de alérgenos o medicinas que pueden tensar los músculos de las vías respiratorias. La espirometría se realiza antes y después de la prueba.
  • Pruebas de flujo espiratorio máximo (PEF, por sus siglas en inglés) para medir qué tan rápido puede expulsar el aire con el máximo esfuerzo. Esta prueba se puede realizar durante la espirometría o respirando en un dispositivo separado, como un tubo.
  • Pruebas de concentración fraccional de óxido nítrico exhalado (FeNO, por sus siglas en inglés) para medir las concentraciones de óxido nítrico en la respiración cuando exhala. Las altas concentraciones de óxido nítrico pueden indicar que sus pulmones están inflamados. Esta prueba se realiza en adultos y niños mayores de 5 años.
  • Alergia en la piel o análisis de sangre, si tiene antecedentes de alergias. Estas pruebas pueden decirle a su médico qué alérgenos, como la caspa de las mascotas o el polen, causan una reacción de su sistema inmunitario.

Diagnóstico de asma en niños menores de 6 años

Puede ser difícil saber si un niño menor de 6 años tiene asma u otra afección respiratoria, porque los niños pequeños a menudo no pueden realizar una prueba de función pulmonar como la espirometría. Después de verificar los antecedentes y los síntomas de un niño, el médico puede probar medicinas para el asma durante unos meses para ver qué tan bien responde el niño. Alrededor del 40% de los niños que tienen sibilancias cuando tienen resfriados o infecciones respiratorias finalmente son diagnosticados con asma.

Tratamiento - Asma

Si le diagnostican asma, su médico trabajará con usted para crear un plan de tratamiento para controlar los síntomas y prevenir los ataques de asma. El tratamiento generalmente depende de la edad, la gravedad del asma y la respuesta a una opción de tratamiento dada. El médico puede ajustar su tratamiento hasta que se controlen los síntomas del asma.

La mayoría de las personas reciben un tratamiento a largo plazo con controladores diarios, junto con otro inhalador para el alivio a corto plazo, cuando tienen síntomas o para prevenirlos. Un inhalador permite que la medicina entre en la boca y las vías respiratorias.

Mira nuestro video para más información sobre el tratamiento de asma.

Medicinas de alivio a corto plazo

Las medicinas de alivio a corto plazo, también llamadas medicinas de alivio rápido, ayudan a prevenir los síntomas o alivian los síntomas durante un ataque de asma. Pueden ser las únicas medicinas necesarias para el asma leve o el asma que ocurre solo con la actividad física.

El médico le recetará un inhalador de alivio rápido para que lo lleve en todo momento. Visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para aprender a usar su inhalador para el asma correctamente.

Los tipos de medicinas de alivio a corto plazo incluyen:

  • Agonistas beta-2 de acción corta inhalados (SABA, por sus siglas en inglés) para relajar rápidamente los músculos tensos alrededor de las vías respiratorias. Esto permite que las vías respiratorias se abran para que el aire pueda fluir a través de ellas. Los efectos secundarios pueden incluir temblores y taquicardia. Si los síntomas y la historia médica indican que tiene asma, los médicos pueden tratarla con corticosteroides inhalados durante un período de prueba para ver si ayudan. Si los síntomas no mejoran, se suspenderán los corticosteroides para evitar efectos secundarios.
  • Corticosteroides orales e intravenosos (IV) para reducir la inflamación causada por síntomas de asma grave.
  • Anticolinérgicos de acción corta para ayudar a abrir las vías respiratorias rápidamente. Esta medicina puede ser menos efectiva que los SABA, pero es una opción para las personas que pueden presentar los efectos secundarios de los SABA.

Medicinas de control

Su médico puede recetarle medicinas de control a largo plazo para tomar diariamente para ayudar a prevenir los síntomas al reducir la inflamación de las vías respiratorias y prevenir su estrechamiento. El tratamiento con medicinas de control específicas puede diferir según la edad, si la persona es un adulto o un niño. Regrese a Causas para revisar qué causa los síntomas del asma.

Las medicinas de control incluyen lo siguiente.

  • Corticosteroides para reducir la respuesta inflamatoria del cuerpo. Su médico puede recetarle corticosteroides inhalados u orales (como una píldora). Los efectos secundarios comunes de los corticosteroides inhalados incluyen voz ronca o una infección en la boca llamada candidiasis. Un espaciador o cámara de retención en su inhalador puede ayudar a evitar estos efectos secundarios. Los corticosteroides orales pueden tener más efectos secundarios que los corticosteroides inhalados, porque la medicina va fuera de los pulmones.
  • Medicinas biológicas, como el omalizumab, el mepolizumab, el reslizumab y el benralizumab, para atacar partes específicas de la respuesta del cuerpo a los alérgenos. Las medicinas biológicas son anticuerpos que se usan en personas con asma grave. El benralizumab se inyecta en una vena, mientras que las otras medicinas se inyectan debajo de la piel o en una vena. Se administran cada dos a cuatro semanas.
  • Modificadores de leucotrienos para reducir la inflamación y mantener abiertas las vías respiratorias. Estas píldoras se toman por vía oral, solas o con corticosteroides, según lo que le recete su médico.
  • Estabilizadores de mastocitos, como el cromolín, para ayudar a prevenir la inflamación de las vías respiratorias cuando está expuesto a alérgenos u otros factores desencadenantes. Estas medicinas evitan que ciertas células inmunes liberen las señales que causan inflamación.
  • Broncodilatadores inhalados de acción prolongada, como los agonistas beta-2 de acción prolongada (LABA, por sus siglas en inglés), para mantener abiertas las vías respiratorias y evitar su estrechamiento. Se pueden agregar LABA a los corticosteroides inhalados para reducir el estrechamiento y la inflamación. A veces también se usa una medicina similar llamada antagonistas muscarínicos inhalados de acción prolongada (LAMA, por sus siglas en inglés).
  • Vacunas contra la alergia, llamadas inmunoterapia subcutánea (SCIT, por sus siglas en inglés), para reducir la respuesta del cuerpo a los alérgenos. En lugar de una inyección, los alérgenos también pueden estar dentro de una gotita o tableta que se pone debajo de la lengua. En raras ocasiones, puede causar una reacción alérgica potencialmente mortal.

Atención de emergencia

Si tiene un ataque de asma grave y necesita atención de emergencia, puede recibir tratamiento con medicinas, como las enumeradas anteriormente, administradas con un nebulizador o por vía intravenosa (IV). También puede recibir oxigenoterapia o asistencia respiratoria. Esto puede incluir apoyo con ventilador (en inglés) o a través de una máscara con aire forzado.

Procedimientos

En ciertos casos, el médico puede recomendarle un procedimiento llamado termoplastia bronquial si tiene asma grave y otros tratamientos no funcionan. En este procedimiento, el médico ingresará a las vías respiratorias a través de la boca con un broncoscopio. Esto ayuda al médico a ver el interior de las vías respiratorias. Luego, el médico aplicará calor a los músculos a lo largo de las vías respiratorias para hacerlos más delgados y ayudar a prevenir la constricción.

 

Vivir con - Asma

Después de ser diagnosticado con asma, trabaje con su médico para aprender a controlarla usted mismo. Debido a que los síntomas del asma pueden ser diferentes en diferentes momentos, es importante saber qué medicinas usar para prevenir y aliviar los síntomas. Puede trabajar con su médico para desarrollar un plan de tratamiento, llamado plan de acción ante el asma. La atención de seguimiento ayudará a garantizar que el asma que padezcan usted o su hijo esté bien controlada. Mantenerse saludable también incluye evitar los desencadenantes del asma y mantener un estilo de vida saludable.

Vea el video del NHLBI Viva y maneje el asma (en inglés) para obtener más información 

Siga su plan de acción para el asma

Trabaje con su médico para crear un plan de acción para el asma que le funcione. Un plan de acción para el asma es un documento escrito del plan de tratamiento que describe lo siguiente:

  • cómo identificar alérgenos o irritantes que se deben evitar;
  • cómo reconocer y manejar los ataques de asma;
  • qué medicinas tomar y cuándo tomarlas;
  • cuándo llamar al médico o ir a la sala de emergencias;
  • a quién contactar en caso de emergencia.

Si su hijo tiene asma, los cuidadores y el personal de la escuela deben conocer el plan de acción ante el asma.

El médico se asegurará de que esté usando el inhalador correctamente. Hay diferentes tipos de inhaladores. Revise la forma en que usa el inhalador en cada visita médica. A veces, el asma puede empeorar debido al uso incorrecto del inhalador.

Descargue una muestra del Plan de acción ante el asma (en inglés).

Conozca los desencadenantes del asma

Los desencadenantes del asma son cosas que desencadenan o empeoran los síntomas del asma. Una vez que sepa cuáles son estos factores desencadenantes, puede tomar medidas para controlar muchos de ellos.

Los alérgenos son un desencadenante común del asma.

  • Si el pelaje de los animales desencadena síntomas de asma, mantenga a las mascotas con pelaje fuera del hogar o de los dormitorios.
  • Mantenga su casa lo más libre de polvo y moho posible.
  • Retírese de lo que está desencadenando sus síntomas en el lugar de trabajo. Si tiene asma ocupacional, incluso las concentraciones bajas de alérgenos pueden desencadenar síntomas.
  • Intente limitar el tiempo al aire libre si las concentraciones de alérgenos son altas.

Otros desencadenantes del asma incluyen:

  • Estrés emocional. El estrés emocional, como la ira intensa, el llanto o la risa, pueden causar hiperventilación y estrechamiento de las vías respiratorias, lo que desencadena un ataque de asma.
  • Infecciones, como la gripe. Vacúnese contra la gripe todos los años para ayudar a prevenirla, ya que esta puede aumentar el riesgo de un ataque de asma.
  • Medicinas. Algunas personas que tienen asma grave pueden ser sensibles a medicinas, como la aspirina, y pueden experimentar problemas respiratorios graves. Informe a su médico sobre todas las medicinas que usted o su hijo toma actualmente.
  • Mala calidad del aire o aire muy frío. La contaminación o ciertos tipos de clima, como las tormentas eléctricas, pueden afectar la calidad del aire. La contaminación puede incluir la contaminación en interiores causada por gases de dispositivos ineficientes de cocción o calefacción que no tienen ventilación. La contaminación del aire exterior puede ser difícil de evitar, pero se puede mantener las ventanas cerradas y evitar actividades al aire libre extenuantes cuando la calidad del aire sea baja. Para obtener orientación, consulte la Guía del pronóstico de la calidad del aire de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (en inglés).
  • Humo de tabaco, incluido el humo de segunda mano.
  • Ciertos alimentos o aditivos alimentarios (productos químicos). Esto es menos común.

Regrese a Factores de riesgo para revisar los entornos que pueden desencadenar el asma.

Reciba atención médica de rutina

Los controles regulares son importantes para ayudar al médico a determinar qué tan bien está controlando el asma y ajustar el tratamiento si es necesario. El médico también realizará pruebas periódicas para ver qué tan bien funcionan sus pulmones y qué tan bien fluye el aire.

Las medicinas o las dosis pueden cambiar con el tiempo en función de los cambios en su afección o en su vida, por ejemplo:

  • La edad. Los adultos mayores pueden necesitar diferentes tratamientos debido a otras afecciones que puedan tener y las medicinas que pueden tomar. Los betabloqueantes, los analgésicos y las medicinas antiinflamatorias pueden afectar el asma.
  • El embarazo. Los síntomas de asma pueden cambiar durante el embarazo. También existe un mayor riesgo de ataques de asma. El médico continuará el tratamiento con medicinas a largo plazo, como corticosteroides inhalados. Es importante controlar el asma para prevenir complicaciones como la preeclampsia, el parto prematuro y el bajo peso al nacer del bebé.
  • La cirugía. El asma puede aumentar el riesgo de complicaciones durante la cirugía y después de ella. Por ejemplo, tener un tubo en la garganta puede causar un ataque de asma. Hable con su médico y cirujano sobre cómo prepararse para la cirugía.

Regrese a Tratamiento para revisar posibles opciones de tratamiento para el asma.

Controle el asma en casa

Pregúntele a su médico sobre capacitaciones o grupos de apoyo sobre el asma para ayudarlo a mantener la afección bajo control. La educación puede ayudarlo a comprender el propósito de sus medicinas, cómo prevenir los síntomas, cómo reconocer los ataques de asma temprano y cuándo buscar atención médica.

Como parte del plan de acción para el asma, el médico puede mostrarle cómo controlar el asma utilizando un medidor de flujo máximo. Puede comparar los números con el tiempo para asegurarse de que el asma esté controlada. Un número bajo puede ayudarlo a advertirle de un ataque de asma, incluso antes de que note los síntomas.

Llevar un diario puede ayudar si le resulta difícil seguir el plan de acción para el asma o si el plan no funciona bien. Si tiene alguna de las siguientes experiencias, regístrelas en el diario y haga una cita para ver al médico. Lleve el diario con usted a la cita.

  • Está limitando las actividades normales y falta a la escuela o al trabajo.
  • Utiliza el inhalador de alivio rápido más de dos días a la semana.
  • Las medicinas para el asma ya no parecen funcionar bien.
  • Su número de flujo máximo es bajo o varía mucho de un día a otro.
  • Los síntomas aparecen con mayor frecuencia, son más graves o le hacen perder el sueño.

Si el asma de su hijo pequeño no está bien controlada, es posible que note que tose más por la noche y come menos. Su hijo también puede parecer más cansado (conocido como fatiga), irritable o de mal humor.

Adopte cambios saludables en el estilo de vida

SU médico puede recomendar uno o más de los siguientes cambios en el estilo de vida saludable para el corazón para ayudar a controlar los síntomas del asma.

  • Mantenga un peso saludable. La obesidad puede hacer que el asma sea más difícil de manejar. Pregúntele a su médico acerca de programas  que pueden ayudar. Incluso una pérdida de peso del 5% al 10% puede ayudar con los síntomas.
  • Elija alimentos saludables para el corazón. Comer más frutas y verduras y obtener suficiente vitamina D puede proporcionar importantes beneficios para la salud.
  • Haga actividad física regularmente. Aunque el ejercicio es un desencadenante del asma para algunas personas, no debe evitarlo. La actividad física es una parte importante de un estilo de vida saludable. Hable con su médico sobre qué tipo de actividad física sería mejor para usted. Pregunte sobre las medicinas que pueden ayudarlo a mantenerse activo.
  • Maneje el estrés. Aprenda técnicas de respiración y relajación, que pueden ayudar con los síntomas. Reúnase con un profesional de la salud mental si tiene ansiedad, depresión o ataques de pánico.
  • Deje de fumar o evite el humo de segunda mano. Fumar tabaco e inhalar humo de segunda mano hacen que el asma sea más difícil de tratar. Los cigarrillos electrónicos y exponerse al vapor de segunda mano también pueden estar relacionados con los síntomas del asma. La investigación sugiere que la nicotina y los saborizantes que se encuentran en los cigarrillos electrónicos pueden dañar el corazón y los pulmones. Visite Fumar y su corazón (en inglés) o llame a la línea para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer al 1-877-44U-QUIT (1-877-448-7848).
  • Trate de dormir bien. Dormir bien a veces puede ser difícil con el asma. Desarrolle hábitos de sueño saludables al acostarse y levantarse a horas regulares, siguiendo una rutina relajante antes de acostarse y manteniendo su habitación

Prevenga las complicaciones del asma

Su médico puede recomendarle que mantenga la dosis de su medicina lo más baja posible para evitar efectos secundarios a largo plazo. Las altas dosis de ciertas medicinas para el asma a lo largo del tiempo pueden aumentar su riesgo de cataratas y osteoporosis. Una catarata es la opacidad del cristalino en el ojo. La osteoporosis es un trastorno que debilita los huesos y es más probable que se rompan. Lea más en Lo que las personas con asma deben saber sobre la osteoporosis (en inglés).

Mantenga el asma bajo control y comuníquese con su médico si algo cambia. Cuando el asma no se maneja, puede provocar ataques de asma potencialmente mortales. Si está embarazada, puede poner en riesgo la salud de su bebé nonato.

Tenga un plan ante los ataques de asma

Un plan de acción ante el asma escrito desarrollado con su médico puede ayudarlo a saber cuándo llamar al 9-1-1 para recibir atención de emergencia.

Los ataques de asma pueden ser más peligrosos para algunas personas. Debe buscar atención inmediata durante un ataque de asma si usted o su hijo:

  • ha sido hospitalizado por asma en el último año;
  • ha tenido ataques de asma potencialmente mortales en el pasado;
  • necesitó recientemente corticosteroides orales;
  • no ha estado usando corticosteroides inhalados;
  • usa más de un bote de medicina inhalada de agonistas beta-2 de acción corta (SABA) cada mes;
  • tiene una afección de salud mental o trastorno por consumo de alcohol o drogas;
  • no sigue de cerca su plan de acción para el asma;
  • tiene alergia alimentaria.

Para niños pequeños con asma, llame al 9-1-1 si el niño:

  • parece somnoliento, confundido o agitado;
  • tiene un tinte azul en la piel y los labios;
  • tiene taquicardia.

Llame a su médico si:

  • sus medicinas no alivian un ataque de asma;
  • su número de flujo máximo es bajo.

Research for Your Health

El NHLBI es parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., la agencia de investigación biomédica de la nación que realiza importantes descubrimientos científicos para mejorar la salud y salvar vidas. Estamos comprometidos con el avance de la ciencia y la aplicación de descubrimientos en la práctica clínica para promover la prevención y el tratamiento de los trastornos cardíacos, pulmonares, sanguíneos y del sueño, incluida el asma. Aprenda sobre los esfuerzos actuales y futuros del NHLBI para mejorar la salud a través de la investigación y el descubrimiento científico.

Mejorar la salud con la investigación actual
- Asma

Conozca las formas en que el NHLBI implementa la investigación actual para mejorar la salud de personas con asma. La investigación sobre este tema es parte del compromiso más amplio del NHLBI para avanzar en los descubrimientos científicos en relación con la enfermedad pulmonar (en inglés) y las disparidades y desigualdades de salud (en inglés).

  • Avanzar en la comprensión del desarrollo pulmonar. El Atlas molecular del Programa de desarrollo pulmonar  (en inglés, LungMAP, por sus siglas en inglés) integra múltiples bases de datos para construir un mapa molecular del pulmón en desarrollo tanto en humanos como en ratones. El programa ayuda a avanzar la investigación pulmonar, en parte a través de su fuente de datos basado en la web, llamado BREATH, que permite que los usuarios accedan a los datos y hallazgos de LungMAP.
  • Desarrollo de pautas para el diagnóstico y manejo del asma. El Grupo de trabajo del informe 4 del panel de expertos (en inglés, EPR-4, por sus siglas en inglés) se estableció en 2018 para actualizar las Pautas para el diagnóstico y el manejo del asma (EPR-3) (en inglés) de 2007. Los miembros del grupo de trabajo revisaron las últimas investigaciones para actualizar las guias sobre tratamientos y el manejo del asma, incluido el papel de la inmunoterapia, la efectividad de la reducción de alérgenos en interiores y el uso de óxido nítrico espirado fraccional (FeNO, por sus siglas en inglés). Consulte el informe resumido del EPR-4.
  • Aporte de recursos para la investigación. El Consorcio para Investigación del Tejido Pulmonar  (en inglés, LTRC, por sus siglas en inglés) proporciona tejidos humanos de pulmón a investigadores calificados para el uso en sus investigaciones. El programa inscribe a pacientes que planean someterse a una cirugía pulmonar, recolecta sangre y otros datos clínicos de estos donantes y almacena tejido donado que, de otro modo, se descartaría después de la cirugía pulmonar. El LTRC proporciona muestras de tejido y datos sin costo para los investigadores aprobados.
  • Apoyo a la colaboración en investigación. Cooperativa de ensayos pulmonares  (en inglés, PTC, por sus siglas en inglés) reúne a pacientes, investigadores y profesionales de la salud de más de 50 instituciones, con el objetivo común de desarrollar nuevos tratamientos y probar las prácticas actuales de atención clínica.
  • Programa nacional de educación y prevención del asma (NAEPP, por sus siglas en inglés). El NAEPP (en inglés) crea conciencia sobre el asma como un importante problema de salud pública. Al trabajar con asociaciones médicas, organizaciones voluntarias de salud y programas comunitarios, el NAEPP ayuda a educar a pacientes, profesionales de la salud y al público sobre el asma.

Avances en la investigación para mejorar la salud
- Asma

En apoyo de nuestra misión (en inglés), nos comprometemos a avanzar en parte en la investigación sobre el asma de las siguientes maneras.

Aprenda sobre las interesantes áreas de investigación que el NHLBI está explorando sobre el asma.

 

  • Explorar nuevos enfoques para controlar los síntomas del asma. Un estudio apoyado por el NHLBI analizará la importancia de la osteocalcina, una hormona en el tejido óseo, que provoca la constricción de las vías respiratorias en ratones con asma, para ayudar a futuros tratamientos. Para obtener más información, visite la Regulación hormonal del diámetro de la vía respiratoria por el hueso y su implicación en el asma (en inglés).
  • Evaluar cómo los microbios del cuerpo pueden afectar las alergias y el asma. Sabemos que las diferentes bacterias en el cuerpo de una persona pueden afectar la inmunidad. Apoyamos estudios para determinar si diferentes bacterias juegan un papel en el desarrollo del asma relacionada con la alergia a los ácaros del polvo. Para obtener más información, visite El papel del microbioma en la regulación del asma inducida por ácaros del polvo doméstico (en inglés).
  • Obtener una mejor comprensión de la inflamación crónica. Estudios anteriores han demostrado que las células epiteliales, un cierto tipo de célula en las vías respiratorias, están involucradas en la inflamación por el asma. El NHLBI continúa apoyando estudios para encontrar objetivos específicos para evitar que el asma empeore. Para obtener más información, visite Mecanismos y consecuencias de la producción de ácido hialurónico en el asma (en inglés).
  • Reducción de las disparidades del asma. El Consorcio sobre el Asma entre Las Poblaciones de Ascendencia Africana en las Américas (CAAPA, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo descubrir genes que aumentan el riesgo de asma entre afrodescendientes y estudiar la diversidad genética en las poblaciones de ascendencia africana. Para obtener más información, visite Nuevos enfoques para potenciar los estudios del asma en poblaciones de ascendencia africana (en inglés).

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

Dirigimos o patrocinamos muchos estudios sobre el asma. Compruebe si usted o alguien que conoce es elegible para participar en nuestros ensayo clínico.

Ensayos en el Centro Clínico de los NIH

¿Es usted un adulto que tiene asma y quiere ayudar a comprender la biología de las vías respiratorias?

Este estudio analizará las diferencias entre las células de las vías respiratorias de las personas que tienen y las que no tienen asma. Los médicos usarán un procedimiento llamado broncoscopía para recolectar células. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 75 años, no tener VIH y no estar embarazada o planeando quedar embarazada en este momento. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

¿Es usted un adulto que tiene asma y quiere ayudar a que los investigadores entenderla mejor?

Este estudio recopilará información general sobre las personas que han tenido asma durante un período de 20 años para comprender por qué los pacientes responden de manera diferente al tratamiento. Para participar en este estudio, debe ser mayor de 18 años, haber recibido un diagnóstico de asma durante al menos un año y no tener ninguna otra afección importante. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

Causas y progresión de la enfermedad pulmonar crónica

Este estudio tiene como objetivo desarrollar una mejor comprensión de los trastornos pulmonares. Este estudio también identifica a pacientes que son elegibles para participar en otros estudios de investigación. Para participar en este estudio, debe tener entre 7 y 90 años y tener síntomas de la enfermedad pulmonar. Este estudio se encuentra en Bethesda (Maryland) en el Centro Clínico de los NIH.

Genes involucrados en el desarrollo de enfermedades pulmonares

Este estudio investigará los genes implicados en el proceso respiratorio y en el desarrollo de enfermedades pulmonares como el asma o la sarcoidosis para mejorar la comprensión del papel que ellos desempeñan. Para participar en este estudio, usted o su hijo deben tener entre 2 y 90 años y haber sido diagnosticado y estar viviendo con una enfermedad pulmonar. Este estudio se realiza en Bethesda, Maryland.

Recolección de muestras de asma

Este estudio analizará las diferencias entre las células de las vías respiratorias de las personas que tienen asma y las que no tienen. Los médicos usarán un procedimiento llamado broncoscopía para recolectar células. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 75 años, no ser portador de VIH y no debe estar embarazada o planeando quedar embarazada. Este estudio se realiza en Bethesda (Maryland).
Vea más informacion sobre Recolección de muestras de asma.

Respuestas al tratamiento del asma

Este estudio reunirá información general durante un período de 20 años sobre personas que han tenido asma para comprender por qué los pacientes responden de manera diferente al tratamiento. Para participar en este estudio, debe tener 18 años o más, haber recibido un diagnóstico de asma durante al menos un año y no tener ninguna otra afección grave. Este estudio se realiza en Bethesda (Maryland).
Vea más informacion sobre Respuestas al tratamiento del asma.

Para obtener más información acerca de los ensayos clínicos en el Centro Clínico de los NIH o para hablar con alguien acerca de un estudio que se adapte a sus necesidades, llame a la Oficina de Inscripción de Pacientes al 800-411-1222.

¿Es un adulto con asma o está dispuesto a ser un voluntario saludable?

Este estudio está analizando el ADN en las células de las vías respiratorias para ver cómo difieren entre las personas que tienen asma y las que no. Para obtener una muestra de células de sus vías respiratorias, es posible que le hagan una broncoscopía (un tubo insertado en sus vías respiratorias a través de su boca). Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 70 años, con o sin antecedentes de asma. Este estudio se realiza en San Francisco (California).

¿Es un adulto con asma o está dispuesto a ser un voluntario saludable?

Este estudio tiene como objetivo evaluar una forma nueva y menos invasiva de observar las concentraciones de una proteína llamada GSNOR en personas con asma. Las altas concentraciones de esta proteína pueden provocar inflamación (hinchazón) en las vías respiratorias. Normalmente, los médicos miden las concentraciones de GSNOR con broncoscopía (un tubo insertado en las vías respiratorias a través de la boca). Pero esto a menudo requiere estar sedado. En el nuevo enfoque que se estudia aquí, inhalará una sustancia química que produce el cuerpo, llamada GSNO. Los investigadores analizarán qué cantidad de la sustancia química se descompone en su aliento. Esto les dirá cuáles son sus concentraciones de GSNOR. Compararán las concentraciones entre las personas que tienen asma y las que no para ver si la prueba funciona. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 80 años y tener al menos un año con diagnóstico de asma, o no tener asma, y no fumar. Este estudio se realiza en Cleveland (Ohio).

¿Tiene asma y le cuesta alcanzar un peso saludable?

Este estudio analiza una medicina llamada roflumilast para tratar el asma que también puede ayudarlo a perder peso. Los investigadores están analizando si los efectos de pérdida de peso de la medicina ayudarán a mejorar los síntomas del asma. Para participar en este estudio, debe tener 18 años o más, haber estado en tratamiento contra el asma durante al menos tres meses y tener obesidad. Este estudio se realiza en Tucson (Arizona), Chicago (Illinois), Nueva York (Nueva York), Durham (Carolina del Norte) y Colchester (Vermont).

¿Su hijo tiene asma y ancestros afroamericanos o puertorriqueños?

Este estudio analizará cómo hacer que los niños y adolescentes identifiquen sus síntomas de asma de manera temprana utilizando un medidor de flujo máximo. Para participar en este estudio, su hijo debe tener entre 10 y 17 años, haber sido diagnosticado con asma y tener al menos un padre que se identifique como afroamericano o puertorriqueño. Este estudio se realiza en el Bronx (Nueva York).

¿Tiene asma, EPOC o síndrome de superposición asma-EPOC?

Este estudio analizará si un asesor de salud puede ayudar a las personas que tienen asma, EPOC o síndrome de superposición asma-EPOC con su afección. Será seleccionado al azar para reunirse con un especialista en pulmones solo o con un especialista en pulmones y un asesor de salud, que le darán recomendaciones para mejorar su atención y controlar mejor su afección. Para participar en este estudio, debe tener 18 años o más, tener asma o EPOC, y no estar viendo a un especialista en pulmones. También debe recibir atención de uno de los 10 centros de salud en San Francisco (California). Este estudio se realiza en San Francisco (California).

¿Tiene asma y obesidad y vive cerca de Aurora (Colorado)?

La obesidad puede conducir a una inflamación generalizada que puede empeorar el asma. Este estudio evaluará si una medicina llamada CXA-10 reduce la inflamación en las vías respiratorias y el cuerpo, y mejora los síntomas del asma en personas con obesidad. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 65 años de edad, tener un IMC de 30 o más y haber estado tomando medicinas de control de acción prolongada, como corticosteroides inhalados o agonistas beta-2 de acción prolongada, durante al menos tres meses. Este estudio se realiza en Aurora (Colorado).

¿Es usted un joven adulto afroamericano que tiene asma y vive en o cerca de Detroit?

Este estudio probará una forma, basada en la tecnología, para ayudar a que los adultos jóvenes afroamericanos manejen su asma mediante el uso de mensajes de texto y mensajes de computadora para recordarles que tomen sus medicinas. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 29 años, asma persistente moderada o grave, y acceso a un teléfono celular. Este estudio se realiza en Detroit, Michigan.

¿Su hijo tiene asma y vive en o cerca del Bronx?

Este estudio analizará la intervención en el consultorio de un médico para ayudar a los niños en entornos urbanos a controlar mejor el asma. Para participar en este estudio, su hijo debe tener entre 2 y 12 años, tener asma difícil de controlar y no tener ninguna otra afección médica importante. Este estudio se realiza en el Bronx (Nueva York).

¿Es un adulto que tiene asma e insomnio?

Este estudio analiza si dos intervenciones educativas diferentes pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes con asma e insomnio graves. Para participar en este estudio, debe tener entre 18 y 75 años y tener insomnio y asma moderada o grave. Este estudio se realiza en Pittsburgh (Pensilvania).

¿Su hijo tiene asma y va a una escuela pública en Richmond (Virginia)?

Este estudio evaluará si un programa llamado RVA Breathes mejora la salud de los niños que tienen asma. En el programa, las enfermeras escolares y los trabajadores de salud comunitarios ayudarán a educarlos a usted y a su familia sobre el manejo del asma de su hijo. También intentarán ayudar a reducir las cosas en su hogar que desencadenan el asma de su hijo o lo empeoran. Para participar en este estudio, su hijo debe tener entre 5 y 11 años y estar inscrito en una escuela pública local. Este estudio se realiza en Richmond (Virginia).

¿Vive en Detroit o cerca de esta ciudad y tiene un hijo con asma que no está controlado?

Este estudio comparará dos programas, REACH for Control (RFC) y Michigan MATCH, para ver qué tan bien ayudan a los niños y las familias a controlar el asma. Un trabajador de salud comunitario visitará su hogar y hablará con su familia sobre el manejo del asma de su hijo. Para participar en este estudio, su hijo debe tener entre 12 y 16 años y haber sido tratado por un ataque de asma en el Children's Hospital of Michigan. Este estudio se realiza en Detroit (Michigan).

¿Se pregunta si su ataque de asma es causado por el resfriado común u otros virus?

Este estudio está recopilando información para ayudar a diseñar una prueba para determinar si un ataque de asma es causado por una infección con un virus. Respirará con fuerza en un tubo para recolectar el aliento. Los investigadores analizarán qué sustancias hay en su aliento. Esto les ayudará a ver qué sustancias difieren dependiendo de si su ataque de asma es causado por una infección con un virus u otra cosa. Para participar en este estudio, debe tener 12 años o más, tener un índice de masa corporal (IMC) de 18 o más y tener signos y síntomas tempranos de un ataque de asma. Este estudio se realiza en Sacramento (California).

Más información

Después de leer nuestro Tema de salud «asma», es posible que le interese obtener información adicional en los siguientes recursos.

Recursos no pertenecientes a NHLBI
- Asma

  • Asma (Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., MedlinePlus)
  • Asma en niños (Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., MedlinePlus)
Last updated

RELATED NEWS

Microscope view of the lungs
|
Research Feature
Might pave the way for new and improved treatments for a wide variety of respiratory diseases Maps may be great tools for helping you find your way around unfamiliar places, but in the future, a new type of map well might help save your life. Welcome to the Molecular Atlas of Lung Development Program, or LungMAP, a historic effort to help...

RELATED EVENT