Accessible Search Form           Advanced Search


National Heart Lung and Blood Institute Logo

Si desea obtener más información, visite http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/obe/


¿En qué consisten el sobrepeso y la obesidad?

Los términos "sobrepeso" y "obesidad" se refieren a un peso corporal mayor del que se considera saludable para una estatura determinada.

La medida más útil del sobrepeso y la obesidad es el índice de masa corporal (IMC). El índice de masa corporal se calcula con base en la estatura y el peso. En la sección "¿Cómo se diagnostican el sobrepeso y la obesidad?" hallará más información sobre el índice de masa corporal.

Revisión general

Tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo hay millones de personas que tienen sobrepeso o son obesas. Tener sobrepeso o ser obeso conlleva el riesgo de presentar muchos problemas de salud. Cuanta más grasa corporal y más peso tenga usted, más probabilidades tendrá de sufrir los siguientes problemas de salud:

En el peso de una persona influyen muchos factores, entre ellos el medio ambiente, los antecedentes familiares y hereditarios, el metabolismo (la forma en que el cuerpo transforma los alimentos y el oxígeno en energía), las conductas o hábitos y muchos más.

Ciertas cosas, como los antecedentes familiares, no se pueden cambiar, pero otras sí, como los hábitos del estilo de vida.

Por ejemplo, consuma una alimentación saludable teniendo siempre en cuenta las calorías que necesita. Manténgase físicamente activo y trate de limitar la cantidad de tiempo en que está poco activo.

Las medicinas y la cirugía para bajar de peso también son alternativas para algunas personas si los cambios en el estilo de vida no son suficientes.

Perspectivas

Lograr un peso saludable y mantenerlo es un reto a largo plazo para las personas con sobrepeso o con obesidad. Sin embargo, también puede ser una oportunidad para disminuir los riesgos de presentar otros problemas graves de salud. Con tratamiento correcto y motivación es posible bajar de peso y disminuir el riesgo de sufrir enfermedades a largo plazo.




¿Cuáles son las causas del sobrepeso y la obesidad?

Falta de balance energético

En la mayoría de las personas, el sobrepeso y la obesidad se producen por falta de balance energético. Para que haya balance energético, la energía que se ingiere en los alimentos debe ser igual a la que se gasta.

La energía que se ingiere es la cantidad de energía o de calorías que se obtiene de los alimentos y bebidas. La energía que se gasta es la cantidad de energía que el cuerpo usa en funciones como respirar, digerir los alimentos y mantenerse activo.

Para mantener un peso saludable, la energía que se ingiere y la que se gasta no tienen que estar exactamente balanceadas todos los días. Lo que sirve para mantener la salud es el balance a lo largo del tiempo.

  • Si con el tiempo la energía que se ingiere y la energía que se gasta son iguales, el peso sigue siendo el mismo.
  • Si la energía que se ingiere es mayor que la energía que se gasta, al cabo de un tiempo el peso aumenta.
  • Si la energía que se gasta es mayor que la energía que se ingiere, al cabo de un tiempo el peso disminuye.

El sobrepeso y la obesidad se presentan con el paso del tiempo cuando usted ingiere más calorías que las que gasta.

Otras causas

Un estilo de vida poco activo

Muchos estadounidenses no se mantienen físicamente activos. Una razón por lo que esto sucede es que muchas personas pasan horas frente al televisor y la computadora trabajando, haciendo tareas escolares y como pasatiempo. De hecho, pasar más de 2 horas diarias viendo televisión con regularidad se ha asociado con el sobrepeso y la obesidad.

Entre otras razones de no mantenerse activos están las siguientes: la gente usa el auto para ir de un lado a otro en vez de caminar; la tecnología y las comodidades modernas han disminuido las exigencias físicas en el trabajo y la casa; también ha influido la falta de clases de educación física para los niños en las escuelas.

Las personas poco activas tienen más probabilidades de subir de peso porque no queman las calorías que consumen en los alimentos y bebidas. Un estilo de vida poco activo también eleva el riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias, presión arterial alta, diabetes, cáncer del colon y otros problemas de salud.

Medio ambiente

Nuestro medio ambiente no siempre contribuye a que tengamos hábitos saludables; de hecho, estimula la obesidad. Esto se debe a razones como las siguientes:

  • La falta de aceras en los vecindarios y de lugares seguros de recreación. Si no hay parques, senderos, aceras y gimnasios económicos, a la gente le resulta difícil mantenerse activa.
  • Los horarios de trabajo. Muchas personas se quejan de no tener tiempo de mantenerse activas porque tienen que trabajar muchas horas y pasan mucho tiempo yendo entre la casa y el trabajo.
  • Las raciones extra grandes de comida. Los estadounidenses están expuestos a raciones enormes de comida en restaurantes, expendios de comidas rápidas, estaciones de servicio, teatros de cine, supermercados y hasta en su propia casa. Algunas de estas comidas y bocadillos alcanzan para alimentar a dos o más personas. Al comer raciones grandes la ingesta de energía es mayor. Con el paso del tiempo, esto provocará un aumento de peso si no se balancea con actividad física.
  • La falta de acceso a alimentos saludables. Algunas personas no tienen en su vecindario supermercados que vendan alimentos saludables, como frutas y verduras frescas. Para otras personas, estos alimentos son demasiado caros.
  • La publicidad de la industria de alimentos. Los estadounidenses están rodeados de avisos publicitarios de la industria de alimentos. A menudo los niños son el blanco de propagandas que anuncian bocadillos con alto contenido de calorías y grasas, y bebidas llenas de azúcar. Estas propagandas tienen como fin influir en las personas para que compren estos alimentos llenos de calorías, y con frecuencia lo consiguen.

Los genes y los antecedentes familiares

En estudios realizados con gemelos idénticos que se criaron en hogares distintos se ha demostrado que los genes tienen mucha influencia en el peso de una persona. El sobrepeso y la obesidad tienden a ser hereditarios. Sus probabilidades de tener sobrepeso son mayores si uno de sus padres o ambos tienen sobrepeso u obesidad.

Sus genes también pueden afectar la cantidad de grasas que usted almacena en el cuerpo y los lugares del cuerpo en los que acumula el exceso de grasa. Como las familias también comparten hábitos en cuanto a alimentación y ejercicio, existe relación entre los genes y el medio ambiente.

Los niños adoptan los hábitos de sus padres. Así, un niño de padres con sobrepeso, que consuman alimentos con alto contenido de calorías y sean poco activos, probablemente llegará a tener sobrepeso también. Por otra parte, si la familia adopta hábitos saludables respecto a la alimentación y el ejercicio, disminuirán las probabilidades de que el niño llegue a tener sobrepeso u obesidad.

Afecciones o problemas de salud

Algunos problemas hormonales pueden causar sobrepeso y obesidad, entre ellos el hipotiroidismo (actividad baja de la glándula tiroides), el síndrome de Cushing y el síndrome del ovario poliquístico.

El hipotiroidismo es una afección en la que la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. La falta de hormona tiroidea hace que el metabolismo sea más lento y causa aumento de peso. Además, produce cansancio y debilidad.

El síndrome de Cushing es una afección en la que las glándulas suprarrenales producen una cantidad excesiva de una hormona llamada cortisol. También puede presentarse síndrome de Cushing en personas que reciben tratamiento prolongado con dosis altas de ciertas medicinas, como la prednisona.

Las personas con síndrome de Cushing aumentan de peso y tienen obesidad en la parte superior del cuerpo, cara redondeada, grasa alrededor del cuello, y brazos y piernas delgados.

El síndrome del ovario poliquístico (llamado también poliquistosis ovárica) afecta a entre un 5 por ciento y un 10 por ciento de mujeres en edad de procrear (en edad de tener hijos). Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico a menudo son obesas, tienen exceso de vello corporal y sufren trastornos reproductivos y otros problemas de salud. Estos problemas se deben a concentraciones altas de unas hormonas llamadas andrógenos.

Medicinas

Ciertas medicinas pueden provocar aumento de peso. Entre ellas se cuentan algunos corticoesteroides, antidepresivos y anticonvulsivantes.

Estas medicinas pueden disminuir la velocidad en la que el cuerpo quema calorías, aumenta el apetito o hace que el cuerpo retenga más agua, todo lo cual puede conducir a un aumento de peso.

Factores emocionales

Algunas personas comen más de lo acostumbrado cuando están aburridas, enojadas o estresadas. Con el tiempo, comer en exceso conducirá a un aumento de peso y puede causar sobrepeso u obesidad.

Hábito de fumar

Algunas personas aumentan de peso cuando dejan de fumar. Una razón de que esto suceda es que los alimentos a menudo saben y huelen mejor.

Otra razón es que la nicotina aumenta la velocidad en la que el cuerpo quema calorías, de modo que la persona quema menos calorías cuando deja de fumar. Sin embargo, fumar representa un grave riesgo para la salud y dejar de hacerlo es más importante que la posibilidad de aumentar de peso.

Edad

A medida que uno envejece, tiende a perder masa muscular, especialmente si hace menos ejercicio. La pérdida de masa muscular puede disminuir la velocidad en la que el cuerpo quema calorías. Si la persona no reduce el consumo de calorías a medida que envejece, puede aumentar de peso.

El aumento de peso en mujeres de edad madura se debe principalmente al envejecimiento y al estilo de vida, pero la menopausia también interviene. Muchas mujeres aumentan aproximadamente 5 libras durante la menopausia y tienen más grasa alrededor de la cintura que la que tenían antes.

Embarazo

Durante el embarazo, la mujer aumenta de peso para apoyar el crecimiento y desarrollo del bebé. Después del parto, a algunas mujeres les cuesta trabajo bajar de peso. Esto puede llevar al sobrepeso o a la obesidad, especialmente después de varios embarazos.

Falta de sueño

Se ha demostrado en investigaciones que la falta de sueño aumenta el riesgo de obesidad. Por ejemplo, un estudio realizado en adolescentes demostró que las probabilidades de volverse obeso aumentaban con cada hora de sueño perdido. La falta de sueño también aumenta el riesgo de obesidad en otros grupos de edad.

Las personas que duermen menos horas también parecen preferir los alimentos que contienen más calorías y carbohidratos, con lo cual pueden comer en exceso, aumentar de peso y volverse obesas.

El sueño mantiene un equilibrio saludable de la hormona que nos hace sentir hambre (la grelina) y de la que nos hace sentir llenos (la leptina). Cuando usted no duerme lo suficiente, la concentración de grelina aumenta y la de leptina disminuye. Entonces siente más hambre que cuando ha descansado bien.

El sueño también afecta la forma en que el organismo reacciona a la insulina, la hormona que controla la concentración de glucosa (azúcar) en la sangre. La falta de sueño provoca una concentración de azúcar en la sangre más alta que la normal, con lo cual puede aumentar el riesgo de sufrir diabetes.

Si desea más información, consulte el artículo Sleep Deprivation and Deficiency (en inglés solamente) de Temas de salud.




¿Qué riesgos implican el sobrepeso y la obesidad para la salud?

El hecho de tener sobrepeso o de ser obeso no es un problema cosmético. Estas situaciones aumentan mucho el riesgo de sufrir otros problemas de salud.

Problemas de salud relacionados con el sobrepeso y la obesidad en adultos

Enfermedad de las arterias coronarias

A medida que el índice de masa corporal aumenta, también aumenta el riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias. Esta enfermedad consiste en el depósito de una sustancia serosa llamada placa dentro de las arterias coronarias, que llevan sangre rica en oxígeno al corazón.

La placa puede estrechar o bloquear las arterias coronarias y disminuir la circulación de sangre que llega al músculo cardíaco. Esta situación puede causar angina o un ataque cardíaco. (La angina consiste en dolor o molestias en el pecho.)

La obesidad también puede conducir a insuficiencia cardíaca. La insuficiencia cardíaca es una enfermedad grave en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del organismo.

Presión arterial alta

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de las arterias cuando el corazón bombea sangre. Si esta presión aumenta y permanece elevada bastante tiempo, puede lesionar el cuerpo de muchas formas.

Una persona con sobrepeso o con obesidad tiene más probabilidades de sufrir presión arterial alta.

Accidente cerebrovascular

El sobrepeso o la obesidad pueden causar depósitos de placa en las arterias. Con el tiempo, una sección de placa puede romperse y hacer que se forme un coágulo de sangre.

Si el coágulo está cerca del cerebro, puede obstruir la circulación sanguínea y la llegada de oxígeno al cerebro y causar un accidente cerebrovascular (derrame cerebral). Entre más alto sea el índice de masa corporal, mayor será el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Diabetes de tipo 2

La diabetes es una enfermedad en la que las concentraciones de glucosa o azúcar de la sangre son demasiado altas. En condiciones normales, el organismo descompone los alimentos en glucosa y luego transporta esta glucosa a las células de todo el cuerpo. Con ayuda de una hormona llamada insulina, las células convierten la glucosa en energía.

En la diabetes de tipo 2, las células del cuerpo no usan la insulina adecuadamente. Al principio, el cuerpo reacciona produciendo más insulina. Sin embargo, con el tiempo el cuerpo ya no puede producir suficiente insulina para controlar las concentraciones de glucosa en la sangre.

La diabetes es una de las causas principales de muerte prematura, enfermedad de las arterias coronarias, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal y ceguera. La mayoría de las personas que sufren diabetes de tipo 2 tienen sobrepeso.

Concentraciones anormales de grasas en la sangre

Si usted tiene sobrepeso o es obeso, tiene más probabilidades de tener concentraciones anormales de grasas en la sangre, es decir, de tener concentraciones altas de triglicéridos y de colesterol LDL (colesterol "malo") y concentraciones bajas de colesterol HDL (colesterol "bueno").

Las concentraciones anormales de estas grasas en la sangre aumentan el riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias. En el artículo de los Temas de salud titulado High Blood Cholesterol (solamente en inglés) encontrará más información sobre los triglicéridos y los colesteroles LDL y HDL.

Síndrome metabólico

El síndrome metabólico es el nombre con que se conoce un conjunto de factores de riesgo que aumentan las probabilidades de sufrir enfermedad coronaria y otros problemas de salud, como diabetes y accidente cerebrovascular (derrame cerebral).

Una persona puede presentar cualquiera de estos factores de riesgo individualmente, pero por lo general se presentan juntos. Se diagnostica el síndrome metabólico si se presentan por lo menos tres de los siguientes factores de riesgo:

  • Medida grande de la circunferencia de la cintura. Esta situación se llama obesidad abdominal o de "tipo manzana". El exceso de grasa en la zona de la cintura eleva más el riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias que si el exceso de grasa estuviera en otras partes del cuerpo, por ejemplo, en las caderas.
  • Concentración de triglicéridos más alta de lo normal (o el hecho de estar tomando medicinas para controlar los triglicéridos altos).
  • Concentración de colesterol HDL más baja de lo normal (o el hecho de estar tomando medicinas para controlar el colesterol HDL bajo).
  • Presión arterial más alta de lo normal (o el hecho de estar tomando medicinas para controlar la presión arterial alta).
  • Concentración de glucosa sanguínea en ayunas más alta de lo normal (o el hecho de estar tomando medicinas para el tratamiento de la diabetes).

Cáncer

El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de sufrir cáncer de colon, mama (seno), endometrio y vesícula biliar.

Osteoartritis

La osteoartritis es un problema frecuente de las articulaciones de las rodillas, las caderas y la parte inferior de la espalda. Se presenta cuando el tejido que protege las articulaciones se desgasta. El exceso de peso puede ejercer más presión en las articulaciones y provocar más desgaste de las mismas, lo cual causa dolor.

Apnea del sueño

La apnea del sueño es una afección común en que la persona deja de respirar por períodos cortos o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.

Una persona con apnea del sueño puede tener más grasa almacenada alrededor del cuello. Esta situación puede estrechar las vías respiratorias y dificultar la respiración.

Síndrome de hipoventilación y obesidad

El síndrome de hipoventilación y obesidad (síndrome de Pickwick) es un trastorno respiratorio que afecta a algunas personas obesas. En este síndrome, los problemas respiratorios se deben al exceso de dióxido de carbono (hipoventilación) y a la concentración muy baja de oxígeno en la sangre (hipoxemia).

El síndrome de hipoventilación y obesidad puede causar problemas graves de salud e incluso la muerte.

Problemas de la reproducción

La obesidad puede causar problemas menstruales e infertilidad (dificultad para tener hijos) en las mujeres.

Cálculos en la vesícula

Los cálculos en la vesícula o cálculos biliares son trozos de un material duro como las rocas. Se forman en la vesícula biliar y por lo general están compuestos de colesterol. Pueden causar dolor de estómago o de espalda.

Las personas que tienen sobrepeso o son obesas tienen más probabilidades de tener cálculos biliares. Además, el sobrepeso puede dar lugar a que la vesícula biliar aumente de tamaño y no funcione bien.

Problemas de salud relacionados con el sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes

En los niños y adolescentes, el sobrepeso y la obesidad también ponen en peligro la salud. La diabetes de tipo 2 era antes poco común en niños en los Estados Unidos, pero un número cada vez mayor de niños está presentando esta enfermedad.

Además, los niños con sobrepeso tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad cuando sean adultos y de correr los riesgos de salud que se mencionaron anteriormente.




¿Quiénes corren el riesgo de presentar sobrepeso y obesidad?

El sobrepeso y la obesidad afectan a estadounidenses de cualquier edad, sexo y grupo racial o étnico. Este problema grave de salud ha ido aumentando en los últimos 30 años.

Adultos

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de los Estados Unidos (NHANES, por sus siglas en inglés), realizada entre 2009 y 2010, casi un 70 por ciento los estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos. La encuesta también muestra diferencias en sobrepeso y obesidad entre los grupos raciales o étnicos.

  • El porcentaje de personas con sobrepeso y obesidad es más alto entre mujeres de raza negra que no son hispanas (cerca del 82 por ciento), en comparación con cerca del 76 por ciento de las mujeres hispanas y del 64 por ciento de las mujeres de raza blanca que no son hispanas.
  • El porcentaje de personas con sobrepeso y obesidad es más alto entre los hombres hispanos (cerca del 82 por ciento) en comparación con cerca del 74 por ciento de hombres de raza blanca que no son hispanos y de cerca del 70 por ciento de los hombres de raza negra que no son hispanos.

Niños y adolescentes

El peso de los niños también ha aumentado. En los últimos 30 años, la obesidad se ha triplicado entre niños de edad escolar y adolescentes.

Según la encuesta NHANES realizada entre 2009 y 2010, aproximadamente 1 de cada 6 niños estadounidenses entre los 2 y los 19 años es obeso. La encuesta también indica que el sobrepeso y la obesidad tienen un mayor efecto entre las minorías, como las personas de raza negra y los hispanos.




¿Cuáles son los signos y síntomas del sobrepeso y la obesidad?

Por lo general, el aumento de peso sucede a lo largo del tiempo. La mayoría de las personas saben cuándo han aumentado de peso. Algunos de los signos del sobrepeso y la obesidad son:

  • La ropa queda apretada y se necesita una talla más grande.
  • La báscula muestra que ha habido un aumento de peso.
  • Hay exceso de grasa en la cintura.
  • Los valores del índice de masa corporal y de la circunferencia de cintura son más altos que lo normal. (Véase "¿Cómo se diagnostican el sobrepeso y la obesidad?"



¿Cómo se diagnostican el sobrepeso y la obesidad?

La forma más común de averiguar si usted tiene sobrepeso u obesidad es calcular su índice de masa corporal (IMC). El índice de masa corporal es un cálculo aproximado de la grasa corporal y es un buen indicador del riesgo que usted corre de sufrir enfermedades que se presentan cuando hay más grasa corporal.

El índice de masa corporal se calcula a partir de la estatura y el peso. Para calcularlo, puede usar la siguiente tabla o el calculador en línea del índice de masa corporal del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI). Su profesional de salud también puede ayudarle a calcular el índice de masa corporal.

Índice de masa corporal para adultos

Use esta tabla para averiguar su índice de masa corporal. Primero, busque su estatura (en pies y pulgadas) en la primera columna de la izquierda. Luego, avance por esa hilera hasta encontrar su peso (en libras). Debe pesarse descalzo y en ropa interior.

Cuando haya encontrado su peso, suba a la parte superior de la columna en la que se encuentra su peso. El número que la encabeza es su índice de masa corporal.

Estatura2122232425262728293031
4'10"100105110115119124129134138143148
5'0"107112118123128133138143148153158
5'1"111116122127132137143148153158164
5'3"118124130135141146152158163169175
5'5"126132138144150156162168174180186
5'7"134140146153159166172178185191198
5'9"142149155162169176182189196203209
5'11"150157165172179186193200208215222
6'1"159166174182189197204212219227235
6'3"168176184192200208216224232240248

En esta tabla se observa una muestra de valores del índice de masa corporal. Si no encuentra en ella su estatura o su peso, consulte la tabla completa de Índice de masa corporal del NHLBI.

¿Qué significa el índice de masa corporal?


Índice de masa corporal 
Entre 18.5 y 24.9Peso normal
Entre 25.0 y 29.9Sobrepeso
Entre 30.0 y 39.9Obeso
40.0 y másObesidad extrema

Aunque el índice de masa corporal se puede aplicar a la mayoría de los hombres y las mujeres, tiene ciertos límites. Puede exagerar la grasa corporal en atletas y en otras personas que tienen más masa muscular. También puede subestimar la grasa corporal en personas de edad avanzada y en otras que han perdido masa muscular.

El índice de masa corporal en niños y adolescentes

En los niños y los adolescentes, el sobrepeso y la obesidad se definen de manera diferente que en los adultos. Los niños aún están creciendo y los varones y las niñas maduran a diferente velocidad.

El índice de masa corporal de niños y adolescentes compara la estatura y el peso con tablas de crecimiento que tienen en cuenta la edad y el sexo. Esta comparación se conoce como percentil del índice de masa corporal por edad. El percentil del índice de masa corporal por edad de un niño o adolescente muestra cómo se compara el índice de masa corporal de ese niño con el de otros niños de la misma edad.

Para obtener más información sobre el índice de masa corporal por edad y sobre las curvas de crecimiento para niños, consulte el calculador del índice de masa corporal por edad (solamente en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

¿Qué significa el percentil del índice de masa corporal por edad?


Percentil del índice de masa corporal por edad 
Menos del percentil 5Por debajo del peso adecuado
Del percentil 5 a menos del percentil 85Peso saludable
Del percentil 85 a menos del percentil 95Sobrepeso
Percentil 95 o mayorObesidad

Circunferencia de la cintura

Los profesionales de la salud también pueden medirle la cintura. Esta medida sirve para detectar los posibles riesgos de salud que se relacionan con el sobrepeso y la obesidad en adultos.

Si usted tiene obesidad abdominal y la mayor parte de la grasa se encuentra en la cintura en vez de las caderas, corre más riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias y diabetes de tipo 2. El riesgo aumenta si la circunferencia de cintura es de más de 35 pulgadas en las mujeres o de 40 pulgadas en los hombres.

Usted también puede medirse la cintura. Para hacerlo correctamente, pásese la cinta métrica alrededor de la cintura, por arriba de los huesos de la cadera. Mídase la cintura después de exhalar.

Especialistas

El médico general (o el pediatra, en el caso de los niños y los adolescentes) le evaluará el índice de masa corporal, la circunferencia de cintura y los riesgos que corre su salud en términos generales. Si usted tiene sobrepeso u obesidad o si tiene una medida grande de circunferencia de cintura, el médico deberá explicarle los riesgos de salud que corre y averiguar si le interesa bajar de peso y está dispuesto a hacerlo.

Si lo está, el médico y usted deberán diseñar en equipo un plan de tratamiento. El plan debe contener las metas de adelgazamiento y las alternativas de tratamiento que sean realistas en su caso.

Su médico puede enviarlo a otros especialistas de la salud si usted necesita cuidados especializados. Estos especialistas pueden ser:

  • Un endocrinólogo si usted necesita tratamiento para la diabetes de tipo 2 o para un problema hormonal, como la actividad insuficiente de la glándula tiroides.
  • Una dietista o nutricionista certificada para que trate de encontrar con usted maneras de cambiar sus hábitos de alimentación.
  • Un fisiólogo del ejercicio o entrenador que determine su nivel de forma física y le muestre cómo realizar actividades físicas que sean adecuado para usted.
  • Un cirujano bariatra, si la cirugía para bajar de peso es una alternativa en su caso.
  • Un psiquiatra, psicólogo o trabajador social clínico para que le ayude a tratar la depresión o el estrés.



¿Cómo se tratan el sobrepeso y la obesidad?

Los tratamientos exitosos para bajar de peso consisten en fijarse metas y hacer cambios en el estilo de vida, como consumir menos calorías y mantenerse físicamente activo. Las medicinas y la cirugía para bajar de peso también son alternativas para algunas personas si los cambios en el estilo de vida no son suficientes.

Fijarse metas realistas

Fijarse metas que se puedan lograr es un primer paso importante para bajar de peso.

Para adultos

  • Trate de bajar entre un 5 por ciento y un 10 por ciento de su peso actual en un plazo de 6 meses. Así disminuirá el riesgo de padecer enfermedad de las arterias coronarias y otras enfermedades.
  • La mejor manera de bajar de peso es hacerlo lentamente. Bajar 1 o 2 libras por semana se puede lograr, no es peligroso y le ayudará a no volver a subir de peso. También le dará tiempo de hacer cambios saludables en su estilo de vida.
  • Si ha bajado el 10 por ciento de su peso corporal, se ha mantenido así durante 6 meses y todavía tiene sobrepeso o sigue siendo obeso, tal vez le convenga adelgazar más.

Para niños y adolescentes

  • Si su hijo tiene sobrepeso o corre el riesgo de sufrir sobrepeso u obesidad, el objetivo es mantener el peso que tiene actualmente y concentrarse en consumir una alimentación saludable y en mantenerse activo. Esto debería formar parte de un esfuerzo de la familia por hacer cambios en el estilo de vida.
  • Si su niño tiene sobrepeso o es obeso y tiene un problema de salud relacionado con el sobrepeso o la obesidad, el médico debe remitirlo a un centro de tratamiento para la obesidad infantil.

Cambios en el estilo de vida

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudarle a usted y a su familia a bajar de peso a largo plazo. Entre esos cambios del estilo de vida se cuentan:

  • Concentrarse en balancear la energía que se ingiere (las calorías de los alimentos y bebidas) con la energía que se gasta (la actividad física).
  • Consumir una alimentación saludable.
  • Aprender a adoptar hábitos más saludables de estilo de vida.

Con el tiempo, estos cambios pasarán a formar parte de su vida diaria.

Calorías

Consumir menos calorías (la energía que se ingiere) le ayudará a bajar de peso. Si un adulto desea bajar 1 o 2 libras de peso por semana debe consumir entre 500 y 1,000 calorías menos al día.

  • En términos generales, casi todas las mujeres pueden bajar de peso sin peligro si consumen entre 1,000 y 1,200 calorías diarias.
  • En términos generales, casi todos los hombres pueden bajar de peso sin peligro si consumen entre 1,200 y 1,600 calorías diarias. Estas cifras también son adecuadas para mujeres que pesan 165 libras o más, o para quienes hacen ejercicio con regularidad.

Estos niveles de calorías son una guía y es posible que haya que adaptarlos. Si usted consume 1,600 calorías diarias pero no baja de peso, tal vez le convenga consumir solo 1,200 calorías. Si le da hambre con cualquiera de las dos dietas, tal vez quiera añadir entre 100 y 200 calorías diarias.

No debería hacer dietas que contengan menos de 800 calorías al día a menos que su médico lo esté controlando.

En el caso de los niños y los adolescentes que tienen sobrepeso, es importante disminuir la rapidez con que se aumenta de peso. Sin embargo, las dietas con bajo contenido de calorías no son recomendables a menos que usted consulte con un proveedor de atención médica.

Una alimentación saludable

Una alimentación saludable le da al cuerpo los nutrientes que necesita todos los días. Contiene suficientes calorías para una buena salud, pero no tantas que lo hagan aumentar de peso.

Una alimentación saludable contiene cantidades bajas de grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sodio (sal) y azúcar añadida. Seguir un plan de alimentación saludable disminuye el riesgo de sufrir la enfermedad de las arterias coronarias y otros problemas de salud.

Entre los alimentos saludables están:

  • Productos lácteos descremados y con poca grasa, como yogur, queso y leche bajos en grasa.
  • Alimentos ricos en proteínas, como carnes magras (sin grasa), pescado, pollo sin piel, frijoles y guisantes (chícharos o arvejas).
  • Alimentos con cereales integrales, como pan de trigo integral, avena y arroz integral. Otros alimentos que contengan cereales, como pasta, cereal para el desayuno, bagels, pan, tortillas, couscous y galletas de sal.
  • Frutas frescas, enlatadas, congeladas o secas.
  • Verduras frescas, enlatadas (sin sal), congeladas o secas.

Los aceites de colza (canola) y oliva y las margarinas blandas fabricadas con estos aceites son saludables para el corazón. Deben usarse en pequeñas cantidades porque contienen muchas calorías.

Las nueces sin sal, como las nueces de Castilla y las almendras, también se pueden incluir en la alimentación, siempre y cuando se vigile la cantidad que se consume, porque contienen muchas calorías.

El folleto para pacientes "Aim for a Healthy Weight" (“Fíjese la meta de tener un peso saludable”, solamente en inglés) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) proporciona más información sobre cómo ceñirse a un plan saludable de alimentación.

Alimentos que hay que limitar. Los alimentos que contienen cantidades altas de colesterol y de grasas saturadas y trans elevan las concentraciones de colesterol en la sangre y además podrían contener muchas calorías. Las grasas y el colesterol elevan el riesgo de sufrir la enfermedad de las arterias coronarias, de modo que hay que limitar su consumo.

Las grasas saturadas se encuentran principalmente en:

  • Cortes grasosos de carne, como carne molida, salchichas y carnes procesadas, como la salchicha ahumada (bologna), los perros calientes y las carnes frías
  • Pollo con piel
  • Productos lácteos con alto contenido de grasas, como quesos preparados con leche entera, leche entera, crema, mantequilla y helado
  • Manteca de cerdo, aceites de coco y de palma que se encuentran en muchos alimentos procesados

Las grasas trans se encuentran principalmente en:

  • Alimentos que contienen aceites parcialmente hidrogenados, como muchas margarinas sólidas y como la manteca vegetal
  • Productos de panadería y bocadillos tales como galletas de sal y de dulce, donuts y panes
  • Alimentos fritos en manteca hidrogenada, como las papas fritas y el pollo frito

El colesterol se encuentra principalmente en:

  • Yemas de huevo
  • Carne de órganos (vísceras), como el hígado
  • Camarones y langostinos
  • Leche entera o productos preparados a partir de ella, como mantequilla, crema y queso

Es importante limitar el consumo de comidas y bebidas endulzadas con azúcares, por ejemplo, con jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Los azúcares que se agregan a los alimentos proporcionan más calorías pero no añaden nutrientes, como vitaminas y minerales. Los azúcares agregados se encuentran en muchos postres, frutas enlatadas con jarabe, bebidas de frutas y bebidas que no son dietéticas.

Lea la lista de ingredientes de los empaques de alimentos para ver si contienen azúcares agregados, como jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Las bebidas que contienen alcohol también suman calorías a la alimentación, así que es bueno limitar su consumo.

Tamaño de la ración. Una ración es la cantidad de alimentos que usted decide consumir en una comida o merienda. Es diferente de la porción, que es una cantidad medida de alimento y se menciona en la etiqueta de información nutricional de los empaques.

Toda persona que haya salido a comer a un restaurante probablemente habrá notado lo grandes que son las raciones. De hecho, en los últimos 40 años el tamaño de las raciones ha aumentado muchísimo. Estas raciones cada vez más grandes han cambiado nuestra idea de lo que consideramos una ración normal.

Disminuir el tamaño de la ración es una buena forma de consumir menos calorías y balancear la ingesta de energía. Si desea enterarse de la diferencia que existe entre las raciones del presente en comparación con las de hace 20 años, visite las páginas de Portion Distortion del NHLBI (en inglés solamente).

El peso de la comida. Se ha demostrado en estudios que todos tendemos a consumir un "peso" constante de comida. Onza por onza, nuestra ingestión de comida es bastante constante. Sabiendo esto, usted puede bajar de peso si consume alimentos que contengan menos calorías y grasas en una cantidad determinada de alimento.

Por ejemplo, si un producto de 2 onzas que tiene cierto contenido de grasas se reemplaza por uno de igual peso pero con menor contenido de grasas, se está disminuyendo el consumo de calorías. Otra cosa útil es consumir alimentos que contengan mucha agua, como verduras, frutas y sopas.

Actividad física

Mantenerse activo y consumir menos calorías le ayudará a bajar de peso y a no subir de peso de nuevo con el paso del tiempo. La actividad física también lo beneficiará de otras maneras:

  • Disminuirá el riesgo de sufrir enfermedad coronaria, ataque cardíaco, diabetes y cáncer (de mama o seno, de útero y de colon).
  • Le fortalecerá el corazón y contribuirá a que los pulmones funcionen mejor.
  • Le fortalecerá los músculos y mantendrá sus articulaciones en buen estado.
  • Retardará la pérdida de hueso.
  • Le dará más energía.
  • Le ayudará a relajarse y a manejar mejor el estrés.
  • Le permitirá quedarse dormido con más rapidez y dormir más profundamente.
  • Le dará una forma agradable de pasar tiempo con sus amigos y familiares.

Los cuatro tipos principales de actividad física son: actividad física aeróbica, fortalecimiento muscular, fortalecimiento de los huesos y estiramientos. La actividad física puede tener distintos grados de intensidad: ligera, moderada o intensa. El grado de intensidad depende del esfuerzo que sea necesario para realizar la actividad.

La cantidad de actividad física necesaria para controlar el peso es diferente en cada persona. Muchas personas pueden mantenerse en su peso si hacen entre 150 y 300 minutos (entre 2.5 horas y 5 horas) de actividad física moderada a la semana (por ejemplo, caminar a paso rápido).

Las personas que quieren bajar mucho de peso (más del 5 por ciento de su peso corporal) pueden tener que hacer actividad física moderada por más de 300 minutos a la semana. Es posible que las personas que no deseen volver a subir de peso tengan que hacer esta misma cantidad de actividad física.

No es necesario hacer toda la actividad física de una vez. Se puede distribuir en períodos cortos de por lo menos 10 minutos cada uno.

Si usted tiene un problema del corazón o una enfermedad crónica, como enfermedad coronaria, diabetes o presión arterial alta, pregúntele al médico qué tipos de actividad física puede hacer sin peligro. También debe preguntarle al médico qué actividad física puede hacer si tiene síntomas como dolor en el pecho o mareo.

Los niños deben hacer una actividad física por lo menos 60 minutos o más todos los días. La mayor parte de la actividad física debe ser aeróbica y de intensidad moderada. El tipo de actividad debe ser variado y adecuado a la edad y el desarrollo físico del niño.

Muchas personas llevan una vida poco activa y tal vez no se sientan motivadas a hacer más actividad física. Al iniciar un programa de actividad física, algunas personas pueden necesitar ayuda y supervisión para evitar lesiones.

Si usted es obeso o no ha hecho ejercicio en el pasado, inicie la actividad física lentamente y aumente la intensidad poco a poco.

Una forma de hacer ejercicio al comienzo es realizar más actividades diarias o "cotidianas", como subir las escaleras en vez de usar el ascensor y hacer las tareas de la casa y del jardín. El siguiente paso es comenzar a caminar, montar en bicicleta o nadar a ritmo lento, y luego aumentar la cantidad de tiempo que se dedica a la actividad física o aumentar la intensidad de la actividad.

Para bajar de peso y mejorar la salud es importante hacer ejercicio de intensidad moderada. Elija actividades que le gusten y que pueda integrar fácilmente dentro de su vida diaria.

Una caminata diaria a paso rápido es una forma fácil de hacer más ejercicio y de mejorar la salud. Use un podómetro para contar cuántos pasos da al día y llevar la cuenta de cuánto está caminando. Trate de aumentar la cantidad de pasos que da al día. Otros ejemplos de actividad física de intensidad moderada son bailar, trabajar en el jardín y hacer aeróbicos acuáticos.

Si desea obtener más beneficios de salud, trate de aumentar la intensidad de la actividad o el tiempo que dedica al ejercicio. Por ejemplo, comience caminando entre 10 y 15 minutos tres veces por semana y vaya aumentando hasta que dé caminatas a paso rápido durante 60 minutos, 5 días a la semana.

Si desea obtener más información sobre la actividad física, consulte la publicación "2008 Physical Activity Guidelines for Americans" (en inglés) y el artículo "La actividad física y el corazón" en los Temas de salud.

Cambios de conducta

Cambiar sus conductas o hábitos respecto a las comidas y a la actividad física es importante para bajar de peso. El primer paso es identificar las cosas que lo llevaron a comer en exceso o a tener un estilo de vida poco activo. El siguiente paso es cambiar esos hábitos.

Los siguientes consejos sencillos le ayudarán a adoptar hábitos más saludables.

Cambie de ambiente. Es más probable que usted coma en exceso cuando esté viendo televisión, cuando haya golosinas en la sala de descanso de la oficina o cuando esté con uno de sus amigos. También es posible que no se sienta motivado a mantenerse físicamente activo. Sin embargo, puede cambiar estos hábitos.

  • En vez de ver televisión, ponga música en la sala y baile un rato o salga a caminar.
  • Salga de la salita de descanso de la oficina en cuanto se sirva su taza de café.
  • Lleve al trabajo una muda de ropa. Vaya directo a la clase de ejercicio al salir del trabajo.
  • Ponga una nota en su calendario para acordarse de salir a caminar o de ir a su clase de ejercicio.

Lleve un registro. El registro de su consumo de alimentos y de la cantidad de actividad física que realiza cada día le servirá de inspiración. También puede llevar un registro de su peso. Por ejemplo, cuando el registro muestre que ha estado logrando su meta de actividad física, usted querrá continuar. Un registro también es una forma fácil de ver cómo le está yendo, especialmente si lo está asesorando una dietista o nutricionista certificada.

Busque apoyo. Pídales ayuda o palabras de aliento a sus amigos, su familia y su proveedor de atención médica. Puede conseguir apoyo personalmente, por correo electrónico o por teléfono. También puede inscribirse en un grupo de apoyo.

Prémiese por sus éxitos. Prémiese por lograr sus metas de adelgazar o por otros logros con algo que le guste hacer, en vez de premiarse con comida. Elija premios que vaya a disfrutar, como una película, un disco compacto, una tarde libre, un masaje o tiempo para hacer lo que usted quiera.

Medicinas para bajar de peso

Las medicinas para bajar de peso que han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) podrían ser una alternativa para algunas personas.

Si usted no logra bajar una libra por semana después de 6 meses de hacer cambios en el estilo de vida, las medicinas podrían dar resultado. Solo debe usar medicinas dentro de un programa que consista en dieta, actividad física y cambios de conducta.

Las medicinas para bajar de peso podrían ser adecuadas para adultos obesos (con un índice de masa corporal de 30 o más). Las personas que tienen un índice de masa corporal de 27 o más y quienes corren el riesgo de sufrir enfermedad coronaria y otros problemas de salud también se pueden beneficiar de las medicinas para bajar de peso.

Sibutramina (Meridia®)

A partir de octubre de 2010, la sibutramina (Meridia®), una medicina para bajar de peso, se retiró del mercado en los Estados Unidos. Las investigaciones indicaron que esta medicina puede elevar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular (derrame cerebral).

Orlistat (Xenical® y Alli®)

El orlistat (Xenical®) causa un descenso de peso que varía entre 5 y 10 libras, aunque algunas personas adelgazan más. El mayor descenso de peso ocurre en los primeros 6 meses de tomar la medicina.

Las personas que toman Xenical necesitan chequeos médicos periódicos, especialmente en el primer año de tomar esta medicina. En los chequeos el médico lo pesará, le tomará la presión y el pulso, y tal vez le ordene unas pruebas de laboratorio. También hablará con usted de los efectos secundarios de la medicina y responderá a sus preguntas.

La FDA también aprobó el Alli™, una medicina de venta libre para bajar de peso, diseñada para adultos. El Alli™ es orlistat en una dosis más baja. Se debe usar al tiempo con una dieta baja en calorías y grasas, acompañada de actividad física. En estudios que se han realizado, la mayoría de las personas que tomaron Alli™ bajaron entre 5 y 10 libras en el término de 6 meses.

Tanto el Xenical como el Alli disminuyen la absorción de las grasas, las calorías provenientes de las grasas y las vitaminas A, D, E y K para promover el adelgazamiento. Ambas medicinas pueden producir también efectos secundarios leves, como deposiciones aceitosas y sueltas.

Ha habido casos poco frecuentes de enfermedad del hígado con el uso de orlistat. Se requieren más investigaciones para averiguar si esta medicina puede causar una enfermedad del hígado. Hable con el médico si está pensando en tomar Xenical o Alli para bajar de peso. Él le hablará de los riesgos y beneficios.

También debe hablar con el médico antes de comenzar a tomar orlistat si está tomando anticoagulantes o está recibiendo tratamiento para la diabetes o para una enfermedad de la tiroides. Pregúntele si debe tomar una multivitamina debido a la posible pérdida de algunas vitaminas.

Clorhidrato de lorcaserina (Belviq®) y Qsymia™

En julio de 2012, la FDA autorizó el uso de dos medicinas nuevas para el control constante del peso. El uso de clorhidrato de lorcaserina (Belviq®) y de Qsymia™ se aprobó en adultos con un índice de masa corporal de 30 o más. (Qsymia es una combinación de dos medicinas aprobadas por la FDA: fentermina y topiramato).

El uso de estas medicinas también se aprobó en adultos con un índice de masa corporal de 27 o más que tienen al menos un problema de salud relacionado con el peso, como presión arterial alta, diabetes de tipo 2 o colesterol alto.

Ambas medicinas se deben usar al tiempo con una dieta baja en calorías acompañada de actividad física.

Otras medicinas

Algunas medicinas de venta con receta se usan para bajar de peso, pero no están aprobadas por la FDA para el tratamiento de la obesidad. Entre ellas están:

  • Medicinas para la depresión. Algunas medicinas para la depresión hacen bajar de peso inicialmente y luego el peso se recupera mientras se está tomando la medicina.
  • Medicinas para las convulsiones. Se ha observado que dos medicinas que se usan para las convulsiones, el topiramato y la zonisamida, hacen bajar de peso. Estas medicinas se están estudiando para ver si sirven para el tratamiento de la obesidad.
  • Medicinas para la diabetes. La metformina puede hacer que las personas con obesidad y diabetes bajen un poco de peso. No se sabe cómo lo logra, pero se ha visto que disminuye el hambre y la ingesta de alimentos.

Productos de venta libre

Los fabricantes de algunos productos de venta libre aseguran que el consumo de sus productos estimula el adelgazamiento. La FDA no regula estos productos porque se consideran suplementos dietéticos y no medicinas.

Sin embargo, muchos de ellos causan efectos secundarios graves y en general no son recomendables. Algunos son:

  • Efedra (llamada también ma-huang). La efedra se extrae de plantas y se ha vendido como suplemento dietético. El ingrediente activo de la planta se llama efedrina. Puede causar adelgazamiento a corto plazo, pero también produce efectos secundarios graves. Sube la presión arterial y somete el corazón a mucho esfuerzo. En 2004, la FDA prohibió la venta en los Estados Unidos de suplementos dietéticos que contuvieran efedra.
  • Cromo. Es un mineral que se vende como suplemento dietético para disminuir la grasa corporal. Aunque en estudios no se ha hallado que el cromo produzca beneficios en cuanto a bajar de peso, causa pocos efectos secundarios graves.
  • Diuréticos y laxantes a base de hierbas. Estos productos hacen perder agua y no grasa. Además, pueden disminuir las concentraciones de potasio del cuerpo, lo cual puede ocasionar problemas del corazón y los músculos.
  • Hoodia. La hoodia es un cacto originario de África. Se vende en pastillas como supresor del apetito. Sin embargo, no hay pruebas claras de que funcione. No se han hecho investigaciones en gran escala en seres humanos para mostrar si la hoodia es eficaz o si no es perjudicial para la salud.

Cirugía para bajar de peso

La cirugía para bajar de peso podría ser una alternativa para personas con obesidad extrema (índice de masa corporal de 40 o más), cuando los otros tratamientos han fracasado.

La cirugía para bajar de peso también es una alternativa para las personas que tienen un índice de masa corporal de 35 o más y que padecen enfermedades potencialmente mortales, como las siguientes:

  • Apnea del sueño intensa (la apnea del sueño es un trastorno común en el que la persona deja de respirar por períodos cortos o tiene respiraciones superficiales durante el sueño).
  • Cardiomiopatía por obesidad (una enfermedad del músculo cardíaco)
  • Diabetes grave de tipo 2

Tipos de cirugía para bajar de peso

Dos cirugías comunes para bajar de peso son la gastroplastia con banda y la anastomosis en Y de Roux. En la gastroplastia con banda se usan grapas o una banda elástica para formar una bolsa pequeña en la parte superior del estómago. Esta cirugía limita la cantidad de comida y de líquidos que el estómago puede contener.

En la anastomosis en Y de Roux se crea un estómago pequeño en forma de bolsa que se comunica mediante una anastomosis (bypass) con el intestino delgado, saltándose una parte de éste en la que se absorben la mayoría de las calorías que uno come. Esta cirugía limita la ingesta de alimentos y disminuye las calorías que el cuerpo absorbe.

La cirugía para bajar de peso puede mejorar su salud y su peso. Sin embargo, puede ser riesgosa, según sea su estado general de salud. La gastroplastia tiene pocos efectos secundarios a largo plazo, pero usted tiene que limitar considerablemente la ingesta de alimentos.

La anastomosis en Y de Roux tiene más efectos secundarios. Entre ellos se cuentan: náuseas (ganas de vomitar), sensación de llenura, diarrea y desmayos. Estos efectos secundarios forman parte de una afección llamada síndrome de evacuación gástrica rápida. Después de una anastomosis en Y de Roux puede ser necesario tomar multivitaminas y minerales para prevenir deficiencias nutricionales.

Después de ambas cirugías se necesita seguimiento médico durante el resto de la vida. Es posible que el médico le recomiende además un programa de control tanto antes como después de la cirugía que le ayude con la dieta, la actividad física y las destrezas para lidiar con la situación.

Si usted cree que se beneficiaría de la cirugía para bajar de peso, hable con su médico. Averigüe si cumple los requisitos para someterse a la cirugía y pregúntele sobre los riesgos, los beneficios y las expectativas que debe tener.

Cómo mantener el peso

Mantener el peso con el paso del tiempo sin volver a aumentar puede ser un reto. En adultos se considera un éxito si se baja por lo menos el 10 por ciento del peso inicial y no se recuperan más de 6 o 7 libras en 2 años. También hay que mantener una circunferencia de cintura menor (por lo menos 2 pulgadas menos que la medida que tenía antes de bajar de peso).

Después de 6 meses de mantenerse en ese peso, puede pensar en bajar más si:

  • Ya ha perdido entre un 5 por ciento y un 10 por ciento del peso corporal.
  • Sigue teniendo sobrepeso o siendo obeso.

La clave para seguir bajando de peso o para no volver a aumentar es continuar con los cambios en el estilo de vida. Adopte estos cambios como una nueva forma de vida.

Si quiere bajar más de peso puede necesitar consumir menos calorías y aumentar su nivel de actividad física. Por ejemplo, si consume 1,600 calorías diarias pero no baja de peso, tal vez le convenga consumir solo 1,200 calorías. También es importante integrar la actividad física dentro de sus costumbres cotidianas.




¿Cómo se pueden prevenir el sobrepeso y la obesidad?

Un estilo de vida saludable puede ayudarle a prevenir el sobrepeso y la obesidad. Muchos hábitos que forman parte del estilo de vida vienen de la infancia. Por lo tanto, los padres y las familias deben estimular a sus hijos a tomar decisiones sanas, como consumir una alimentación saludable y mantenerse activos.

Procure que un estilo de vida saludable sea la meta de toda la familia. Por ejemplo:

  • Siga un plan saludable de alimentación. Tome decisiones sanas respecto a las comidas; tenga en cuenta sus necesidades calóricas y las de su familia; y concéntrese en el balance entre la energía que ingiere en los alimentos y la energía que gasta.
  • Preste atención al tamaño de las raciones. Fíjese en el tamaño de las raciones de los expendios de comidas rápidas y de otros restaurantes. Las raciones que se sirven allí a menudo son suficientes para dos o tres personas. El tamaño de las raciones de los niños debería ser menor que el de las raciones de los adultos. Disminuir el tamaño de las raciones le ayudará a lograr el balance entre la energía que ingiere y la energía que gasta.
  • Manténgase activo. Asegúrese de que el tiempo que dedica para usted mismo y para su familia incluya actividad física. Busque actividades que todos disfruten. Por ejemplo, salgan a caminar a paso rápido, a montar en bicicleta o a patinar, o entrenen juntos para una caminata o una carrera.
  • Disminuya el tiempo que pasa frente a la pantalla. Limite el uso de televisores, computadoras, reproductores de DVD y juegos de video, porque restringe el tiempo que se dedica a la actividad física. Los expertos en salud recomiendan 2 horas o menos al día frente a la pantalla, sin contar con el tiempo relacionado con el trabajo o las tareas.
  • Esté pendiente de su peso, su índice de masa corporal y su circunferencia de cintura. Además, esté al tanto del crecimiento de sus hijos.

Cuatro institutos pertenecientes a los Institutos Nacionales de Salud, dirigidos por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, se han unido para promover ¡Podemos!® un programa para promover la actividad física y mejorar la nutrición de los niños.

¡Podemos!® es un programa educativo nacional diseñado para que los padres de familia y otras personas a cargo ayuden a los niños de entre 8 y 13 años a mantener un peso saludable. Este programa, basado en datos científicos, ofrece a los padres y a las familias consejos y actividades divertidas para fomentar la alimentación saludable, estimular la actividad física y disminuir el tiempo que se pasa en inactividad.

Actualmente, más de 140 grupos comunitarios de todo el país están participando en programas de ¡Podemos!® para padres y jóvenes. Estos grupos comunitarios comprenden, entre otros, hospitales, departamentos de salud, clínicas, organizaciones religiosas, sedes de la YMCA y escuelas.

 

¡Podemos!® es una marca registrada del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos.




Estudios clínicos

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) se ha comprometido firmemente a apoyar las investigaciones encaminadas a prevenir y tratar las enfermedades y problemas del corazón, los pulmones y la sangre, así como los trastornos del sueño.

Las investigaciones respaldadas por el NHLBI han conducido a muchos avances en los conocimientos médicos y la atención de los pacientes. Por ejemplo, estas investigaciones han revelado algunas de las causas de diversas enfermedades y problemas de salud, así como formas de prevenirlas, diagnosticarlas y tratarlas.

El NHLBI continúa apoyando las investigaciones encaminadas a aprender más acerca de varias enfermedades y problemas de salud, entre ellas el sobrepeso y la obesidad. Por ejemplo, las investigaciones sobre el sobrepeso y la obesidad que cuentan con el respaldo del NHLBI abarcan estudios que:

  • Exploran la forma en que la obesidad abdominal afecta al corazón humano y su funcionamiento.
  • Examinan si las estrategias ambientales y los cambios de conducta contribuyen a que los niños obesos no coman tanto.
  • Comparan el efecto de tres tipos de bebidas (endulzadas con azúcar, endulzadas con edulcorantes artificiales y sin dulce) en los factores de riesgo de las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos.
  • Exploran de qué manera las diferentes dietas y actividades físicas afectan al sobrepeso y la obesidad.
  • Investigan de qué forma influyen las conductas familiares en el sobrepeso y la obesidad de los niños.

Muchas de estas investigaciones dependen de que haya voluntarios que estén dispuestos a participar en los estudios clínicos. Los estudios clínicos ensayan nuevas formas de prevenir, diagnosticar o tratar diversas enfermedades o problemas de salud.

Por ejemplo, los tratamientos nuevos para una enfermedad o problema de salud (medicinas, dispositivos médicos, cirugías o intervenciones) se ensayan en voluntarios que tienen la enfermedad. Los ensayos muestran si un tratamiento es inofensivo y eficaz en seres humanos antes de que se ponga a disposición del público en general.

Al participar en un estudio clínico usted logra tener acceso a nuevos tratamientos antes de que estén al alcance de todo el mundo. Además cuenta con el apoyo de un equipo de profesionales médicos que probablemente controlará su salud atentamente. Incluso si usted no se beneficia directamente de los resultados de un estudio clínico, la información que se reúna en el estudio puede ayudar a otras personas y sumarse a los conocimientos científicos.

Si usted se ofrece como voluntario para participar en un estudio clínico, le explicarán en detalle la investigación. Le hablarán de los tratamientos y pruebas que le pueden hacer y de los beneficios y riesgos que éstos pueden implicar. Se le dará también la oportunidad de hacer preguntas sobre la investigación. Este proceso se conoce como consentimiento informado.

Si usted acepta participar en el estudio, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado. Este formulario no es un contrato. Usted tiene derecho a retirarse de un estudio en cualquier momento y por cualquier motivo. Además, tiene derecho a enterarse de los nuevos riesgos que surjan durante el estudio o de los descubrimientos que se hagan durante éste.

Si desea más información sobre estudios clínicos relacionados con el sobrepeso y la obesidad, hable con su médico. También puede visitar los siguientes sitios web para enterarse un poco más acerca de las investigaciones clínicas y para buscar estudios clínicos:

Si desea obtener más información sobre estudios clínicos para niños, visite la página web Children and Clinical Studies del NHLBI.




Enlaces a otras fuentes de información sobre el sobrepeso y la obesidad

Recursos del NHLBI (en español)

Recursos del NHLBI (en inglés)

Recursos que no pertenecen al NHLBI (en español)

Recursos que no pertenecen al NHLBI (en inglés)

Estudios clínicos

 

™ Keep the Beat es una marca registrada del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos.

® We Can! (¡Podemos!) es una marca registrada del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos.

 
September 26, 2012 Last Updated Icon

El NHLBI actualiza los temas del DCI en un ciclo de cada dos años, basándose en una revisión cuidadosa de los resultados de investigación y de literatura nueva. Según sea necesario, los temas del DCI también se actualizan si se publica nueva e importante investigación. La fecha en cada tema del DCI refleja cuando el contenido fue publicado originalmente o cuando se hizo su última modificación

Twitter iconTwitter         Facebook iconFacebook         YouTube iconYouTube        Google+ iconGoogle+