Accessible Search Form           Advanced Search


National Heart Lung and Blood Institute Logo

Si desea obtener más información, visite http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/dvt/


¿Qué es la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda o TVP es un coágulo de sangre o trombo que se forma en una vena profunda del cuerpo. Los coágulos de sangre se forman cuando la tendencia de la sangre a coagularse aumenta.

La mayoría de los trombos venosos profundos se presentan en las pantorrillas o los muslos. También pueden presentarse en otras partes del cuerpo.

Un coágulo o trombo de una vena profunda puede desprenderse y ser arrastrado por el torrente sanguíneo. El coágulo suelto se llama émbolo. Puede llegar hasta una arteria de los pulmones y bloquear la circulación. Este problema médico se llama embolia pulmonar.

La embolia pulmonar es un problema de salud muy grave. Puede lesionar los pulmones y otros órganos del cuerpo y causar la muerte.

Los coágulos que se forman en los muslos tienen más probabilidades de desprenderse y de causar embolia pulmonar que los que se forman en las pantorrillas o en otras partes del cuerpo. También pueden formarse coágulos de sangre en las venas cercanas a la superficie de la piel. Sin embargo, estos coágulos no se desprenden ni causan embolia pulmonar.

La siguiente secuencia animada muestra un coágulo en una vena profunda. Haga clic en el botón "Iniciar" para verla. Cada ilustración está acompañada de explicaciones escritas y verbales. Use los botones de la esquina inferior derecha para hacer una pausa, reanudar o volver a ver la secuencia desde el principio, o use la barra de desplazamiento que se encuentra debajo de los botones para pasar de una imagen a otra.

La secuencia animada muestra cómo un coágulo de sangre de una vena profunda de la pierna puede desprenderse, llegar hasta los pulmones y bloquear la circulación.




Otros nombres de la trombosis venosa profunda

  • Coágulo de sangre (o trombo) en la pierna
  • Tromboflebitis
  • Trombosis venosa
  • Tromboembolismo venoso (TEV). Este término se usa tanto para la trombosis venosa profunda como para la embolia pulmonar.



¿Cuáles son las causas de la trombosis venosa profunda?

Se pueden formar coágulos de sangre en las venas profundas del cuerpo en las siguientes circunstancias:

  • Si hay daños de la capa interna de una vena. Las lesiones que se deben a factores físicos, químicos o biológicos pueden causar daños en las venas. Entre esos factores se cuentan las cirugías, las lesiones graves, la inflamación y las respuestas inmunitarias.
  • Si la circulación de la sangre es lenta. La falta de movimiento puede hacer que la circulación se vuelva lenta. Esta situación puede presentarse después de una cirugía, cuando una persona está enferma y en cama por mucho tiempo, o durante un viaje prolongado.
  • Si la sangre tiende a coagularse más de lo normal. Algunas enfermedades hereditarias (como la mutación del factor V de Leiden) elevan el riesgo de que la sangre se coagule. El tratamiento restitutivo con hormonas o las pastillas anticonceptivas también pueden elevar este riesgo.



¿Quiénes corren el riesgo de tener trombosis venosa profunda?

Los factores de riesgo de la trombosis venosa profunda (TVP) son:

  • El hecho de haber tenido antes una trombosis venosa profunda.
  • Las enfermedades o factores que hagan que la sangre se coagule más de lo normal. Esto sucede en algunos trastornos hereditarios de la sangre (como en la mutación del factor V de Leiden). El tratamiento restitutivo con hormonas o las pastillas anticonceptivas también elevan el riesgo de que la sangre se coagule.
  • Una lesión de una vena profunda por una cirugía, una fractura o algún otro tipo de trauma.
  • La circulación lenta en una vena profunda debido a falta de movimiento. Puede ocurrir después de una cirugía, cuando una persona está enferma y en cama por mucho tiempo, o durante un viaje prolongado.
  • El embarazo y las primeras 6 semanas después del parto.
  • El tratamiento reciente o en curso del cáncer.
  • La presencia de un catéter venoso central. Este catéter es un tubito que se pone en una vena para facilitar el acceso al torrente sanguíneo con el fin de administrar medicinas.
  • La edad avanzada. Ser mayor de 60 años es un factor de riesgo de la TVP, aunque esta enfermedad puede presentarse a cualquier edad.
  • El sobrepeso o la obesidad.
  • El tabaquismo o hábito de fumar.

El riesgo que corre una persona de sufrir TVP aumenta si tiene más de uno de estos factores de riesgo.




¿Cuáles son los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda?

Los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda (TVP) podrían deberse a la TVP misma o a la embolia pulmonar. Vaya al médico de inmediato si tiene signos o síntomas de cualquiera de los dos. Ambos pueden causar problemas graves e incluso mortales si no reciben tratamiento.

Trombosis venosa profunda

Solo cerca de la mitad de las personas que tienen TVP presentan signos y síntomas. Estos signos y síntomas se presentan en la pierna en la que se encuentra el coágulo o trombo venoso profundo. Entre ellos están:

  • Hinchazón de la pierna o a lo largo de una vena de la pierna
  • Dolor en la pierna que quizá solo se sienta al estar de pie o caminar
  • Más calor en la zona de la pierna que está hinchada o dolorosa
  • Enrojecimiento o alteraciones del color de la piel de la pierna

Embolia pulmonar

Algunas personas no se dan cuenta de que tienen un coágulo en una vena profunda hasta que presentan signos y síntomas de una embolia pulmonar. Los signos y síntomas de la embolia pulmonar comprenden:

  • Sensación inexplicable de falta de aliento
  • Dolor al respirar profundo
  • Expectoración de sangre al toser

La respiración acelerada y una frecuencia cardíaca rápida también pueden ser signos de la embolia pulmonar.




¿Cómo se diagnostica la trombosis venosa profunda?

El médico le diagnosticará la trombosis venosa profunda con base en sus antecedentes médicos personales, el examen médico y los resultados de unas pruebas. También determinará sus factores de riesgo y descartará otras causas de sus síntomas.

Es posible que en algunas personas no se diagnostique la TVP hasta que reciban tratamiento de urgencias para una embolia pulmonar.

Historia clínica

Para enterarse de su historia clínica el médico puede hacerle preguntas sobre estos asuntos:

  • Su salud en general
  • Las medicinas recetadas que esté tomando
  • Las cirugías o lesiones que haya tenido recientemente
  • Si ha recibido tratamiento para el cáncer

Examen médico

El médico le examinará las piernas para ver si tiene signos de trombosis venosa profunda, como hinchazón o enrojecimiento. También le tomará la tensión arterial y le examinará el corazón y los pulmones.

Pruebas diagnósticas

El médico puede recomendarle pruebas para determinar si usted tiene trombosis venosa profunda.

Pruebas comunes

La prueba más común para el diagnóstico de la presencia de coágulos o trombos en venas profundas es la ecografía. En esta prueba se usan ondas sonoras para producir imágenes de la circulación de la sangre en las arterias y venas de la pierna afectada.

El médico también puede recomendarle una prueba llamada dímero D o una flebografía.

En la prueba de dímero D se mide una sustancia de la sangre que se libera cuando un coágulo de sangre se disuelve. Si la prueba revela concentraciones altas de la sustancia, es posible que usted tenga un coágulo en una vena profunda. Si los resultados de la prueba son normales y usted tiene pocos factores de riesgo, probablemente no tenga TVP.

El médico puede aconsejarle que se haga una flebografía si la ecografía no permite llegar a un diagnóstico claro. Para realizar la flebografía se inyecta un medio de contraste en una vena de la pierna afectada. El medio de contraste hace que la vena sea visible en una radiografía. La radiografía mostrará si la circulación de sangre de la vena es lenta, lo cual puede indicar la presencia de un coágulo.

Otras pruebas

Otras pruebas que se usan para diagnosticar la TVP son la resonancia magnética y la tomografía computarizada o TC. Con estas pruebas se obtienen imágenes de los órganos y tejidos del cuerpo.

Es posible que se requieran pruebas de sangre para determinar si usted tiene un trastorno hereditario de la coagulación de la sangre que pueda causar una TVP. Este puede ser el caso si usted presenta en ocasiones repetidas coágulos que no tienen relación con ninguna otra causa. Los coágulos que se forman en un lugar poco común (como una vena del hígado, del riñón o del cerebro) también pueden indicar un trastorno hereditario de la coagulación.

Si el médico cree que usted tiene una embolia pulmonar, es posible que le recomiende más pruebas, como una gammagrafía de perfusión pulmonar. La gammagrafía de perfusión pulmonar muestra qué tan bien circulan el oxígeno y la sangre hacia todas las zonas de los pulmones.

En el artículo sobre embolia pulmonar de Temas de salud ("Pulmonary Embolism" en inglés solamente) puede hallar más información sobre el diagnóstico de esta enfermedad.




¿Cómo se trata la trombosis venosa profunda?

Los médicos tratan la trombosis venosa profunda (TVP) con medicinas y con otros dispositivos y terapias. Los principales objetivos del tratamiento son los siguientes:

  • Impedir que el coágulo aumente de tamaño
  • Evitar que el coágulo se desprenda y llegue a los pulmones
  • Disminuir las probabilidades de que se forme otro coágulo

Medicinas

El médico puede recetarle medicinas para prevenir o tratar la TVP.

Anticoagulantes

Los anticoagulantes son las medicinas más frecuentes en el tratamiento de la trombosis venosa profunda.

Estas medicinas reducen la capacidad de coagulación de la sangre. También evitan que los coágulos aumenten de tamaño. Sin embargo, los anticoagulantes no pueden destruir los coágulos que ya se hayan formado. (Con el tiempo, el cuerpo disuelve la mayoría de los coágulos).

Los anticoagulantes se pueden tomar en forma de pastilla, de inyección subcutánea (bajo la piel) o de inyección intravenosa (a través de una aguja o de un tubito que se inserta en una vena).

La warfarina y la heparina son dos anticoagulantes que se usan en el tratamiento de la trombosis venosa profunda. La warfarina se administra en pastillas (Coumadin® es un nombre comercial común de la warfarina). La heparina se administra en inyección o a través de un tubito intravenoso. Hay distintos tipos de heparina. El médico le explicará las alternativas que usted tiene.

Es posible que el médico le dé tratamiento con heparina y warfarina al mismo tiempo. La heparina es de acción rápida. La warfarina tarda 2 o 3 días en comenzar a actuar. Cuando la warfarina comienza a actuar, la heparina se suspende.

Por lo general, las mujeres embarazadas reciben únicamente heparina porque la warfarina es peligrosa en el embarazo.

Por lo general, el tratamiento de la trombosis venosa profunda con anticoagulantes dura 6 meses. Las siguientes situaciones pueden alterar la duración del tratamiento.

  • Si el coágulo de sangre se presentó después de una situación de riesgo de corto plazo (por ejemplo, una cirugía), la duración del tratamiento puede ser menor.
  • Si usted ha tenido coágulos antes, la duración del tratamiento puede ser mayor.
  • Si tiene otra enfermedad específica, por ejemplo cáncer, es posible que tenga que tomar anticoagulantes durante todo el tiempo en que tenga la enfermedad.

El efecto secundario más frecuente de los anticoagulantes es el sangrado. Se puede presentar si la medicina aumenta demasiado la tendencia de la sangre a coagularse. Este efecto secundario podría ser mortal.

A veces el sangrado es interno, es decir, sucede dentro del cuerpo. Por lo general, a las personas que reciben anticoagulantes se les hacen pruebas de sangre periódicas para determinar la capacidad de coagulación de la sangre. Estas pruebas de sangre se llaman TP y TPT. (También se pueden llamar PT y PTT, que son las siglas en inglés).

Estas pruebas también le sirven al médico para saber si usted está tomando la cantidad adecuada de medicina. Llame al médico de inmediato si le aparecen moretones o sangra con facilidad, porque eso podría indicar que las medicinas han disminuido demasiado la capacidad que tiene la sangre de coagularse.

Inhibidores de la trombina

Estas medicinas interfieren con el proceso de coagulación de la sangre. Se usan para el tratamiento de coágulos en pacientes que no pueden tomar heparina.

Trombolíticos

Los médicos recetan estas medicinas para disolver rápidamente coágulos grandes que causan síntomas graves.

Como los trombolíticos pueden causar sangrado repentino, solo se usan en situaciones potencialmente mortales.

Otros tipos de tratamiento

Filtro de vena cava

Si usted no puede tomar anticoagulantes o estos no están surtiendo efecto, el médico puede recomendarle un filtro de vena cava.

El filtro se inserta dentro de una vena grande llamada vena cava. Allí atrapa los coágulos antes de que vayan a los pulmones. De esta forma se evita la embolia pulmonar. Sin embargo, el filtro no detiene la formación de nuevos coágulos.

Medias de compresión graduada

Las medias de compresión graduada pueden reducir la inflamación de las piernas causada por un coágulo de sangre. Estas medias van desde el arco del pie hasta un punto arriba o debajo de la rodilla.

Las medias de compresión son apretadas en el tobillo y se van aflojando a medida que suben por la pierna. De este modo las medias hacen presión suave de abajo hacia arriba. La presión evita que la sangre se acumule y que se formen coágulos.

Hay tres clases de medias de compresión. Una es la pantimedia de compresión, que ejerce la menor cantidad de presión.

El segundo tipo es la media de compresión de venta sin receta. Esta media ejerce un poco más de presión que la pantimedia de compresión. Se vende en tiendas de artículos médicos y en farmacias.

La media de compresión de venta con receta ejerce la mayor presión. También se vende en tiendas de artículos médicos y en farmacias, pero una persona especialmente capacitada de la tienda tendrá que encargarse de determinar la talla y el ajuste adecuado de las medias que usted necesita.

Pregúntele al médico por cuánto tiempo debe usar medias de compresión.




¿Cómo se puede prevenir la trombosis de vena profunda?

Se pueden tomar medidas para evitar la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar. Si usted corre el riesgo de sufrir estas enfermedades, haga lo siguiente:

  • Vaya al médico a hacerse chequeos periódicos.
  • Tómese todas sus medicinas como el médico se las recete.
  • Levántese de la cama y póngase en movimiento tan pronto como sea posible después de una cirugía o una enfermedad, como el médico le recomiende. Moverse reduce sus probabilidades de formar coágulos.
  • Ejercite los músculos de la pantorrilla durante viajes largos. Así evitará que se formen coágulos.

Si ha tenido antes una trombosis venosa profunda o una embolia pulmonar, puede prevenir la formación futura de coágulos siguiendo los pasos anteriores y estos más:

  • Tómese todas las medicinas que el médico le recete para la prevención o el tratamiento de los coágulos.
  • Manténgase en contacto con el médico respecto a las pruebas y el tratamiento que necesita.
  • Use medias de compresión como el médico le indique para prevenir la hinchazón de las piernas.

Comuníquese de inmediato con el médico si tiene síntomas de trombosis venosa profunda o de embolia pulmonar. Si desea más información, consulte el apartado "¿Cuáles son los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda?" de este artículo.

Qué hacer durante un viaje

El riesgo que usted corre de presentar una trombosis venosa profunda durante un viaje es bajo. El riesgo aumenta si el tiempo de viaje es superior a 4 horas o si usted tiene otros factores de riesgo de la trombosis venosa profunda.

Durante viajes largos puede ser útil hacer lo siguiente:

  • Camine por los pasillos del autobús, el tren o el avión. Si viaja en auto, pare cada hora y camine un poco.
  • Mueva las piernas y flexione y estire los pies para mejorar la circulación de las pantorrillas.
  • Póngase ropa holgada y cómoda.
  • Tome muchos líquidos y evite las bebidas alcohólicas.

Si tiene factores de riesgo de la trombosis venosa profunda, tal vez el médico le aconseje que use medias de compresión cuando viaje o que tome un anticoagulante antes de viajar.




Vivir con trombosis venosa profunda

Si ha tenido antes un coágulo o trombo en una vena profunda, el riesgo que corre de presentar otro es mayor. Durante el tratamiento y después de éste haga lo siguiente:

  • Examínese las piernas en busca de signos de trombosis venosa profunda, como zonas de hinchazón o dolor, más calor en las zonas hinchadas o adoloridas, y enrojecimiento o alteraciones del color de la piel de las piernas.
  • Comuníquese de inmediato con el médico si tiene signos o síntomas de trombosis venosa profunda.

Necesidad continua de atención médica

Con frecuencia, la trombosis venosa profunda se trata con anticoagulantes. El efecto de estas medicinas puede ser excesivo y causar sangrado (a veces dentro del cuerpo). Este efecto secundario podría ser mortal.

El sangrado puede ocurrir en el aparato digestivo o en el cerebro. Entre los signos y síntomas de sangrado en el aparato digestivo se cuentan:

  • Vómito de color rojo intenso o con aspecto de sedimento de café
  • Sangre de color rojo intenso en la deposición o eliminación de deposiciones (heces o excrementos) de color negro alquitrán
  • Dolor en el abdomen

Entre los signos y síntomas del sangrado en el cerebro están los siguientes:

  • Dolor de cabeza intenso
  • Alteraciones súbitas de la vista
  • Pérdida repentina de movimiento de los brazos o las piernas
  • Pérdida de memoria o confusión

Si tiene alguno de estos signos o síntomas, busque atención médica de inmediato. Si sangra mucho después de una caída o una lesión, llame al 9-1-1, ya que esto podría indicar que las medicinas para la trombosis venosa profunda han disminuido demasiado la capacidad de coagulación de la sangre.

Tal vez le convenga usar una pulsera o un collar de identificación médica que indique que usted corre el riesgo de presentar sangrado. Si sufriera una lesión, este dispositivo de identificación serviría para alertar al personal médico sobre su enfermedad.

Consulte con el médico antes de tomar medicinas distintas de las que le recetaron para la trombosis venosa profunda, como medicinas de venta sin receta. La aspirina, por ejemplo, también puede disminuir la capacidad de coagulación de la sangre. Si toma dos medicinas que disminuyan la capacidad de la sangre de coagularse, el riesgo de sangrado puede aumentar.

Pregúntele al médico qué efecto tiene su alimentación en estas medicinas. Los alimentos que contienen vitamina K pueden alterar la forma en que actúa la warfarina (un anticoagulante). La vitamina K se encuentra en legumbres de hoja verde y en aceites, como el aceite de colza (canola) y el de soja (soya). El médico puede ayudarle a planear una alimentación balanceada y saludable.

Pregúntele si las bebidas alcohólicas interfieren con sus medicinas. Él puede decirle qué cantidad de alcohol puede tomar sin peligro.




Estudios clínicos

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) se ha comprometido firmemente a apoyar las investigaciones encaminadas a prevenir y tratar las enfermedades y problemas del corazón, los pulmones y la sangre, así como los trastornos del sueño.

Los investigadores han aprendido mucho sobre los trastornos de la sangre en el transcurso de los años. Ese conocimiento ha dado origen a adelantos en los conocimientos médicos y la atención de los pacientes. Sin embargo, aún quedan por resolver muchos interrogantes acerca de diversos trastornos de la sangre, entre ellos la trombosis venosa profunda (TVP).

El NHLBI sigue apoyando las investigaciones que tienen como meta aprender más acerca de la TVP. Por ejemplo, las investigaciones que cuentan con el respaldo del NHLBI abarcan estudios que se centran en lo siguiente:

  • Analizar factores genéticos para determinar las dosis más adecuadas de anticoagulantes para ciertas poblaciones
  • Explorar si un procedimiento de cateterismo para disolver coágulos venosos profundos puede mejorar los desenlaces clínicos en personas con TVP

Muchas de las investigaciones del NHLBI dependen de que haya voluntarios que estén dispuestos a participar en estudios clínicos. Los estudios clínicos ensayan nuevas formas de prevenir, diagnosticar o tratar diversas enfermedades o problemas de salud.

Por ejemplo, los tratamientos nuevos para una enfermedad o problema de salud (medicinas, dispositivos médicos, cirugías o intervenciones) se ensayan en voluntarios que tienen la enfermedad. Los ensayos muestran si un tratamiento es inofensivo y eficaz en seres humanos antes de que se ponga a disposición del público en general.

Al participar en un estudio clínico usted logra tener acceso a nuevos tratamientos antes de que estén al alcance de todo el mundo. Además cuenta con el apoyo de un equipo de profesionales médicos que probablemente controlará su salud atentamente. Incluso si usted no se beneficia directamente de los resultados de un estudio clínico, la información que se reúna en el estudio puede ayudar a otras personas y sumarse a los conocimientos científicos.

Si usted se ofrece como voluntario para participar en un estudio clínico, le explicarán en detalle la investigación. Le hablarán de los tratamientos y pruebas que le pueden hacer y de los beneficios y riesgos que éstos pueden implicar. Se le dará también la oportunidad de hacer preguntas sobre la investigación. Este proceso se conoce como consentimiento informado.

Si usted acepta participar en el estudio, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado. Este formulario no es un contrato. Usted tiene derecho a retirarse de un estudio en cualquier momento y por cualquier motivo. Además, tiene derecho a enterarse de los nuevos riesgos que surjan durante el estudio o de los descubrimientos que se hagan durante éste.

Si desea más información sobre estudios clínicos relacionados con la trombosis venosa profunda, hable con su médico. También puede visitar los siguientes sitios web para enterarse un poco más acerca de las investigaciones clínicas y para buscar estudios clínicos:

Si desea obtener más información sobre estudios clínicos para niños, visite la página web Children and Clinical Studies del NHLBI.




Enlaces a otras fuentes de información sobre trombosis venosa profunda

Recursos del NHLBI (en inglés)

Recursos que no pertenecen al NHLBI (en español)

Estudios clínicos (en inglés)

 
February 06, 2012 Last Updated Icon

El NHLBI actualiza los temas del DCI en un ciclo de cada dos años, basándose en una revisión cuidadosa de los resultados de investigación y de literatura nueva. Según sea necesario, los temas del DCI también se actualizan si se publica nueva e importante investigación. La fecha en cada tema del DCI refleja cuando el contenido fue publicado originalmente o cuando se hizo su última modificación

Twitter iconTwitter         Facebook iconFacebook         YouTube iconYouTube        Google+ iconGoogle+