Accessible Search Form           Advanced Search


National Heart Lung and Blood Institute Logo

Si desea obtener más información, visite http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/hbp/


¿Qué es la presión arterial alta?

La presión arterial alta es una afección grave que puede causar enfermedad coronaria (conocida también como enfermedad de las arterias coronarias), insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular (derrame cerebral), insuficiencia renal y otros problemas de salud.

El término "presión arterial" se refiere a la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de las arterias cuando el corazón bombea sangre. Si esta presión aumenta y permanece elevada bastante tiempo, puede causar daños en el organismo de muchas formas.

Revisión general

Cerca de 1 de cada 3 adultos en los Estados Unidos tiene presión arterial alta. Por lo general, la enfermedad por sí sola no produce síntomas. Una persona puede sufrirla durante años sin saberlo. Sin embargo, durante ese tiempo la presión arterial alta puede causar daños en el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo.

Es importante que usted sepa los valores o números que representan su presión arterial, aunque se esté sintiendo bien. Si su presión arterial es normal, puede colaborar con su equipo de atención médica para mantenerla así. Si es demasiado alta, el tratamiento puede evitar que sus órganos sufran daños.

Valores o números de la presión arterial

Al medir la presión arterial se miden dos presiones: la presión sistólica y la presión diastólica. El término "presión sistólica" se refiere a la presión de la sangre cuando el corazón late al bombearla. "Presión diastólica" se refiere a la presión de la sangre cuando el corazón descansa entre un latido y el siguiente.

Por lo general, los números de la presión arterial se escriben con la presión sistólica arriba o antes de la diastólica, por ejemplo, 120/80 mmHg. (La abreviatura "mmHg" significa milímetros de mercurio, que son las unidades en que se mide la presión arterial).

La siguiente tabla muestra los números normales de presión arterial en el adulto. También muestra con qué números se corre un mayor riesgo de presentar problemas de salud.

Categorías de los valores de la presión arterial en adultos
(en mmHg o milímetros de mercurio)

CategoríaSistólica
(número de arriba)
 Diastólica
(número de abajo)
NormalMenos de 120yMenos de 80
PrehipertensiónEntre 120 y 139oEntre 80 y 89
Presión arterial alta   
    Fase 1Entre 140 y 159oEntre 90 y 99
    Fase 2160 o máso100 o más

Los intervalos de la tabla se aplican a la mayoría de los adultos (de los 18 años en adelante) que no tienen enfermedades graves de corto plazo.

La presión arterial no es igual a todas horas. Disminuye cuando usted duerme y aumenta cuando se despierta. También aumenta cuando está emocionado, nervioso o realizando una actividad. Si sus valores de presión arterial permanecen por arriba de los límites normales la mayor parte del tiempo, usted corre el riesgo de presentar problemas de salud.

Todos los valores por encima de 120/80 elevan el riesgo, y el riesgo aumenta en proporción directa al aumento de los números de la presión arterial. El término "prehipertensión" significa que usted probablemente va a terminar teniendo presión arterial alta a menos que haga algo para evitarlo.

Si está recibiendo tratamiento para la presión arterial alta y tiene varias lecturas consecutivas dentro del intervalo normal, su presión arterial está controlada. Sin embargo, usted sigue teniendo presión arterial alta. Debe ir al médico y cumplir el tratamiento para mantenerla controlada.

Es posible que sus números de presión sistólica y diastólica no estén en la misma categoría de presión arterial. En este caso, usted se encuentra en la categoría más grave de las dos. Por ejemplo, si el número de presión sistólica es 160 y el de presión diastólica es 80, usted tiene presión arterial alta en fase 2. Si el número de presión sistólica es 120 y el de presión diastólica es 95, usted tiene presión arterial alta en fase 1.

Si tiene diabetes o enfermedad renal crónica, una lectura de 130/80 o más se considera presión arterial alta. Los números de la presión arterial alta son diferentes en niños y adolescentes. (Si desea más información, consulte la sección "¿Cómo se diagnostica la presión arterial alta?")

Perspectivas

La presión arterial tiende a aumentar con la edad. Al tener un estilo de vida saludable, algunas personas pueden retrasar o prevenir el aumento de la presión arterial.

Las personas que tienen presión arterial alta pueden tomar medidas para controlarla y reducir el riesgo de presentar problemas de salud relacionados con ella. Entre estas medidas se cuentan un estilo de vida saludable, una atención médica continua y el cumplimiento del plan de tratamiento.




Otros nombres de la presión arterial alta

La presión arterial alta también se llama hipertensión.

Cuando la presión arterial no tiene causa conocida, se puede llamar hipertensión esencial, hipertensión primaria o hipertensión idiopática.

Si la presión arterial alta es causada por otra enfermedad, se puede llamar presión arterial alta secundaria o hipertensión secundaria.

A veces en la presión arterial alta solamente el número de presión sistólica es alto. Esto se llama hipertensión sistólica aislada. Muchos adultos de edad avanzada la sufren. La hipertensión sistólica aislada puede causar tanto daño como la presión arterial alta, en la que ambos números son demasiado altos.




¿Cuáles son las causas de la presión arterial alta?

La presión arterial tiende a aumentar con la edad, a menos que se tomen medidas para evitarlo o para controlar esta situación.

Ciertos problemas médicos, como la enfermedad renal crónica, las enfermedades de la tiroides y la apnea del sueño, pueden hacer que la presión arterial se eleve. Ciertas medicinas, como las medicinas para el asma (por ejemplo, los corticoesteroides) y las medicinas para el alivio del resfriado, también pueden subir la presión arterial.

En algunas mujeres, la presión arterial puede subir si usan píldoras anticonceptivas, quedan embarazadas o toman tratamiento hormonal restitutivo.

Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas por lo general presentan un aumento leve de la presión sistólica y de la diastólica. Si usted ya tiene presión arterial alta y quiere usar píldoras anticonceptivas, no olvide decirle a su médico que tiene presión arterial alta. Pregúntele con qué frecuencia debe tomarse la presión y cómo debe controlarla mientras esté tomando las píldoras.

Tomar hormonas para disminuir los síntomas de la menopausia puede causar un aumento leve en la presión arterial sistólica. Si usted ya tiene presión arterial alta y quiere comenzar a tomar hormonas, pregúntele a su médico sobre los riesgos y beneficios de hacerlo. Si decide tomar hormonas, averigüe cómo controlar la presión arterial y con qué frecuencia debe tomársela.

Los niños menores de 10 años que tienen hipertensión a menudo tienen otro problema de salud que la causa (por ejemplo, una enfermedad de los riñones). El tratamiento de la enfermedad principal puede remediar la presión arterial alta.

Cuanta más edad tenga el niño cuando le diagnostiquen presión arterial alta, más probabilidades tendrá de tener hipertensión esencial. Esto significa que los médicos no sabrán cuál es la causa de la presión arterial alta.




¿Quiénes corren el riesgo de tener presión arterial alta?

La presión arterial alta es una enfermedad común. En los Estados Unidos, aproximadamente uno de cada tres adultos tiene presión arterial alta.

Se sabe que ciertas características, enfermedades y hábitos (que se conocen como factores de riesgo) aumentan las probabilidades de sufrir presión arterial alta. A continuación se describen los principales factores de riesgo de la presión arterial alta.

La edad avanzada

La presión arterial tiende a aumentar con la edad. Si usted es un hombre de más de 45 años o una mujer de más de 55, corre más riesgo de tener presión arterial alta. Más de la mitad de los estadounidenses mayores de 60 años tienen presión arterial alta.

La hipertensión sistólica aislada es la forma más frecuente de presión arterial alta en los adultos de edad avanzada. Se presenta cuando solamente el número de la presión arterial sistólica (el número de arriba) es alto. Aproximadamente 2 de cada 3 personas de más de 60 años con presión arterial alta tienen esta forma de la enfermedad.

La presión arterial alta no tiene que ser una parte normal del envejecimiento. Usted puede tomar medidas para mantener la presión arterial en un valor normal. (Si desea más información, consulte la sección "¿Cómo se trata la presión arterial alta?")

La raza y el grupo étnico

La presión arterial alta puede afectar a cualquier persona. Sin embargo, se presenta con más frecuencia en adultos afroamericanos (personas de raza negra) que en adultos caucásicos (personas de raza blanca) o en adultos hispanos. En relación con las personas de estos grupos, los afroamericanos:

  • Tienden a presentar presión arterial alta más temprano en la vida.
  • A menudo tienen una presión arterial alta más grave.
  • Tienen menos probabilidades que los caucásicos y las mismas probabilidades que los estadounidenses de origen hispano de lograr los niveles deseados de control con el tratamiento para la presión arterial alta.
  • Tienen tasas más altas que los caucásicos de morir antes de tiempo por problemas relacionados con la presión arterial alta, como la enfermedad coronaria, los accidentes cerebrovasculares y la insuficiencia renal.

El riesgo de sufrir presión arterial alta varía entre distintos grupos de adultos estadounidenses de origen hispano. Por ejemplo, los adultos de origen puertorriqueño tienen tasas más altas de mortalidad relacionada con la presión arterial alta que todos los demás grupos de hispanos y caucásicos. Sin embargo, los estadounidenses de origen cubano tienen tasas más bajas de muerte relacionada con presión arterial alta que los caucásicos.

El sobrepeso o la obesidad

Usted tiene más probabilidades de sufrir prehipertensión o presión arterial alta si sufre de sobrepeso o de obesidad. Los términos "sobrepeso" y "obesidad" se refieren a un peso corporal mayor del que se considera saludable para una estatura determinada.

El sexo

Entre las personas adultas, las mujeres sufren menos presión arterial alta que los hombres. Sin embargo, las mujeres jóvenes y de edad madura (entre los 18 y los 59 años) tienen más probabilidades que los hombres de darse cuenta de que tienen la presión alta y de buscar tratamiento.

Las mujeres de más de 60 años tienen las mismas probabilidades que los hombres de darse cuenta de que tienen la presión alta y de buscar tratamiento. Sin embargo, entre las mujeres de más de 60 años que han recibido tratamiento, el control de la presión arterial es menor que en los hombres del mismo grupo de edad.

Los hábitos poco saludables

Ciertos hábitos poco saludables pueden elevar el riesgo de que una persona sufra presión arterial alta. Entre ellos están:

  • Consumir demasiado sodio (sal)
  • Consumir alcohol en exceso
  • No consumir suficiente potasio en la alimentación
  • No realizar suficiente actividad física
  • Fumar

Otros factores de riesgo

Los antecedentes familiares de presión arterial alta elevan el riesgo de una persona de sufrir esta enfermedad. El estrés prolongado puede hacer que una persona corra el riesgo de sufrir presión arterial alta.

Si se tiene prehipertensión hay más probabilidades de sufrir presión arterial alta más adelante. La prehipertensión consiste en tener una presión arterial cuyos números de presión sistólica estén entre 120 y 139, con números de presión diastólica entre 80 y 89 mmHg (un intervalo de 120-139/80-89).

Factores de riesgo en niños y adolescentes

El sobrepeso está aumentando en jóvenes menores de 18 años. Como resultado, la prehipertensión y la presión arterial alta también se están volviendo más comunes en este grupo de edad.

Los jóvenes afroamericanos y los de ascendencia mexicana tienen más probabilidades de sufrir presión arterial alta y prehipertensión que los jóvenes caucásicos. Además, los varones corren más riesgo de tener presión arterial alta que las niñas.

Al igual que los adultos, los niños y adolescentes necesitan controles periódicos de la presión arterial, especialmente si tienen sobrepeso.




¿Cuáles son los signos y síntomas de la presión arterial alta?

Por lo general, la presión arterial alta por sí sola no produce signos ni síntomas. A veces se producen dolores de cabeza.

Una persona puede tener presión arterial alta durante años sin saberlo. Durante ese tiempo la enfermedad puede causar daños en el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo.

Algunas personas solo se dan cuenta de que tienen presión arterial alta después de que los daños han causado problemas como enfermedad coronaria, accidentes cerebrovasculares o insuficiencia renal.

Por eso es importante que usted sepa sus números de presión arterial, aunque se esté sintiendo bien. Si tiene una presión arterial normal, puede colaborar con el equipo de profesionales de salud que lo atiende para mantenerla así. Si su presión arterial es demasiado alta, puede tomar medidas para bajarla. Así disminuirá el riesgo de tener problemas de salud relacionados con ella.

Complicaciones de la presión arterial alta

Cuando la presión arterial permanece alta durante mucho tiempo, puede causar daños en el organismo. Por ejemplo:

  • El corazón puede agrandarse o debilitarse, lo cual puede producir insuficiencia cardíaca. La insuficiencia cardíaca es una enfermedad en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre para atender las necesidades del cuerpo.
  • Se pueden formar aneurismas en los vasos sanguíneos. Un aneurisma es un abultamiento anormal de la pared de una arteria. Los lugares frecuentes en que se presentan aneurismas son: la arteria principal que lleva la sangre del corazón al resto del cuerpo; las arterias del cerebro, las piernas y los intestinos; y la arteria que va al bazo.
  • Los vasos sanguíneos de los riñones se pueden estrechar. Esto puede causar insuficiencia renal.
  • Las arterias del cuerpo se pueden estrechar en algunos lugares, lo cual limita la circulación (especialmente la que llega al corazón, el cerebro, los riñones y las piernas). Esto puede causar un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular (derrame cerebral) o insuficiencia renal. También podría provocar la amputación de parte de la pierna.
  • Los vasos sanguíneos de los ojos pueden romperse o sangrar. Esto puede ocasionar alteraciones de la vista o ceguera.



¿Cómo se diagnostica la presión arterial alta?

La hipertensión se diagnostica con el examen de la presión arterial. Este examen se realiza varias veces para estar seguros de que los resultados sean correctos. Si los números son altos, es posible que el médico le pida que regrese para repetir el examen y ver cómo está su presión arterial en un período de tiempo.

Si su presión arterial es de 140/90 mmHg o más durante un tiempo, probablemente el médico le diagnostique presión arterial alta. Si usted tiene diabetes o enfermedad renal crónica, un valor de más de 130/80 mmHg se considera presión arterial alta.

Los intervalos que indican presión arterial alta en los niños son diferentes, como se explica a continuación.

¿Cómo se toma la presión arterial?

El examen de la presión arterial es fácil y no duele. Se realiza en el consultorio del médico o en la clínica.

Debe hacer lo siguiente para prepararse:

  • No tome café ni fume cigarrillos durante los 30 minutos anteriores a tomarse la presión. Estas actividades pueden causar una elevación temporal de la presión arterial.
  • Vaya al baño antes de tomarse la presión. Tener la vejiga llena puede alterar la lectura de la presión arterial.
  • Siéntese 5 minutos antes de tomarse la presión. El movimiento puede causar elevaciones temporales de la presión arterial.

Para medir la presión arterial, el médico o la enfermera usan un aparato indicador especial (tensiómetro), un estetoscopio (o un sensor electrónico) y una banda o brazalete que se pone alrededor del brazo para medir la presión.

Por lo general, le pedirán que se siente o se acueste y le pondrán el brazalete alrededor del brazo mientras el médico o la enfermera le toma la presión arterial. Si no le dicen los números de su presión arterial, pregunte.

Cómo se diagnostica la presión arterial alta en niños y adolescentes

Los médicos miden la presión arterial de niños y adolescentes de la misma forma en que la miden en los adultos. Su niño debe tener exámenes periódicos de la presión arterial desde los 3 años.

La presión arterial normalmente aumenta con la edad y el tamaño corporal. Los bebés recién nacidos a menudo tienen números muy bajos de presión arterial, mientras que los jóvenes al final de la adolescencia tienen números muy parecidos a los de los adultos.

Por lo general, los intervalos de presión arterial normal y de presión arterial alta de los jóvenes son más bajos que los de los adultos.

Para saber si un niño tiene presión arterial alta, un médico compara los números de presión arterial del niño con números promedio según su edad, su sexo y su estatura.

Si desea más información, consulte "A Pocket Guide to Blood Pressure Measurement in Children" (en inglés solamente) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés).

¿Qué significado tiene un diagnóstico de presión arterial alta?

Si le diagnostican presión arterial alta, el médico le recetará un tratamiento. Tendrán que tomarle la presión de nuevo para ver qué efecto ha tenido el tratamiento.

Cuando su presión arterial esté controlada, tendrá que continuar el tratamiento. El término "controlada" significa que sus números de presión arterial están dentro de los límites normales. Además tendrá que tomarse la presión periódicamente. Su médico le dirá con qué frecuencia debe hacerlo.

Si tiene presión arterial alta, mientras más pronto se entere y comience el tratamiento, mejor. El inicio temprano del tratamiento puede evitarle problemas como el ataque cardíaco, los accidentes cerebrovasculares y la insuficiencia renal.




¿Cómo se trata la presión arterial alta?

El tratamiento de la presión arterial alta consiste en cambios en el estilo de vida y medicinas.

La mayoría de las personas que tienen presión arterial alta necesitarán tratamiento toda la vida. Es importante cumplir el plan de tratamiento, ya que puede prevenir o retrasar los problemas relacionados con la presión arterial alta y permitirle vivir y permanecer activo más tiempo.

Encontrará más consejos para controlar su presión arterial en "Your Guide to Lowering Blood Pressure", (en inglés solamente) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI).

Objetivos del tratamiento

La meta del tratamiento para la mayoría de los adultos es lograr y mantener una presión arterial por debajo de 140/90 mmHg. En los adultos que tengan diabetes o enfermedad renal crónica, la meta es lograr y mantener una presión arterial por debajo de 130/80 mmHg.

Cambios en el estilo de vida

Los hábitos saludables pueden servirle para controlar la presión arterial alta. Entre esos hábitos están:

  • Consumir una alimentación saludable
  • Realizar suficiente actividad física
  • Mantenerse en un peso saludable
  • Dejar de fumar
  • Controlar el estrés y aprender a lidiar con él

Si usted combina varios hábitos saludables, podrá lograr resultados aún mejores que si toma medidas individuales. Hacer cambios en el estilo de vida puede ser difícil. Comience por hacer un cambio y luego adopte otros.

Algunas personas pueden controlar su presión arterial solamente con cambios en el estilo de vida, pero muchas personas no pueden hacerlo. Tenga en cuenta que la meta principal es controlar la presión arterial.

Si su médico le receta medicinas como parte de su plan de tratamiento, mantenga hábitos saludables. Así podrá controlar mejor la presión arterial.

Consuma una alimentación saludable

Si tiene presión arterial alta, el médico puede recomendarle el plan de alimentación DASH. Este plan de alimentación se centra en frutas, verduras, cereales integrales y otros alimentos buenos para el corazón y con menor contenido de grasas, colesterol y sodio (sal). En la página web del plan (DASH Eating Plan, en inglés solamente) encontrará más información al respecto.

El plan DASH también hace énfasis en el consumo de productos lácteos y leche sin grasa o con bajo contenido de grasa, pescado, pollo y nueces. El plan contiene menos carnes rojas (incluso las carnes rojas magras), dulces, azúcares agregados y bebidas que contengan azúcar. Es rico en nutrientes, proteínas y fibra.

Para controlar la presión arterial alta debe limitar la cantidad de sal que consume. Esto significa elegir alimentos y condimentos con bajo contenido de sodio o a los que no se les haya añadido sal en la mesa ni en el proceso de preparación. La etiqueta de información nutricional del empaque muestra la cantidad de sodio que el alimento contiene. Usted no debe consumir más de cerca de 1 cucharadita de sal al día.

También debe tratar de limitar el consumo de bebidas alcohólicas. Demasiado alcohol le elevará la presión arterial. Los hombres no deben tomar más de dos tragos al día. Las mujeres no deben tomar más de un trago al día. Un trago equivale a una copa de vino, un vaso de cerveza o una pequeña cantidad de licor.

Si desea más información, visite el sitio web "Your Guide to Lowering Your Blood Pressure With DASH"  (en inglés solamente).

Realice actividad física

La actividad física que se realiza con regularidad puede bajar la presión arterial alta y disminuir el riesgo de que se presenten otros problemas de salud. Consulte con su médico antes de iniciar un nuevo programa de ejercicio. Pregúntele qué tipo de actividades físicas puede realizar sin peligro y en qué cantidad puede hacerlas.

La salud de una persona se beneficia con dedicar tan solo 60 minutos semanales a una actividad aeróbica moderada. Entre más activo sea usted, más se beneficiará.

Si desea más información sobre la actividad física, consulte las pautas sobre el tema publicadas por el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos en "2008 Physical Activity Guidelines for Americans" (en inglés solamente), el artículo "La actividad física y el corazón", del Temas de salud y el folleto "Your Guide to Physical Activity and Your Heart" del NHLBI (en inglés solamente).

Manténgase en un peso saludable

Mantenerse en un peso saludable puede servirle para controlar la presión arterial y para disminuir el riesgo de presentar otros problemas de salud.

Si sufre de sobrepeso y obesidad, trate de bajar entre un 5 y un 10 por ciento de peso durante el primer año de tratamiento. Esta pérdida de peso puede disminuir sus riesgos de presentar problemas de salud relacionados con la presión arterial alta.

Para bajar de peso, disminuya el consumo de calorías y realice más actividad física. Coma porciones más pequeñas y elija alimentos que contengan menos calorías. No se sienta obligado a comerse la porción completa que le sirven en el restaurante. Muchas de las porciones de los restaurantes son muy grandes y tienen demasiadas calorías para una persona corriente.

Después del primer año de tratamiento tal vez tenga que seguir bajando de peso para que pueda disminuir su índice de masa corporal (IMC) a menos de 25. El IMC mide el peso en relación con la estatura y proporciona un cálculo de la grasa corporal total.

Un IMC entre 25 y 29.9 se considera sobrepeso. Un IMC de 30 o más se considera obesidad. Para controlar la presión arterial hay que fijarse la meta de lograr un IMC de menos de 25.

Usted puede medir su IMC con el calculador en línea del NHLBI o pedirle a su médico que le ayude a hacerlo.

Si desea más información sobre cómo bajar de peso y no volver a subir, consulte el artículo Sobrepeso y obesidad del Temas de salud.

Deje de fumar

Si fuma o consume tabaco, deje de hacerlo. El hábito de fumar puede causar daños en los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de sufrir presión arterial alta. También puede empeorar los problemas de salud relacionados con la presión arterial alta.

Pregúntele a su médico qué programas y productos pueden ayudarle a dejar el hábito. Además, tome medidas para no exponerse al humo que producen las personas que fuman.

Si le cuesta trabajo dejar de fumar sin ayuda, piense en la posibilidad de formar parte de un grupo de apoyo. Muchos hospitales, empresas y grupos comunitarios ofrecen clases para ayudar a dejar de fumar.

Si desea más información sobre cómo dejar de fumar, consulte el artículo Smoking and Your Heart (en inglés solamente) de los Temas de salud y el folleto "Your Guide to a Healthy Heart" (en inglés solamente) del NHLBI.

Controle el estrés

Aprender a controlar el estrés, a relajarse y a lidiar con los problemas puede mejorar su salud emocional y física.

La actividad física les ayuda a algunas personas a lidiar con el estrés. Otras personas escuchan música o se concentran en algo tranquilo o sereno para reducir el estrés. Algunas personas practican yoga, tai chi o meditación.

Medicinas

Las medicinas actuales para la hipertensión pueden ayudar a la mayoría de las personas a controlar la presión arterial sin peligro. Estas medicinas son fáciles de tomar y sus efectos secundarios, si se presentan, tienden a ser de poca importancia.

Si tiene efectos secundarios causados por las medicinas, cuéntele al médico. Es posible que él tenga que ajustarle las dosis o recetarle otras medicinas. Usted no debe suspender por su cuenta las medicinas.

Las medicinas para la presión actúan de diferentes maneras. Algunas eliminan del cuerpo el exceso de líquidos y de sal para bajar la presión arterial. Otras hacen que los latidos del corazón sean más lentos o relajan y ensanchan los vasos sanguíneos. A menudo, dos o más medicinas funcionan mejor que una.

Diuréticos

Los diuréticos sirven para que los riñones eliminen el exceso de agua y sal del organismo. Así, la cantidad de líquido de la sangre disminuye y la presión arterial disminuye.

Con frecuencia, los diuréticos se usan con otras medicinas para la presión y a veces se combinan con ellas en una sola pastilla.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes le ayudan al corazón a latir más lentamente y con menos fuerza. Entonces el corazón bombea menos sangre por los vasos sanguíneos y la presión arterial disminuye.

Inhibidores de la ECA

Los inhibidores de la ECA impiden que el organismo produzca una hormona llamada angiotensina II. Por lo general, esta hormona hace que los vasos sanguíneos se estrechen. Los inhibidores de la ECA lo impiden y la presión arterial disminuye.

Bloqueantes de los receptores de la angiotensina II

Los bloqueantes de los receptores de la angiotensina II son medicinas más recientes para la presión arterial que protegen a los vasos sanguíneos de una hormona llamada angiotensina II. Como resultado, los vasos sanguíneos se relajan y ensanchan, y la presión arterial disminuye.

Bloqueantes de los canales del calcio

Los bloqueantes de los canales del calcio impiden que el calcio entre en las células del músculo cardíaco y de los vasos sanguíneos. Esto hace que los vasos sanguíneos se relajen y la presión arterial disminuya.

Alfabloqueantes

Los alfabloqueantes disminuyen los impulsos nerviosos que contraen los vasos sanguíneos. Así la sangre puede circular más libremente y la presión arterial disminuye.

Alfabetabloqueantes

Los alfabetabloqueantes disminuyen los impulsos nerviosos de la misma forma en que lo hacen los alfabloqueantes. Sin embargo, al igual que los betabloqueantes, también hacen que los latidos del corazón sean más lentos. Como resultado, la presión sanguínea disminuye.

Inhibidores del sistema nervioso

Los inhibidores del sistema nervioso aumentan los impulsos nerviosos del cerebro para relajar y ensanchar los vasos sanguíneos. Esto hace que la presión arterial disminuya.

Vasodilatadores

Los vasodilatadores relajan los músculos de las paredes de los vasos sanguíneos. Esto hace que la presión arterial disminuya.

Tratamiento para niños y adolescentes

Si otra enfermedad está causando la presión arterial alta de su niño, el tratamiento de esta enfermedad casi siempre resuelve la hipertensión. Cuando no se sabe la causa de la presión arterial alta de un niño o un adolescente, el tratamiento de elección consiste en cambios del estilo de vida (al igual que en los adultos).

Si los cambios del estilo de vida no controlan la presión arterial, es posible que el niño o adolescente tenga que tomar medicinas también. La mayoría de las medicinas que se mencionaron para los adultos tienen dosis especiales para los niños.




¿Cómo se puede prevenir la presión arterial alta?

Si tiene presión arterial normal

Si usted no tiene presión arterial alta, puede tomar medidas para prevenirla. Los hábitos saludables pueden ayudarle a mantener una presión arterial normal.

  • Coma una alimentación saludable. Limite la cantidad de sodio (sal) y de alcohol que consume. El plan de alimentación DASH (en inglés solamente), del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) promueve una alimentación saludable.
  • Realice actividades físicas. La actividad física que se realiza con regularidad puede disminuir la presión arterial alta y el riesgo de que se presenten otros problemas de salud.
  • Manténgase en un peso saludable. Esto puede servir para controlar la presión arterial y para disminuir el riesgo de presentar otros problemas de salud.
  • Deje de fumar. El hábito de fumar puede causar daños en los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de tener presión arterial alta. Además, puede empeorar los problemas de salud relacionados con la hipertensión.
  • Controle el estrés y aprenda a manejarlo. Aprender a controlar el estrés, relajarse y lidiar con los problemas puede mejorar la salud emocional y física.

Muchas personas que adoptan estos hábitos saludables pueden prevenir o retrasar la aparición de la presión arterial alta. Entre más cambios haga en su estilo de vida, más probabilidades tendrá de que su presión arterial disminuya y usted evite los problemas de salud relacionados con esta enfermedad.

Si desea más información sobre los hábitos saludables, consulte la sección "¿Cómo se trata la presión arterial alta?".

Si tiene presión arterial alta

Si tiene presión arterial alta, de todas maneras puede tomar medidas para prevenir los problemas a largo plazo que esta puede causar. Los hábitos saludables y las medicinas pueden permitirle vivir más años y llevar una vida más activa.

Cumpla el plan de tratamiento que el médico le recete para controlar la presión arterial. Este tratamiento puede servir para prevenir o retrasar la enfermedad coronaria, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades de los riñones y otros problemas de salud.

Niños y adolescentes

Un estilo de vida saludable puede servir para prevenir la presión arterial alta en niños y adolescentes. Es muy importante que el niño haga lo siguiente:

  • Consumir una alimentación saludable que se centre en abundantes frutas y verduras. La alimentación de los niños mayores de 4 años debe tener también productos lácteos con bajo contenido de grasas. También debe tener un contenido bajo de sal y de grasas saturadas y trans.
  • Realizar actividades físicas por lo menos entre 1 y 2 horas diarias. Limitar el tiempo que pasa frente al televisor o la computadora a un máximo de 2 horas diarias.
  • Mantenerse en un peso saludable. Si su niño tiene sobrepeso, pregúntele al médico cómo puede bajar de peso sin peligro.

Incorpore estos hábitos saludables al plan de salud de la familia para ayudarle a su hijo a adoptar y mantener un estilo de vida saludable.




Vivir con presión arterial alta

Si tiene presión arterial alta, tendrá que controlarla y recibir tratamiento toda la vida. Esto significa que tendrá que hacer modificaciones en su estilo de vida, tomarse las medicinas que le receten y recibir atención médica continua.

El tratamiento puede servir para controlar la presión arterial pero no cura la hipertensión. Si usted suspende el tratamiento, su presión arterial y los riesgos de presentar problemas de salud relacionados con ella aumentarán.

Si desea un futuro saludable, siga al pie de la letra su plan de tratamiento. Colabore con su equipo de atención de salud para controlar su presión arterial toda la vida.

Cambios en el estilo de vida

Hacer cambios saludables en su estilo de vida puede servirle para controlar la presión arterial alta. Un estilo de vida saludable consiste en seguir un plan saludable de alimentación, realizar suficiente actividad física, mantenerse en un peso saludable y no fumar. (Si desea más información, consulte la sección "¿Cómo se trata la presión arterial alta?").

Medicinas

Usted debe tomarse todas las medicinas para la presión que el doctor le recete. Apréndase los nombres y las dosis de las medicinas y sepa cómo tomarlas. Si tiene preguntas sobre las medicinas, hable con su médico o con el farmacéutico.

No olvide conseguir sus medicinas antes de que se le acaben. Tómeselas exactamente como el médico le indique. No se salte días ni parta las pastillas por la mitad.

Si tiene efectos secundarios causados por las medicinas, hable con su médico. Es posible que el médico tenga que ajustar las dosis o recetarle otras medicinas. Usted no debe decidir por su cuenta suspender las medicinas.

Atención continua

Si tiene presión arterial alta, vaya a chequeos médicos o hágase las pruebas que le recomiende el médico. Es posible que él tenga que cambiarle las medicinas o agregar otras a su plan de tratamiento con el paso del tiempo. Los chequeos periódicos le permiten al médico cambiarle el tratamiento de inmediato si le vuelve a subir la presión arterial.

Es importante que se tome la presión a menudo. Tómesela con la frecuencia que el médico recomiende.

Tal vez le convenga aprender a tomársela en casa. Su médico le puede enseñar. Cada vez que se tome la presión, escriba los números y la fecha.

La tarjeta "My Blood Pressure Wallet Card" (en inglés solamente), del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI), puede servirle para llevar un registro de su presión arterial. En esta tarjeta tan cómoda puede escribir también los nombres y las dosis de sus medicinas y anotar los cambios que haga en su estilo de vida.

En los controles puede hacerles al médico o a los profesionales de salud que lo atienden las preguntas que tenga sobre su tratamiento. En la página del NHLBI titulada Questions to Ask Your Doctor If You Have High Blood Pressure (en inglés solamente) encontrará una lista de preguntas que puede hacerle al médico.

La presión arterial alta y el embarazo

Muchas mujeres embarazadas que tienen presión arterial alta dan a luz niños sanos. Sin embargo, la presión arterial alta puede causar problemas para la madre y el feto. Puede causar daños en los riñones y otros órganos de la madre. También puede hacer que el bebé nazca antes de tiempo y que tenga bajo peso al nacer.

Si piensa tener un bebé y tiene la presión arterial alta, hable con el equipo de profesionales de salud que la atiende. Usted puede tomar medidas para controlar la presión arterial antes de quedar embarazada y durante el embarazo.

Algunas mujeres presentan presión arterial alta por primera vez cuando están embarazadas. En los casos más graves, la madre presenta una complicación llamada preeclampsia, que puede poner en peligro su vida y la del feto. Se necesitan cuidados especiales para disminuir el riesgo. Con esos cuidados, los resultados clínicos respecto a la madre y al bebé son buenos en la mayoría de los casos.

Para obtener más información sobre la presión arterial alta y el embarazo, visite el sitio Web Your Guide to Lowering High Blood Pressure (en inglés solamente).




Estudios clínicos

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) se ha comprometido firmemente a apoyar las investigaciones encaminadas a prevenir y tratar las enfermedades y problemas del corazón, los pulmones y la sangre, así como los trastornos del sueño.

Las investigaciones respaldadas por el NHLBI han conducido a muchos avances en los conocimientos médicos y la atención de los pacientes. Sin embargo, quedan por responder muchos interrogantes acerca de diversas enfermedades y problemas de salud, entre ellos la presión arterial alta.

El NHLBI sigue apoyando las investigaciones que tienen como meta aprender más acerca de la presión arterial alta. Por ejemplo, las investigaciones sobre este tema que cuentan con el respaldo del NHLBI abarcan estudios que exploran lo siguiente:

  • Cómo afectan la presión arterial alta y sus tratamientos el funcionamiento del cerebro en los niños
  • Enfoques conductuales del tratamiento de la presión arterial alta en los adultos
  • La relación que existe entre el estrés, el grupo étnico y la presión arterial
  • Cómo pueden ciertas medicinas y tratamientos contribuir al tratamiento y al control de la presión arterial

Muchas de estas investigaciones dependen de que haya voluntarios que estén dispuestos a participar en estudios clínicos. Los estudios clínicos ensayan nuevas formas de prevenir, diagnosticar o tratar diversas enfermedades o problemas de salud.

Por ejemplo, los tratamientos nuevos para una enfermedad o problema de salud (medicinas, dispositivos médicos, cirugías o intervenciones) se ensayan en voluntarios que tienen la enfermedad. Los ensayos muestran si un tratamiento es inofensivo y eficaz en seres humanos antes de que se ponga a disposición del público en general.

Al participar en un estudio clínico usted logra tener acceso a nuevos tratamientos antes de que estén al alcance de todo el mundo. Además cuenta con el apoyo de un equipo de profesionales de salud que probablemente controlará su salud atentamente. Incluso si usted no se beneficia directamente de los resultados de un estudio clínico, la información que se reúna en el estudio puede ayudar a otras personas y sumarse a los conocimientos científicos.

Si usted se ofrece como voluntario para participar en un estudio clínico, le explicarán en detalle la investigación. Le hablarán de los tratamientos y pruebas que le pueden hacer y de los beneficios y riesgos que estos pueden implicar. Se le darán también la oportunidad de hacer preguntas sobre la investigación. Este proceso se conoce como consentimiento informado.

Si usted acepta participar en el estudio, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado. Este formulario no es un contrato. Usted tiene derecho a retirarse de un estudio en cualquier momento y por cualquier motivo. Además, tiene derecho a enterarse de los nuevos riesgos que surjan durante el estudio o de los descubrimientos que se hagan durante este.

Si desea más información sobre estudios clínicos relacionados con la presión arterial alta, hable con su médico. También puede visitar los siguientes sitios web para enterarse un poco más acerca de las investigaciones clínicas y para buscar estudios clínicos:

Si desea obtener más información sobre estudios clínicos para niños, visite la página web Children and Clinical Studies del NHLBI.




Enlaces a otras fuentes de información sobre la presión arterial alta

Recursos del NHLBI (en español)

Recursos del NHLBI (en inglés)

Recursos que no pertenecen al NHLBI (en español)

Estudios clínicos (solo en inglés)

 
November 21, 2011 Last Updated Icon

El NHLBI actualiza los temas del DCI en un ciclo de cada dos años, basándose en una revisión cuidadosa de los resultados de investigación y de literatura nueva. Según sea necesario, los temas del DCI también se actualizan si se publica nueva e importante investigación. La fecha en cada tema del DCI refleja cuando el contenido fue publicado originalmente o cuando se hizo su última modificación

Twitter iconTwitter         Facebook iconFacebook         YouTube iconYouTube        Google+ iconGoogle+