Ablación por catéter

También conocida como ablación cardíaca con catéter
La ablación por catéter es un procedimiento que utiliza energía para realizar pequeñas cicatrices en su tejido cardíaco para prevenir que viajen a través de su corazón señales eléctricas anormales.
Resumen general

La ablación por radiofrecuencia (RF) utiliza alta energía, que envía señales de radiofrecuencia localmente para producir las cicatrices. La crioablación utiliza temperaturas extremadamente bajas para producir las cicatrices. En algunos casos se utiliza una energía de luz de láser. La ablación por catéter se utiliza para tratar algunos tipos de arritmias o latidos irregulares que no pueden controlarse con medicamentos, o si usted tiene un riesgo alto de fibrilación ventricular (v-fib), paro cardíaco súbito o fibrilación auricular.

Los cardiólogos o médicos especialistas en el corazón realizarán una ablación por catéter en un hospital. Usted estará despierto, pero se le administrará un medicamento a través de una vía intravenosa (IV) en su brazo para ayudarlo a relajarse durante el procedimiento. Las máquinas medirán su actividad cardíaca. Todos los tipos de ablación requieren de cateterismo cardíaco para ubicar tubos flexibles o catéteres dentro de su corazón para producir las cicatrices. Su médico limpiará y anestesiará un área en su brazo, ingle o muslo superior, o cuello antes de realizar un pequeño orificio en un vaso sanguíneo. Su médico introducirá una serie de catéteres a través del vaso sanguíneo hasta el lugar correcto en su corazón. Un método de imágenes radiográficas llamado fluoroscopia permitirá que su médico observe los catéteres mientras se mueven hasta su corazón. Algunos catéteres tienen electrodos con cables que registrarán y localizarán la fuente de sus latidos anormales. Su médico dirigirá la punta de un catéter especial hacia una pequeña área de su tejido cardíaco. Una máquina enviará ondas RF, temperaturas extremadamente bajas o una luz láser a través del catéter para crear una cicatriz que se llama línea de ablación. Esta cicatriz forma una barrera que previene que los impulsos eléctricos crucen desde el tejido cardíaco dañado hasta el tejido saludable alrededor. Esto evitará que las señales eléctricas anormales viajen al resto del corazón y causen arritmias.

Luego de la ablación por catéter, su médico quitará los catéteres, cerrará y pondrá una venda en la abertura de su brazo, ingle o cuello. Es posible que se desarrolle un moretón o dolor en el lugar en el que se insertaron los catéteres. Usted permanecerá en el hospital por algunas horas o durante la noche. Durante este tiempo, se monitorearán su frecuencia cardíaca y su tensión arterial. Sus movimientos estarán limitados para prevenir sangrado en el área en la que se insertaron los catéteres. Será necesario que lo lleven a casa luego del procedimiento, debido a los medicamentos o anestesia que se le suministrarán.

La ablación por catéter tiene algunos riesgos, entre los que se incluyen sangrado, infección, daño a un vaso sanguíneo, daño al corazón, arritmias y coágulos. También, existe un pequeño riesgo de cáncer por la radiación utilizada durante la ablación cardíaca. Hable con su médico y los técnicos que realicen la prueba acerca de si está o podría estar embarazada. Si el procedimiento no es urgente, es posible que tenga que esperar hasta el término de su embarazo. Si es urgente, los técnicos realizarán unos pasos adicionales para proteger a su bebé durante la ablación por catéter.

Visite Procedimientos de ablación cardíaca y Sistema de conducción cardíaco para más información sobre este tema.

Participe en ensayos clínicos de NHLBI

El Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) guía o patrocina muchos estudios destinados a prevenir, diagnosticar, y tratar trastornos del corazón, los pulmones, la sangre, y el sueño.

Más información

Recursos del NHLBI

Recursos que no pertenecen al NHLBI