Cómo funcionan los pulmones
0
Cómo funcionan los pulmones

Cómo funcionan los pulmones Cómo mantener los pulmones saludables

Share

Puede seguir estos pasos como ayuda para proteger sus pulmones de lesiones o enfermedades:

  • Deje de fumar o no empiece a hacerlo. Visite El tabaquismo y el corazón y la Guía para un corazón sano (en inglés). Si bien esos recursos se centran en la salud del corazón, incluyen información básica sobre cómo dejar de fumar. Para recibir ayuda y apoyo en forma gratuita para dejar de fuman, puede llamar a la línea de ayuda para dejar de fumar del Instituto Nacional del Cáncer al 1-877-44U-QUIT (1-877-448-7848).
  • Evite el humo de tabaco de segunda mano evitando los lugares en los que se permite fumar. Pida a sus amigos y familiares fumadores que no fumen en la casa o en el auto.
  • Intente mantener un peso saludable. Los patrones de alimentación poco saludables y la falta de actividad física pueden llevar a sobrepeso y obesidad, que a su vez pueden provocar apnea del sueño. Hay investigaciones que mostraron que bajar de peso puede reducir la apnea del sueño en personas a las que también se les diagnosticó obesidad.
  • Manténgase físicamente activo. La actividad física puede fortalecer el corazón y los pulmones para que trabajen con más eficiencia. La actividad física también puede reducir el riesgo de lesión o enfermedad pulmonar. La hoja de datos Aumentar el movimiento (en inglés) contiene información básica sobre la actividad física. Antes de comenzar cualquier programa de ejercicio, pregúntele a su proveedor de atención médica qué nivel de actividad física es adecuado para usted.
  • Limite la exposición a la contaminación atmosférica exterior controlando el Índice de calidad del aire antes de participar en actividades al aire libre. Evite también las congestiones de tránsito cuando sea posible.
  • Reduzca la contaminación atmosférica interior asegurándose de que los lugares en los que vive y trabaja estén bien ventilados y que se limpien periódicamente para evitar la acumulación de alérgenos, polvo y moho. También puede eliminar los productos que producen vapores o gases, como los líquidos y aerosoles de limpieza fuertes. Evite la quema de combustibles sólidos, como madera, para calefaccionar y cocinar.
  • Adopte precauciones contra la gripe estacional y la neumonía. Vacúnese contra la gripe todos los años. También puede consultar a su proveedor de atención médica acerca de la vacuna contra la neumonía.
  • Evalúe si hay gas radón en su casa. El radón es un gas incoloro, insípido e inodoro que se forma naturalmente. Puede ingresar a los edificios a través de grietas en las paredes y puede provocar cáncer de pulmón. Hay kits de prueba económicos en muchas ferreterías. Si los niveles de radón en su casa son peligrosos, siga los pasos recomendados para reducirlos. Si vive en un departamento, alerte a los dueños de la propiedad para que puedan solucionarlo.
  • Use equipo protector si trabaja en una industria con exposición a polvo, sílice, alérgenos, vapores de sustancias químicas u otro tipo de contaminación atmosférica interior o exterior.
Last updated on