Accessible Search Form           Advanced Search


National Heart Lung and Blood Institute Logo

Si desea obtener más información, visite http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/arr/


¿Qué es una arritmia?

Las arritmias son problemas de la frecuencia cardíaca o del ritmo de los latidos del corazón. Durante una arritmia el corazón puede latir demasiado rápido, demasiado despacio o de manera irregular.

Los latidos demasiado rápidos se llaman taquicardia. Los latidos demasiado lentos se llaman bradicardia.

La mayoría de las arritmias son inofensivas, pero algunas pueden ser graves e incluso poner en peligro la vida. Durante una arritmia es posible que el corazón no pueda bombear suficiente sangre al resto del cuerpo. La falta de circulación de la sangre puede causar daños en el cerebro, el corazón y otros órganos.

Cómo funciona el sistema eléctrico del corazón

Para entender las arritmias es bueno entender el sistema eléctrico interno del corazón. Este sistema controla la frecuencia y el ritmo de los latidos.

Con cada latido, un impulso eléctrico se extiende desde la parte superior hasta la parte inferior del corazón. A medida que el impulso se traslada, hace que el corazón se contraiga y bombee sangre.

Cada impulso eléctrico se origina en un grupo de células llamado nódulo sinusal o nódulo sinoauricular. El nódulo sinusal se encuentra en la aurícula derecha, que es la cavidad superior derecha del corazón. En el corazón de un adulto sano en reposo, el nódulo sinusal envía un impulso eléctrico para iniciar un nuevo latido entre 60 y 100 veces por minuto.

Del nódulo sinusal, el impulso eléctrico se desplaza por vías especiales en las aurículas derecha e izquierda. Esto hace que las aurículas se contraigan y bombeen sangre hacia las dos cavidades inferiores del corazón, que son los ventrículos.

El impulso eléctrico luego pasa a un grupo de células llamado nódulo auriculoventricular, situado entre las aurículas y los ventrículos. Allí se vuelve un poco más lento, para permitir que los ventrículos terminen de llenarse de sangre.

A continuación, el impulso eléctrico sale del nódulo auriculoventricular y se desplaza por un grupo de fibras llamado el haz de His. Éste se divide en una rama derecha y una rama izquierda. El impulso desciende por estas ramas a los ventrículos y los hace contraerse y bombear sangre a los pulmones y al resto del cuerpo.

Luego los ventrículos se relajan y un nuevo latido comienza en el nódulo sinusal. (Si desea obtener más información sobre el sistema eléctrico del corazón y observar secuencias animadas detalladas sobre el tema, consulte el artículo "How the Heart Works" [en inglés solamente] del sitio Temas de Salud del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre [NHLBI, por sus siglas en inglés]).

La presencia de un problema en alguna de las partes de este proceso puede causar una arritmia. Por ejemplo, en la fibrilación auricular, que es un tipo común de arritmia, los impulsos eléctricos se desplazan por las aurículas de manera rápida y desorganizada. Cuando esto sucede, las aurículas vibran en vez de contraerse.

Perspectivas

Hay muchos tipos de arritmia. La mayoría de las arritmias son inofensivas, pero algunas no lo son. Las perspectivas a que se enfrenta una persona con arritmia dependen del tipo y la gravedad de la arritmia.

Incluso las arritmias graves se pueden tratar a menudo con éxito. La mayoría de las personas que sufren arritmias pueden llevar una vida sana y normal.




Tipos de arritmia

Los cuatro tipos principales de arritmia son: extrasístoles, arritmias supraventriculares, arritmias ventriculares y bradiarritmias.

Extrasístoles

Las extrasístoles son el tipo más común de arritmia. La mayoría de las veces son inofensivas y casi nunca causan síntomas.

Cuando hay síntomas, por lo general éstos se manifiestan como aleteos en el pecho o como una sensación de haberse saltado un latido. En la mayoría de los casos las extrasístoles no requieren tratamiento, especialmente en personas sanas.

Las extrasístoles que ocurren en las aurículas (las cavidades superiores del corazón) se llaman extrasístoles auriculares. Las que ocurren en los ventrículos (las cavidades inferiores del corazón) se llaman extrasístoles ventriculares.

Casi siempre las extrasístoles ocurren espontáneamente. Sin embargo, ciertas enfermedades del corazón pueden causar extrasístoles. También pueden presentarse extrasístoles debido al estrés, a demasiado ejercicio o al exceso de cafeína o nicotina.

Arritmias supraventriculares

Las arritmias supraventriculares son taquicardias (frecuencias cardíacas rápidas) que comienzan en las aurículas o en el nódulo auriculoventricular. El nódulo auriculoventricular es un grupo de células situado entre las aurículas y los ventrículos.

Entre las arritmias supraventriculares se cuentan la fibrilación auricular, el aleteo auricular, la taquicardia supraventricular paroxística y el síndrome de Wolff-Parkinson-White.

Fibrilación auricular

La fibrilación auricular es el tipo más frecuente de arritmia grave. Es una contracción muy rápida e irregular de las aurículas.

En la fibrilación auricular, el impulso eléctrico del corazón no comienza en el nódulo sinusal, sino en otra parte de la aurícula o en las venas pulmonares cercanas.

Los impulsos no se desplazan normalmente. Pueden diseminarse por las aurículas de manera rápida y desorganizada. Esto hace que las paredes de las aurículas vibren (es decir, fibrilen) muy rápido en vez de latir normalmente. Como resultado, las aurículas no pueden bombear sangre a los ventrículos de la manera adecuada.

La siguiente secuencia animada muestra qué sucede durante la fibrilación auricular. Pulse en el botón "Iniciar" para verla. Cada ilustración está acompañada de explicaciones escritas y verbales. Use los botones de la esquina inferior derecha para hacer una pausa, reanudar o volver a ver la secuencia desde el principio, o use la barra de desplazamiento que se encuentra debajo de los botones para pasar de una imagen a otra.

La secuencia animada muestra cómo el impulso eléctrico puede originarse fuera del nódulo sinusal, lo cual hace que las aurículas latan muy rápido y de manera irregular.

En la fibrilación auricular, los impulsos eléctricos pueden pasar por las aurículas a una velocidad de más de 300 impulsos por minuto. Algunos de estos impulsos eléctricos anormales pueden pasar a los ventrículos, haciéndolos latir demasiado rápido y con un ritmo irregular. Por lo general, la fibrilación auricular no pone en peligro la vida, pero puede ser peligrosa si hace que los ventrículos latan demasiado rápido.

Hay dos complicaciones graves de la fibrilación auricular: los accidentes cerebrovasculares y la insuficiencia cardíaca.

En la fibrilación auricular la sangre se puede acumular en las aurículas y pueden formarse coágulos. Si un coágulo se desprende y llega al cerebro, puede causar un accidente cerebrovascular (que también se conoce como derrame o ataque cerebral). Los anticoagulantes que reducen el riesgo de presentar un accidente cerebrovascular constituyen un componente importante del tratamiento de las personas que sufren fibrilación auricular.

La insuficiencia cardíaca se produce si el corazón no puede bombear suficiente sangre para atender las necesidades del cuerpo. La fibrilación auricular puede causar insuficiencia cardíaca porque los ventrículos laten demasiado rápido y no pueden llenarse completamente de sangre. Entonces quizá no puedan bombear suficiente sangre a los pulmones y al resto del cuerpo.

La fibrilación auricular se debe a daños en el sistema eléctrico del corazón. Los daños se deben con más frecuencia a otras enfermedades que afectan al corazón, como la presión arterial alta, la enfermedad coronaria y la cardiopatía reumática. Se cree que la inflamación también desempeña un papel en la aparición de la fibrilación auricular.

Otros problemas de salud también pueden causar fibrilación auricular, como el hipertiroidismo (exceso de producción de la hormona tiroidea) y el consumo excesivo de alcohol. El riesgo de presentar fibrilación auricular aumenta con la edad.

Algunas veces la fibrilación auricular y otras arritmias supraventriculares pueden ocurrir sin razón evidente.

Aleteo (flutter) auricular

El aleteo (flutter) auricular se parece a la fibrilación auricular. Sin embargo, los impulsos eléctricos se diseminan por las aurículas a un ritmo rápido y uniforme, en vez de hacerlo a un ritmo irregular. El aleteo auricular es mucho menos frecuente que la fibrilación auricular, pero tiene síntomas y complicaciones similares.

Taquicardia supraventricular paroxística

La taquicardia supraventricular paroxística es una frecuencia cardíaca muy rápida que comienza y termina repentinamente. Se debe a problemas de la conexión eléctrica entre las aurículas y los ventrículos.

En la taquicardia supraventricular paroxística, los impulsos eléctricos que comienzan en las aurículas y pasan a los ventrículos pueden volver a entrar a las aurículas y causar latidos adicionales. Por lo general, este tipo de arritmia no es peligrosa y suele presentarse en personas jóvenes. Puede suceder durante la actividad física intensa.

Un tipo especial de taquicardia supraventricular paroxística se llama síndrome de Wolff-Parkinson-White. Se trata de un problema de salud en el que los impulsos eléctricos del corazón van desde las aurículas hasta los ventrículos por una vía adicional o accesoria.

Esta vía accesoria altera la sincronización de los impulsos eléctricos del corazón y puede hacer que los ventrículos latan muy rápido. Este tipo de arritmia puede poner en peligro la vida.

La siguiente secuencia animada muestra qué sucede durante el síndrome de Wolff-Parkinson-White. Pulse en el botón "Iniciar" para verla. Cada ilustración está acompañada de explicaciones escritas y verbales. Use los botones de la esquina inferior derecha para hacer una pausa, reanudar o volver a ver la secuencia desde el principio, o use la barra de desplazamiento que se encuentra debajo de los botones para pasar de una imagen a otra.

 

La secuencia animada muestra cómo una vía eléctrica accesoria y anormal del corazón altera la sincronización normal de los impulsos eléctricos, y hace que las aurículas y los ventrículos latan demasiado rápido.

Arritmias ventriculares

Estas arritmias comienzan en los ventrículos, que son las cavidades inferiores del corazón. Pueden ser muy peligrosas y por lo general requieren atención médica inmediata.

Las arritmias ventriculares comprenden la taquicardia ventricular y la fibrilación ventricular. La enfermedad coronaria, el ataque cardíaco, el debilitamiento del músculo cardíaco y otros problemas pueden causar arritmias ventriculares.

Taquicardia ventricular

La taquicardia ventricular es un latido rápido y uniforme de los ventrículos que puede durar unos pocos segundos o mucho más.

Unos cuantos latidos de taquicardia ventricular normalmente no causan problemas. Sin embargo, los episodios que duran más de unos segundos pueden ser peligrosos. La taquicardia ventricular puede convertirse en otras arritmias más graves, como la fibrilación ventricular.

Fibrilación ventricular

La fibrilación ventricular se presenta si unos impulsos eléctricos desorganizados hacen que los ventrículos vibren en vez de bombear sangre normalmente. Si los ventrículos no bombean sangre al cuerpo, en pocos minutos la persona puede tener un paro cardíaco súbito y morir.

Para prevenir la muerte es necesario tratar de inmediato al paciente con una descarga eléctrica al corazón. Esta descarga se llama desfibrilación.

La fibrilación ventricular puede presentarse durante un ataque cardíaco o después de éste. También puede suceder en una persona cuyo corazón ya está debilitado por otra enfermedad.

La siguiente secuencia animada describe la fibrilación ventricular. Pulse en el botón "Iniciar" para verla. Cada ilustración está acompañada de explicaciones escritas y verbales. Use los botones de la esquina inferior derecha para hacer una pausa, reanudar o volver a ver la secuencia desde el principio, o use la barra de desplazamiento que se encuentra debajo de los botones para pasar de una imagen a otra.

La secuencia animada muestra cómo unos impulsos eléctricos desorganizados en los ventrículos hacen que estos bombeen de manera anormal y vibren.

La torsade de pointes o taquicardia ventricular en entorchado es un tipo de fibrilación ventricular que causa un trazado característico en el electrocardiograma. Puede presentarse debido a ciertas medicinas o a desequilibrios en las concentraciones de potasio, calcio o magnesio de la sangre.

Las personas que tienen síndrome de QT largo (en inglés solamente) corren más riesgo de presentar torsade de pointes. Las personas que tienen este problema de salud tienen que tener mucho cuidado al tomar ciertos antibióticos, medicinas para el corazón y productos de venta libre.

Bradiarritmias

Las bradiarritmias se presentan si la frecuencia cardíaca es más lenta que lo normal. Si la frecuencia cardíaca es demasiado lenta, no llega suficiente sangre al cerebro. Esto puede causar un desmayo.

En los adultos, una frecuencia cardíaca inferior a 60 latidos por minuto se considera bradiarritmia. Algunas personas tienen normalmente una frecuencia cardíaca lenta, especialmente quienes están en muy buena forma física. En estas personas, una frecuencia por debajo de 60 latidos por minuto no es peligrosa ni causa síntomas. Sin embargo, en otras personas una enfermedad grave u otro problema de salud puede causar bradiarritmias.

Las bradiarritmias pueden deberse a las siguientes causas:

  • Ataques cardíacos
  • Problemas que perjudican o alteran la actividad eléctrica del corazón, como el hipotiroidismo (funcionamiento deficiente de la glándula tiroides) o el envejecimiento
  • Desequilibrio de ciertas sustancias de la sangre, por ejemplo, elementos químicos como el potasio
  • Medicinas, como los betabloqueantes, los bloqueantes de los canales del calcio, algunos antiarrítmicos y la digoxina

Las arritmias en los niños

Normalmente, a medida que un niño crece su frecuencia cardíaca disminuye. El corazón del recién nacido late entre 95 y 160 veces por minuto. El de un niño de un año late entre 90 y 150 veces por minuto, mientras que el de un niño entre los 6 y los 8 años late entre 60 y 110 veces por minuto.

El corazón de un bebé o de un niño puede latir rápido o despacio por muchas razones. Tal como les sucede a los adultos, a los niños les late más rápido el corazón cuando están realizando una actividad física. Cuando duermen, el corazón les late más despacio. La frecuencia cardíaca puede aumentar y disminuir cuando toman aire y lo dejan salir. Todos estos cambios son normales.

Algunos niños nacen con anomalías cardíacas que causan arritmias. En otros niños, las arritmias pueden aparecer más adelante. Los médicos usan las mismas pruebas para diagnosticar arritmias en niños y en adultos.

Para el tratamiento de niños con arritmias se cuenta con medicinas, desfibrilación (descarga eléctrica), dispositivos que se implantan quirúrgicamente y que controlan el ritmo cardíaco, y otros procedimientos que reparan los impulsos eléctricos anormales del corazón.




Otros nombres de la arritmia

  • Disritmia cardíaca



¿Cuáles son las causas de la arritmia?

Puede presentarse una arritmia si los impulsos eléctricos que controlan los latidos del corazón se retrasan o bloquean. Esto puede suceder si las células nerviosas especiales que los producen no funcionan adecuadamente o si los impulsos eléctricos no se desplazan normalmente por el corazón.

También puede presentarse una arritmia si otra parte del corazón comienza a producir impulsos eléctricos. Esos impulsos se suman a los impulsos generados por las células nerviosas especiales y los latidos normales se alteran.

El hábito de fumar, el consumo excesivo de alcohol, el consumo de algunas drogas (como la cocaína o las anfetaminas), el uso de algunas medicinas recetadas o de venta libre, o el exceso de cafeína o de nicotina pueden causar arritmias en algunas personas.

El estrés emocional intenso o la ira pueden hacer que el corazón trabaje más, elevar la presión arterial y liberar hormonas del estrés. A veces estas reacciones pueden causar arritmias.

Los ataques cardíacos o las enfermedades que causan daños en el sistema eléctrico del corazón también pueden causar arritmias. Entre estas enfermedades se cuentan la presión arterial alta, la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardíaca, el hipotiroidismo o el hipertiroidismo (exceso o escasez en la producción de la hormona tiroidea) y la cardiopatía reumática.

Las anomalías cardíacas congénitas, como el síndrome de Wolff-Parkinson-White, pueden causar algunas arritmias. El término "congénito" quiere decir que la anomalía está presente desde el nacimiento.

A veces se desconoce la causa de las arritmias.




¿Quiénes corren el riesgo de sufrir una arritmia?

Las arritmias son muy comunes entre las personas mayores. La fibrilación auricular  (un tipo común de arritmia que puede causar problemas) afecta a millones de personas y la cantidad de personas que la sufren es cada vez mayor.

Las arritmias más graves afectan a personas mayores de 60 años. Esto se debe a que estas personas tienen más probabilidades de tener enfermedad coronaria y otros problemas de salud que pueden causar arritmias.

Las personas de edad avanzada también tienden a ser más sensibles a los efectos secundarios de las medicinas, algunas de las cuales pueden causar arritmias. Algunas medicinas que se usan para el tratamiento de las arritmias pueden incluso causar arritmias entre sus efectos secundarios.

Ciertos tipos de arritmia se presentan con más frecuencia en niños y jóvenes. La taquicardia supraventricular paroxística, que abarca el síndrome de Wolff-Parkinson-White, es más frecuente en personas jóvenes. La taquicardia supraventricular paroxística es una frecuencia cardíaca rápida que comienza y termina repentinamente.

Principales factores de riesgo

Las arritmias son más comunes en personas que tienen enfermedades o problemas de salud que debilitan el corazón, como los siguientes:

Otros problemas de salud que también pueden elevar el riesgo de sufrir arritmias son los siguientes:

  • Presión arterial alta
  • Infecciones que causan daños en el músculo cardíaco o el pericardio (especie de saco o bolsa que rodea al corazón)
  • Diabetes, que eleva el riesgo de sufrir presión arterial alta y enfermedad coronaria
  • Apnea del sueño, que puede sobrecargar el corazón porque éste no recibe suficiente oxígeno
  • Hipotiroidismo o hipertiroidismo (exceso o escasez de hormona tiroidea en el cuerpo)

Otros factores también pueden elevar el riesgo de presentar arritmias. Entre ellos se cuentan la cirugía cardíaca (en inglés solmente), ciertas drogas (como la cocaína o las anfetaminas) o el desequilibrio de ciertas sustancias en el torrente sanguíneo, por ejemplo, de elementos químicos como el potasio.




¿Cuáles son los signos y síntomas de la arritmia?

Muchas arritmias no causan signos ni síntomas. Cuando hay signos o síntomas, los más frecuentes son los siguientes:

  • Palpitaciones (sensaciones de que el corazón se salta latidos, aletea o late con mucha fuerza o mucha rapidez)
  • Latidos lentos
  • Latidos irregulares
  • Pausas entre un latido y el siguiente

Los siguientes son signos y síntomas más graves:

  • Ansiedad
  • Debilidad, aturdimiento y mareo
  • Desmayos o sensación de estar a punto de desmayarse
  • Sudor
  • Sensación de falta de aire
  • Dolor en el pecho



¿Cómo se diagnostican las arritmias?

Las arritmias pueden ser difíciles de diagnosticar, especialmente cuando se trata de los tipos que sólo causan síntomas de vez en cuando. Los médicos diagnostican las arritmias con base en los antecedentes médicos personales y familiares del paciente, el examen médico y los resultados de ciertas pruebas y procedimientos.

Especialistas

Entre los médicos que se especializan en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del corazón están los siguientes:

  • Cardiólogos: Estos médicos se encargan del diagnóstico y el tratamiento de adultos con problemas del corazón.
  • Cardiólogos pediatras: Estos médicos se encargan del diagnóstico y el tratamiento de bebés, niños y jóvenes con problemas del corazón.
  • Electrofisiólogos: Estos médicos son cardiólogos o cardiólogos pediatras que se especializan en arritmias.

Antecedentes médicos personales y familiares

Para diagnosticar una arritmia, el médico puede pedirle que describa sus síntomas. Es posible que le pregunte si siente aleteos en el pecho o si se siente mareado o aturdido.

Tal vez le pregunte si tiene otros problemas de salud, como antecedentes de enfermedad coronaria, presión arterial alta, diabetes o problemas de la tiroides. También puede hacerle preguntas como las siguientes sobre sus antecedentes médicos familiares:

  • ¿Alguna persona de su familia ha tenido arritmias?
  • ¿Alguna persona de su familia ha tenido enfermedad coronaria o presión arterial alta?
  • ¿Alguna persona de su familia ha muerto de repente?
  • ¿Hay otras enfermedades o problemas de salud en su familia?

Probablemente el médico quiera saber qué medicinas está tomando, incluso las medicinas de venta libre y los suplementos.

También puede preguntarle sobre las costumbres que pueden afectar la salud, como la actividad física, el hábito de fumar o el uso de alcohol o drogas (por ejemplo, la cocaína). Es posible que también le pregunte si ha tenido estrés emocional o ira.

Examen médico

Durante este examen, el médico puede hacer lo siguiente:

  • Escuchar la frecuencia y el ritmo de los latidos del corazón
  • Oírle el corazón para ver si tiene un soplo (un ruido cardíaco adicional o poco común que se escucha durante los latidos)
  • Tomarle el pulso para ver qué tan rápido le late el corazón
  • Ver si tiene las piernas o los pies hinchados, lo cual podría indicar que tiene el corazón aumentado de tamaño o que sufre insuficiencia cardíaca
  • Examinarlo en busca de signos de otras enfermedades que puedan causar el problema, como las enfermedades de la tiroides

Pruebas y procedimientos diagnósticos

Electrocardiograma (ECG)

El electrocardiograma es una prueba sencilla e indolora que detecta y registra la actividad eléctrica del corazón. Es la prueba más común para el diagnóstico de las arritmias.

El electrocardiograma muestra qué tan rápido late el corazón y a qué ritmo (uniforme o irregular). También muestra la potencia y la sincronización de los impulsos eléctricos a medida que pasan por el corazón.

El electrocardiograma corriente registra sólo los latidos durante unos segundos. Este tipo de electrocardiograma no detectará las arritmias que no se presenten durante la prueba.

Para diagnosticar las arritmias que aparecen de vez en cuando, el médico puede pedirle que lleve un electrocardiógrafo portátil. Los dos tipos más comunes de electrocardiógrafos portátiles son el monitor de Holter y el monitor de eventos cardíacos.

Monitor de Holter y monitor de eventos cardíacos

El monitor de Holter registra los impulsos eléctricos del corazón durante 24 o 48 horas. El paciente lo usa mientras realiza sus actividades cotidianas. Así el monitor puede registrar la actividad del corazón por un tiempo mayor que el de un electrocardiograma corriente.

El monitor de eventos cardíacos se parece al monitor de Holter. El paciente lo usa mientras realiza sus actividades normales. Sin embargo, el monitor de eventos cardíacos sólo registra la actividad eléctrica del corazón en ciertos momentos durante el tiempo en que se está usando.

En muchos monitores de eventos, el paciente tiene que oprimir un botón para prender el monitor cuando siente síntomas. Otros monitores de eventos se prenden automáticamente cuando detectan ritmos cardíacos anormales.

Algunos monitores de eventos pueden enviar datos sobre la actividad eléctrica del corazón a una estación central de monitorización. Los técnicos de la estación revisan la información y se la envían al médico. El paciente también puede usar el aparato para informar sobre los síntomas que está presentando.

El monitor de eventos se puede usar por varias semanas o hasta que se presenten los síntomas.

Otras pruebas

Para diagnosticar las arritmias se usan también otras pruebas.

Pruebas de sangre. Se pueden realizar pruebas de sangre para determinar la concentración de ciertas sustancias en la sangre, como el potasio y la hormona tiroidea. Las concentraciones anormales de estas sustancias pueden aumentar las probabilidades de tener una arritmia.

Radiografía de tórax. La radiografía de tórax es una prueba indolora con la que se obtienen imágenes de las estructuras internas del tórax, como el corazón y los pulmones. En esta prueba se puede ver si el corazón está aumentado de tamaño.

Ecocardiografía. En esta prueba se usan ondas sonoras para crear una imagen animada del corazón. La ecocardiografía proporciona información sobre el tamaño y la forma del corazón y sobre cómo están funcionando las cavidades y las válvulas.

También puede identificar zonas de mala circulación en el corazón, zonas de músculo cardíaco que no se estén contrayendo normalmente y lesiones anteriores del músculo cardíaco causadas por mala circulación.

Hay varios tipos de ecocardiografías; uno de ellos es la ecocardiografía de esfuerzo. Esta prueba se realiza antes y después de una prueba de esfuerzo. (Véase "Prueba de esfuerzo" a continuación). Por lo general, la ecocardiografía de esfuerzo se realiza para saber si la circulación del corazón está disminuida, lo cual es un signo de enfermedad coronaria.

La ecocardiografía transesofágica (ETE)  es un tipo especial de ecocardiografía con la que se obtienen imágenes del corazón a través del esófago. El esófago es el conducto que va de la boca al estómago.

Prueba de esfuerzo. Algunos problemas del corazón son más fáciles de diagnosticar cuando el corazón está trabajando mucho más y latiendo rápido. Durante la prueba de esfuerzo, el paciente hace ejercicio para que el corazón trabaje mucho y lata rápido mientras se realizan pruebas cardíacas. Si no puede hacer ejercicio, es posible que le den medicinas para hacer que el corazón trabaje más intensamente y lata con rapidez.

Entre las pruebas cardíacas que se realizan durante la prueba de esfuerzo se cuentan la gammagrafía cardíaca, la ecocardiografía y la tomografía por emisión de positrones del corazón.

Estudio electrofisiológico. Esta prueba se usa para evaluar las arritmias graves. Durante el estudio electrofisiológico se introduce un alambre delgado y flexible en una vena del brazo o de la ingle (la parte superior del muslo) y se pasa hasta el corazón. El alambre registra los impulsos eléctricos del corazón.

El médico puede usar el alambre para enviar estímulos eléctricos al corazón y causar una arritmia. Esto le permite ver si una medicina antiarrítmica puede solucionar el problema.

Durante el estudio electrofisiológico se puede realizar una ablación con catéter, que es un procedimiento con el que se tratan ciertos tipos de arritmia.

Prueba de la mesa basculante. Esta prueba se usa a veces para tratar de hallar la causa de los desmayos. El paciente se acuesta en una mesa que pasa de posición horizontal a vertical. El cambio de posición puede hacer que el paciente se desmaye.

El médico observa los síntomas, la frecuencia cardíaca, el trazado del electrocardiograma y la presión arterial durante la prueba. También puede darle al paciente una medicina y ver cómo responde a ésta.

Angiografía coronaria. En la angiografía coronaria se usan un medio de contraste y rayos X especiales para mostrar el interior de las arterias coronarias. Para introducir el medio de contraste en las arterias coronarias, el médico emplea un procedimiento llamado cateterismo cardíaco.

Un tubo delgado y flexible llamado catéter se inserta en un vaso sanguíneo del brazo, la ingle (la parte superior del muslo) o el cuello. El tubo se hace avanzar luego hasta las arterias coronarias y el medio de contraste se inyecta en la sangre.

Mientras el medio de contraste fluye por las arterias coronarias se toman radiografías especiales. El medio de contraste le permite al médico estudiar la circulación de la sangre por el corazón y los vasos sanguíneos. De esta forma puede hallar bloqueos que puedan causar un ataque cardíaco.

Registrador implantable subcutáneo. Este dispositivo detecta alteraciones del ritmo cardíaco. Se coloca bajo la piel del pecho en una intervención de cirugía menor.

El registrador implantable subcutáneo les permite a los médicos determinar la razón de las palpitaciones o de los desmayos de una persona, especialmente si estos síntomas no suceden con mucha frecuencia. El dispositivo se puede usar por un tiempo de entre 12 y 24 meses.




¿Cómo se tratan las arritmias?

Los tratamientos comunes para la arritmia abarcan medicinas, procedimientos médicos y cirugía. El médico puede recomendar tratamiento si la arritmia causa síntomas graves, como mareo, dolor en el pecho o desmayo.

También puede recomendar tratamiento si la arritmia eleva el riesgo de presentar problemas como insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular (derrame cerebral) o paro cardíaco súbito.

Medicinas

Se pueden usar medicinas para calmar un corazón que está latiendo demasiado rápido. También se pueden usar para convertir un ritmo cardíaco anormal en uno normal y uniforme. Las medicinas que cumplen estas funciones se llaman antiarrítmicos.

Algunas de las medicinas que se usan para disminuir las frecuencias cardíacas rápidas son los betabloqueantes (como el metoprolol y el atenolol), los bloqueantes de los canales del calcio (como el diltiacem y el verapamilo) y la digoxina (digital). A menudo estas medicinas se usan para el tratamiento de la fibrilación auricular.

Algunas de las medicinas que se usan para restablecer el ritmo cardíaco normal son la amiodarona, el sotalol, la flecainida, el propafenón, la dofetilida, la ibutilida, la quinidina, la procainamida y la disopiramida. Con frecuencia estas medicinas causan efectos secundarios. Algunos de estos efectos secundarios pueden empeorar la arritmia o incluso causar otro tipo de arritmia.

Actualmente, ninguna medicina puede acelerar de manera confiable una frecuencia cardíaca lenta. Las frecuencias cardíacas que son anormalmente lentas se tratan con marcapasos.

Las personas que sufren fibrilación auricular y otras arritmias pueden recibir tratamiento con anticoagulantes. Estas medicinas disminuyen el riesgo de que se formen coágulos de sangre. La warfarina (Coumadin®), el dabigatrán, la heparina y la aspirina son ejemplos de anticoagulantes.

Las medicinas también pueden controlar los problemas médicos de fondo que pueden causar una arritmia, como la enfermedad coronaria o las enfermedades de la tiroides.

Procedimientos médicos

Algunas arritmias se tratan con marcapasos. El marcapasos es un dispositivo pequeño que se pone bajo la piel del pecho o el abdomen para que controle los ritmos cardíacos anormales.

Los marcapasos tienen sensores que detectan la actividad eléctrica del corazón. Cuando el dispositivo detecta un ritmo cardíaco anormal, envía impulsos eléctricos para hacer que el corazón lata con una frecuencia normal.

Algunas arritmias se tratan con una descarga eléctrica en el corazón. Este tipo de tratamiento se llama cardioversión o desfibrilación, según el tipo de arritmia que se esté tratando.

Algunas personas que corren el riesgo de sufrir fibrilación ventricular se tratan con un dispositivo llamado desfibrilador cardioversor implantable. Al igual que el marcapasos, el desfibrilador cardioversor implantable es un dispositivo pequeño que se coloca bajo la piel del pecho. Usa pulsos o descargas eléctricas para controlar arritmias potencialmente mortales.

El desfibrilador cardioversor implantable monitoriza constantemente el ritmo cardíaco. Si detecta una arritmia ventricular peligrosa, envía una descarga eléctrica al corazón para restablecer el ritmo cardíaco normal.

Una intervención llamada ablación por catéter se usa para tratar algunas arritmias si las medicinas no surten efecto. Durante el procedimiento se inserta un tubo delgado y flexible en un vaso sanguíneo del brazo, la ingle (parte superior del muslo) o el cuello. Luego ese tubo se guía hasta el corazón.

Una máquina especial envía energía a través del tubo hasta el corazón. Esta energía busca y destruye zonas pequeñas de tejido cardíaco en las que pueda iniciarse un ritmo cardíaco anormal. Por lo general, la ablación por catéter se realiza en un hospital durante el estudio electrofisiológico.

El médico puede recomendar una ecocardiografía transesofágica antes de la ablación por catéter para asegurarse de que no haya coágulos en las aurículas (las cavidades superiores del corazón).

Cirugía

Los médicos tratan algunas arritmias con cirugía. Esto puede ocurrir si se va a hacer una cirugía por otro motivo, por ejemplo, para reparar una válvula del corazón.

Un tipo de cirugía para la fibrilación auricular se llama ablación en laberinto. En esta operación el cirujano hace cortes o quemaduras pequeñas en las aurículas. Estos cortes o quemaduras evitan que se diseminen los impulsos eléctricos desorganizados.

Si las arritmias se deben a la enfermedad coronaria, el médico puede recomendar una revascularización coronaria (llamada también bypass coronario). Esta cirugía mejora el flujo de sangre al músculo cardíaco.

Otros tratamientos

Las maniobras de estimulación vagal son otro tipo de tratamiento para la arritmia. Consisten en ejercicios sencillos que a veces pueden detener o disminuir ciertos tipos de arritmias supraventriculares. Lo logran afectando el nervio vago, que ayuda a controlar la frecuencia cardíaca.

Entre las maniobras de estimulación vagal se encuentran las siguientes:

  • La estimulación del reflejo de náuseas
  • La maniobra de Valsalva, que consiste en taparse muy bien la nariz y la boca y soplar fuerte por la nariz sin dejar escapar el aire
  • Sumergir la cara en agua helada
  • Toser
  • Cubrirse los párpados con los dedos y hacer presión suavemente

Las maniobras de estimulación vagal no son un tratamiento adecuado para todo el mundo. Pregúntele al médico si son una buena alternativa en su caso.




Vivir con una arritmia

Muchas arritmias son inofensivas. Es normal tener un latido extra ocasional o palpitaciones leves. Las personas que tienen arritmias inofensivas pueden llevar una vida sana. Por lo general, no necesitan tratamiento.

Incluso las personas que tienen arritmias graves reciben a menudo un tratamiento exitoso y llevan una vida normal.

Atención médica continua

Si usted tiene una arritmia que requiere tratamiento, debe hacer lo siguiente:

  • Cumpla todas las citas médicas. Lleve a cada cita médica o a cada consulta en el servicio de urgencias una lista de todas las medicinas que está tomando. Así los médicos sabrán exactamente qué toma y eso puede prevenir errores relacionados con las medicinas.
  • Tómese las medicinas según las indicaciones del médico. Consulte con el médico antes de tomar medicinas de venta libre, suplementos nutricionales o medicinas para el resfriado y las alergias. Algunos de estos productos pueden precipitar ritmos cardíacos rápidos o interactuar mal con las medicinas que controlan el ritmo cardíaco.
  • Avísele al médico si está presentando efectos secundarios a las medicinas que toma. Entre los efectos secundarios se cuentan la depresión y las palpitaciones. Estos efectos secundarios a menudo se pueden tratar.
  • Dígale al médico si los síntomas de arritmia están empeorando o si tiene síntomas nuevos.
  • Vaya a chequeos médicos frecuentes si está tomando anticoagulantes. Es posible que necesite pruebas de sangre periódicas para ver cómo están funcionando las medicinas.

Si tiene una arritmia, es importante que se cuide. Si se siente aturdido o le parece que va a desmayarse, acuéstese. No trate de caminar ni de conducir. Avísele al médico acerca de estos síntomas.

Pregúntele al médico si las maniobras de estimulación vagal son una alternativa en su caso. Estos ejercicios pueden detener los latidos rápidos, pero no son adecuados para todo el mundo.

Aprenda a tomarse el pulso. Pregúntele al médico cuál debe ser su pulso normal. Lleve un registro de los cambios que haya en su pulso y entréguele al médico esta información.

Cambios en el estilo de vida

La causa de muchas arritmias es una enfermedad coronaria de fondo. Mantenga el corazón sano con una alimentación saludable.

Una alimentación saludable contiene variedad de frutas y verduras. También contiene cereales integrales, productos lácteos descremados o semidescremados y alimentos que contengan proteínas, como las carnes magras, el pollo sin piel, los mariscos, los productos de soya procesada, las nueces, las semillas, los frijoles y los guisantes (arvejas).

Una alimentación saludable tiene un contenido bajo de sodio (sal), azúcares añadidos, grasas sólidas y cereales refinados. Las grasas sólidas son las grasas saturadas y los ácidos grasos trans. Los cereales refinados provienen del procesamiento de cereales integrales, lo cual ocasiona pérdida de nutrientes (por ejemplo, fibra alimenticia).

Si desea más información sobre cómo consumir una alimentación saludable, consulte el folleto "Your Guide to Lowering Your Blood Pressure With DASH" (en inglés solamente) del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) y visite el sitio web http://www.choosemyplate.gov/espanol.html del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Ambos recursos proporcionan información general sobre una alimentación saludable.

Un estilo de vida saludable también consiste en mantenerse activo, dejar de fumar, mantenerse en un peso saludable y mantener el colesterol y la presión arterial dentro de los valores normales.

El estrés emocional intenso o la ira pueden causar arritmias. Trate de controlar el estrés y la ira mediante actividades como yoga, ratos de descanso, meditación y técnicas de relajación. El apoyo de familiares y amigos también puede ayudarle a controlar el estrés.

Es posible que el médico quiera que usted evite ciertas sustancias, si éstas le hacen latir el corazón demasiado rápido. Entre estas sustancias pueden estar las bebidas alcohólicas y las medicinas para el resfriado y la tos.




Estudios clínicos

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) se ha comprometido firmemente a apoyar las investigaciones encaminadas a prevenir y tratar las enfermedades y problemas del corazón, los pulmones y la sangre, así como los trastornos del sueño.

Las investigaciones respaldadas por el NHLBI han conducido a muchos avances en los conocimientos médicos y la atención de los pacientes. Sin embargo, quedan por responder muchos interrogantes acerca de diversas enfermedades y problemas de salud, entre ellos las arritmias.

El NHLBI sigue apoyando las investigaciones que tienen como meta aprender más acerca de las arritmias. Por ejemplo, entre los estudios sobre arritmias que cuentan con el apoyo del NHLBI se exploran los siguientes temas:

  • Si un programa de reducción del estrés puede reducir el número de arritmias y, por consiguiente, el número de descargas, en personas que tienen desfibriladores cardioversores implantables.
  • Qué efectos tiene un programa de ejercicio sobre el funcionamiento del corazón y los pulmones en personas con desfibriladores cardioversores implantables.

Muchas de estas investigaciones dependen de que haya voluntarios que estén dispuestos a participar en estudios clínicos. Los estudios clínicos ensayan nuevas formas de prevenir, diagnosticar o tratar diversas enfermedades o problemas de salud.

Por ejemplo, los tratamientos nuevos para una enfermedad o problema de salud (medicinas, dispositivos médicos, cirugías o intervenciones) se ensayan en voluntarios que tienen la enfermedad. Los ensayos muestran si un tratamiento es inofensivo y eficaz en seres humanos antes de que se ponga a disposición del público en general.

Algunos estudios clínicos comparan dos tratamientos que se usan en la actualidad. Por ejemplo, el NHLBI está apoyando un estudio en el que se compara la ablación con catéter con medicinas para controlar la frecuencia o el ritmo cardíacos en personas que sufren fibrilación auricular.

Los resultados del estudio les ayudarán a los investigadores a entender cuál de estos tratamientos es el mejor y si uno es mejor que otro en ciertas situaciones. Si desea más información sobre este estudio, visite https://www.cabanatrial.org (en inglés solamente).

Al participar en un estudio clínico usted logra tener acceso a nuevos tratamientos antes de que estén al alcance de todo el mundo. Además cuenta con el apoyo de un equipo de profesionales médicos que probablemente controlará su salud atentamente. Incluso si no se beneficia directamente de los resultados de un estudio clínico, la información que se reúna en el estudio puede ayudar a otras personas y sumarse a los conocimientos científicos.

Si usted se ofrece como voluntario para participar en un estudio clínico, le explicarán en detalle la investigación. Le hablarán de los tratamientos y pruebas que le pueden hacer y de los beneficios y riesgos que éstos pueden implicar. Se le dará también la oportunidad de hacer preguntas sobre la investigación. Este proceso se conoce como consentimiento informado.

Si acepta participar en el estudio, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento informado. Este formulario no es un contrato. Usted tiene derecho a retirarse de un estudio en cualquier momento y por cualquier motivo. Además, tiene derecho a enterarse de los nuevos riesgos que surjan durante el estudio o de los descubrimientos que se hagan durante éste.

Si desea más información sobre estudios clínicos relacionados con las arritmias, hable con su médico. También puede visitar los siguientes sitios web para enterarse un poco más acerca de las investigaciones clínicas y para buscar estudios clínicos:

Si desea más información sobre estudios clínicos para niños, visite la página web Children and Clinical Studies del NHLBI.




Enlaces a otras fuentes de información sobre las arritmias

Recursos del NHLBI (en español)

Recursos del NHLBI (solo en inglés)

Recursos que no pertenecen al NHLBI (en español)

Estudios clínicos (solo en inglés)

 
December 21, 2011 Last Updated Icon

El NHLBI actualiza los temas del DCI en un ciclo de cada dos años, basándose en una revisión cuidadosa de los resultados de investigación y de literatura nueva. Según sea necesario, los temas del DCI también se actualizan si se publica nueva e importante investigación. La fecha en cada tema del DCI refleja cuando el contenido fue publicado originalmente o cuando se hizo su última modificación

Twitter iconTwitter         Facebook iconFacebook         YouTube iconYouTube        Google+ iconGoogle+