Pruebas para las enfermedades pulmonares
0
Pruebas para las enfermedades pulmonares

Pruebas para las enfermedades pulmonares Pruebas para las enfermedades pulmonares

Share

Pruebas de función pulmonar

A woman breathing into a spirometer.

Las pruebas de función pulmonar pueden ayudar al médico a ver cómo están funcionando los pulmones. Pueden ayudar a diagnosticar determinadas afecciones o enfermedades pulmonares.

 

 

Oximetría de pulso

La oximetría de pulso estima las concentraciones de oxígeno en la sangre. En esta prueba, se coloca una sonda en un dedo de la mano u otra superficie cutánea como la oreja.

No causa dolor y los riesgos son escasos o nulos. 

An index finger in a pulse oximeter
Se usa para:

Espirometría 

La espirometría es un tipo de prueba de función pulmonar que mide cuánto aire exhala. También mide la rapidez con la que exhala el aire. 

Durante la prueba un técnico le solicitará que respire profundo. Luego, deberá soplar con la mayor fuerza posible por un tubo conectado a un pequeño aparato. El aparato se denomina espirómetro. El equipo de atención médica podrá pedirle que inhale, o aspire, un medicamento para ayudar a abrir las vías respiratorias, y que luego sople nuevamente por un tubo. Luego podrán comparar los resultados de su prueba antes y después de recibir el medicamento. 

Algunas personas sienten vahídos o cansancio por el esfuerzo respiratorio que se requiere. 

 

Realización de una prueba de espirometría (en inglés)

Prueba de volúmenes pulmonares

Una prueba de volúmenes pulmonares es un tipo de prueba de función pulmonar que mide cuánto aire pueden contener los pulmones. 

Las pruebas de volúmenes pulmonares son la forma más precisa de medir el volumen de aire que hay en los pulmones. Es similar a una espirometría, con la diferencia que estará en una pequeña sala con paredes claras. O podrá respirar una mezcla especial de gases durante unos minutos mientras tiene una pinza colocada en la nariz. Algunas personas sienten vahídos o cansancio por el esfuerzo respiratorio. 

Prueba de capacidad de difusión pulmonar 

Una prueba de capacidad de difusión pulmonar evalúa la eficacia con la que el oxígeno ingresa a la sangre a partir del aire que respira.

Para esta prueba, deberá inhalar y exhalar a través de un tubo durante varios minutos sin tener que respirar intensamente. Posiblemente también será necesario extraerle sangre para medir la concentración de hemoglobina en la sangre. 

Se usa para:

Pruebas de fracción exhalada de óxido nítrico (FeNO)

Las pruebas de fracción exhalada de óxido nítrico (FeNO) miden la cantidad de óxido nítrico que hay en la respiración. La presencia de concentraciones elevadas de óxido nítrico puede significar que las vías respiratorias de los pulmones están inflamadas, lo que puede dificultarle la respiración. 

Para esta prueba, deberá exhalar por un tubo que se conecta al dispositivo portátil. Requiere que respire de manera constante pero no profunda y los riesgos son escasos o nulos. Se realiza en adultos y niños de 5 años o más. 

Se usa para:

Prueba de gases en sangre arterial

Una prueba de gases en sangre arterial mide las concentraciones de oxígeno y dióxido de carbono presentes en la sangre.

Las pruebas de gases en sangre arterial habitualmente se realizan en el hospital, pero también se pueden realizar el consultorio de un médico. Para esta prueba, se extrae sangre de una arteria, habitualmente en la muñeca, donde se mide el pulso.

Se usa para:

Estudios por imágenes

A healthcare provider wearing a mask discusses an X-ray with a patient wearing a mask.

Los estudios por imágenes pulmonares toman imágenes del pulmón o de las vías respiratorias para ayudar a los médicos a diagnosticar y monitorear las afecciones pulmonares.

Radiografía de tórax 

Una radiografía de tórax es un estudio por imágenes rápido e indoloro para analizar las estructuras dentro del tórax y cercanas al mismo. 

Esta prueba puede ayudar a diagnosticar y evaluar afecciones como la neumonía, insuficiencia cardíaca, cáncer de pulmón, tuberculosis, sarcoidosis, enfisema y cicatrización del tejido pulmonar, lo que se denomina fibrosis. Los médicos pueden usar las radiografías de tórax para ver cómo funcionan determinados tratamientos y evaluar la presencia de complicaciones después de determinados procedimientos o cirugías. 

La prueba se puede realizar en el consultorio del médico, una clínica o un hospital Deberá ponerse de pie, sentarse o acostarse y quedar inmóvil para la prueba.

Las radiografías de tórax tienen pocos riesgos. La cantidad de radiación utilizada en una radiografía de tórax es muy pequeña. Hable con su proveedor si está o podría estar embarazada.

TC de tórax 

La tomografía computarizada (TC) de tórax es un estudio por imágenes indoloro que obtiene muchas imágenes detalladas, denominadas cortes, de los pulmones y del interior del tórax. Las computadoras pueden combinar estas imágenes para crear modelos tridimensionales (3D) para mostrar el tamaño, la forma y la posición de los pulmones y las estructuras del pecho.

Una TC de tórax puede ayudar a averiguar la causa de síntomas pulmonares como la falta de aire o el dolor de pecho. También puede indicarle al médico si tiene determinados problemas pulmonares, como un tumor, exceso de líquido alrededor de los pulmones, lo que se conoce como derrame pleural, o una neumonía.

La TC de tórax puede realizarse en un centro médico de imágenes o en un hospital. Deberá permanecer acostado inmóvil en una camilla, que se deslizará dentro del escáner. Cuando esté dentro del escáner y el mismo esté obteniendo las imágenes, escuchará zumbidos suaves o ruidos como chasquidos. Podrá escuchar y hablar con el técnico que realiza la prueba mientras esté dentro del escáner. En algunos diagnósticos, se podrá inyectar en una vena del brazo una sustancia de contraste, habitualmente con yodo, antes del estudio por imágenes.

En raras circunstancias, algunas personas tienen una reacción alérgica a la sustancia de contraste. También existe un ligero riesgo de cáncer, en particular en los niños en crecimiento, debido a que la prueba utiliza radiación. Si bien la cantidad de radiación de una prueba es habitualmente menor que la cantidad de radiación a la que se expone naturalmente a lo largo de 3 años, los pacientes no deben realizarse más TC que las que recomiendan las directrices clínicas.

RM de tórax

Una resonancia magnética (RM) de tórax utiliza ondas de radio, imanes y una computadora para crear imágenes de las estructuras del tórax. 

Puede ayudar al médico a diagnosticar problemas pulmonares como un tumor o un trastorno pleural, problemas en los vasos sanguíneos o ganglios linfáticos anormales. Una RM de tórax puede ayudar a explicar los resultados de otros estudios por imágenes como las radiografías de tórax y las TC de tórax. 

La RM de tórax puede realizarse en un centro médico de imágenes o en un hospital. Antes de la prueba, un técnico le podrá inyectar una sustancia de contraste en una vena del brazo para resaltar el corazón y los vasos sanguíneos. Deberá permanecer acostado inmóvil en una camilla, que se deslizará dentro del aparato. Cuando esté dentro del aparato, mientras se obtienen las imágenes del tórax, escuchará ruidos intensos de golpes y zumbidos. Podrá escuchar y hablar con el técnico que realiza la prueba mientras esté dentro del aparato.

La RM de tórax tiene pocos riesgos. Hable con su médico y con los técnicos que realizan la prueba acerca de si está o podría estar embarazada. Dígales si tiene:

  • un marcapasos u otro dispositivo implantado porque el equipo de RM puede dañar dichos dispositivos.
  • metal dentro del cuerpo debido a una cirugía previa, ya que puede interferir con el equipo de RM.
  • metal en el cuerpo debido a perforaciones (piercings), alhajas o algunos parches cutáneos transdérmicos, ya que pueden interferir con el equipo de RM o pueden ocasionar quemaduras cutáneas. Si tiene tatuajes, es posible que sienta un poco de picazón o tumefacción debido a que las tintas de los tatuajes más viejos pueden contener pequeñas cantidades de metal.

Broncoscopía

La broncoscopía es un procedimiento que analiza el interior de las vías respiratorias de los pulmones. Un broncoscopio es un tubo con una luz y una pequeña cámara. Se inserta por la nariz o la boca, se desciende por la garganta hacia la tráquea y se ingresa a los pulmones.

Este procedimiento se utiliza para hallar la causa de un problema pulmonar. Puede identificar tumores, signos de infección, exceso de moco en las vías respiratorias, sangrado u obstrucciones en los pulmones. También puede permitir que el médico tome muestras de moco o tejido para realizar otros análisis de laboratorio, así como para insertar stents, o pequeños tubos, en las vías respiratorias para mantenerlas abiertas y tratar algunos problemas pulmonares.

Antes del procedimiento, se le administrará un medicamento para relajarlo. También se le administrará un medicamento líquido para entumecer la nariz y la garganta. Posiblemente experimente dolor de garganta, tos o ronquera durante unos días.

La broncoscopía es habitualmente segura, pero existe un pequeño riesgo de que tenga fiebre o un sangrado menor. El neumotórax (en inglés), o colapso de un pulmón, es un efecto secundario infrecuente pero grave, que puede ser tratado. El médico posiblemente le solicite una radiografía de tórax después del procedimiento para evaluar si hay problemas pulmonares.

Se usa para:
Last updated on