Accessible Search Form           Advanced Search


National Heart Lung and Blood Institute Logo

Si desea obtener más información, visite http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/sleep_apnea/


¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño es un trastorno común en el que la persona que lo sufre hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.

Las pausas pueden durar entre unos pocos segundos y varios minutos. A menudo ocurren entre 30 veces o más por hora. Por lo general, la respiración vuelve a la normalidad, a veces con un ronquido fuerte o con un sonido parecido al que una persona hace cuando se atraganta.

Casi siempre la apnea del sueño es un problema crónico (constante) de salud que altera el sueño. La persona pasa de un sueño profundo a un sueño liviano cuando hay una pausa en la respiración o cuando la respiración se vuelve superficial.

Por esta razón, el sueño es de mala calidad y se siente cansancio durante el día. La apnea del sueño es una de las principales razones por las cuales una persona puede sentir mucho sueño durante el día.

Revisión general

A menudo la apnea del sueño se queda sin diagnosticar. Por lo general, los médicos no pueden detectarla durante las consultas corrientes. Además, no hay pruebas de sangre para este problema.

La mayoría de las personas que sufren apnea del sueño no saben que la tienen porque solo ocurre durante el sueño. El primero en notar los signos de la apnea del sueño puede ser un familiar o quien duerme en la misma cama con la persona afectada.

El tipo más común de apnea del sueño es la apnea obstructiva del sueño. En ella las vías respiratorias se estrechan o bloquean durante el sueño. Esto causa respiración superficial o pausas en la respiración.

Cuando la persona trata de respirar, el aire que logra pasar por la parte obstruida puede causar ronquidos fuertes. La apnea obstructiva del sueño es más frecuente en personas con sobrepeso, pero puede afectar a cualquiera. Por ejemplo, los niños pequeños que tienen las amígdalas inflamadas pueden tener apnea obstructiva del sueño.

La siguiente secuencia animada muestra cómo ocurre la apnea obstructiva del sueño. Pulse en el botón “Iniciar” para verla. Cada ilustración está acompañada de explicaciones escritas y verbales. Use los botones de la esquina inferior derecha para hacer una pausa, reanudar o volver a ver la secuencia desde el principio, o use la barra de desplazamiento que se encuentra debajo de los botones para pasar de una imagen a otra.

La secuencia animada muestra cómo puede bloquearse el flujo de aire que va a los pulmones y causar la apnea del sueño.

La apnea central del sueño es un tipo menos frecuente de apnea del sueño. Sucede cuando la parte del cerebro que controla la respiración no envía las señales correctas a los músculos respiratorios. A consecuencia de esto, la persona no hace esfuerzos por respirar durante períodos cortos.

La apnea central del sueño puede presentarse en cualquier persona. Sin embargo, es más frecuente en quienes sufren ciertas enfermedades o usan ciertas medicinas.

La apnea central del sueño puede ocurrir sola o con la forma obstructiva de la enfermedad. Por lo general, en la apnea central del sueño no se producen ronquidos.

Este artículo se refiere principalmente a la apnea obstructiva del sueño.

Perspectivas

La apnea del sueño que no recibe tratamiento puede:

La apnea del sueño es un problema crónico de salud que requiere un tratamiento a largo plazo. Los cambios en el estilo de vida, los dispositivos bucales, la cirugía o los dispositivos respiratorios pueden tener éxito en el tratamiento de la apnea del sueño en muchas personas.




Otros nombres de la apnea del sueño

  • Apnea central del sueño
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Trastorno respiratorio del sueño



¿Cuáles son las causas de la apnea del sueño?

Cuando usted está despierto, los músculos de la garganta mantienen las vías respiratorias rígidas y abiertas para que el aire pueda entrar a los pulmones. Cuando duerme, estos músculos están más relajados y la garganta se estrecha.

En condiciones normales, el estrechamiento no impide que el aire entre y salga de los pulmones. Sin embargo, si usted tiene apnea del sueño, sus vías respiratorias están obstruidas parcial o completamente debido a que:

  • Los músculos de la garganta y la lengua se relajan más de lo normal.
  • La lengua y las amígdalas (masas de tejido que se encuentran en la parte posterior de la boca) son más grandes que la abertura de la tráquea.
  • Usted tiene sobrepeso. El tejido graso adicional puede engrosar las paredes de la tráquea. Entonces el interior de la tráquea se estrecha y es más difícil mantenerla abierta.
  • La forma de la cabeza y el cuello (la estructura ósea) puede hacer que las vías respiratorias que se encuentran en la boca y la garganta sean más pequeñas.
  • El proceso de envejecimiento limita la capacidad de las señales del cerebro para mantener los músculos de la garganta rígidos durante el sueño. Así es más probable que las vías respiratorias se estrechen o colapsen.

Si las vías respiratorias están total o parcialmente bloqueadas durante el sueño, no entra suficiente aire a los pulmones. Esto puede provocar ronquidos fuertes y una disminución de las concentraciones de oxígeno en la sangre.

Si el oxígeno baja a una concentración peligrosa, obliga al cerebro a interrumpir el sueño. De esta forma se tensan los músculos de las vías respiratorias altas y se abre la tráquea. Entonces la respiración vuelve a la normalidad, a menudo con un ronquido fuerte o con un sonido parecido al que una persona hace cuando se atraganta.

Los descensos frecuentes de la concentración de oxígeno y la disminución de la calidad del sueño desencadenan la liberación de hormonas del estrés. Estos compuestos aumentan la frecuencia cardíaca y el riesgo de sufrir presión arterial alta, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular (derrame cerebral) y arritmias (latidos irregulares del corazón). Las hormonas también aumentan el riesgo de que haya insuficiencia cardíaca o de que ésta empeore.

La apnea del sueño que no recibe tratamiento también puede causar cambios en la forma en que el cuerpo usa la energía. Estos cambios aumentan el riesgo de sufrir obesidad y diabetes.




¿Quiénes corren el riesgo de sufrir apnea del sueño?

La apnea obstructiva del sueño es una enfermedad común. Cerca de la mitad de las personas que la sufren tienen sobrepeso.

Es más probable que la apnea del sueño se presente en los hombres que en las mujeres. Aunque la enfermedad puede aparecer a cualquier edad, el riesgo aumenta a medida que la persona envejece. Tener antecedentes familiares de apnea del sueño también aumenta el riesgo de presentarla.

Las personas que tienen disminuido el tamaño de las vías respiratorias a la altura de la nariz, la garganta o la boca también tienen más probabilidades de sufrir apnea del sueño. Esto se puede deber a la forma de estas estructuras o a alergias o problemas médicos de otro tipo que causen congestión.

Los niños pequeños pueden tener las amígdalas aumentadas de tamaño. Esto puede elevar el riesgo de que presenten apnea del sueño. Los niños que tienen sobrepeso también pueden correr más riesgo de sufrir esta enfermedad.

Aproximadamente la mitad de las personas que tienen apnea del sueño también tienen la presión arterial alta. La apnea del sueño también se asocia con el hábito de fumar, el síndrome metabólico, la diabetes y los factores de riesgo del derrame cerebral y la insuficiencia cardíaca.

La raza y el grupo étnico podrían desempeñar un papel en el riesgo de presentar apnea del sueño, pero para determinarlo se requieren más investigaciones.




¿Cuáles son los signos y síntomas de la apnea del sueño?

Signos y síntomas principales

Uno de los signos más frecuentes de la apnea obstructiva del sueño son los ronquidos fuertes y crónicos (constantes). Puede haber pausas entre los ronquidos. Después de las pausas puede haber respiraciones entrecortadas o sonidos parecidos a los que una persona hace cuando se atraganta.

Por lo general, los ronquidos son más fuertes cuando usted duerme boca arriba y menos fuertes cuando duerme de lado. Es posible que no ronque todas las noches. Sin embargo, con el tiempo, los ronquidos pueden ser más frecuentes y más fuertes.

Como usted está dormido cuando suceden los ronquidos o sonidos, probablemente no se dé cuenta de que tiene problemas para respirar ni pueda determinar qué tan grave es el problema. Es posible que un familiar o la persona con quien duerme se dé cuenta antes que usted.

No todas las personas que roncan tienen apnea del sueño.

Otro signo frecuente de la apnea del sueño es sentir mucho sueño durante el día, en el trabajo o al conducir un auto. Usted puede darse cuenta de que se queda dormido rápidamente durante los momentos tranquilos del día, cuando no está haciendo nada. Aunque no le dé sueño durante el día, consulte con el médico si tiene problemas para respirar cuando duerme.

Otros signos y síntomas

Entre otros signos y síntomas de la apnea del sueño están:

  • Dolores de cabeza por las mañanas
  • Problemas de memoria o aprendizaje y dificultad para concentrarse
  • Sensación de irritabilidad o depresión, o alteraciones del estado de ánimo o la personalidad
  • Despertarse frecuentemente para orinar
  • Resequedad de la boca o la garganta al despertar

En los niños la apnea del sueño puede causar hiperactividad, mal desempeño escolar, ira y agresividad. Los niños que sufren apnea del sueño también pueden respirar por la boca en vez de respirar por la nariz durante el día.




¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño?

Los médicos diagnostican la apnea del sueño con base en los antecedentes médicos personales y familiares del paciente, el examen médico y los resultados de los estudios de sueño. El médico del paciente puede evaluar los síntomas primero. Luego decide si el paciente debe consultar a un especialista del sueño.

Los especialistas del sueño son médicos que diagnostican los problemas del sueño y tratan a las personas que los sufren. Entre ellos están los especialistas de los pulmones, los especialistas de los nervios y los especialistas del oído, la nariz y la garganta. Otros tipos de médicos también pueden ser especialistas del sueño.

Antecedentes médicos personales y familiares

Si usted cree que tiene un problema de sueño, piense en la posibilidad de llevar un diario de sueño durante 1 o 2 semanas. Lleve el diario a su próxima cita médica.

Anote a qué hora se acuesta, a qué hora se despierta y cuándo duerme la siesta. Escriba también cuánto duerme cada noche, qué tan despierto y descansado se siente por la mañana y qué tanto sueño siente a distintas horas del día. Esta información puede servirle al médico para determinar si usted tiene un trastorno del sueño.

En la página Web "Your Guide to Healthy Sleep" (en inglés) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre encontrará un ejemplo de diario de sueño.

Durante la cita, el médico le hará preguntas sobre cómo duerme y cómo se desempeña durante el día.

El médico también querrá saber qué tan fuertes y frecuentes son sus ronquidos, sonidos o respiraciones entrecortadas durante el sueño. Por lo general usted no es consciente de estos síntomas y debe pedirle a un familiar o a la persona con quien duerme que le informe.

Dígale al médico si a alguna persona de la familia le han diagnosticado apnea del sueño o ha tenido síntomas de este trastorno.

Muchas personas no se dan cuenta de sus síntomas y se quedan sin diagnosticar.

Si cree que uno de sus hijos puede tener apnea del sueño, dígale al médico del niño cuáles son los signos y síntomas.

Examen médico

El médico le examinará la boca, la nariz y la garganta en busca de tejidos adicionales o aumentados de tamaño. Los niños que sufren apnea del sueño pueden tener las amígdalas aumentadas de tamaño. El examen médico y los antecedentes médicos pueden ser suficientes para diagnosticar la apnea del sueño en niños.

Los adultos que sufren apnea del sueño pueden tener la úvula (campanilla) o el velo del paladar aumentados de tamaño. La úvula es el tejido que cuelga en la mitad de la parte posterior de la boca. El velo del paladar es el techo de la boca en la parte posterior de la garganta.

Estudios del sueño

Los estudios del sueño son pruebas que miden qué tan bien duerme usted y cómo responde su organismo ante los problemas del sueño. Estas pruebas pueden servirle al médico para determinar si usted tiene un trastorno del sueño y qué tan intensa es. Los estudios de sueño son las pruebas más exactas para diagnosticar la apnea del sueño. (En los Temas de salud hay un artículo en inglés sobre los estudios del sueño, titulado "Sleep Studies").

Hay distintos tipos de estudios del sueño. Si su médico cree que usted tiene apnea del sueño, tal vez le recomiende que se haga una polisomnografía (PSG, por su sigla en inglés) o que use un monitor portátil que puede llevarse a casa.

Polisomnografía

La polisomnografía (PSG) es el estudio más común para el diagnóstico de la apnea del sueño. Esta prueba registra la actividad cerebral, los movimientos de los ojos, la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

También registra la cantidad de oxígeno de la sangre, el movimiento de aire a través de la nariz durante la respiración, los ronquidos y los movimientos del tórax. Estos movimientos muestran si la persona está haciendo esfuerzo para respirar.

La polisomnografía se realiza a menudo en un centro o laboratorio especializado en el sueño. La prueba no duele nada. Usted se irá a dormir como de costumbre, a excepción de que tendrá puestos sensores en el cuero cabelludo, la cara, el pecho, los brazos y piernas, y en un dedo de la mano. El personal del centro de sueño usará los sensores para hacerle controles durante la noche.

Un especialista en sueño analizará los resultados de la PSG para ver si usted tiene apnea del sueño y qué tan intensa es. Luego usará los resultados para planear su tratamiento.

El médico también puede ordenarle una polisomnografía para determinar los ajustes que se necesitan en el aparato de presión positiva continua (CPAP, por su sigla en inglés). La presión positiva continua es el tratamiento más común de la apnea del sueño. El aparato de CPAP usa presión leve de aire para mantener abiertas las vías respiratorias mientras la persona duerme.

Si su médico cree que usted tiene apnea del sueño, es posible que le dé una cita para hacerse un estudio del sueño en noche dividida. Durante la primera mitad de la noche se monitorizará el sueño sin el aparato de presión positiva continua. Esta parte del estudio servirá para averiguar si usted tiene apnea del sueño y qué tan intensa es.

Si la PSG muestra que usted tiene apnea del sueño, le pondrán un aparato de presión positiva continua durante la segunda mitad de la noche. El personal del centro de sueño ajustará el flujo de aire proveniente del aparato de presión positiva continua para determinar la configuración más adecuada para usted.

Monitor portátil para uso casero

El médico puede recomendarle una prueba de sueño que se realiza en la casa con un monitor portátil. El monitor portátil registrará algunos de los datos que se obtienen en una polisomnografía. Por ejemplo, puede registrar:

  • La cantidad de oxígeno de la sangre
  • El movimiento de aire a través de la nariz durante la respiración
  • La frecuencia cardíaca
  • Los movimientos del pecho que muestran si usted está haciendo un esfuerzo para respirar.

Un especialista del sueño puede usar los resultados de una prueba de sueño realizada en casa para diagnosticar la apnea del sueño. También puede usar los resultados para determinar si usted necesita una polisomnografía completa en un centro para estudios del sueño.




¿Cómo se trata la apnea del sueño?

La apnea del sueño se trata con cambios en el estilo de vida, dispositivos bucales, dispositivos respiratorios y cirugía. Normalmente no se usan medicinas en el tratamiento de esta enfermedad.

Los objetivos del tratamiento de la apnea del sueño son:

  • Restablecer la respiración uniforme durante el sueño
  • Aliviar los síntomas, como los ronquidos fuertes y la somnolencia durante el día

El tratamiento puede mejorar otros problemas de salud relacionados con la apnea del sueño, como la presión arterial alta. También puede disminuir el riesgo de sufrir enfermedad coronaria, derrame cerebral y diabetes.

Si usted tiene apnea del sueño, pregúntele a su médico o a su especialista del sueño qué alternativas de tratamiento son las más adecuadas para usted.

Los cambios en el estilo de vida o los dispositivos bucales pueden ser suficientes para aliviar la apnea leve del sueño. Las personas que tengan la forma moderada o grave de la apnea del sueño pueden necesitar dispositivos respiratorios o cirugía.

Si continúa sintiendo sueño durante el día a pesar del tratamiento, el médico puede preguntarle si está durmiendo suficientes horas. (Los adultos deben dormir entre 7 y 8 horas como mínimo; los niños y adolescentes necesitan dormir más. Si desea más información sobre este tema, consulte el artículo “Sleep Deprivation and Deficiency” de Temas de salud [en inglés]).

Si el tratamiento y el sueño suficiente no alivian la somnolencia durante el día, el médico pensará en otras alternativas terapéuticas.

Cambios en el estilo de vida

Si usted tiene apnea leve del sueño, es posible que el único tratamiento que necesite sea hacer unos cambios en sus actividades o hábitos diarios.

  • Evite el alcohol y las medicinas que le produzcan sueño, ya que le dificultan a la garganta mantenerse despejada durante el sueño.
  • Baje de peso, si tiene sobrepeso o es obeso. Incluso una disminución leve del peso puede mejorar los síntomas.
  • Duerma de lado en vez de dormir boca arriba para mantener la garganta despejada. Puede dormir con almohadas especiales o camisas que le impidan dormir sobre su espalda.
  • Mantenga las vías nasales despejadas por la noche con atomizadores nasales o medicinas para la alergia si es necesario. Pregúntele al médico si estos tratamientos pueden servirle.
  • Si fuma, deje de hacerlo. Pregúntele al médico acerca de programas y productos que le ayuden a dejar el hábito.

Dispositivos bucales

Estos dispositivos o prótesis bucales pueden servir para algunas personas que sufren apnea leve del sueño. El médico también le puede recomendar estos dispositivos si usted ronca fuertemente pero no tiene apnea del sueño.

El odontólogo o el ortodoncista le puede hacer un dispositivo bucal de plástico que sirva para el tratamiento de la apnea del sueño. (El ortodoncista es el especialista que corrige problemas de los dientes o de la mandíbula). El dispositivo ajusta la mandíbula inferior y la lengua para mantener despejadas las vías respiratorias durante el sueño.

Si usted tiene un dispositivo bucal, avísele al médico si siente molestias o dolor cuando lo usa. Es posible que necesite consultas periódicas para que el médico pueda ajustar el dispositivo de modo que le quede a la medida.

Dispositivos respiratorios

La presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por su sigla en inglés) es el tratamiento más frecuente para la apnea del sueño entre moderada e intensa en adultos. El equipo de CPAP tiene una mascarilla que cubre la boca y la nariz, o solo la nariz.

El equipo envía aire suavemente a la garganta. La presión del aire ayuda a mantener las vías respiratorias abiertas durante el sueño.

El tratamiento de la apnea del sueño puede servirle para dejar de roncar. Sin embargo, haber dejado de roncar no quiere decir que usted ya no sufra apnea del sueño ni que pueda dejar de usar la CPAP. La apnea del sueño volverá a ocurrir si se suspende la CPAP o no se usa correctamente.

Por lo general, un técnico irá a su casa a llevar el equipo de CPAP. El técnico instalará el equipo y lo ajustará según las indicaciones del médico. Es posible que después de la instalación inicial haya que ajustar el equipo de vez en cuando para obtener los mejores resultados.

El tratamiento con CPAP puede causar efectos secundarios en algunas personas. Entre estos efectos están: sequedad o congestión nasal, irritación de la piel de la cara, resequedad en la boca y dolores de cabeza. Si el equipo de CPAP no está bien ajustado usted puede sentir molestias y llenarse de gases cuando esté usando la mascarilla.

Si la CPAP produce efectos secundarios, colabore con el especialista del sueño, su personal de enfermería y el técnico del equipo de CPAP para tomar medidas que disminuyan estos efectos secundarios.

Las medidas pueden consistir en ajustar los controles del equipo de CPAP o el tamaño o ajuste de la mascarilla, o en agregar humedad al aire que fluye por la mascarilla. La nariz seca, tapada o congestionada se puede aliviar con un atomizador nasal.

Hay muchos tipos de equipos y mascarillas de CPAP. Dígale al médico si no está satisfecho con el que está usando. El médico puede sugerirle que cambie a otro tipo que funcione mejor en su caso.

Por lo general, las personas con síntomas de apnea intensa del sueño se sienten mucho mejor cuando comienzan el tratamiento con CPAP.

Cirugía

Algunas personas con apnea del sueño se pueden beneficiar de la cirugía. El tipo de cirugía y el efecto que ésta tenga dependen de la causa de la apnea del sueño.

La cirugía se realiza para ensanchar las vías respiratorias. Por lo general consiste en encoger, tensar o retirar el exceso de tejido de la boca y la garganta, o en reacomodar la mandíbula inferior.

La cirugía para encoger o tensar el exceso de tejido de la boca y la garganta se realiza en el consultorio médico o en un hospital. Para encoger el tejido se pueden usar inyecciones pequeñas o tratamientos distintos del tejido. A veces se necesitan varios tratamientos para encoger el exceso de tejido. Para tensar el exceso de tejido, el médico hace un corte pequeño en el tejido e inserta un trozo de plástico rígido.

La cirugía para retirar el exceso de tejido se realiza en un hospital. Usted recibe unas medicinas que le hacen dormir durante la cirugía. Después de la cirugía puede tener dolor de garganta durante 1 o 2 semanas.

En algunos niños puede ser muy útil retirar las amígdalas, si estas bloquean las vías respiratorias. El médico de su niño puede aconsejar esperar un tiempo para ver si estos tejidos se encogen por su cuenta. Esto sucede con frecuencia cuando los niños crecen.




Vivir con apnea del sueño

La apnea del sueño puede ser muy grave. Sin embargo, el cumplimiento de un plan eficaz de tratamiento a menudo puede mejorar mucho la calidad de vida.

El tratamiento puede mejorar el sueño y aliviar la somnolencia durante el día. También puede disminuir las probabilidades de sufrir presión arterial alta, enfermedad coronaria y otros problemas de salud relacionados con la apnea del sueño.

El tratamiento puede mejorar su salud en general y su bienestar, al igual que la calidad de su sueño (y posiblemente la calidad del sueño de su familia).

Necesidades continuas de atención médica

Vaya a controles médicos periódicos para asegurarse de que el tratamiento esté surtiendo efecto. Dígale al médico si el tratamiento produce efectos secundarios molestos.

La atención continua es importante si usted está recibiendo tratamiento de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP). Usted puede tardar un tiempo en acostumbrarse a la CPAP.

Si no se siente cómodo con el equipo de CPAP o éste no parece surtir efecto, avísele al médico. Es posible que tenga que cambiar a un equipo o mascarilla diferente. También es posible que necesite tratamiento para aliviar los efectos secundarios de la CPAP.

Trate de no subir de peso. El aumento de peso puede empeorar la apnea del sueño y exigir ajustes del equipo de CPAP. Por el contrario, la pérdida de peso puede aliviar la apnea del sueño.

Hasta que esté recibiendo un tratamiento adecuado para la apnea del sueño, esté consciente de los peligros de conducir o de manejar equipos pesados cuando se sienta con sueño.

Si va a tener alguna cirugía en la que se requieran anestésicos para dormirlo, avíseles al cirujano y a los otros médicos que usted tiene apnea del sueño. Ellos podrían tomar medidas adicionales para asegurarse de que sus vías respiratorias permanezcan despejadas durante la cirugía.

Si usa un dispositivo bucal para la apnea del sueño, es posible que tenga que hacerse controles dentales periódicos.

¿Qué pueden hacer los familiares?

A menudo la persona que sufre apnea del sueño no sabe que la tiene. No se da cuenta de que su respiración se interrumpe y reanuda muchas veces durante el sueño. Casi siempre la persona que duerme con ella o los miembros de la familia son los primeros en notar los signos de la apnea del sueño.

Los familiares pueden hacer muchas cosas para ayudar a un ser querido que tiene apnea del sueño.

  • Avisarle a esa persona si ronca fuertemente durante el sueño o si su respiración se detiene y vuelve a comenzar.
  • Animarlo a buscar atención médica.
  • Ayudarle a cumplir el plan de tratamiento, incluso el tratamiento con CPAP.
  • Darle apoyo emocional.



Estudios clínicos

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) se ha comprometido firmemente a apoyar las investigaciones encaminadas a prevenir y tratar las enfermedades y problemas del corazón, los pulmones y la sangre, así como los trastornos del sueño.

Las investigaciones respaldadas por el NHLBI han conducido a muchos avances en los conocimientos médicos y la atención de los pacientes. Por ejemplo, estas investigaciones han revelado algunas de las causas de diversos trastornos del sueño, así como formas de diagnosticarlos y tratarlos.

El NHLBI continúa apoyando las investigaciones sobre el sueño y los trastornos que lo afectan. Por ejemplo, una investigación llamada “Sleep Heart Health Study” demostró que la apnea del sueño entre moderada y grave se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular (derrame cerebral) y muerte en personas de edad madura, especialmente hombres. En el NHLBI se están realizando actualmente estudios sobre los siguientes temas:

  • Averiguar cómo influyen la obesidad y la apnea del sueño en la inflamación y las enfermedades del corazón
  • Determinar si el tratamiento con CPAP influye en la forma en que el organismo usa la glucosa (azúcar)
  • Crear nuevos programas y métodos conductuales para ayudar a los pacientes a cumplir el tratamiento con CPAP

El 11 de noviembre de 2011, los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), dieron a conocer un documento titulado 2011 NIH Sleep Disorders Research Plan (Plan de investigación del NIH sobre trastornos del sueño para 2011). El plan explica en detalle programas anteriores y actuales de investigación y señala nuevas oportunidades de estudio.

El Centro Nacional de Investigaciones sobre Trastornos del Sueño del NHLBI coordina esta investigación en el NIH y en otros organismos federales, La investigación se centra en el sueño y en el ciclo natural de 24 horas del organismo, el papel que desempeñan los genes y el ambiente en un sueño saludable y las formas de mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos del sueño.

Gran parte de esta investigación depende de que haya voluntarios que estén dispuestos a participar en los estudios clínicos. Los estudios clínicos ensayan nuevas formas de prevenir, diagnosticar o tratar diversas enfermedades o problemas de salud.

Por ejemplo, los tratamientos nuevos para una enfermedad o problema de salud (medicinas, dispositivos médicos, cirugías o intervenciones) se ensayan en voluntarios que tienen la enfermedad. Los ensayos muestran si un tratamiento es inofensivo y eficaz en seres humanos antes de que se ponga a disposición del público en general.

Al participar en un estudio clínico usted logra tener acceso a nuevos tratamientos antes de que estén al alcance de todo el mundo. Además cuenta con el apoyo de un equipo de profesionales de salud que probablemente controlará su salud atentamente. Incluso si usted no se beneficia directamente de los resultados de un estudio clínico, la información que se reúna en el estudio puede ayudar a otras personas y sumarse a los conocimientos científicos.

Si usted se ofrece de voluntario para participar en un estudio clínico, le explicarán en detalle la investigación. Le hablarán de los tratamientos y pruebas que le pueden hacer y de los beneficios y riesgos que éstos pueden implicar. Se le dará también la oportunidad de hacer preguntas sobre la investigación. Este proceso se conoce como consentimiento informado.

Si usted acepta participar en el estudio, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado. Este formulario no es un contrato. Usted tiene derecho a retirarse de un estudio en cualquier momento y por cualquier motivo. Además, tiene derecho a enterarse de los nuevos riesgos que surjan durante el estudio o de los descubrimientos que se hagan durante éste.

Si desea más información sobre estudios clínicos relacionados con la apnea del sueño, hable con su médico. También puede visitar los siguientes sitios web para enterarse un poco más acerca de las investigaciones clínicas y para buscar estudios clínicos:

Si desea obtener más información sobre estudios clínicos para niños, visite la página web Children and Clinical Studies del NHLBI.




Enlaces a otras fuentes de información sobre la apnea del sueño

Recursos del NHLBI (solo en inglés)

Recursos que no pertenecen al NHLBI (en español)

Recursos que no pertenecen al NHLBI (solo en inglés)

Estudios clínicos (solo en inglés)

 
September 20, 2012 Last Updated Icon

El NHLBI actualiza los temas del DCI en un ciclo de cada dos años, basándose en una revisión cuidadosa de los resultados de investigación y de literatura nueva. Según sea necesario, los temas del DCI también se actualizan si se publica nueva e importante investigación. La fecha en cada tema del DCI refleja cuando el contenido fue publicado originalmente o cuando se hizo su última modificación