Paro cardíaco
0
Paro cardíaco

Paro cardíaco Tratamiento

Share

Un paro cardíaco es mortal a menos que el tratamiento comience de inmediato. La mayoría de los paros cardíacos ocurren fuera del hospital. Eso significa que la atención de emergencia de la persona afectada depende de la familia, de amigos o de personas de la comunidad.

Es importante que todos conozcan los síntomas de un paro cardíaco y que actúen si ven que alguien está sufriendo uno. Los pasos importantes son llamar al 9-1-1 primero, realizar RCP y usar un desfibrilador externo automático (DEA). (en inglés) Si no hay nadie cerca — por ejemplo, si un paro cardíaco ocurre en el hogar — un familiar o cuidador puede llamar al 9-1-1 mientras realiza RCP.

Los DEA son unos desfibriladores especiales que pueden usar los testigos circunstanciales sin capacitación. Suelen estar disponibles en lugares públicos como aeropuertos, edificios de oficinas, gimnasios y centros comerciales. Los DEA envían una descarga eléctrica si detectan una arritmia peligrosa, como la fibrilación ventricular. Los dispositivos “hablan” con el usuario y le dan instrucciones paso a paso.

No es difícil usar un DEA, pero la capacitación es muy útil. La capacitación sobre el uso de DEA suele dictarse junto con la capacitación en RCP. Muchas organizaciones de salud importantes dictan clases. En Internet hay algunos cursos de capacitación. Encuentre un curso cerca (en inglés).

Tratamiento de emergencia

A continuación se enumeran los principales pasos para ayudar a una persona que está teniendo un paro cardíaco.

  • Si ve que alguien se cae, verifique si la persona responde cuando se le grita o al sacudirlo ligeramente. Revise si respira y si tiene pulso. Si la persona no respira normalmente y no responde, llame al 9-1-1 para pedir ayuda.
  • Inicie la RCP.
  • Ubique un DEA. Siga las instrucciones verbales del DEA para administrar una descarga y reiniciar el corazón de la persona afectada.
  • Se debe administrar naloxona como parte del tratamiento de emergencia para un paro cardíaco posiblemente causado por sobredosis de opioides. Los servicios de emergencia tienen naloxona. Si se sabe que la persona tiene riesgo de sobredosis de opioides y usted está capacitado para administrar naloxona, puede tratar a la persona antes de que lleguen los servicios de emergencia.
  • Continúe la RCP hasta que lleguen los servicios de emergencia y se hagan cargo de la situación.
  • Los servicios de emergencias continuarán la RCP y pueden usar un DEA para administrar más descargas y recuperar el ritmo cardíaco de la persona afectada. También pueden administrar medicamentos por una vía intravenosa (i.v.).

Tratamiento en el hospital tras sobrevivir a un paro cardíaco

Si sobrevive a un paro cardíaco, ingresará a un hospital para seguir recibiendo atención y tratamiento. En el hospital, los proveedores de atención médica monitorearán atentamente su corazón. El tratamiento en el hospital se centra en prevenir daño en los órganos, en especial en el cerebro.

  • Se necesita manejo con control de la temperatura (TTM) en todos los pacientes que no puedan seguir indicaciones una vez que se recuperan los latidos cardíacos. El TTM protege el cerebro al disminuir la temperatura corporal usando mantas de enfriamiento, cascos de enfriamiento, compresas de hielo u otros métodos.
  • La oxigenoterapia puede ayudar a que llegue suficiente oxígeno a los pulmones para que los órganos sigan funcionando mientras usted se recupera.
  • El tratamiento con oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) bombea la sangre a través de un pulmón artificial para agregar oxígeno y eliminar el dióxido de carbono antes de devolver la sangre al cuerpo. Vea más información acerca de nuestro estudio que muestra que el soporte vital con ECMO puede mejorar la supervivencia de los pacientes (en inglés) que sufren un paro cardíaco fuera del hospital y no responden al soporte vital estándar.

Mientras usted esté en el hospital, el equipo médico tratará de hallar cuál fue la causa del paro cardíaco. Si le diagnostican cardiopatía coronaria, los tratamientos pueden incluir medicamentos y procedimientos cardíacos quirúrgicos (en inglés), como una cirugía de bypass y una intervención coronaria percutánea (que también se denomina angioplastia coronaria), un procedimiento que también puede incluir la colocación de un stent. Esos procedimientos ayudan a recuperar el flujo de sangre a través de arterias coronarias estrechadas u obstruidas.

Esté listo para responder a emergencias en su comunidad.

Descargue aplicaciones de DEA en su teléfono. Puede buscar una aplicación que identifique dónde encontrar un DEA cerca. También puede buscar una aplicación que enlace a los servicios del 9-1-1 en las comunidades participantes para alertar a ciudadanos capacitados de que alguien cerca necesita RCP o desfibrilación con un DEA.

Los dispositivos cardioversores pueden prevenir otro paro cardíaco

Si sufrió un paro cardíaco significa que tiene riesgo de sufrir otro. Los dispositivos cardioversores son desfibriladores que el médico puede implantar en el cuerpo y que se usan como ayuda para proteger su seguridad. Los dispositivos pueden detectar problemas graves del ritmo y usar pulsos o descargas eléctricos como ayuda para controlar las arritmias peligrosas. Su proveedor de atención médica puede recomendarle uno de los siguientes dispositivos.

  • Un cardiodesfibrilador implantable (CDI) se coloca bajo la piel del pecho o el abdomen mediante cirugía. Tiene una batería y está conectado al corazón mediante unos cables llamados derivaciones. Si el CDI detecta una arritmia peligrosa, puede actuar como un marcapasos (en inglés) o administrar una descarga eléctrica en el corazón para recuperar el ritmo normal. Los riesgos incluyen infecciones, problemas relacionados con los cables, taponamiento cardíaco y, en raras oportunidades, perforaciones que llevan a complicaciones como neumotórax .
  • En algunas personas, un dispositivo cardioversor subcutáneo (DCS) puede ser mejor que un CDI, en especial si tienen riesgo alto de infección debido a diabetes o a otras afecciones. Los DCS también pueden ser más seguros en personas más jóvenes y activas, que tienen un mayor riesgo de paro cardíaco debido a un malfuncionamiento del CDI (denominado fallo del cable). Los DCS no están indicados para las personas que necesitan apoyo con marcapasos.
  • Un dispositivo cardioversor portátil (DCP) puede ayudar a las personas mientras esperan un procedimiento para implantar un CDI o un DCS o bien un trasplante cardíaco. Si su médico tiene que reemplazar su CDI o DCS debido a una infección, tal vez le recomiende un DCP hasta que la infección se cure. Los CDI también pueden ayudar a proteger a las personas con cirugía de bypass reciente o que recién empiezan un tratamiento médico para miocardiopatía (en inglés) grave.
Last updated on